La Noche Temática “Japón entre rejas”

jueves, 30 de junio de 2016 0 Comments

Para algunos, el aislamiento de la cárcel no es suficiente castigo para quien se salta las normas. Podemos afirmar que el sistema penitenciario es diferente en cada país. Pero, ¿cuáles son los mejores métodos de reinserción? En Japón emplean un sistema militar donde el rigor y la disciplina son prioritarios, el recluso tiene prohibido estar de pie, estirar las piernas en el "tatami", o mirar por la ventana. En cambio, el sistema penitenciario español es bastante distinto del nipón. En las prisiones españolas se celebran competiciones, festivales y hay talleres de teatro que ayudan a los reclusos a superar la rutina con la que conviven cada día.

FU CHU, UNA DE LAS PRISIONES MÁS ESTRICTAS DE JAPÓN

El documental Japón entre rejas es una producción francesa de France 2, de 60 minutos de duración y dirigido por Philippe Couture, que pone en entredicho el sistema penitenciario japonés.

Fu Chu es una de las prisiones más importantes y estrictas de todo Japón, donde cumplen condena y han de convivir más de 2.000 personas. Además, es una de las que acoge a un mayor número de extranjeros. A través del testimonio de dos presos franceses conocemos de primera mano cómo viven entre rejas los internos de las cárceles japonesas. Fu Chu es conocida a nivel mundial porque muchos ex-convictos han demandado al Estado Japonés por el trato recibido durante su encarcelamiento. Amnistía Internacional se ha interesado por este problema y ha denunciado los métodos utilizados al considerar que violan los Derechos Humanos. En este documental las cámaras entran por primera vez en las dependencias de la cárcel y muestran cómo es el régimen estricto de esta institución.

Philippe es francés y ex-convicto de la prisión de FU Chu, pasó dos años entre rejas por tráfico de hachís. Cyrl es un joven de Toulouse que cumple cuatro años por tráfico de drogas, fue pillado con 800 gramos de cannabis cuando volvía de Tailandia. A través de sus testimonios conocemos los entresijos de la prisión. En este lugar la disciplina se convierte en ritual. Es un sistema militar, donde el rigor y la disciplina son prioritarios. Todos los presos cuando llegan deben leer un documento en japonés en el que se especifican las reglas que deben conocer y respetar para evitar problemas. En la celda no se puede estar de pie, tampoco está permitido estirar las piernas en el "tatami" hay que estar en la posición de loto.

En el centro, el trabajo es obligatorio y está impuesto por ley. Durante las horas de trabajo, 8 horas al día siete días a la semana, tienes que producir, no puedes mirar por la ventana o hablar con los compañeros.

Para los que incumplen las normas, el castigo es el "hogobo" donde permanecen aislados durante unos meses, sin poder leer ni hablar, la dirección del centro justifica estas normas porque para ellos éste es un período de meditación.

El sistema penitenciario japonés se enfrenta actualmente a muchos problemas. Uno de ellos es el aumento considerable del número de presos extranjeros. 

Cuando se rodó este documental había 2300 internos en el centro de los cuales algo más de 500 eran extranjeros, 400 enfermos mentales, 900 toxicómanos y 840 procedentes del crimen organizado, conocidos como "Yakuzas" que pertenecen a la mafia japonesa. Los delitos por los que cumplen condena son principalmente tráfico de marihuana, asesinato y tráfico de heroína. Por lo que se refiere a los extranjeros, el delito más corriente es el tráfico de marihuana.

0 comentarios: