Eve no Jikan "Time of Eve" (a.k.a El momento del despertar)

jueves, 23 de marzo de 2017 , 0 Comments

AÑO 3




No, no estás teniendo un deja vu veterano lector, esta es la segunda vez que toco la misma obra. ¿Y a qué se debe esto? (preguntó nadie nunca) Pues a que en aquel día, su mención se ciñó más a una recomendación que a un análisis propiamente dicho (ay, los inicios del blog) y por ese mismo motivo (y porque este año voy de mierda en mierda, para qué negarlo) hoy la vuelvo a rescatar para dedicarle el análisis que se merecía. Aunque eso sí, en esta ocasión no volveré a tocar la película, sino la serie de animación en la que ésta se basa. Ya que así de paso me aseguro su presencia en el TOP de nuestro próximo pseudo podcast.

Eve no Jikan "Time of Eve" (a.k.a El momento del despertar)


"La ciencia ficción japonesa en su máximo exponente"


Estrenado el 1 de agosto de 2008 y emitido a cuenta gotas hasta el 18 de septiembre del año siguiente, que ya me explicaréis a mí como pudo demorarse de esta manera, Eve no Jikan es un anime de 6 capítulos creado por el 
Studio Rikka, o lo que es lo mismo, guionizado y dirigido por Yasuhiro Yoshiura. Uno de los directores a los que más apego le tengo en la actualidad gracias al género que explotan sus obras, la ciencia ficción, y el buen hacer que demuestra en ellas como bien sabemos en este blog gracias a Sakasama no Patema. No obstante, y aunque siga tratando en este anime el género que lo aupó a la fama, tanto la temática que se toca en él como el planteamiento del mismo, nos acercará más que nunca a uno de los escritores más consagrados dentro de este subgénero de la ciencia ficción: Isaac Asimov. Hecho éste que, como veréis a continuación, no es algo malo, sino más bien todo lo contrario. Llegando incluso a presentarse como un guiño al trabajo del genio de Petróvichi.

Y es que, lejos de quedarse en la parte más superficial y palomitera de este género, el fundador del Studio Rikka suele optar por profundizar en el mismo con el fin de sacar la mayor cantidad de jugo sin entrar en los espesos temas filosóficos que, hasta el momento, parecían estar 
siempre aguardando a salir a flote cada vez que alguien realizaba el mismo tipo de exploración. ¡Hola Ghost in the Shell! Y ya que estoy metido en el tema de los géneros aprovecho para recopilar los que se recogen en MAL (Slice of Life y Sci-Fi) y ANN (drama y ciencia ficción) con la esperanza de haceros ver el absurdo que es en este caso el mencionar a cualquier otro género que no sea la ciencia ficción :D

Dejando esto a un lado, y como os podéis imaginar por la extensión de esta serie, en el día de hoy voy a optar por detenerme en la sinopsis, que ya la iréis descubriendo en el propio resumen de los episodios, para presentaros a los cuatro personajes que dan vida a esta historia de robots.

> Rikuo Sakisaka es el protagonista indiscutible de esta historia. O por lo menos así lo pasa a ser en cuanto descubre uno de los secretos de Sammy y se dispone a indagar sobre él. Comenzando así a profundizar en la propia historia de esta serie sin ser en ese momento muy consciente del mundo en el que está a punto de meterse. Como todo joven, Rikuo no es inmune a las chicas de su edad. Un aspecto que, sumado a la "problemática" que se plantea en el propio anime, dará pie a que su mente empiece a ver a Sammy como algo más que un simple aparato.

> Masakazu Masaki es el amigo intrépido de Rikuo. O al menos eso es lo que aparenta al comienzo de la serie, ya que con el paso de los capítulos iremos viendo su cara más oscura y desacorde. Transformación esta que se puede llegar a entender como una co
ntraposición a la personalidad más tímida de su amigo al comienzo de la historia que acaba derivando en la exposición de sus propios problemas cuando Rikuo se nos muestra más seguro. Por lo que ya será cosa vuestra el hecho de valorar si este cambio tiene lógica o no.

> Sammy es el androide que sirve en la casa de Rikuo. De apariencia normal, la buena de Sammy guarda en su interior más de un secreto, que difícilmente podrá ser nunca descubierto por su joven propietario. Eso sí, que nadie tema porque al contrario de la versión futurista de los robots que nos llega desde USA, en esta ocasión estamos ante unas máquinas tan afables que, en el caso de esta chica, no nos costará mucho el hecho de verla como un personaje más de la serie.

> Nagi. La camarera y propietaria del Even no Jikan es, sin lugar a dudas, el personaje más misterioso de toda la obra. Dejándonos ver en más de una ocasión que su relación con los androides va más allá de lo cortes y constatándonos el hecho de que estamos ante un trabajo cuyo guion da para mucho más. Sensaciones estas que quedan completamente corroboradas si se nos da por ver la película una vez finalizado el anime.

Rikuo y Sammy, los dos personajes que dan pie a esta historia.

"Probablemente, en el futuro en Japón, los robots serán sólo de uso práctico y, un poco después, los androides serán de uso común". Tras esta frase introductoria el anime comienza presentándonos a Rikuo Sakisaka en plena tarea de mantenimiento del androide de su casa, Sammy. Una rutina que dejará de serlo en el momento en el que descubre una entrada rara en el registro de Sammy y que lo empujará a investigarla. Aunque antes de que ello tenga lugar, la serie nos presentará a su hermana a modo de puente para descubrirnos el ambiente que se ha creado en este mundo de androides. Una situación que no difiere en demasía de lo que ya hemos visto con anterioridad en otros trabajos y que, a grandes rasgos, no hará más que polarizar a la población entre los contrarios al uso de estas máquinas y los afines a ellas. Siendo estos últimos los que reciban el apodo de Dori-kei. Y así, con este escenario de fondo y el misterio que intriga a nuestro protagonista en el frente, será como lleguemos al instituto donde éste estudia y conozcamos a Masakazu Masaki, su amigo y una de las personas que, debido a la polarización existente y sus experiencias pasadas, creerá que Rikuo es un poco tonto. Cosa que cuasi demostrará después de haber nombrado la primera de las tres leyes de la robótica (que en realidad son cuatro, como ya he dicho en otra entrada. Pero haced lo que os dé la gana XD).

No obstante, esta puntualización no evitará que Rikuo quiera llegar al fondo de la cuestión. Arrastrando a su amigo en el proceso y llevándonos a una cafetería llamada Eve no Jikan en la que, a expensas de su extraña regla, la parte más filosófica y reflexiva de la serie pasará a una primera plana mientras nuestros jóvenes van realizando todo tipo de especulaciones sobre el motivo que llevó a Sammy a este lugar. En una investigación que nos llevará a conocer a Nagi, la propietaria de este curioso local y a Akiko. Quien para más inri será una de las primeras sorpresas que nos deje este anime antes de llevarnos a reflexionar sobre quién se quiere parecer a quién en la relación entre androides y humanos.

Tras trabajar en Animatrix no les habíamos vuelto a ver el pelo a estos robots.

Como era de esperar a la vista del final que tenía el primer episodio, el capítulo dos vuelve a llevar a nuestro protagonista y su amigo hasta el café Eve no Jikan con el propósito de descubrir si su androide doméstico acude a este lugar. Una cuestión sencilla de resolver y que servirá para que podamos entrever al resto de personajes que toman parte en esta historia mientras los chicos interactúan en el local, de manera que podamos hacernos una ligera idea del resto de usuarios de esa cafetería. Y así, mientras observamos como lo que en un principio parecía un juego de niños, debido a la máxima de que los robots no pueden mentir (los que hayan leído a Asimov ya sabrán la respuesta a esto), se va convirtiendo en algo intrigante para el amigo de Rikuo, llegamos al momento en el que se nos descubrirá la respuesta que buscaba nuestro protagonista y en el que nos tomaremos un pequeño descanso parar reflexionar sobre el asunto. Parada esta que nos vendrá de perlas viendo el escenario que se nos muestra al final de este episodio y que tiene que ver con el funcionamiento de los androides.

Siguiendo con el cauce de temas que se trataban hasta el momento, el capítulo tres aborda la temática romántica en el ambiente del Eve no Jikan por medio de la pareja de tortolitos que lo frecuentan. Aproximación ésta que ocurrirá gracias a nuestros dos jóvenes y sus ansias por ir siempre un paso más allá para dejarnos ante un desarrollo en el que, al igual que ocurre en las grandes obras, nada es lo que parece. Un hecho que servirá para descubrirnos, tanto a los espectadores como a los chicos, un nuevo punto de vista con el que comprender mejor el sentido de las relaciones amorosas en este mundo donde la relación entre humanos y androides está tan mal vista por parte de los medios de comunicación. Siendo éste, quizá, el verdadero objetivo de la serie. Puesto que desde su comienzo no hemos hecho más que asistir a la opinión creada al respecto por los medios de comunicación y como ésta cala entre la sociedad hasta el punto de que, aquel que no la siga o la llegue a cuestionar, sea puesto en tela de juicio. Y a propósito, para ser una cafetería con una regla tan bien definida mucho les consiente la Nagi a Rikuo y su amigo, ¿no os parece? XD

Os imagináis que las demás personas pudieran ver vuestros pensamientos XD

Ahondando un poco más en la historia, el cuarto capítulo se introduce en el problema derivado de los modelos antiguos de androides. Esto es, el de su reciclaje. Creando para ello una traba económica por la cual los dueños de estos androides deberán de pagar una cantidad de dinero para que la empresa que lo fabricó pueda llevar a cabo esta labor. Y claro, ante este problema la solución resulta ser la más cómoda de todas: abandonarlos. Creando con ello un problema todavía mayor para la sociedad y dándole más razones aún a los detractores de los androides para que prosigan con su lucha. Pero, ¿por qué se desechan estas máquinas? Pues principalmente por tratarse de modelos antiguos y desfasados en los que no hay posibilidad alguna de mejora. Llegando así a una problemática en la que, por medio de uno de los desarrollos más cómicos de la serie, se nos sitúa ante una tesitura, la del abandono, que claramente está pensada para traspasar la ciencia ficción de la serie para aterrizar en nuestro mundo real y todo con el fin de que nos demos cuenta de lo que estamos haciendo a día de hoy y sin que sea necesario que haya androides de por medio. 

Si bien hasta ahora los capítulos giraban en torno a los androides que en ellos aparecían, en el quinto episodio se marca un cambio de rumbo para que, aprovechando las novedades que nos deja la pequeña Chie y Shimei, la serie se pueda centrar en nuestro protagonista y mostrarnos así el momento exacto en el que en su cerebro se produce ese "click" que le hace cambiar su forma de pensar y, por tanto, mirar las cosas desde otro punto de vista. Lo cual a su vez lo llevará a dar un paso como persona y a vencer su mayor temor sin que ello evite que Sammy siga escapando de él XD. 

Dentro de la locura que envuelve a su juventud, la pequeña Chie aportará a la historia mucho más de lo que pueda parecer sin necesidad de decir ni una sola palabra.

Con una apertura que cambia el habitual fondo blanco por uno negro, que ya nos invita a pensar en sus intenciones, el último capítulo del anime nos introduce de lleno en la verdadera acción que se venía cociendo entre bambalinas por medio del amigo de Rikuo. Y más concretamente del padre de éste, pues será este individuo el encargado de jugar un papel fundamental tanto en la historia de Eve no Jikan como en la de su propio hijo. Y así, mientras observamos como se desarrolla la trama y como se soluciona el peligro que se cernía sobre la cafetería, llegamos a un cierre de serie en el que se vuelve a hacer mención al suceso que tenía lugar hace diez años y en el que se había visto involucrados tanto los androides como la Comisión de Ética, para dejarnos ante un final completamente abierto y en el que, al menos, podemos ver como las reticencias que había hacia Sammy en su hogar parecen haber desaparecido.

Dejando ya atrás el repaso por los capítulos paso a entrar ahora en los apartados técnicos de este anime. En una visita que va a ser sumamente corta, ya que del trabajo hecho por Tohru Okada en la banda sonora poco o nada tengo que decir al no dejarnos con ningún tema interesante y de la animación tres cuartos de lo mismo. Ya que la versión de Shinigami´s team (fansub ya muerto a día de hoy) que ha acabado en mis manos es realmente pobre, por lo que tan solo podemos atisbar el buen hacer del Studio Rikka en el campo del 3D. Una sensación que se corrobora al 100% al ver la película que recopila los episodios de este anime.

Y para que este apartado no quede tan escueto aprovecho para rellenarlo con dos curiosidades: la mención que se hace a esa obra de culto del cine de ciencia ficción llamada Blade Runner en el minuto 7:12 del capítulo dos y la curiosa duración de los capítulos que componen esta serie. Y es que si nos ciñéramos al dicho de que cada episodio debe durar lo que tiene que durar este anime se habría posicionado en lo más alto de la lista gracias a una duración que nos deja la siguiente cifra de minutos en cada uno de sus episodios: 15:05, 15:45, 16:02, 16:43, 17:34 y 27:44 minutos respectivamente. Para que luego me venga nadie a decir que la serie se hace larga o que tiene mucho relleno XD



LA NOTA:

En contra de lo que viene siendo habitual a la hora de exponer las claves que fundamentan la valoración que consigue un anime en nuestro Sistema de Valoraciones, en el día de hoy voy a empezar esta última sección del análisis por el final. Y es que, como quedaba claro en el último capítulo de la serie, Eve no Jikan posee un final tan abierto que da la sensación de ser una obra inacabada. Y hasta lo podríamos asegurar con los ojos cerrados pero, ¿es esto cierto? En un trabajo donde parte de su gracia está precisamente en constatar como las apariencias engañan, el hecho de contar con un final de este tipo puede descolocar a más de uno aún y cuando la historia que nos cuenta sí que tiene su final. Porque no amigos, la trama del anime que hoy nos ocupa no versa sobre un conflicto pasado o los misterios que se nos van presentando a medida que la serie avanza, sino sobre una historia muy concreta: la de Rikuo y Sammy. O dicho de otro modo, la del chico que se encaprichó con saber lo que hacia su androide en "su tiempo libre" y acabo descubriendo una forma de pensar y unos sentimientos que hasta entonces no tenía. Y es en este aspecto donde la obra de Yasuhiro Yoshiura lo hace demasiado bien para el gusto de más de uno, yo incluido, ya que lejos de ceñirse al propósito general, el anime va expandiendo su mundo de tal manera que, cuando nos demos cuenta, queremos más. Y ahí está realmente el problema, no en que estemos ante un trabajo inacabado o mal hecho, sino ante una obra que, sin recurrir a innecesarios tirabuzones guionísticos, logra embelesar al espectador lo suficiente como para que éste se quede con ganas de más.

No obstante, tampoco sería justo tomar este punto como algo realmente positivo ya que, después del tiempo que ha trascurrido desde su emisión y posterior película, podemos dar por hecho que no volveremos a ver una continuación de este trabajo. Desperdiciándose así el gran potencial que tenía esta historia. Pero dejando a un lado este tema, 
Eve no Jikan también cuenta con otros elementos a tener en cuenta como son las referencias a la infranqueable obra de Isaac Asimov (si este hombre llega a dejar todo preparado para cobrar un porcentaje cada vez que su obra da pie a la creación de otra su familia sería rica de por vida XD) o las múltiples cuestiones planteadas con un único fin: el de hacer pensar al espectador sobre lo que acaba de ver en pantalla. Puntos estos que logran darle a la trama la consistencia y solidez que necesita y que, una vez asentados y por increíble que pueda parecer a día de hoy, se mantendrán en su lugar libres de cualquier cosa que los pudiese ensombrecer. Y es que, incluso a este nivel, la parte humorística esta tan bien utilizada que costará entender como ésta se puede emplear en otros animes para desmadrar en la manera en que lo hace.

Pero como no todo van a ser cosas positivas, paso ahora a hablaros del que, para mí, es el peor aspecto de Eve no Jikan: la construcción de los personajes. Porque sí, el hecho de que estemos ante androides y que estos actúen como tal tiene un pase hasta cierto punto (recordemos que la serie juega al despiste planteándonos la cuestión de si los androides se parecen a los humanos o viceversa) pero lo no tiene justificación es la manera en la que se comportan los personajes de Rikuo y Masakazu. El primero y protagonista de esta historia, por actuar de una forma cuasi mecánica durante toda la serie y mostrarnos sentimientos y reacciones que no son suyas, sino que vienen dadas por la información que recibe del entorno (con el obstáculo que ello supone para conectar con el espectador como individuo independiente) y el segundo por pasar de actuar de una actitud abierta y con determinación durante más de la mitad del anime a cerrarse instantáneamente en su burbuja personal por un trauma que ya venía arrastrando desde niño. Lo cual y como ya os podéis imaginar, supone el cuestionable logro de que no me haya tomado en serio el papel de ninguno de ellos.

Así pues espero dejar claro que como tantas otras obras, Eve no Jikan también cuenta con margen de mejora, aunque en realidad éste pueda resultar más objetivo que subjetivo según quién este viendo la obra. Aunque sea como fuere, lo que yo os recomiendo es que os saltéis completamente este anime para ver la película del mismo nombre y en la que, además de reunirse los seis capítulos de esta serie (porque eso es lo que hace), nos deja ante una escena nueva al final de la misma que resulta de lo más curiosa. Y para terminar tan sólo me resta decir que el trabajo de Yasuhiro Yoshiura se alza con nuestra B. Una nota que, como es lógico, también se aplica a la película.

El cartel de acceso al Eve no Jikan es toda una declaración de intenciones.

0 comentarios: