Ishuzoku Reviewers

jueves, 11 de noviembre de 2021 , 0 Comments

AÑO 8



Esta semana a más de uno se le quedará en carne viva con…


>Ishuzoku Reviewers (Passione, 2020, 12 CAPS)


Pues sí, entre las peladuras y los fornicios con las parejas, a más de uno (y una, obviamente) se le acabará cayendo la piel de tanto frotar, sobre todo si se le sube la bilirrubina al ver esta serie.

Ya aviso ahora, que luego no me digan que no haya dado una advertencia clara, esta serie es para público adulto. Ya no solo por la temática que lleva, sino también por las escenas más que subidas de todo. Eso sí, genitales no habrá ninguno, ya sea para desilusión o alegría de los espectadores.

Ahora la cuestión es otra. ¿Qué demonios me ha llevado ver esta serie? Bueno, la respuesta es sencilla. Hay una web que sigo desde hace tiempo donde presentan todas las novedades de los estrenos en el anime japonés. Esta web no es otra que AniChart. Aquí las separan en temporadas y años, por lo que, si buscáis alguna en concreto, es probable que aparezca en este lugar. Eso sí, el histórico de la base de datos solo llega al año 2004. Más atrás no tienen nada. ¿Interesaría? Sí, a modo de hemeroteca estaría genial tener los registros de series del siglo XX, pero no se han puesto con ello, así que nos tenemos que joder.

Siguiendo con la causa de la selección de esta serie, viendo el listado de invierno de 2020 me encontré con una que llamó mucho mi atención. No fueron los pechos, tampoco fue la etiqueta de ecchi (aunque parezca mentira), fue un detalle que me atrajo como las polillas a las luces: trata sobre unos jóvenes (o no tanto) que realizan reseñas. Olé, una serie basada en nosotros.

Vale, no, pero molaría. Un anime de frikis que reseñan series y cuyas peripecias van desde coger birras en el supermercado hasta ir al cine al día siguiente de la reserva de entradas. Exitazo. Yo lo veo, haríamos millones. Si lo hace J.C.Staff, ni os cuento. Meterá algo de pechuga por medio y subirán las cuotas de audiencia en las televisiones. Y habrá almohadas waifu para las fanáticas como Ana Molina.


>Sinopsis

En un universo paralelo, lleno de magia, existen numerosas razas que, aunque la costumbre en las series y películas es que acaben matándose entre ellas, aquí se llevan más o menos bien. Aunque lo llamativo no es eso, aquí hemos venido a ver cosas diferentes y lo que trae Passione sí que lo es.

-Buenooooooo, ya empezamos otra vez-

Todas las razas se llevan medianamente bien, como comentaba, y eso da pie a que, en lugar de roces que acaben en riñas o algo peor, aquí tengamos otro tipo de frotis que bien podría haberlo ideado un japonés. Oh, wait! En efecto, aquí todo el mundo tiene el vicio metido en el cuerpo y parece que les gusta mojar el churro en diferentes chocolates para averiguar cuál sabe más a cacao.

La historia que presentamos esta semana cuenta la historia de Stunk y Zel, un humano y un elfo que, aparte de realizar misiones para ganar monedas de oro para sobrevivir, están habituados a visitar los diferentes burdeles que hay por la ciudad donde se hospedan y, también, en aquellas ciudades que visitan. Un día deciden dar una valoración a los sitios donde van para que los lectores guerreros de este mundo estén informados de las bondades y pegas que se encuentren y evitar que sufran indebidamente.

Ja, como si estos sufrieran mucho bombeando…


>Guion y narrativa

Bueno, una serie sobre puteros. Pues muy bien o quizás no, porque la prostitución es un tema bastante delicado con múltiples opiniones y ninguna solución a la vista. A nivel real, la trata de personas es uno de los males principales de este planeta. No hablo solo de la prostitución, sino también para realizar trabajos forzados en semiesclavitud (o esclavos, directamente), niños soldados o, en menor medida, comercio de órganos.

Sin embargo, el tema que tenemos entre manos es el más extendido. Todos los meses aparecen noticias (al menos en España) de comercio de mujeres para trabajar en prostíbulos bajo amenazas, sean directas a su persona o a su familia en el país de origen. Chicas que vienen con la promesa de un trabajo decente en Europa y acaban en una situación deplorable, quizás con hijos de sus clientes o de sus captores, destrozadas psicológicamente, con ETS o adictas a cualquier estupefaciente. Eso si no las han revendido o asesinado por dejar de serles útiles.

-Para amantes de lo retro-

Por eso, la primera pregunta que nos viene a la cabeza es cómo plantean este punto de vista los japoneses. Pues, como viene siendo habitual en la mayoría de series que nos vienen de Japón, de una manera cómica banalizan la prostitución en un mundo mágico donde quedarse embarazada o enferma es imposible debido a la magia. Además, aunque no hablen de ello, parece que está más que aceptado, como si lo hubieran regulado sin que existan las presiones de los proxenetas hacia las chicas y ellas fuesen voluntarias. Esto me recuerda a alguna película donde la prostitución era realizada exclusivamente por androides y estaba prohibido que una humana ejerciese ese oficio. Aquí se ve como un trabajo normal, mejor o peor pagado y donde el cliente es atendido de maneras diferentes, como en cualquier comercio o establecimiento. Y, siguiendo el mismo símil, hay chicas que no quieren esos trabajos porque les parecen indecentes o porque prefieren otras cosas, tal como yo que no quiero trabajar en la construcción ni de coña.

Así que, terminando ya la "turra" que os estoy dando con este tema delicado y al que le daré carpetazo con este último párrafo, os digo que, si os da cosa ver la serie tras lo que he comentado, es vuestra decisión, no os voy a criticar por ello. Tampoco lo haré por quienes decidan hacer lo contrario. Cada uno es libre de ver las series o películas que le apetezcan. Mi suegra ve Cine de Barrio y no la empujo por las escaleras. Es lo que faltaba.

Empezamos ahora con el guion de la historia. Tal y como comentaba en la sinopsis, Stunk y Zel son dos personajes de esta trama que deciden empezar a valorar los prostíbulos debido a una discusión de borrachos. Durante aquella noche no se ponían de acuerdo en qué sucu-girl (así llaman a las chicas que ofrecen su cuerpo) era mejor, si una elfa de 500 años que tenía el aspecto de una joven humana que rozaba la treintena o una vieja humana de más de 50 años con las tetas caídas y una cara que parece de abuela. ¡Pero es mucho más joven! Así que, visto lo visto y que sus conocidos tenían unas valoraciones algo diferentes de lo que nos hubiéramos pensado, se lanzan a reseñar. Supongo que por afición.

Sin embargo, esa afición les reporta algo de dinero porque los guerreros interesados (prácticamente todos) piden copias de esas valoraciones, obteniendo unos beneficios que, si no son muchas monedas, sí bastantes como para seguir picando de flor en flor. Así es como empieza esta historia cuya máxima es mostrar las cualidades de las diferentes razas para goce y disfrute de los críticos y también de su público. No os vayáis a pensar que la historia que tiene esta serie es superelaborada. Aquí vamos a ver las peripecias de los personajes en las diferentes situaciones y poco más. No hay una trama principal que esté oculta entre tanta carne.

-Tienen mi voto-

Es probable que más de uno diga que la aparición de Crim en la serie tiene un porqué en ella, que la historia se basa en la llegada de este ángel a la Tierra hasta su recuperación. El capítulo 10 refuerza esta idea, pero ahí se queda la cosa, es un intento que, finalmente, no llega a nada. Esto me hace pensar en la posibilidad de que la historia acabe teniendo una nueva temporada. No os puedo asegurar nada, ya que el final queda bastante abierto en cuestión de tramas. Ya cada uno que se imagine lo que quiera, las decepciones vienen después.

La pregunta a responder ahora es si la serie está bien, si no se trata de un experimento horrendo como lo fue Monster Musume que a día de hoy no tiene ni pies ni cabeza. Pues, para los que no se esperaban nada bueno, os traigo una sorpresa, tiene momentos de humor bastante buenos. No para hincharse a reír como si no hubiera un mañana, pero sí como para soltar una buena carcajada de vez en cuando. Las situaciones se dan para ello y podemos pasar un buen rato con algunos capítulos. Eso sí, pechuga habrá hasta hartar. A mitad de serie ya no podía más con tanto cuerpo femenino, me había cansado de tanta teta. Eso o ya me parecieron repetitivos determinados momentos. Tampoco es que tenga mucho entrelazamiento de tramas argumentales: f*llar, reseñar, y las tonterías por medio. Ya está, no hay más.


>Personajes

-Dani, llevas medio análisis y no has comentado ninguna anécdota de las tuyas de viejo- 

Cierto, no hablé de ellas porque nunca pisé el suelo de un puticlub ni falta que hizo. Razones no faltaban para ello: higiene, dinero, decencia hacia uno mismo… Eso sí, tenía conocidos que sí los frecuentaban y, según ellos, no para mojar el churro sino el gaznate. Ja, ni que se fueran a chupar p*llas. El argumento de peso que esgrimían era reunir el dinero que les quedaba al final de la noche e irse al club más cercano a beber una copa pero ¡ojo! una copa entre todos. Y ahí me los imaginaba, cuatro chavales (por poner un número, igual eran más) agarrados a un cubata y bebiendo a los pocos para poder seguir viendo las chicas que frecuentaban el lugar, como si fuesen a ligar y todo.

Respecto a los personajes del anime, ligar no. Acaramelados sí con algunas de las muchachas, aunque ya se sabe que eso viene siendo el buen trato hacia el cliente para no perderlo y que siga frecuentando el lugar. Aunque a ellos les da igual, solo quieren pagar, tener algo de fiesta y para casa o a beber hasta caer de culo.

Todos tendrán una hoja de personaje muy clara y diferenciada. Tampoco es tan difícil teniendo en cuenta que son muy pocos y que cada uno es de una raza diferente, con lo que eso conlleva, por lo que el trabajo en el desarrollo de estos personajes está más que claro. Muy difícil sería hacerlo mal, pero por fortuna no está Pierrot por medio.

El listado de los personajes principales es el siguiente:

>Stunk. Uno de los protagonistas. Este humano desheredado vaga ahora por las diferentes ciudades realizando misiones para ganarse unas monedas de oro y gastarlas todas cuantas pueda en las sucu-girls. Le gustan las chicas de apariencia joven y con buena delantera. Eso sí, intentará ser abierto y comprensivo lo más posible con las otras especies.

-¿Cuál de las tres?-

>Zel. Este joven elfo es un gran arquero y siempre acompañará a Stunk en las diferentes aventuras que se le propongan, ya sea a la hora de repartir estopa entre los monstruos como de ir a los diferentes prostíbulos que se pongan por delante. Le gustan las chicas con buen maná, ya no tanto el aspecto.

>Crimvael. Este ángel caído del cielo, literalmente, acompañará desde el primer capítulo a los dos protagonistas, sobre todo a la hora de empotrar. Es el más abierto de todos, tanto que tendrá un gusto por cierta hiena y su "ombligo", digámoslo de esta forma. Eso sí, el pequeñajo (o pequeñaja por ser hermafrodita) tendrá un badajo que dejará a más de uno sin respiración.

>Kanchal. Este pequeñajo, a pesar de ser bajo en estatura por ser un halfling, es bastante hijoputa. Se controla bastante, eso sí, pero como le den cancha sin límites, es capaz de encadenar a la chica con la que está. Si tiene una delantera descomunal, allá que va.

>Bruise. Es el perro gigante y azul. Este peludo personaje valorará, sobre todo, el olor de las chicas, no soportando razas como los undead por su pestilencia. Este muchacho será uno de los que parezca tener mayor sentido común, aunque se quedará atrás en comparación de Crim.

>Narugami. Es un lamia (¿os acordáis de la serpiente de Monster Musume?) a la que le encantan las chicas pájaro y, sobre todo, ir a los clubs donde las muchachas que ponen huevos subastan sus "menstruaciones" para los fanáticos en un símil de pervertidos compradores de bragas usadas.

>Meidri. Es la mesera de la taberna donde habitualmente beben y comen. Esta joven pájaro tendrá un carácter muy amable hasta que le tocan las narices. Será entonces cuando saque a relucir su ira que ejecutará de manera implacable con la bandeja que siempre lleva en mano.

>Mitsue. Es la humana de 50 años que está encandilada con el joven Zel (y él con ella, no lo neguemos). Es una de las más expertas del distrito súcubo y compartirá esa sabiduría con las jóvenes para fidelizar todavía más a los clientes. A mí me sigue dando repelús.

>El profesor Pokè. Sí, tenemos un pervertido que nos enseñará algunas cosas y también nos planteará alguna que otra pregunta al más estilo "sombras de Pokèmon". No obstante, la verdadera pregunta es qué narices pinta ese viejo verde en esta serie.

-¡Hazme el jailbreak!-

También tendremos numerosas prostitutas de diferentes razas. Las más destacables serán Ginny y Milky (dos vacas con unos pechos planetarios), Elza (una hiena a que no le importará clavarte su sable), Okpa (la mujer pulpo que arranca penes), Aloe (un hada con unas formas muy poco femeninas) o Elma (la elfa de los 500 años). También tendremos la aparición de diferentes razas como lagartos, sirenas, undead, hadas, demonios, limos, salamandras, cíclopes, hongos (solo falta Toadette), súcubos, will o’wisp (fuegos fatuos), marionetas, o diversos juegos de magia como cambios de sexo o experiencias de tres días con clones de una hechicera.


>Animación

El dibujo de la serie no está nada mal, tampoco es un alarde de calidad, pero sí que tendremos variedad en muchos aspectos y un buen detalle respecto a las estancias, edificios y paisajes. El diseño de personajes puede dejar que desear, pero son muchas razas y bien caracterizadas, así que no voy a poner pegas en ello.

Eso sí, al tratarse de una serie para adultos, habrá muchos aspectos en las relaciones que mantengan, sobre todo respecto al diseño de las chicas. Vale que algunos estarán bien y otros, en cambio, los veremos hipersexualizados y serán la mayoría. Yo, personalmente, no soporto esa desproporción de cuerpos delgados y unas pechugas que casi tocan el suelo de lo grandes que son (no de lo caídas que están). Aunque eso ya es cuestión del gusto de cada uno. A mí, a pesar de que no adoro semejante patrón, tampoco me echaron para atrás, seguramente porque la serie, al ser tan explícita, ya me había mentalizado.


>Sonido

El sonido es un apartado que va muy bien de la mano con el anterior, sobre todo en calidad global. No tendremos un despliegue brutal a la altura de otras series que han marcado época, pero tampoco está tan mal. Los temas musicales, con muchos instrumentos de viento, levantarán el ánimo a muchos, sobre todo con el encaje fenomenal en las escenas de sexo.

Aunque la parte más importante de este apartado está en las voces. Tendremos mucha variedad en ellas, sobre todo en la parte femenina (normal, qué esperabais). Eso sí, se hacen repetitivas con el paso de los capítulos, sobre todo por lo exageradas que llegan a ser.

En cuanto al opening tenemos a los seiyuu de los protagonistas principales cantando un tema titulado Ikouze Paradise, que me recuerda mucho a la canción más famosa de los Village people titulada YMCA que, por si alguien no lo sabía, existe una asociación en USA con estas siglas llamada Young Men's Christian Association y que se traduciría al español como Asociación Cristiana de Jóvenes. Ojito.

-Esta imagen da paso a una de las escenas más épicas de la serie-

Respecto al ending, titulado Hanabira Ondo, tenemos las mismas voces para acompañar un tema con instrumentos clásicos japoneses y cambiar a un ritmo electrónico de discoteca a mitad de canción en una típica absurdez nipona. Yo ya no me sorprendo.


LA NOTA

Llegamos al final de este análisis, lleno a rebosar de pechuga, donde el único leitmotiv es echarse unas risas a costa de banalizar la prostitución. Aquí no se plantean ninguna seriedad, la única excusa que han encontrado es cubrir la cuota de un público ansioso de apagar su perversión con una gallina y no morir en el intento.

Ishuzoku Reviewers es una serie cómica donde el ecchi es el elemento principal, así que podéis descartarla si no es un género de vuestra predilección. Sin embargo, podéis reíros un rato si os decidisteis a verla. No os voy a culpar, eso sí, escoged la versión sin censura para evitar luces y borrones que trastocan la experiencia.

Lo que me llamó mucho la atención es que reflejan aspectos que sufrimos nosotros en el blog, como bloquearse en una reseña, no saber qué escoger para no repetirse o dudar en las valoraciones de las series para no desmerecer el trabajo recién analizado o valoraciones pasadas. Bueno, eso nos pasaba antes, ahora nos da igual XD.

Técnicamente no es un portento, pero habrá más de uno que se casque una pajuela por episodio. No tengo pruebas de ello, pero tampoco dudas. La valoración es clara: una D. No tiene el sello de recomendable a causa de su elevado picante, por lo que, al no ser un anime para todos los públicos, se quedará marginado en un cajón (o carpeta del PC) a la espera de que un incauto le eche una visual de vez en cuando.

0 comentarios: