To Aru Majutsu no Index 2 (a.k.a A Certain Magical Index II)

jueves, 1 de septiembre de 2016 , 0 Comments

AÑO 3




Seis semanas después de analizar su primera temporada y sin tener que esperar el año que transcurrió en realidad entre la aparición de ambos animes, nos podemos el uniforme escolar para regresar al mundo de To Aru Majutsu no Index con el fin de descubrir lo que nos depara el final abierto con el que los chicos de J.C.Staff cerraban los 24 primeros episodios. Por lo que dejémonos de cháchara para meternos directamente en la faena.


To Aru Majutsu no Index 2 (a.k.a A Certain Magical Index II)(J.C.Staff, 2009, 24 CAPS)


"J.C.Staff regresa a sus orígenes con un trabajo que podría superar a la mismísima Excel Saga"


Como toda continuación que se precie, To Aru Majutsu no Index 2 continúa la adaptación de la novela ligera de Kazuma Kamachi y Kiyotaka Haimura que comenzaba su precuela bajo el sello del mismo estudio de animación. Un dato que algunos considerarán absolutamente prescindible al darlo por hecho pero que nos sirve, en esta ocasión, para remarcar aún más si cabe la presencia de Hiroshi Nishikiori como director de la misma. Lo cual nos deja, por si aun no os habéis dado cuenta, ante un cambio en la persona al frente de este proyecto que, al menos en mi experiencia, ya me da para sospechar. Como también me da para hacerlo el hecho de que, quitando a Masanao Akahoshi (que repite papel como compositor de la serie), este anime cuente con tres personas para dirigir no solo determinados episodios, como es el caso de Tamaki Nakatsu para el primero y Kosuke Kobayashi para el decimoctavo, sino que también cuente con una, Hiroshi Nishikiori, para hacer lo propio con los openings y endings, y que tenga que recurrir a otras dos personas para hacer el storyboard del opening (Hiroshi Nishikiori y Yuichi Tanaka) mientras que el resto de la serie, y a excepción del primer capítulo que corre a cargo de Tamaki Nakatsu, no contaría con ninguna persona a su cargo en este apartado.

Dejando estos 
temores bien fundados a un lado, que siempre estaremos a tiempo de rescatarlos, y como ya os dejé caer arriba, To Aru Majutsu no Index 2 vio la luz en el país del sol naciente el 8 de Octubre de 2010 y llegó a su conclusión el 1 de abril de 2011. Al igual que la primera, la trama de esta está enmarcada en los géneros de la acción, la comedia, el drama, la magia y la ciencia ficción. Aunque llegados a este punto, y antes de ponerme a desgranar los episodios que la componen y con ello dar pie a que algún lumbrera me venga con lo de "para entender lo que sucede en esta segunda temporada tienes que ver primero To Aru Kagaku no Railgun", me veo en la obligación de informaros de que Railgun NO es una continuación de Index, sino un spin off de esta y por ello debemos de tratar a el anime que hoy nos ocupa como la ÚNICA continuación de To Aru Majutsu no Index.
Que bien me lo voy a pasar con esa aclaración que acabas de hacer. Ya puedo ver como aparecen por el horizonte los comentarios troll XD

El primer capítulo de la segunda temporada de To Aru Majutsu no Index arranca con Index y Touma, en el apartamento de este último, cuando el joven se encuentra realizando la tarea impuesta por su profesora para las vacaciones de verano. Partiendo de este hecho y con el trabajo aún sin terminar y el tiempo en contra, el bueno de Touma aún tendrá que lidiar, a mayores, con los "caprichos" de Index antes de que un mago haga acto de presencia con la intención de quedarse con los libros que guarda Index. Un objetivo, el de este individuo sin nombre, que persigue eliminar la maldición que afecta a una mujer para salvarle la vida y que lo levará a armar un buen revuelo en una cafetería antes de pasar al tejado del edificio en el que se resolverá definitivamente esta situación.

Sin embargo, a pesar de que por el camino se nos hayan vuelto a presentar a viejos conocidos, no estaría de más echar un vistazo al capítulo para darse cuenta de que no estamos ante una continuación propiamente dicha de lo que veíamos al final de la primera temporada, sino ante un parche que tiene toda la pinta de rellenar hueco mientras nos presenta las situaciones más incomprensibles de cuantas hayamos visto en los veinticuatro episodios anteriores. Como si el simple hecho de meter en la historia a un mago sin más fuese motivo suficiente para hacer este capítulo. Y ojo, porque este aspecto no es el único que queda descolocado con respeto a la trama que conocíamos, ya que no alcanzo a situar de ninguna de las maneras ni el momento en el que Touma se convirtió en un consejero, ni a que rábanos viene lo de añadirle ahora un flash a la animación cada vez que el joven usa el Imagine Breaker.

Pero en fin, no seamos muy malos aún, ya que que el final de este episodio nos deparará ni más ni menos que la derrota de los caballeros de Inglaterra (los mismos paletos que se "enfrentaban" al alquimista Aureolus) a manos de Kaori y la nada desdeñable conversación que esta mantiene con Tsuchimikado. Dando así a entender que en breve se va a liar una buena y que esta acción no tendrá que ver para nada con el mago anónimo que aparecía en este episodio.

Tal y como me temía, el segundo episodio hace realidad mis sospechas al pasar olímpicamente de la trama que veíamos en el anterior para mostrarnos la continuación de esa charla que Kaori y Tsuchimikado mantenían. Optando para tal menester por rescatar a dos de los personajes que mirábamos al final de la primera temporada (Stiyl y la arzobispa Laura Stuar) con la intención de ponernos en antecedentes de un libro mágico, el Libro de la Ley, que ha sido robado aun cuando su contenido se encontraba cifrado. Por fortuna para nosotros este problema no es tan grabe, ya que una monja católica romana (bueno, en el análisis de la primera temporada no os lo advertí pero lo hago ahora. Esta serie mezcla cuantas religiones sea posible. Así que no os asustéis) llamada Orsola Acquinas es capaz de descifrarlo. Y claro, la buena de la monja también desaparece XD.

Partiendo de esta premisa, Stiyl viajará de vuelta a Japón (porque resulta que esta aquí todo el mundo) para poner al tanto de lo ocurrido a Touma (como era de esperar ya que este chaval va para Papa). No obstante y a pesar de lo absurdo de la circunstancia, la entrada de Touma en la partida no podría ser más acertada, pues a los cinco minutos de estar informado nuestro protagonista se encontrará con Orsola (ay Dior!!) y su problema de memoria. Dando pie con ello a que entren en acción los que faltaban (no, no son los Backstreet Boys pero casi). Conocidos como Akamusa, esta facción musical religiosa, a la que mira tú por donde resulta que Kaori la dirigía en el pasado, entra en escena para secuestrar a Orsola e iniciar una aventura de la que sabremos en el próximo episodio. Eso sí, el absurdo fanservice, las escenas fuera de lugar y las monjas con plataformas no serás suficientes como para desanimarnos de continuar con el visionado de esta serie.


Por otra parte y ya para terminar con este segundo capítulo, me gustaría recalcar el hecho de que, durante su comienzo, podremos ver la parte más cutre de la animación de esta serie gracias a unas escenas en las que solo se mueven Stiyl y Laura Stuar mientras el resto de las personas que en ellas aparecen permanecen completamente congeladas.
Con todos vosotros los Backstreet Boys digo los Akamusa, leñe!

El episodio de las monjas, digo la continuación del capítulo anterior, nos deja ante el combate que Stiyl y Touma tendrán contra los miembros de Akamusa. Una situación que podrán solventar, no sin ciertas complicaciones, gracias a su trabajo en equipo, para dar paso a una situación un tanto peor si cabe con el giro argumental que se dibuja tras el "rescate" de Orsola y la charla que le da Touma al líder de los Akamusa. Una pequeña, pero suficiente, conversación para poner en entre dicho las creencias que nuestro joven protagonista tenía acerca de las verdaderas intenciones de las monjas de la iglesia católica romana. Generándose así una desconfianza que sentará sus bases con la aparición de la hermana Luccia y la hermana Angelene en la trama. Dos elementos de cuidado que nos vendrán de perlas tanto para comprobar como la gran incongruencia del anime sigue estando presente, con ese Touma que a saber porque no se defiende ante la magia, como para observar como las heridas de nuestro protagonista desaparecen de una toma para otra por arte de magia. Y eso que no la podía usar XD. 

El rescate de Orsola de las garras de las brujas, como acertadamente diría Homer Simpson al ver este anime, lleva en el cuarto episodio a Touma a liarla parda en una iglesia al tiempo que los chicos de J.C.Staff nos dejan una buena colección de sinsentidos. Como el que la monja de plataformas se encuentre a resguardo de lo que ocurre todo el tiempo, cuando era la primera en pegarle una paliza a Orsola, o esa Index que actúa tal y como era esperado desde el inicio de la serie según el día del mes en el que se encuentre, p
orque ya me diréis sino cómo se entienden los cambios de actitud de esta niña, a la vez que vemos unas escenas difícilmente digeribles tanto a nivel de animación como de dialogo.

Por su parte el quinto episodio, que nos deja la siguiente nota mental "Perforarse los tímpanos con una pluma estilográfica es simple", continúa el desarrollo del capítulo anterior para aumentar aún más si cabe el festival de escenas absurdas al que se han rendido los chicos de cierto estudio de animación. Lo cual no quita que se pase a centrar buena parte de la acción de este episodio en la lucha que Touma y Agnese Sanctis (la líder de las monjas) mantienen.

Superado este "bache" y con Touma nuevamente en su segunda residencia (el hospital), la trama nos presenta la superficial conversación que tiene con Kaori, antes de llevarnos de vuelta a Londres para ver como Stiyl y Laura Stuart nos ponen al tanto de los pormenores que nos faltaban para sentenciar el capítulo y dejarnos ante una buena incógnita. Porque si Stiyl y Kaori ya eran buenos amigos en la primera temporada, ¿a qué diablos viene el paripé que vemos ahora? Huyyyyy, que me parece a mí que alguien de J.C.Staff no se molestó en ver la primera parte... XD
Si es que está hecho una fiera. El gatito, digo :)

Como ya era habitual en la temporada anterior, en el sexto episodio la trama rompe con el hilo anterior para centrase ahora en la rama científica por medio de Misaka Mikoto y su compañera Kuroko. Siendo esta última y debido a su labor como Judgment, la que se tenga que enfrentar al fin a una situación que le supera. O mejor dicho, a Musujime Awaki, un esper de nivel 4 que posee una habilidad de teletransporte, Move Point, que es similar a la suya y que es estudiante de la Academia Kirigaoka. Aunque llegados a este punto lo que más llama la atención es el hecho de que Kuroko, aun a pesar de su cargo, no sepa nada del experimento en el que estaba involucrada Misaka. Y si esta es la parte interesante del episodio, la que tiene que ver con los ZASCAS tampoco se queda atrás dejándonos perlas como esas predicciones del tiempo perfectas a las que hacen referencia (se ve que en la animación nipona todo es posible) o el rescate del superordenador que estaba alojado en el satélite Tree Diagram que Index convertía en palomitas en la primera temporada. Otro milagro más que se une a la inverosímil manera en la que se rompe el cristal del minuto 13:43 y que nos viene a constatar la desbordante imaginación de los japoneses. Pena que no hagan gala de una coherencia a la altura de esta.

Continuando con la historia del capítulo anterior y antes de ponerle fin a la misma, el séptimo episodio nos muestra la batalla a la que se ve arrastrada Kuroko si quiere pararle los pies a Awaki antes de que esta se las vea con Misaka. Un verdadero cristo, lo sé, pero que no es nada en comparación con la ración de explicaciones y acontecimientos que se nos presentan como prólogo al final de esta lucha. La cual nos deja a su vez con la típica victoria de los buenos y, de paso, con una de las escenas más absurdas de la serie gracias a ese Touma que se abre paso saltando a través de los objetos que flotan por el aire con la misma normalidad que usa su teléfono móvil. Y es que sí, amigos, aquí nada termina hasta que el protagonista haga su aparición por ridículo o no que sea el papel que esta le depare. Aunque si lo que queréis es ver una aparición estelar no os debéis perder la que hace Accelerator. Un personaje que aparece porque sí (aunque podamos comprender entre líneas el motivo de ello) para regalarle una ortodoncia a Awaki como pocas se han visto hasta la fecha. Por lo que solo espero que estemos ante un anime destinado a mayores de edad XD.

No obstante, si hay algo que merece la pena destacar de estos últimos episodios, esto es el soplo de aire fresco que le insufla a la serie Kuroko gracias al hecho de contar con un papel mucho más interesante y destacable del que el que había tenido hasta la fecha. Aun cuando la acción que conlleva esta nueva faceta sea difícil de encajar con todo lo que se nos había narrado de ella. Claro que, viéndolo bien, quizá sea precisamente este hecho, el que esta parte quede descolgada del resto de la historia, lo que le venga de perlas a la serie.
A la vista de esta imagen huelga decir qué pinta exactamente en esta serie la tetona buena de Fukiyose

El octavo capítulo nos descubre un nuevo episodio de relleno que arrancará las carcajadas de más de uno debido a lo absurdo de sus situaciones y los colores a más de alguna por el repertorio de tetas y escenas comprometidas que vamos a ver. Y nada más tengo que decir, la verdad, ya que el fanservice aplasta por completo el intento de los chicos de J.C.Staff por hacer que la cosa pasase un poco más desapercibida. Por fortuna, dentro este capitulo nos deja unas buenas incongruencias que añadir a la lista. Como pueden ser la Stad Sword, una espada capaz de matar a un dragón y perforar el suelo (algo que no vendría nada mal a día de hoy para buscar petróleo), la sorpresa que nos dan Laura Stuart y Aleister Crowley al ver cómo ambos personajes mantienen una cordial charla (al final tanto misterio pa ná. Y menos mal que no se les dio por hablar antes las cosas porque sino chapa antes la serie XD) o la aparición de una tetona de la que no teníamos ni idea. Madre de Dior.

Un episodio después nos situamos ante la continuación del anterior y, por tanto, ante más escenas absurdas y personajes actuando como si nunca se conociesen. Y todo esto para intentar parar los pies de una tal Oriona Thomson que con su magia esta poniendo las cosas patas arriba. Eso sí, que nadie se frote aún las manos porque seguimos estando ante más basura.

Y si esto era lo que ocurría en el noveno episodio, el décimo se centra cuasi exclusivamente, y con esto se cumple una hora de esta subtrama, en mostrarnos los intentos por pararle los pies a la tal Oriona. Porque no son más que eso, simples intentos. Aunque claro, entre medio y como no podía ser de otra manera, este capítulo sigue la misma ruta deplorable que nos mostraban en los anteriores, lo cual nos sitúa ante escenas que cambian de un momento a otro sin ninguna razón (magia borrás), fanservice y cambios en la narrativa que no solo pisan el freno de la acción que se desarrolla, sino que nos dejan ante evidencias tales como que Misaka aún no sepa quién es Index. Algo completamente normal, a pesar de los capítulos que ya hemos visto, gracias a esa estrategia de separar magia y ciencia mientras el argumento se esfuerza por mezclar todo tema religioso y mágico cuanto cae en sus manos. En resumen, efectivamente, estáis ante más relleno XD

Muy probablemente el mejor encuadre de cámara que a visto la industria audiovisual en toda su historia.

Con el fin de alargar lo más posible esta parte de la historia (me sé de alguien que se está quedando sin ideas) el capítulo once suma otros veinte minutos a la persecución de Oriona. Un añadido de metraje para el que se recurre a la participación de otros personajes, como es el caso de la eterna secundaria Himagami, que se van intercalando con los movimientos de Orsola en una especie de camuflaje que, a mi parecer, no funciona en absoluto. Y es que a estas alturas ya no se que bombazo nos pueden tener preparado los guionistas, para justificar esta sangría de minutos, a parte del consabido hecho de "saborear" a Orina desde todos los ángulos y posiciones posibles. Lamentablemente no puedo decir lo mismo de los FAILS, ya que estos son sobradamente visibles como para no apreciar el hecho de que ahora Sherry Cromwell es aliada de Stiyl y amiga de Orsola (FUCK LOGIC!!!) o el increíble consejo que nos dan a la hora de ir a un restaurante. Porque, ¿qué mejor cosa habrá que irse a estos establecimientos con la comida hecha de casa? XD

El episodio doce parte con la intención de poner fin a este cuento bananero (y no lo digo yo, que lo dice el mismo) aunque la realidad sea distinta. Pues si bien es cierto que su desarrollo da pie a pensar en ello, la ejecución del mismo y la palabrería gratuita de la que hace gala esfuman cualquier esperanza. Por lo que tendremos que esperar al siguiente capítulo, y por tanto a las dos horas exactas de show, para saber cómo concluye este, a la par que nos esforzamos por borrar de nuestra mente la absurda imagen que nos deja la compañera de Orina cuando portaba la cruz gigante XD. En cuanto al chiste del episodio, porque también lo tiene, reza así: -Hola. Me gustaría comprar unas gafas para ver las estrellas a plena luz del día. ¿Me puede ayudar?

Por su parte, el capítulo trece nos deja, ahora sí que sí, ante el final de dos horas de verdadero SUPLICIO. Y lo hace con la correspondiente pelea entre Touma y Oriona. La cual dará paso, después de la acostumbrada somanta de palos que le cae a Touma y la correspondiente charla injustificada para rellenar metraje a base de contarnos la vida y milagros de los guionistas (o casi), a la revelación del verdadero plan de esta rubia con problemas de espalda (los más espabilados cogerán esta referencia nada más verla) y su compañera chalada. Un plan perfecto y sin fisuras al que ya le cae el primer ZASCA nada más decirnos que la magia aplastará a la ciencia para traer la felicidad, cuando no hace ni tan siquiera veinte minutos que estas mismas mujeres nos vendían su plan como la manera de hacer que magia y ciencia fuesen iguales. Pero bueno, esto es exactamente lo que ocurre cuando andamos a hacer los guiones a lo loco, así que prosigamos. 

Como era de esperar, Index seguirá a lo suyo en esta serie.

Porque sí, compañeros de lectura, este episodio aún nos deja más FAILS a tener en cuenta, como son esos cohetes artificiales cuya luz logra ocultar el firmamento a casi dos kilómetros de distancia (a esto es a lo que yo llamo contaminación atmosférica) o, mismamente el final que le espera a la chalada de la compañera de Oriona. Y es que ya me diréis a mí a santo de qué viene lo de montar el numerito del avión cuando la podrían haber atrapado en tierra firme, o que este "incidente" nos permita ver cómo la loca se precipita al vacío antes que su crucifijo, cuando ella se había agarrado a donde había podido para evitar eso mismo mientras que la cruz estaba suelta. Y si creéis que esto aún tiene un pase, esperad a ver cómo el piloto del avión también se tira al vacío porque él es así de guay. Algo completamente absurdo, como el resto de las dos horas que nos han traído hasta aquí, y que llevará al bueno de Aleister a aparecer en el final del episodio con la intención de reflotar el hermoso truño que les está quedando a los de J.C.Staff. Y pregunto yo, ¿quién les mandaría a estos meterse en camisas de once varas con la semejante mezcla de géneros que crea los cimientos de este anime. En fin.

En consonancia con el episodio anterior, el capítulo catorce opta por recurrir a las manidas vacaciones para quemar minutos y mostrarnos nuevamente a Orsola y a los Akamusa. Sí, ese clan de magos que no salían de Japón y que ahora está en Italia. Claro que esto no es lo realmente grave del asunto, como tan siquiera lo son las escenas de desnudos que se meten de por medio y con el fin de contentar a unos espectadores que son capaces de tragar con cuanta basura encuentren con tal de poder disfrutar de su ración de ecchi (que espero estar equivocado pero me da a mí no va a ser cierto), sino que el desparpajo absoluto lo encontramos hacia el final del capítulo con la aparición de unos magos y su curiosa flota de barcos mágicos de HIELO. Y digo que es curiosa no porque estas naves son de hielo, sino porque cuando Touma las toca no pasa absolutamente nada. Un echo sin precedentes que nos deja ante otro de igual calado, pues parece que a estos guionistas no les a importado demasiado el hecho de que, entre todo el hielo que forma a estos barcos y cada una de los elementos que hay en su interior, se encuentre una manta normal y corriente. OMAIGAR!!!!. Y espera hijo, espera que aún no te he contado que Agnese, la líder de las monjas brujas que atacaban a Orsola al principio de la serie, hace su aparición estelar justo antes de ver un nuevo ending.

Por la posición de ese teléfono queda claro que mucho caso a la conversación no le debe de estar haciendo Touma.

Un capítulo más tarde, en el quince, se nos enseña la situación actual en la que se encuentra tanto Agnese como sus brujas, por lo que la joven no dudará en proponer a Touma un plan de ayuda mutua para escapar de este gélido lugar. No obstante, este sencillo planteamiento nos dejará ante ZASCAS de tal calibre como ver a Touma neutralizar a los guardias de hilo que tiene el barco con sus manos, cuando recordemos que no pasaba si tocaba el barco, o observar como otros barcos creados con el mismo material que este acaban explotando para alegría del mismísimo Michael Bay. Y si este aspecto era fácil de atribuir, el otro gran filón de este capítulo me resulta más complicado, ya que no tengo ni idea de a quien agradecer el submarino de madera. Y todo por no hacer mención de esos barcos que son capaces de detenerse en seco cada vez que hay un combate. Aunque ahora que lo pienso, hay que ver las pocas miras que tiene esta gente para querer destruir a Venecia cuando lo que podían borrar del mapa de una dichosa vez era a J.C.Staff.

Pues no amigos, al final la cosa resulta que no iba por Venecia, como nos descubre el capítulo dieciséis, sino por Ciudad Academia (vaya hombre, ¿como no veía venir esto?) Aunque para 
poder saberlo y ver como se resuelve la situación, tendremos que pasar nuevamente por el rollo (de scottex) y por la pelea "casi mortal" de la que siempre se las consigue apañar el protagonista para derrotar al malo de turno. 
¿Y esto dónde nos deja? Pues ante más de lo mismo que hemos visto hasta ahora. Eso es, ante un final feliz y la presentación de un nuevo enemigo. Quedando esta vez en el aire el saber cómo rayos se entera el doctor de Touma en Ciudad Academia de que su paciente va camino de ser tratado en Italia. En cuanto a los ZASCAS que pueblan este episodio destacaré tanto el que nos encontramos en el minuto 15:03, gracias a un Touma que es capaz de destruir el hechizo que lo estaba machacando sin tan siquiera tener que levantar la mano (madre de Dior!!!), como con la adivinanza de saber quién es capaz de destruir una bala de hielo disparada desde uno de los cañones de hielo de los irrompibles barcos de hielo. Y es que tampoco merece la pena pararse mucho más a dar explicaciones en un episodio que lleva tantísima prisa que carece tanto de opening como de ending.

Tras un opening nuevo, el capítulo diecisiete se resume enseguida gracias a esta canción. Así que pasamos página.
Oriona hija, si te ibas a poner tan receptiva ya me podías haber avisado antes XD

Relleno y más relleno, eso es lo que nos trae el capítulo dieciocho. Por suerte para mí al fin pude ver a Kazakiri Houka y aunque solo fuese durante unos pocos segundos ya os digo que esto fue lo mejor de todo el episodio. El cual por otro lado tampoco se quiere deshacer de los ZASCAS gracias a preguntas como las que Touma le hace a una de las clones de Misaka. ¿Acaso se volvió subnormal de repente y ya no se acuerda absolutamente de nada? Porque si es así sería una alegría para todo el mundo, para que engañarnos. Y entre tanto FAIL siempre nos quedará la anécdota de saber que los japoneses ya no saben a qué más ponerle un puerto USB. O al menos esa es la conclusión a la que llega uno tras ver ese pendrive conectado a un teléfono fijo XD.

¿Os acordáis de cuando salió Sasha Grey en la primera temporada? Pues yo tampoco, ya que en su lugar nos colaron a una tocaya suya rusa y algo ida de la olla. ¿Y del enemigo que se nos presentaba hace unos episodios? Pues que suerte tenéis, porque yo con tanta morralla ya perdí el hilo de esta historia. Pero, ¿a qué viene todo esto? Preguntará uno de los pocos curiosos que aún sigan interesados en este anime, pues a que en el decimonoveno capítulo podremos ver a la primera durante unos segundos, los mismos que hace acto de presencia el enemigo más peligroso de todos los que hemos visto hasta la fecha. Un título que le concedo desde ya junto al gallifante dorado por su plan de acabar con Aleister, la Ciudad Academia, Index y Touma. Vamos, que solo le quedó por decir que también iba a por J.C.Staff y que era diputado del Partido Popular para bordarlo. Y todo ello mientras disfrutamos de las aventuras de Accelerator y la pequeña Misaka gracias a la aparición de un viejo conocido de este egocéntrico chaval. Y adivináis qué, pues que ya será muy conocido suyo, porque nosotros es la primera vez que lo vemos.


Tras veinte episodios la cosa al fin parece que se pone interesante gracias a la aparición de esta "misteriosa" enemiga que piensa acabar con nuestro protagonista y a la incorporación de Accelerator a la trama, en una acción que se va desarrollando de manera paralela a esta y directamente entrelazada con ella. Y digo que parece no porque ya no tenga fe alguna en este anime (como por otra parte es el caso) sino porque la presencia de Kuroko en el mismo no hace más que recordarnos lo pronto que se puede ir todo a la mierda cuando se usa a este personaje como hilo conductor de la vertiente cómica del guión. Y esperar sentados, porque aún no se nos ha dado la correspondiente y cansina charla explicatoria. Así que a ver qué pasa a partir de ahora, pues cuatro episodios dan para mucho. Eso sí, el FAIL del capítulo es bastante más fácil de identificar, gracias a ese empeño por hacernos creer que todo lo que ocurre en pantalla sucede justo a continuación del episodio anterior, cuando es obvio que ha transcurrido cierto tiempo entre uno y otro aun cuando Touma e Index no parezcan haberse dado cuenta de ello XD

Kuroko haciendo lo que mejor sabe, dar la nota.


Lejos de quedarse todo en el FAIL anterior, el vigésimo primer episodio nos deja con la boca entreabierta al revelarnos que estos acontecimientos tienen lugar el mismo día en el que se celebraba el festival de los colegios de Ciudad Academia, porque al parecer, y a falta de confirmar que se trate de un desliz del fansub Trigosubs, en Japón los días tienen al menos 48 horas. Un absurdo como la copa de un pino al que se le suman el edificio móvil de Accelerator, la mala malísima que tanto se está muriendo como al rato está perfectamente sana, la venganza de Accelerator contra unas personas de las que no tenemos ni la más remota idea, a pesar de su papel en la trama, o el lamentable rol que le toca desempeñar en esta ocasión a Kazakiri Hyouka. Y ojo, porque a todo esto aún no se nos ha explicado nada al respecto. Por lo que visto el historial que gasta a este respeto el anime no me extrañaría que esta aclaración fuese de cuidado. VRABO J.C.Staff, VRA-BO!!!

Como era de prever, la esperada charla tenía que aparecer en algún momento y ese ha sido el capítulo veintidós. El cual aprovecha para dejarnos ante la palabrería sin sentido habitual y ante la bonita incongruencia que nos regala Vento (la mala malísima que va a acabar con J.C.Staff, no el almuerzo japonés). Una chica que dice odiar la ciencia cuando si no es por ella ya estaría muerta. Pero de eso no se dice nada, claro. No fuera a ser que se les fundieran las pocas neuronas que tenían trabajando los responsables de este proyecto para contarnos la vida y milagros de esta joven. Como milagro también es que pueda seguir usando la magia sin volverse loca, tal y como Aleister nos aseguró que pasaría no hace mucho. Y por si esto no fuera bastante, siempre nos podremos deleitar con la imposible lucha de Accelerator y con la entrada en escena que hace Index en la misma sin caer en la cuenta de la situación en la que se encuentra ni nadie le haga más caso que un "Ola que ase". Por fortuna siempre nos quedarán esos minutos extra que se esconden al final del episodio y dónde podremos ver cómo aparece de la nada un compañero de Vento. Porque como dice el dicho, eramos pocos y parió la abuela.
Como ya sé que alguna no tardará en recriminarme el hecho de que solo me fijo en el ecchi, aquí os dejo una imagen que demuestra sobradamente la premeditación de este elemento por parte de J.C.Staff.

El penúltimo capítulo de la serie es la gota que colma el vaso. Y ya no lo digo por el parón que le meten a la trama para ver si pueden estirar un poco más el cuento a base de relleno, sino porque por arte de magia ya ha pasado la crisis que veíamos en el episodio anterior. Y no le busquéis sentido alguno a esto porque no lo tiene. Al parecer fue marcharse Vento y su "machaca" y ya pasó todo. Ridículo, ¿verdad? Pues esperar a ver cómo Accelerator acepta ahora trabajar para la misma gente que estaba matando en el episodio veintiuno o cómo se vislumbra en el horizonte la guerra mas WTF que hayáis podido imaginar. Lo de este guión no tiene nombre, en serio.

Para el valiente que aún esté interesado en esta serie le diré, a modo de spoiler (ya sabéis, ellos se comen el opening y yo os ahorro sufrimiento), que se olvide de la guerra que se comentaba en el capítulo anterior (la memoria a corto plazo de los guionistas de J.C.Staff está realmente mal). En su lugar la trama nos dejará ante uno de los escenarios mas deplorables de todos cuantos hayamos visto hasta el momento (afán se superación, le llaman) y ante un conato de continuación que por suerte nunca llegó a materializarse en una tercera temporada. Siendo esto último, el querer y no poder, 
el aspecto que sin duda alguna mejor resume los 24 capítulos de esta segunda temporada
Como dicen en el Tekken... YOU LOSE!

En cuanto a los apartados técnicos de la serie, cabe decir que los chicos de J.C.Staff se han mantenido fieles a lo que ya habían hecho en la primera temporada, por lo que pocas sorpresas vamos a encontrar en ellos. Lo cual no quita que estas pueden ser agradables de ver, como es el caso de la que nos encontramos en la animación con un uso del 3D que nada tiene que ver con el que observábamos en la primera temporada. Algo realmente llamativo y no carente de cierto truco, ya que en esta ocasión labor del 3DCGI recae sobre el estudio 
SANZIGEN (ARPEGGIO OF BLUE STEEL -ARS NOVA-009 RE:CYBORGBlack Rock Shooter). Un verdadero acierto del que ya podían haber tomado buena nota mucho antes, la verdad.
Y si esto es lo que ocurría con la animación, la banda sonora tampoco se queda atrás manteniendo prácticamente todos los temas de la anterior a excepción de los que acompañan tanto a los openings ["No buts!" de Mami Kawada (episodios 1 al 15) y "See visions" de Mami Kawada (episodios 17 al 23)] como a los endings ["Magic world" de Maon Kurosaki (episodios 1 al 13) y "Memories Last" de Maon Kurosaki (episodios 14 al 24)]. Unas pequeñas y obvias modificaciones a las que hemos de sumarle el tema "Pray: Inori" de IKU que podemos escuchar durante el capítulo 23.
No se qué premios recibirá la animación nipona, pero el responsable de esta toma debería de recibir unas cuantas estatuillas en su cabeza.


LA NOTA:

Como habéis podido deducir, To Aru Majutsu no Index 2 resulta ser un anime bastante peliagudo a la hora de analizarlo gracias en parte a la coherencia que la acompaña en todo momento. Y es que ya me explicaréis sino cómo va Touma a aprobar nada si se pasa mas tiempo en la calle que en clase o dónde diablos quedaron los nuevos enemigos que le surgían a nuestro protagonista al final de la primera temporada. Pues más o menos donde debieron dejar los de J.C.Staff la tan necesaria coherencia, la verdad. Una ausencia de lógica que se ve respaldada aún más si cabe por el empleo de una mecánica completamente repetitiva (basada en la aparición de un enemigo nuevo, la charla de turno y la consiguiente paliza a Touma que da pie a la resolución del problema) y la entrada en escena de unos personajes que están totalmente desaprovechados, como es el caso de Kazari Hyouka (cuyo papel es en esta ocasión infinitamente peor que el que tenia en To Aru Majutsu no Index) o el de un Aleister al que van dejando para el final cual cero a la izquierda que nadie quiere tocar. Por lo que no estaría de más recordar el hecho de que es él mismo quien pone la primera piedra para esta segunda temporada, para comprender mejor la envergadura del vacío que le hacen los guionistas. Y por si esto no fuera suficiente para entrever las deficiencias de la serie, siempre podremos recurrir a la figura de ese nuevo enemigo que le salía a Touma al final de la primera temporada. Un adversario que ahora se nos descubre como un FAKE más, al igual que el guión en el que se basa este anime.

No obstante, el mayor problema de toda la serie radica, a mi parecer, en el exceso de personajes que la pueblan y cómo son utilizados por la trama. Pasando de centrarse en el corrillo más inmediato de Touma a tocar al resto por encima, lo que hace que el espectador se quede con cara de tonto y más perdido que un chino en el amazonas, en cuanto el peso argumental recae sobre estos completos desconocidos. Algo sumamente curioso, pues ya le podían haber prestado un poco más de atención a estos en vez de perder tanto tiempo con Stiyl y su compañera. Como nos recuerda Tsuchimikado a la mínima ocasión.

Pero dejando esto a un lado, lo cierto es que To Aru Majutsu no Index 2, e incluso a pesar del cambio de aires que le proporciona el nuevo papel que le dan a Kuroko, no hace más que repetir el mismo esquema que vimos en la primera. Esto es: magos atacando a Index, Touma luchando contra magos y contra espers y Aleister de fondo "dirigiendo" el cotarro. Por lo que más que encontrarnos ante una segunda temporada al uso deberíamos decir que nos encontramos ante un subproduto de la primera. Con todo lo que ello implica. Y esto nos acerca, al fin, a endosarle a To Aru Majutsu no Index 2 la G que se merece.
Este tratamiento "especial" no le vendría mal a los chicos de J.C.Staff.

0 comentarios: