Ore, Twintail ni Narimasu

jueves, 20 de agosto de 2015 , 2 Comments

AÑO 2



Aunque publicado unos cuantos meses después, el anime del que vamos ha hablar hoy fue visto por un servidor nada más terminar con FIGURE 17 Tsubasa & Hikaru. El motivo de esta elección, por si alguien se lo pregunta, no fue otro que el de tocar un anime que se distanciase lo máximo posible de la calidad de Figure 17 con el fin de valorar aun más si cabe el fantástico trabajo realizado por OLM. Una decisión de la que no me arrepiento en absoluto, por mucho que acertara a la hora de rebajar el listón XD


Ore, Twintail ni Narimasu (a.k.a Gonna be the Twin-Tails) (Production IMS, 2014, 12 CAPS)
Con un título que vendría a significar en cristiano algo así como "Me convertiré en una chica con coletas" -¿¡Perdón!?- la obra de Production IMS (que no Producton IG, ojo, no os vayáis a engañar con las copias baratas) podría haberse titulado perfectamente "La denigrante batalla de las coletas" que nadie se iba a dar cuenta, y mucho menos quejarse. Pero no adelantemos acontecimientos, o texto en este caso, y echémosle un vistazo al estudio de animación que ha vomitado semejante anime. -Pero que sea breve, eh, que tampoco me quiero quedar ciego- XD


Fundada a principios de 2013, a raíz de la fuerte crisis que estaba pasando AIC (Aa! Megami-sama) según la información que se puede extraer de la wiki japonesa, Production IMS nació no solo con la intención de retomar parte de los proyectos que AIC dejó en dique seco (Sora no OtoshimonoDate A Live...) sino también con la de lanzar los suyos propios. Como puede ser el caso de Inari Kon Kon o la más llamativa The Testament of Sister New Devil. Un anime, este último, que espero analizar en este blog en cuanto se me pase la resaca del que hasta la fecha es el penúltimo trabajo que firman: Ore, Twintail ni Narimasu. Dicho esto, poco más se puede destacar de un estudio de animación del que, hasta el día en el que se redactan estas líneas y contando colaboraciones como Tokyo ESPTrinity Seven Fate/stay night: Unlimited Blade Works, tan solo se pueden contar veinticinco trabajos en total. Así que pasemos al cotilleo padre antes de hacernos una buena idea, gracias al anime que hoy nos ocupa, del rumbo que ha tomado esta empresa durante su corta vida.

Como habrán podido intuir los lectores más aventajados, el trabajo que hoy tenemos entre manos no es precisamente la revelación del 2014 en cuanto a animes se refiere. Entonces, ¿qué me llevó a dar con él? Pues ni más ni menos que una búsqueda por las imágenes de santa Google (mejor que no os enteréis de lo que estaba buscando. Hacerme caso, vais a vivir más años XD). A partir de ahí y después de saber que el protagonista se transformaba en una chica al más puro estilo Ranma 1/2, no pude evitar el hacer una comparación entre esta serie y la entretenida (en más de un aspecto) Kampfer. Al fin y al cabo, ¿qué podía salir mal? Todo, ¿verdad? XD
Adolescenza, el negocio que supuestamente regenta la madre del protagonista, ya que no le he visto ni un solo cliente en toda la dichosa serie y una excelente escusa para explicar absolutamente nada de lo que estáis a punto de descubrir.

Ore, Twintail ni Narimasu, el anime, es el resultado obtenido por Production IMS después de hacer su adaptación (o eso quiero creer) de la novela ligera y aún inconclusa, de Yume Mizusawa e Ayumu Kasuga que comenzó a publicarse en Junio de 2012.

Situada entre los géneros de la acción, la comedia y la ciencia ficción, la trama nos mete en la piel de Soji Mitsuka, un chico de secundaria que tiene una preocupante obsesión por las coletas (no, esas no, las del pelo). Cierto día y coincidiendo con la aparición en la ciudad de un destacamento de monstruos invasores (los Altimaguil), la vida de este individuo se cruzará con la de la pechugona Twoearle (la misteriosa chica que le da el brazalete que le permite transformarse en mujer) para evitar que estos seres de otro mundo se hagan con todas las coletas de la tierra. ¿Cómo puede ser esto posible? ¿Acaso estamos ante una raza alien de peluqueros? En absoluto, amijos, lo que ocurre es que los monstruos de marras se dedican a ir de plantea en planeta (y tiro porque me toca) en busca de su alimento: los "atributos de poder", o en este caso coletas, que almacenan la energía espiritual de los seres humanos. ¡A esto es a lo que yo le llamo una trama bien refinada! XDDD


Como era de esperar, tamaño argumento necesita de un nutrido grupo de personajes para darle vida (o más bien no), por lo que os paso a describir, brevemente y con prisas, quienes son los que se quedan con más cuota de pantalla XD. En primer lugar y como no podía ser de otra manera, tenemos a Soji Mitsuka. Protagonista indiscutible de la historia, el bueno del quinceañero Soji destaca principalmente por esa obsesión personal que siente hacia las coletas. Cierto día y mientras se encuentra en su casa, nuestro protagonista conocerá a Twoerle, la chica que le pedirá (de una manera un tanto peculiar) ayuda para acabar con los monstruos que (mira tú por donde) acaban de aparecer en la Tierra. Presentándosenos así una empresa para la que, en principio, solo él parece estar cualificado gracias a su amor por las coletas y a la que se enfrentará con la ayuda de la extraña pulsera que le permite convertirse en una chica... con coletas. Claro está.

No obstante y durante la "presentación" de Twoerle, el muchacho no se encontrará solo, sino que cuenta con la compañía de Aika Tsube. Amiga de este atontado desde la infancia, Aika lo sigue viendo más como una persona a la que ha de proteger que como un futuro novio, debido en gran parte a la talla de la estupidez que calza el chaval. Ducha en las artes marciales gracias a las enseñanzas de su abuelo, uno de los aspectos más llamativos de esta chica tiene que ver con su vena violenta. Si Aika prácticamente no tiene paciencia con las tonterías, cuando estás van encaminadas a su escaso pecho la cosa se pone fea. Pero, ¿quién puede ir por estos derroteos si el protagonista no entiende de otra cosa que no sean las coletas? Pues ni más ni menos que Twoerle, amigos míos.

Tanto da que se trate de Aika o, como en esta imagen, de la presidenta del consejo estudiantil. La cuestión es manosear todas las coletas que se pongan a tiro XD

Espero que esto último haya llamado vuestra atención hacia este personaje porque pasamos a hablar de el. Tal y como nos la presentan, Twoerle es una chica procedente de un planeta que ya han arrasado los monstruos que acaban de desembarcar en la Tierra. De halo misterioso en un primer momento, la dotada Twoerle no tarda en mostrar un gusto especial por burlarse del pecho plano que tiene Aika, aunque ello le cause alguna que otra herida de gravedad.
Lo que le llevará a establecer, desde el primer minuto, una no muy buena relación con la amiga de Soji que llegará a su culmen, casi instantáneamente, con el flechazo que tiene con Soji y la completa aprobación por parte de la madre del chico a este romance. Y sí, habéis leído bien, la madre del protagonista también está en el sarao.

Si hay una norma no escrita en el mundo del anime que se cumple a rajatabla, cuando juntamos colegios y chicas, ésta es la de excluir de la trama a los familiares directos del protagonista. Ya sea mandándolos a la otra punta del globo (como venía a pasar en ROKUJOUMA NO SHINRYAKUSHA), o liquidando, literalmente, a estos de la ecuación. Y es que se pueden contar, casi con los dedos de una mano, las raras excepciones en las que los progenitores forman parte en este tipo de tramas románticas. Si es que se les puede llamar así. Aunque éste no es el caso de Ore, Twintail ni Narimasu, ya que en más de una ocasión nos toparemos con la madre del protagonista. Alocada para la ocasión, no fuera a ser que desentonara con la tónica del guión, Miharu Mitsuka se nos presenta como un personaje puramente secundario. Viuda desde hace algún tiempo, Miharu se encarga de regentar su propio negocio: una cafetería familiar llamada Adolescenza. No obstante y a pesar de que no le miraremos atender a un solo cliente a lo largo de toda la serie, el papel que le reserva la trama está más enfocado a las aventuras amorosas de su retoño, que al hecho de saber que éste se puede transformar en chica. Como por ejemplo queda patente cuando, sin pelos en la lengua, anima a Twoerle a que convierta a su hijo en un hombre.
No es por nada, pero a mi el look de esta escena me pega más en una obra del calado de Mortadelo y Filemon que en un anime.

Por último, en el bando de los buenos nos encontramos con Erina Shindo, la rubia y esbelta presidenta del consejo estudiantil de la Academia Privada a la que acuden tanto Soji como Aika. Descendiente de una acomodada familia, la joven irradia una educación y modales bastante refinados que poco o nada tienen que ver con su verdadera forma de ser. Masoquista y exhibicionista reprimida, si tamaña combinación de palabras se puede dar en una sola frase, la tímida Erina no se cortará un pelo en mostrar su parte más salvaje en los momentos mas álgidos de la serie. Por lo que quedáis bien avisados XD

Así como en el bando anterior los personajes son facilmente reconocibles, en el de los enemigos la cosa se va un poco de madre por esa afición que parecen mostrar los de Production IMS al hecho de cargarse uno por capítulo. Lo cual hace un poco complicado el seguir las supuestas hazañas de estos, más allá del cabecilla que se nos muestra en los primeros capítulos. Y eso que como era de esperar, este elemento tampoco tardará mucho en correr la misma suerte que sus ridículos soldados. Por eso, en este punto tan solo os voy a hablar de Anko Isuna, la joven "humana" que lucha con ellos. Procedente del mismo planeta de Twoerle, de ahí lo del entrecomillado, esta chica queda prendada al instante de la ¿heroica? Twoerle hasta el punto de que decide abandonar su planeta para ir en la procura de su amor. Convertida en toda una acosadora, Anko decide alistarse en las filas de los Altimaguil (así, por las buenas), aprovechando que estaban cerca, con el fin de alcanzar su meta. O más bien, el corazón de Twoerle. Y mira si no hay pretextos para pasarte al lado oscuro, que éste se lleva la palma. Sin embargo, ésta no le va a ser una meta sencilla, ya que Twoerle está lo suficientemente al corriente de sus intenciones como para poner todo su empeño en esquivarla. Lo que sin duda generará una situación cuanto menos curiosa, vistas las intenciones que esta última tenía hacia Soji.
Como ya sabemos todos y más Production IMS, la protección que ofrece la armadura a una chica se incrementa cuanto menor sea su tamaño. Por ello, para rematar la faena, optaron por darle a Anko Isuna (la chica de la imagen) el papel de lesbiana acosadora.

Como habéis podido comprobar, hasta el momento he pasado de puntillas por los Altimaguil, o monstruos de la serie, y es que no hay mucho más que decir de ellos que no sea su faceta pervertida y fetichista (¿empieza a oler mucho a fetichista o es cosa mía?). Pero ahora que sabéis el motivo por el que no me quería detener en ellos, pasemos a reseñar la propia descripción que hace de estos seres la trama, que no tiene ninguna perdida. Y es que, dado el trabajo de guión que hay detrás de Ore, Twintail ni Narimasu, me niego en redondo a echarle la culpa de todo a la traducción realizada por el fansub Anime-GX. Así pues y ciñéndome a lo que nos cuentan en el segundo episodio, los Altimaguil son seres que se dedican a conquistar mundos (hasta aquí todo correcto) con el fin de robar el elemento característico que llaman Elemela. ¿Y eso qué rayos es?. Pues según la propia explicación, la Elemela es el poder de amar que existe en el corazón de la gente. Aunque no nos estamos refiriendo al significado más amplio de la palabra, sino a uno más concreto (porque menuda mierda de poder sería entonces, ¿no Production IMS?). Exactamente el mismo tipo de amor que muestra Soji hacia las coletas (vaya, yo creyendo que era algo enfermizo y no solo resulta que no lo es, sino que es aquí donde se concentra la energía espiritual. A mí no me digáis nada, que en este caso los que están desvariando a gusto son los de IMS. Si no me creéis, esperar a leer el motivo que lleva a actuar así a los Altimaguil.

Fruto en mi opinión del consumo de cannabis en mal estado (o cualquier otro sucedáneo que hayan logrado meter los guionistas sin levantar sospechas en su centro de trabajo), la trama nos revela, sin ningún tipo de tapujos, que los Altimaguil son formas de vida espirituales ¡¡¡¡¿¿¿¿PERDÓN????!!!! que se alimentan de estos elementos característicos. Siendo el Elemela correspondiente a las coletas el que buscan con más afán puesto que es el que mas poder concentra de todos. YAAAAA, CLAAAAROOOO XD
Visto el nivel de la serie esta imagen no debería alarmar a nadie. Es más, no tengo ni idea de si los Altimaguil sacarán algún provecho de ella, pero estoy convencido de que el público masculino  que lo hará XD

Con un fetichista de las coletas por atontado protagonista, una extraterrestre salidorra que no se cansa de contar chistes malos y cobrar por ellos (en el sentido doloroso de la expresión) y la típica amiga de la infancia, que en esta ocasión y debido a exigencias del guión, resulta estar más plana que una tabla de planchar (aunque en su defensa cabe decir que Soji transformado tampoco queda en un mejor lugar XDDD) queda bastante patente que hablar bien de Ore, Twintail ni Narimasu es una tarea harto complicada. Tanto, que no voy a ser yo quién me enfrente a ella. Ni de coña, vamos.

Dicho esto y sí hay un punto que destaque en este anime, ése está en la parte cómica del mismo. Aunque también es cierto que lo mejor sería cogerlo con pinzas, me explico. Como ya podeis haber intuido, el perfil plano de Aika es explotado hasta el infinito y más allá, tanto por la zoquete de Twoerle, como por la inmensa mayoría de los personajes secundarios de la serie (osea, de los Altimaguil), y no como forma de meterse con ella (que también) sino como catalizador para sacar la bestia interna que tiene la chica. Y ya que estaban, a los de Production IMS no se les ocurrió mejor cosa que rematar la faena, quién sabe si por distanciarse todo lo posible de NO.6, e incluir a una madre que a todas luces parece estar más colgada que la extraterrestre tetuda.


-¿Es cosa mía, o este anime busca ridiculizar el papel de la mujer?-

Ya fuese de cara a cubrirse las espaldas por si entre la opinión pública surgía la pregunta anterior, o porque los miembros de este estudio estaban ON FIRE, a estos fenómenos no se le ocurrió mejor manera de solventar el pastel que jugar con la baza de los clichés. Pero no de la forma en que lo hacen en Zero no Tsukaima, que va. Aquí optaron por hacerlo como dios manda incluyendo a toda la fauna de malos fetichistas y subnormales que se les pudo ocurrir. Dios, no quiero ver la novela ligera de cascos ni de lejos.
-Haber dibujantes, tenemos que enseñar carne como sea.

-Pero señor, si en esta escena van todas vestidas...

Pero la cosa aún se puede mejorar bastante y ya no lo digo por esa banda sonora que deberíamos tirar a la hoguera sin pena alguna junto al resto del anime, sino por la calidad de la animación que acompaña a tamaña historia. ¡En mi vida había visto un trabajo en el que estos elementos se compenetraran tan bien! y si lo he hecho ya no me acuerdo de nada. Como ya deberíais saber, en el mundo de la animación es corriente escurrir parte del curro hacia otras compañías sin que ello suponga que nos tengamos que tirar de los pelos. Sin embargo, en esta ocasión nos topamos con un anime en el que no solo se nota MUCHÍSIMO este hecho, sino que la animación llega a ser completamente irregular. A este respecto cabe la pena hacer mención al décimo episodio y su aportación como máximo exponente de lo que nunca se debería hacer. Un rotundo ejemplo que me lleva a considerar el hecho de que la inversión destinada a la animación no fuese a parar al cubo de la basura, como parece a simple vista, sino que fuese destinada desde un primer momento a marcar la línea roja que no debe traspasar ningún estudio que se precie.

Pero si es tan mala como doy a entender, ¿porque vi Ore, Twintail ni Narimasu enterita? Pues porque este anime, aunque no lo creáis, se deja ver gracias a su carga de acción y, ante todo, a las tortas que le arrea Aika Twoerle. Soberbias, oiga. Eso, antes de ver cualquiera de sus capítulos no os olvidéis de dejar el cerebro en standby. No vaya a ser que acabéis sufriendo algún daño irreversible XD
Lo que tiene este anime con el merchandising no tiene nombre, y menos aún cuando dejen a un lado los Power Rangers para centrarse en su propio producto :P


LA NOTA:


A grandes rasgos, Ore, Twintail ni Narimasu es una excelente manera de tirar ese dinero que te quema en el bolsillo. Tal vez demasiado buena y por eso, como la novela ligera en la que se basa aún no esta terminada, desde Production IMS nos amenazan con un último episodio en el que por unos momentos se deja entrever la posibilidad de una segunda temporada. Una hipótesis que, vaya usté a saber porque, se acaba difuminando en ese mismo capítulo 
con la misma rapidez con la que se presenta. Aunque a mi parecer pueden hacer lo que les salga de las narices con su dinero, esto no deja de ser un ejemplo más del esfuerzo que han puesto en el guión los chicos de esta compañía.

Así pues creo correcto y necesario, advertiros de que Ore, Twintail ni Narimasu es un anime del que debéis escapar como de la mierda. Sin mirar atrás y mucho menos lamentaros. No en vano, estamos hablando de un bodrio mayor que el de Shinryaku! Ika Musume, por lo que la chica calamar puede estar contenta por una vez en su vida. Dicho lo cual por si a alguien le quedaban aun dudas al respecto, este anime se queda con una G. ¡Felicidades! XD.

2 comentarios:

  1. me dejo atonito el anime, no solo el parecido que tiene con ya sabes que, sino es que re-envuelve la fantasia de un mal pensado, pero inpirador por la ficción que tiene

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola AaRarkOps7 y bienvenido al club!.
      Pues verás, sigo sin caer con que guarda parecido este anime. ¿te refieres a Kampfer o tal vez a una rama más específica del hentai? XD

      Eliminar