Red Data Girl

jueves, 3 de diciembre de 2015 , 0 Comments

AÑO 2



Si bien D.R. Ferro nos hablaba de lo acertado que puede ser el dar una segunda oportunidad en su análisis de Black Bullet, hoy os voy a enseñar el ejemplo opuesto, o al menos esa es mi intención inicial, con uno de los animes que más me decepcionaron en su día. Aunque claro, esa conclusión tambien pudo deberse al atracón de series que me había dado por esas fechas. Así que dejemos los preámbulos y pasemos a analizar un anime que, por su temática, no debería de disgustar a DjSonny.

Red Data Girl (P.A. Works, 2013, 12 CAPS)

Como ya os habréis imaginado, Red Data Girl es un anime del estudio de animación P.A. Works que vio la luz en el año 2013. Y ojo, porque en esta ocasión no solo estamos hablando del estudio que corrió con la animación, sino tambien del que se encargó del 3D de esta obra (haber chicos, cuando digo 3D me refiero al 3DCGI, que creía que ya estabais todos al tanto de esto pero veo que aun queda algún despistado por medio XD). Algo curioso si tenemos en cuenta la moda japonesa de delegar en otras empresas los diferentes apartados de un anime, con el siempre supuesto fin de ahorrar costes, y en lo que ya nos detendremos nuevamente cuando lleguemos a ese punto del análisis.

Visto así, el Progressive Animation Works (P.A. Works) nos puede parecer una empresa desconocida, ya que desde su fundación, en noviembre del año 2000, solo ha producido 10 animes. Aunque esto es solo un espejismo, ya que a muchos de nosotros nos sonaran nombres como CanaanTrue Tears, Glasslip, la flojisima Angel Beats! o, mismamente, la ya analizada Another. Un anime, este último, del que solo puedo decir maravillas :D. 

No obstante, si hay algo que define a las obras ya mencionadas es la irregularidad de las mismas, así pues solo queda por descubrir en qué punto de esta montaña rusa que es P.A. Works se sitúa la serie que hoy analizamos.
No, hoy no me sale de las narices poner la captura del titulo!!! XD

Basada en la novela de fantasía y romance de Noriko Ogiwara (madre de dios, ¿donde rábanos quedó el flirteo en esta adaptación?), el anime que nos ocupa nos narra la vida de Suzuhara Izumiko, una chica de 15 años que ha pasado toda su vida bajo la tutela y protección del templo religioso de las montañas de Kumano. De caracter sumamente tímido, la joven Izumiko empieza a barajar la posibilidad de abandonar su apacible vida para irse a estudiar a un instituto de Tokio. Optando así por un camino de independencia que se desdibujará a raíz del extraño incidente que le ocurrirá en la clase de informática de su escuela. 
Tras este incidente, y después de empezar a replantearse sus planes de futuro, la vida de nuestra joven protagonista volverá a dar un nuevo giro con la entrada en escena de Miyuki, un antiguo conocido que se verá obligado a ser el guardián de Izumiko y el gran secreto que esta guarda.

Y aquí termina la escueta sinopsis de esta obra y empieza mi particular repaso a los episodios que la componen con el fin de ver hasta que punto me había equivocado en su día a la hora de juzgarla :)
Con tanta naturaleza ya no se si estoy viendo un anime o un documental de Félix XD

Siguiendo una pauta de lo más sencilla y directa, la historia comienza presentándonos a una tímida e indecisa Izumiko y su nuevo, e improvisado corte de pelo con el que pone la primera piedra para iniciar la serie de cambios con los que espera dar un giro a su tranquila vida. Con el cambio de look ya completado, y causando gran sorpresa en todas las personas con las que se encuentra en su domicilio, Izumiko parte rumbo a su colegio abordo del vehículo que le ayudará a salvar la distancia que separa el apartado templo en el que vive de su destino. Y estando este turismo pilotado por el que a todas luces parece ser su chófer personal.

Salvadas estas excentricidades, la llegada a este nuevo escenario nos da a conocer la otra cara de la moneda de la supuestamente tranquila vida que lleva nuestra protagonista. Y es que, fuera de la seguridad de su hogar, la joven se ve obligada a lidiar con las pesadas bromas (por no llamarles otra cosa) que le gastan algunos de sus compañeros. Lo que nos lleva a la conclusión de que estamos ante el bicho raro de la clase. No obstante, este desprecio llega a su fin cuando tiene lugar el extraño suceso que acontece (acompañado por música de Matrix, como no) durante lo que parece ser una clase de informática. Eso sí, que nadie se asuste porque, como era de prever, a parte de Izumiko nadie más tendrá constancia del mismo hasta que se hagan visibles sus consecuencias.

Tras este incidente inicial, y después de haber abandonado el colegio a bordo de un helicóptero, como no podía ser de otra manera, la historia nos llevará de vuelta al domicilio de Izumiko para introducirnos, de una manera bastante natural, a los dos personajes que hacen su aparición en los últimos compases de este primer episodio. Padre e hijo respectivamente, Yukimasa y Miyuki Sagara son los nombres de los recién llegados.
La CIA, aterrizando en el colegio de Izumico para borrar todo rastro de Matrix XD

Y si pensábamos que las sorpresas ya habían terminado (para qué negarlo, a mí el aire a Matrix me levantó muchísimo el hype en su día) en el segundo capítulo Izumiko aprovecha la excursión escolar a Tokio y la reciente incorporación del secundario Miyuki para reencontrase con su madre en busca de respuestas que puedan arrojar algo de luz a la situación en la que ambos jóvenes se encuentran. Sin embargo, el viaje no resultará tan tranquilo y apacible como cabría esperar por culpa de los extraños y oscuros seres que persiguen a nuestra protagonista desde que tiene uso de razón.

De regreso en casa, y después de una aventura que les deja con más preguntas de las que llevaban, o al menos eso fue lo que me pareció, el tercer episodio llega con fuerza para sorprendernos con temas tan dispares en su conjunto como pueden ser los dioses de la montaña, los peligros, las decisiones de futuro o los bailes espirituales. Elementos curiosos donde los halla y que, por increíble que le pueda resultar a alguno, nos ayudarán a entender la historia personal de Izumiko y Miyuki.

El cuarto episodio de la serie supone un punto de inflexión con respecto a los tres anteriores. Situado temporalmente un año después del tercero, y localizado en el exclusivo instituto de Tokio del que ya nos habían hablado, la trama nos muestra como nuestros personajes (Izumiko y Miyuki) tendrán que aprender a lidiar con los retos que les aguardan en este nuevo escenario. Y es que, por extraño que nos pueda resultar, en este centro escolar la magia y los hechizos están a la orden del día. Algo que resultara positivo siempre que veamos esto como un acercamiento a Hogwarts, ya que de lo contrario, si se nos da por asimilar lo que esta sucediendo, nos daremos cuenta de que este salto cuantitativo (en lo que a temas espirituales se refiere) merma en gran medida la poca coherencia que le quedaba al anime. Pero no echéis a correr aún, insensatos, porque este giro argumental no sería posible sin los nuevos personajes que se nos presentan y que nos acompañarán hasta el final de la serie. Así que no tardaréis mucho tiempo en cogerle el punto tanto a los hermanos Soda (Myura, Manatsu y Masumi) como a Ichigo Takayanagi, el mejor estudiante de este colegio y, a simple vista, la oveja negra de la historia.
.
Espíritus no sé, pero naturaleza meten por un tubo XD

Como más de uno puede suponer tras leer el anterior párrafo, en este punto el trabajo de P.A. Works se dirige cuesta abajo y sin frenos hacia la tragedia. No obstante, y tal vez pensando en ese pequeño porcentaje de la audiencia que podríamos catalogar como conservadora (me refiero a las personas que son incapaces de ver un tortazo ni teniéndolo delante de la cara), los chicos de este estudio optaron por subir el nivel del absurdo a unas cotas hasta entonces inimaginables. Y así nos encontramos con situaciones tan reseñables como la muy alegre que se muestra Izumiko de haber venido a esta escuela porque, según ella, le era muy duro ir por la vida sintiéndose rara y especial. WFT!!!, pero si lo que tenía esta muchacha era pavor a las sombras!!!

Pero la cosa no acaba aquí, porque a este júbilo le hemos de sumar el hecho de que, gracias a su nueva aventura estudiantil, aprende a diferenciar los agentes espirituales de los agentes divinos (y de los cuales no diré nada más para no fastidiarle la fiesta a nadie). Pues muy bien chica, VRA BO por ti, oye. Porque se ve que has aprendido algo que no podías haber sabido de ninguna otra manera. ¿o sí? XD

Qué, ¿aún no sois capaces de ver la que se avecina? Pues nada chicos, ahí os va un penúltimo ejemplo en forma de la sospechosa visita que hace el padre de Miyuki a este colegio. Y digo penúltimo porque el broche de oro lo pone la explicación que consigue (al menos en este capítulo, ojo) que movamos la cabeza para asentir que nos estamos enterando de algo. Y es que, al parecer, la academia Houjou (vaya, al final no estaban estudiando en Hogwarts. Menudo chasco XD) es un experimento (hecho por dios sabe quién) en el que están involucrados todos sus estudiantes para descubrir a quién de ellos hay que proteger por el bien de nuestro futuro. Aunque claro, tampoco os intereséis mucho en el porqué de momento está en fase de preparación para reconocer a los estudiantes que son patrimonio de la humanidad. ¿Y qué quieren decir con esto último? Pues que las personas que son capaces de contactar con los espíritus están en peligro de extinción. Y sí, han tenido que transcurrir cinco capítulos, pero al fin sabemos que el título de la serie tiene muy poco que ver con la descripción que lo acompaña durante todos sus openings XD.

Y algunos os preguntaréis a qué coño viene todo este rollo (no os lo voy a negar, yo también lo hice en su momento), pues porque al parecer (y remárquese el toque hipotético que le da esta entradilla a toda la historia) el día en el que los humanos no sean capaces de comunicarse con los espíritus la Tierra dejara de tolerar nuestra presencia. Di que sí hombre!, que el cambio climático es muy mainstream XDDD

Eso sí, para evitar que nos fuéramos a cosas de más provecho, los chicos de P.A. Works, muy listos ellos, nos dejan entrever como el final de este quinto episodio es sobrevolado por pájaros de mal agüero, en una clara jugada por subir la expectación del resto de episodios. Pero, ¿será demasiado pronto para ello o habrán sabido medir la trama para que esta no pierda fuelle de aquí al final?
Hay que tocarse las narices, tanta escena de naturaleza para acabar viendo bichos en un libro XD

En el supuesto de que algún valiente halla llegado hasta aquí (cosa que dudo) es de imaginar que esté temblando de pavor por lo extenso que se está haciendo este análisis. Pues bien, estimado lector, para tu fortuna te puedo asegurar que a partir de aquí, y gracias a los chicos de P.A. Works, la reseña de los restante capítulos va a resultar bastante escueta, sino casi telegráfica. Ah, que no me crees, ¿verdad?

Mientras que el sexto episodio de la serie nos muestra luchas de poder, facciones a tutiplén e incluso la batalla que se avecina, el séptimo capítulo apuesta por los caballos (bueno, más bien por un solo caballo) y las pruebas absurdas en un desarrollo que viene a confirmar lo que ya me temía. Chicos, el anime se nos desinfla por momentos! XD.

Superado el percance, el octavo episodio se nos hecha encima cual trolebús desbocado en el que dioses rebeldes e intervenciones de madres desaparecidas serán los factores que harán, de este, el episodio favorito de Iker Jimenez. OMAIGAR, esto va a peor!!!!. Y entonces aterrizamos en el capítulo nueve y por mi cabeza tan solo pasa una pregunta: ¿acaso se supone que estos cuatro últimos episodios buscan el que veamos una progresión en el comportamiento, vida, o experiencia de Izumiko? Porque si es así yo aún no he visto nada de eso. Lo cual por otro lado me hace pensar que esta pregunta este equivocada y simplemente me halle ante caso de relleno puro y duro. Suposición, esta última, que se verá bastante fortalecida al ver como el padre de Miyuki vuelve a entrar en escena para hacer de enfermero (por lo visto este hombre tiene licencia para todo, como Bond) o como nos meten en un mismo saco la hechicería, el ascetismo y las artes ninja. Y por qué no, si al fin y al cabo estamos en Japón!!! XD
¿Alguien más cree que Link se iba a volver loco en este sitio? XD

Y visto lo visto, ¿que nos deparan los dos últimos episodios? Pues ni más ni menos que una muy buena ración de ZASCAS en forma de posesiones falsas, daños de otros planos que al parecer no son reales pero luego sí, experimentos dirigidos por adultos que esperan al final para decir que todo ha salido bien, romances que no vienen a cuento ni tienen una base decente, venganzas que salen adelante por culpa de que alguien no ha hecho correctamente su trabajo, personajes que aparecen dependiendo de la ocasión y de los que no volvemos a saber nada (como el chófer de Izumiko, por ejemplo) y otros que a la hora de la verdad tienen el mismo peso argumental que un cero a la izquierda (como el padre de Miyuki)... En definitiva, una buena ensalada de absurdos que nos tocara comer, o sí o sí, si el sentido común no nos ha ayudado a abandonar el barco allá por el capítulo cuatro.

Sin embargo, y como muchos ya sabréis, Red Data Girl no es el primer anime en recurrir al genero de la fantasía. Entonces, ¿qué es lo que atufa en esta serie? Pues por raro que os parezca este olor nauseabundo no viene ni de los elementos fantásticos que se explotan ni de lo poco que queda de la vertiente romántica que tenía la novela de Noriko Ogiwara, sino de una moda que había conseguido sortear en su día y de la que ahora tengo absoluta constancia: el slice of life.

Por mucho que me pese (o más bien no, para que mentiros), puedo entender que una historia de corte cómico ambientada en el colegio tenga un buena dosis de slice of life, que un anime romántico reciente esté regado hasta la médula de ello, o incluso que una serie fantástica recurra a este factor con el fin de que el espectador se adentre suavemente en su historia. Contra eso no tengo queja ninguna ni la voy a tener, ya que en los dos primeros casos depende exclusivamente de mí el hecho de que las siga viendo hasta el final. El problema, en mi opinión, surge cuando este género se intenta meter con calzador y sin preocuparse por los daños que pueda ocasionar. Y es que ya me explicaréis a mí qué sentido tiene deleitarse en la vida y milagros de Izumiko & company cuando la trama debería estar centrándose en la intriga y el misterio que, quieras o no, se dejan caer en esta fantasía.
Y el resultado de esto, como ya os podéis imaginar, es un guión estirado hasta más no poder (pena de que no tuviera 24 caps, que entonces sí que me iba a echar unas risas) que solo queda al alcance de aquellos valientes a los que les sobra el tiempo y falta la capacidad de discernir, o de los atontados que no hicieron el análisis correspondiente en su día y se vieron obligados a verlo por segunda vez. No quieres caldo, pues toma dos tazas!!! XD
De todos es sabido que si algo se te da mal otra cosa se te dará bien (y sino bájate del carro, tonto) y en el caso de Red Data Girl los chicos de P.A. Works nos dejan bien claro que los suyo es la animación :D

Terminada con la parte del guión del análisis, pasamos ahora a centrarnos en su aspecto más técnico, no sin antes confesaros mi intención de pasar de puntillas por una banda sonora totalmente prescindible y de la que solo voy a mencionar los temas "Small WorlDrop" de Annabel y "Yokan" de Masumi Itou, que suenan durante el opening y ending del anime, para dejar constancia de que vais a encontraros con alguna que otra canción. Así pues, y como ya podíais haber intuido a raíz de la imagen anterior, el grueso de esta sección recaerá sobre el aspecto visual de Red Data Girl. Un campo en el que, por imposible que parezca, se sabe mover bastante bien este estudio de animación.

Como ya sabéis, hasta hace no muchos años el hecho de buscar un buen trabajo a nivel de animación fuera de los grandes estudios era sinónimo de estar tras la pista del Santo Grial. Aunque siempre teníamos la posibilidad de complicar aún más las cosas, metiendo en la ecuación a un estudio joven. En cuyo caso el resultado o bien podía ser chistoso o, en el peor de los casos, perjudicial para la vista. Y para que veáis que no estoy exagerando os dejo este buen ejemplo.


Por suerte para nosotros, en esta ocasión nos encontramos ante la excepción que confirma la regla y ante una obra que lleva a un nuevo nivel el buen trabajo de animación que habíamos descubierto un año antes con Another, al mezclar una técnica de 2D mucho más pulida con un buen número de escenas en 3D. Y no os creáis que estas ultimas quedan relegadas a situaciones sencillas, porque la gente de P.A. Works se ha atrevido con una de las escenas que mas asco pueden dar al espectador: la animación de automóviles en movimiento.

En definitiva, que nos encontramos ante un anime que hace gala de una utilización más que notable de este apartado técnico, incluso a pesar del pequeño cristo que se han hecho estos chicos con la iluminación de algunas escenas XD


LA NOTA:

Si las valoraciones de este blog dependiesen de la técnica de animación que presentase un anime estaba más que claro la buena nota que iba a obtener Red Data Girl. Por desgracia esto no es así, ya que a la hora de la verdad nos fijamos en la trama y lo bien ejecutada que esta se encuentre. Y aquí, el anime que nos ocupa, tiene bien poco que decir.

Con un argumento que se ve estirado de mala manera por el slice of life, un comienzo que da ha entender lo que no es, un desarrollo que no se refleja lo más mínimo en la personalidad de la protagonista y un género fantástico que a todas luces parece estar de adorno para contar vaya usted a saber lo que, el trabajo de P.A. Works no puede aspirar a ser más que un truño y por ello no me tiembla el pulso a la hora de endosarle esta bonita G.
Izumiko, confirmando a los suyos la lamentable nota que han obtenido en nuestro análisis XD

0 comentarios: