GAKUSEN TOSHI ASTERISK 2

jueves, 21 de junio de 2018 , 0 Comments

AÑO 5




Esta semana volvemos a llamar en la puerta de A-1 Pictures para llenarles las 
oficinas con las bolsas de basura de...


GAKUSEN TOSHI ASTERISK 2 (a.k.a The Asterisk War: The Academy City on the Water 2)(A-1 Pictures, 2016, 12 CAPS)


"Una de cal y otra de arena"


Perpetrada por la misma gente que se encargaba de la anterior temporada, esto es Manabu Ono (director en jefe), Kenji Seto (director) y Munemasa Nakamoto, Yukie Sugawara y Yukito Kizawa como guionistas, Gakusen Toshi Asterisk 2 aterrizó en las televisiones niponas el 2 de abril del 2016 de la mano del mismo estudio: A-1 Pictures. Por lo que las expectativas no podían ser mejores para un espectador que, después del haber visto la primera parte, ya podía oler a kilómetros la tostada que le esperaba. Pero, ¿estaría en lo correcto o simplemente exagerando? Pues enseguida lo vamos a descubrir, pero antes de nada permitidme detenerme en las presentaciones, esta vez centradas en los personajes que no había tocado en Gakusen Toshi Asterisk, ya que hablar de la sinopsis es innecesario cuando estamos ante una continuación de lo que habíamos visto en los doce capítulos previos.

> Personajes:

> Fan Xinglu. Es la renacuaja que vemos al comienzo de esta temporada y quien dirige las riendas de la academia Jie Long sin que ello le permita participar en el Festa, pues según leo en la wikipedia (imaginaros lo bien que esta todo atado en esta serie) la chica no cuenta aun con la edad para ello.

> Irene Urzaiz es la primera secuaz del bueno de Dirl Eberwein que se pasa al bando de Ayato. Aunque como la conocimos y la vimos en acción en el anterior episodio, en éste no dejará de ser un completo cero a la izquierda.

> Sylvia Lyyneheym resulta ser la idol más famosa del mundo según la wikipedia, ya que por lo que respecta a la trama sabremos que Ayato la conoce y listo. Encarna el típico personaje de usar y tirar.

> Dirk Eberwein es el "doctor maligno" de esta temporada. Cargo al que ya parecía apuntar en la anterior de no ser porque Camilla y Ernesta le hicieron sombra. Como personaje al que odiar este individuo no piensa en otra cosa que en sus intereses y en atacar a Ayato y Julis. Porque al parecer esto último va unido a lo anterior :P

> Madiath Mesa es el hombre que se encarga de dirigir la Festa y el hombre tras las sombras, pues no será en pocas ocasiones en las que la trama nos deje ver como Dirk parece trabajar para él. A parte de esto el hombre es una pieza importante del misterio que rodea a la hermana de Ayato y tal vez por eso la trama lo repelerá como el aceite al agua.

En efecto, los guionistas se las arreglarán para volver a sacar los colores a Julis XD

Con un comienzo que nos presenta una de las mayores fantasmadas de todo lo que llevamos visto, de la mano de Revelación Divina (la niña pequeña que maneja los hilos de la academia Jie Long) y que nos enseña a los nuevos rivales que se enfrentarán a nuestros chicos, la trama pasa a centrarse en ellos no sin antes dejarnos ante una escena inédita. La de ver como Ayato y Julis viajan en el coche de alguien a vaya usted a saber dónde.
Pero ya metidos en el meollo del asunto y continuando la historia donde la habíamos parado en la anterior temporada, el primer capítulo de esta segunda nos muestra como la parejita supera su primer combate a base de usar el coco. En una estrategia que, como bien le dicen los derrotados al término de la batalla, no serviría de nada contra Li Shenyun y Li Shenhua. Los chicos que conocíamos al poco de empezar y que se convierten en el siguiente gran escollo de nuestros protagonistas. Como bien nos dejan entrever por medio de la breve intervención que tienen en la recta final de este episodio. Pero, ¿cómo creéis que acabarán estos primeros veinte minutos? Pues ni más ni menos que reincorporando a la historia a Saya y Kirin junto a una nueva chica, Flora, que parecer traer algún que otro dolor de cabeza a Julis bajo el brazo :P

Lejos de facilitarse y facilitarnos la vida, el segundo capítulo va un poco más allá en eso de enredar las cosas para desvelarnos los nuevos enemigos a los que se enfrenta Ayato por cortesía del jefe de Irene (Dirk Eberwein). Unos rivales dignos de temer por la presentación que de ellos se nos hace y que no son más que la punta del iceberg de un episodio que deja a un lado el siguiente combate de la Festa para ponernos en su lugar una explicación bastante estúpida, si tenemos en cuenta que se está añadiendo un nuevo término (Dante) a la ecuación que es el anime sin que se nos explique su significado. Si total, que más dará. ¿No? Y así es como llegamos al encuentro que tiene Ayato con el jefe de Irene y como vuelven a sacar a relucir el misterio que rodea a la hermana de nuestro protagonista. En una jugada que no me cabe la menor duda de que acabará con el mismo resultado que en la primera temporada :P

Tras un comienzo que nos lleva al pasado, con el propósito de que sepamos algo más sobre la relación entre Ayato y su hermana por medio de Saya, la historia del tercer capítulo pasa a mostrarnos, al fin, la batalla más sonada del momento. Y lo hace con un Ayato que acaba de pasar por su momento más bajo para, acto seguido, enfrentarse a su gran debilidad. Por lo que os podéis poner cómodos porque la contienda es tal y como nos la pintaban y las consecuencias resultan tan imprevisibles que tendremos que ver el siguiente episodio para saber como termina esto por mucho que intuyamos de antemano el resultado final de esta Festa :D

Prestar atención al tamaño de este estadio porque al final de esta entrada os vais a llevar una sorpresa.

Retomando la batalla del anterior episodio donde la habían dejado, el capítulo cuatro nos enseña la sorpresa que origina la remontada de Ayato y Julis, en un desarrollo que parecía ir viento en popa hasta que a alguien de A-1 Pictures se le ocurrió que sería buena idea apretar las tetas y el culo de Julis. Como buena idea también les debió de parecer la forma en la que acaba esta batalla después de habernos dado una lección de modales en los combates anteriores. Pero en fin, que sorteado este charco nos meteremos en el siguiente. O dicho de otro modo, en la batalla que Saya y Kirin tendrán con Aldy y Rymse. Un combate que ya viene aderezado por las palabras que las chicas intercambian con Camilla y Ernesta y que supone un pequeño golpe para el argumento, pues todos recordamos como estos robots parecían ser el siguiente enemigo a batir por Ayato y Julis. Dato éste que, a mayores, puede predecir el resultado de esta contienda con el consiguiente perjuicio para la misma. Y antes de despedir este episodio sin ending permitirme que haga hincapié tanto en el WFT que supone la nueva arma de Saya como en un hecho que, a medida que pasan los episodios, contradice aun más lo que nos decían al comienzo del anime: la amabilidad que siempre hubo en la historia gracias a la inclusión de Julis en la misma. ¿En qué estaban pensando entonces los guionistas cuando se dijo que la gente había alterado su sentido de la moralidad? :P

Tal y como apuntaban las quinielas, el combate de Saya y Kirin termina con el resultado esperado a pesar de su espectacularidad y las cartas que escondían bajo la manga tanto un bando como el otro. No obstante y aunque como ya he dicho esto era previsible, la gran decepción de este quinto capítulo la encuentro en que al final no se haya materializado la visión occidental de los robots. Una lástima, la verdad. Como lástima es también el hecho de que Flora haya sido aparentemente secuestrada por el jefe de Irene. Por lo que el grupo se verá obligado a demostrar su amistad en un intento de rescate que idea la propia Claudia para sorpresa de propios y extraños. Pero dejando esto a un lado y centrándonos en el propio episodio, hay una cuestión que no he podido resolver aún pues, ¿a qué viene ese bajón tan instantáneo y sin motivo que vemos en el minuto 14:47? Sin duda alguna, un misterio que solo está a la par de la forma en que comenzaba esta segunda temporada :P

Rimsi junto a Camilla, su creadora.

Con una mitad del equipo embaucada en la búsqueda de Flora y la otra centrada en su combate, el capítulo seis nos deja ante una de las batallas más absurdas de todas y no solo por su duración, que cualquiera diría que están a las puertas de la final, sino por ese contrincante que se crea una armadura que tapa al completo su insignia. Por favor, si los robots de Camilla y Ernesta llegaron a estos extremos y eso que no les costaba nada implantárselas en su interior. Pero bueno, una vez superado este trámite, porque eso es precisamente, los chicos se unirán a la búsqueda de Flora para dejarnos ante un nuevo encuentro con Irene y la aparición de una nueva chica en escena (ya sabéis el dicho, éramos pocos y parió la abuela). Suceso este que tendrá lugar después de que seamos testigos de la tentación que le deja caer el jefe de Irene a Camilla y Ernesta y sepamos más acerca de estas dos chicas. En un movimiento que sería comprensible si estuviéramos en la primera temporada pero no a estas alturas. Y ojo, porque para rematar la faena veremos como se vuelve a ver a hablar de los robots con el punto de vista occidental (esto es, para quien no lo sepa, usándolos para infundar el miedo), al tiempo que estos empiezan a mostrar unos sentimientos más propios de los humanos que de las máquinas.

Como se veía venir al final del episodio anterior, el capítulo siete comienza presentándonos a esa desconocida llamada Silvia. O mejor dicho, desconocida para nosotros ya que Ayato la conoce perfectamente. Da gusto encontrarse con guiones tan bien preparados como éste, ¿eh? XD. No obstante y aunque el principal objetivo de estos veinte minutos sean el de mostrarnos las habilidades de la tal Silvia, también podremos ver como los chicos dan con el paradero de Flora e inician su rescate mientra Ayato y Julis se centran en el último combate del Festa. Batalla ésta que, os recuerdo, cuenta con el aliciente de ver pelear a Ayato sin su Ogre Lux :P

Tras un inicio que nos permite ver la clara desventaja en la que se encuentran nuestros protagonistas, la trama del octavo capítulo pasa a centrar su atención en Saya y Kirin para mostrarnos la parte más lenta de este episodio. En una subtrama que acabará de la forma que todo el mundo esperaba y que le dará a Ayato la oportunidad de enfrentarse en condiciones a un rival que lo estaba superando por todos lados. Y claro, como no podía ser de otra manera esta noticia cogerá por sorpresa tanto al jefe de Irene como a unas Camilla y Ernesta a las que no les había importado lo más mínimo el haberse aprovechado hasta este momento de la situación.

A Alemania le acaba de salir un grano. Como se levante Hitler...

Continuando con la previsibilidad de la serie, el noveno capítulo nos muestra como los chicos se alzan con la victoria del Festa tras haber alcanzado Ayato un nuevo nivel en su poder. Aunque para el caso lo destacable del episodio no es esto, sino el ver como nos vuelven a pintar de malo a Yabuki o mismamente como el jefe de Irene nos descubre el que parece ser su siguiente movimiento antes de que, en los minutos extra que encontramos al final, nos deleite con una charla la mar de interesante con el presidente del Festa. Pues en ella se hace referencia a la hermana de Ayato. En un nuevo rumbo para los acontecimientos que, por lógica, se debería de materializar en los tres últimos episodios. Eso sí, como guinda del pastel voy a poner el dedo en la llaga para mostraros como la trama hace un uso interesado de las habilidades de los protagonistas, al evitar que salgan volando de la trampa que les tiene Aldy o al no haber recurrido a las dotes de salto de Ayato hasta el mismo final. Algo cuanto menos curioso, por no decir lamentable, para un combate en el que estaba tanto en juego.

Con la fiesta acabada, los chicos aprovechan el décimo capítulo para viajar al país de Julis y dejarnos así ante un episodio de relleno. Y no exagero para nada por mucha acción que veamos en pantalla. La cual, por cierto, tendrá lugar a raíz de la decisión de los chicos de participar en el Gryps. Sí, ese mismo torneo del que se nos hablaba por primera vez en esta segunda temporada y que ahora se nos explica de forma "sencilla" como un torneo en el que, al contrario de lo que ocurría en el Festa, puede participar un grupo entero de stregas (o Genestella). Eso sí, que nadie eche las campanas al vuelo aun porque este nuevo rumbo que parece tomar la trama no deja de ser un intento de estirar la historia de manera artificial. Como nos demuestra ese nuevo enemigo que nos dejan y que pondrá la acción de la que os comentaba, y ese bonito FAIL que surge al comprobar como el hecho de ganar el Festa no hace que se cumplan tus deseos. Y sino que se lo pregunten a Julis XD

Tu llámalo como te venga en gana, pero ya te digo yo que Shiki solo hay una.

Para no desentonar en esta historia de reyes sin reinos, la trama del capítulo once saca a relucir el comodín de los matrimonios de conveniencia. Total, ya puestos a perder el tiempo qué más dará esto, ¿no? Iniciando así una sucesión de eventos que nos harán correr detrás de Julis para "conocer" a la temible Orphelia. Una vieja amiga de Julis que tras pasar por el laboratorio (ahora nos han de salir con la experimentación con stregas y el intento de convertir a los humanos normales en strega) acabó en el bando de... ¿a que no lo adivináis? ¡Exacto! El de Dirk Eberwein (el jefe de Irene para los amigos). Por lo que creo yo que ya podían haber empezado por ir directamente a por este individuo en vez de dar tantísimas vueltas. Eso sí, Orphelia se acabará yendo de escena para dejarnos con el enemigo que conocíamos en el episodio anterior, dándonos así a entender que esta chica será el siguiente gran escollo de Ayato y Julis.

En contra de lo que podía esperarse, o más bien haciendo caso omiso del tiempo que había, el último capítulo de la serie nos explica lo poco que nos faltaba por saber de Orphelia para ir a tomar un café con ella para que un servidor logre hacer pleno en sus pronósticos. Lo cual no le llevará mucho tiempo, por lo que el grueso del episodio estará centrado en la eliminación del escurridizo enemigo que nos presentaba al poco de comenzar estos tres últimos episodios. En una resolución que, a su vez, nos descubre que quien le había encargado a este individuo la eliminación de los chicos era alguien bastante cercano a ellos. Por lo que no deja de resultar irónico que el cabecilla no hubiese optado en ningún momento por ordenar que apuntase a la persona que realmente le estaba planteando el problema: su familiar. Muy valiente, sí señor.
Y con este asunto zanjado, los chicos ponen rumbo a "casa" con la firme determinación de participar en el Gryps ese. Cosa que, eso sí, quedará emplazada para una futura continuación mientras la trama aprovecha para dejarnos caer de nuevo el anzuelo de la hermana de Ayato por si aun queda algún espectador estúpido que caiga en él.

Y yo esperando que de uno de estos coches saliese Olivia Wilde. Mi gozo en un pozo :(

> Animación y música.

Calcando lo que ocurría en la primera parte, la animación nos vuelve a bailar entre lo correcto y lo horrible de una manera que merecería ser digna de análisis. Ya que de extenderse al resto de estudios las vamos a pasar canutas :P
Y es que, puestos a bajar el listón, a esta gente no se le ocurrió nada mejor que dejar a Xebec atrás para competir codo con codo con la gente de TNK. Ay señor, llévame pronto. Eso sí, que nadie me pregunte de donde sale de repente esa fiebre por los coches en 3D con líneas verdes al estilo Tron que estoy tan perdido como vosotros. Por no deciros que es la cosa más estúpida que he visto en todo el anime. Y anda que no hay cosas de las que reírse :D
Por suerte la banda sonora vuelve a salir al rescate del espectador y en esta ocasión nos deja con las canciones "The Asterisk War" de Shiena Nishizawa (opening) y "Words of love" de Haruka Chisuga (ending). Por lo que a este respecto sigo sin explicarme como este trabajo llegó a contar con semejante repertorio musical :P

Quien lo iba a decir, ahora resulta que A-1 Pictures compite contra Ryusei Sentai Musumet.



LA NOTA:

Por increíble que parezca, o al menos esa es la impresión que me dio a mí después de ver la primera temporada, Gakusen Toshi Asterisk 2 consigue superar con creces a su predecesora. Lo cual tampoco es que fuera algo sumamente difícil, la verdad, pero no deja de resultar llamativo que la gente de A-1 Pictures se haya puesto las pilas a la hora de afrontar esta continuación. O algo más cargadas que antes, ya que como veremos no todo van a ser alabanzas para el staff que participó en la creación de estos doce capítulos. Pero antes de pasar a eso no esta de más recalcar que detrás de esta mejora se encuentra la práctica erradicación del fanservice, en beneficio de una acción que pasará ahora al primer plano. Vamos, lo que era un paso completamente lógico y que ya podían haber puesto en práctica en la anterior temporada si quisieran. Y si a esto le sumamos el hecho de que muchos de los capítulos están concatenados pues ya tenemos motivos para alegrarnos.

No obstante y a pesar de que la mejora del anime es evidente, esta continuación no deja de mostrarnos ciertas partes que son completamente prescindibles, como esos personajes que se presentan para nada, ya que tras hacer su numerito desaparecerán por completo (hola Silvia!), o la curiosa forma en la que comienza esta segunda temporada para acabar dejándonos ante expectativas que no se cumplen y más personajes de relleno. Y todo ello sin haber entrado aun la que me parece la guinda de este pastel: la hermana de Ayato. Un personaje cuya participación era comprensible en la primera temporada, pero que una vez más se vuelve a emplear de la misma manera para dejarnos con el convencimiento de que están estirando la historia. Por lo que a este respecto no puedo evitar comparar a esta chica con el famoso sótano de Shingeki no Kyojin.

Y así es como llegamos al final de este análisis y del anime, el cual para colmo de males vuelve a repetir la estrategia de la primera temporada aunque de una forma menos descarada. Eso es, lo de dejar el campo sembrado para una tercera entrega. Sin embargo y aunque la sensación general es bastante buena, el hecho de que nos encontremos ante una trabajo que depende enteramente de los doce episodios anteriores limita enormemente sus posibilidades de escalar en nuestro Sistema de Valoraciones. Lo cual, a su vez, se traduce en una D que sin duda alguna los chicos de A-1 Pictures sabrán valorar. Eso sí, si me preguntáis si sigo manteniendo la misma opinión que al término de la primera, la respuesta es afirmativa. Por lo que en vuestras manos queda el decidir si compensa invertir unos diez episodios de puro relleno de vuestro tiempo para ver esta serie.

Y este es el tamaño real del escenario donde se celebran los combates del Festa. ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡LOL¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

0 comentarios: