Ping Pong Club

jueves, 29 de mayo de 2014 , 0 Comments

AÑO 1




Esta semana veremos la jungla del instituto desde otro prisma con...

> Ping Pong Club (Masami Hata, Grouper Productions, 1995, 47 CAPS)

Para algunos, una de las mejores series de la década de los 90 en el mundo donde reina, entre otras pocas, South Park. Aunque eso depende de los gustos, claro está. Desde luego el enfoque de la serie no es la misma que en la mayoría de series de anime que suceden en un instituto y que hayamos visto. Es un poco, cómo lo diría, basta.

¿Y eso de parecerse a de South Park? No es que la serie americana sea la panacea, pero tiene un nicho de espectadores muy concreto y, al igual que Pong Pong Club (a partir de ahora la nombraré como PPC, no quiero gastar el teclado XD), se aprovecha de ello. Es un público más adulto, con ganas de ver algo diferente y a los que no les da miedo que sea sin censurar. Tranquilos que aquí no muere nadie, ni habrá escenas de sexo explícito, ni la violencia será cruda. Aquí no, en PPC veremos sin cortes desnudos (masculinos y femeninos); veremos violencia, como la de las series de anime, pero nada extremadamente duro; lenguaje bastante grosero...

Los parecidos con la serie americana son destacables, digamos que los japoneses hicieron una versión propia antes de aparecer la yanki, incluyendo el absurdo y gags similares a los aparecieron después en Excel Saga. Podría decirse que PPC fue el precursor de algunas series de renombre. Pues no, porque esta mezcla tiene ingredientes que son comunes a otras series anteriores.
-El pasaje de la tortuga es una buena prueba de la temática de la serie-

Dejando atrás la introducción, nos metemos en materia, la poca que hay. La serie cuenta con 47 episodios o mini-capítulos. No son episodios tan extensos como en la mayoría, sino que duran unos 10-12 minutos cada uno. Decidieron juntarlos todos en 26 vídeos (o capítulos a la antigua usanza de 25 minutos), con su opening y su ending correspondiente, que cambian a mitad de temporada. Algunos vídeos serán de temática única y otros en cambio, juntarán dos 'situaciones' para completar el metraje necesario.

Ésta es la duración que deberían tener los episodios de las aventuras de las mini-diosas, ya que da tiempo a contar las historias sin atropellos en el tiempo de relato. Aunque tampoco se esmeran mucho en darles profundidad en la historia. Será nuestra cabeza la que vaya procesando mientras avancen los episodios y conozcamos a los personajes. Básicamente tendremos los siguientes protagonistas:

> Takeda: capitán del equipo de ping-pong. Es el más 'responsable' de todos.
> Yusuke Kinoshita: es el guaperas del grupo. Siempre atrayendo a las chicas a su lado. Es el segundo más 'normal' del grupo... y no hay más.
> Tanabe: medio japonés, medio americano. Es un oso amoroso. Lo de oso lo digo por ser peludo y apestoso. Lo de amoroso lo digo por que tiene buen corazón, aunque a veces la cabeza le pierde.
> Tanaka: el depravado sexual por ontonomasia. No sé qué le pasaría a Masao con Shin-Chan, pero aquí puede que veamos las consecuencias pasados unos años.
> Izawa: Forma parte del 'dúo dinámico' (así los bauticé). Le encanta disfrazarse y montar líos, aunque también parece que es más maduro que el siguiente personaje.
> Maeno: el segundo miembro del dueto. También le gusta disfrazarse, es un pervertido, siembre busca conflictos para 'putear' a los demás y el es más infantil del grupo en cuanto a comportamiento y pensamiento.
> Kyoko Iwashita: manager del equipo de ping-pong. Bastante linda, pero con un carácter de perros. No se cansará de repartir puñetazos entre los miembros del equipo.
Existen otros secundarios, como el profesor Shibazaki, el profesor Tachikawa o la 'padawan' pechugona de Izawa, Chiyoko Kamiya, que variarán un poco la ensalada de situaciones.
-Éste será el único momento de censura-

El punto fuerte de la serie es el guión. De por sí no es completo ni muy profundo, pero cumple con su función. Y lo hace muy bien sin flecos sueltos, que para los cuatro que tiene, muy mal iría si los deja a su aire. Quizás por eso fue que la serie tuvo tanto éxito en ese nicho de espectadores del que antes hablaba. Todas esas historias de instituto están plasmadas ahora en papel y en vídeo, adaptadas a un tratamiento desproporcionado de las escenas. Muy grotescas, muy subidas de tono, muy absurdas, directas... Están basadas en clichés japoneses de la sociedad con respecto a la familia, los amigos, los extranjeros o las relaciones entre sus semejantes.

Del tema técnico, mejor pasar de puntillas. El dibujo es bastante malo. Muy sencillo, casi sin efectos especiales. La cosa cambia cuando se intentan exagerar las situaciones. Aparecen sombras, muchos detalles en el dibujo, pero los hacen grotescos. En el apartado sonoro, también suena 'básico' por doquier. Parece que en vez de un instituto estén en un estudio de grabación. No habrá sonidos de fondo a menos que se quiera dar un efecto concreto. Lo que se oiga será porque se utilice. No habrá nada más. Las canciones son muy de telenovela de los 90, detalle que me llamó la atención.
-Tanaka no se cortará a la hora de ver pelos-

LA NOTA:

Si eres un depravado, ésta es tu serie. Te reirás hasta la extenuación con algunas situaciones y la serie, en general, te dejará un buen sabor de boca. Si no lo eres, te darás de bruces con un mundo en el que no quieras estar. Si estás probando otros géneros, experimenta, pero no te quedes ciego. Ese guión normalito es lo mejor que tiene, pero lo que llamará la atención serán las escenas grotescas y absurdas, esas escenas exageradas. Son sus armas y en una lucha encarnizada con el resto de animes se queda en una D, pelado pelado, siempre que tengamos presente nuestro sistema de valoraciones.

0 comentarios: