Golden Time

jueves, 18 de septiembre de 2014 , 0 Comments

AÑO 1




Hoy comprobaremos el resultado de un curioso experimento. Esta semana es turno de…


¿Esta semana no hay frase graciosa al inicio del análisis? No, esta vez no. Me quité la nariz de payaso y me puse la bata de científico sin reservas. Siempre tengo la tentación de experimentar y probar cosas nuevas, no hay forma de cambiarme. ¿Qué le voy a hacer? Soy curioso de por sí.

Normalmente suelo ver series que van de la mano de mis aficiones y gustos, por lo que no me salgo de dicha zona de seguridad: fantasía, terror, acción o comedia son mis géneros favoritos. En ocasiones, por pasar un rato con amigos, familiares o con mi esposa, tengo que olvidarme de estos gustos, resignarme, y mirar lo que toque. Lo sé, soy demasiado raro, un monstruo de gusto difícil de contentar, pero a veces hay que ver 'obligado' una película de Antena3 un domingo por la tarde, una película en el cine (de género o argumento ligero), alguna serie ‘made in Spain’, algún dorama romántico… Y de romanticismo va la cosa.

Me costó… más bien me está costando probar géneros nuevos de anime, porque llevo unas semanas probando nuevos horizontes y llegará el día en que vomite por una indigestión o me pegue un tiro. Desde luego ninguno me ha echado para atrás de forma que tenga que huir por patas y enterrar los vídeos en el desierto. En el mismo agujero que los cartuchos de ET, ahora que el hueco está vacío. Suerte la mía. En esta ocasión toca ver uno de lo animes que tuvo su pequeño hype el año pasado: Golden Time.
-Tal cual fotografía-

¿Por qué un hype de esta serie? La creadora de la historia, Yuyuko Takemiya, es famosa por otra historia de romance ‘Toradora!’ y ya sabemos lo que pasa con esos artistas que tienen una obra de éxito, que se espera algo igual o mejor a lo anterior. Conste que no he visto ‘Toradora!’, pero la apunto para pegarle un visualizado con posterioridad. De la misma forma que adaptaron esa segunda obra de Yuyuko (la primera se titula ‘Watashitachi no Tamura-kun’, aunque no tan conocida), J.C.Staff adaptó al anime la historia de Golden Time. ¿Dé qué nos suena J.C.Staff? Pues de series como Excel Saga, Kill Me Baby, analizadas en este blog, y también Azumanga Daioh, Ikki Tousen, Read or Die, Zero no Tsukaima o parte de varias temporadas de Slayers.

Lo primero que me llamó la atención fueron los géneros descritos en la Wikipedia: drama y comedia romántica. Vista la serie le añadiría ‘slice of life’ sin dudarlo. Vamos teniendo ya un poco de variedad en los géneros de la historia, cosa que se agradece. Y aquí ya hago las advertencias. Señores que esperan que se vea un pecho, bragas (a euro) o escenas ecchi, ya se pueden ir y cerrar la puerta al salir. Quizás pueda haber algo en el episodio 14, pero en el resto de la serie… nan demo nai. Y comenzamos con el argumento.
-Esta mujer es un peligro con cualquier ramo de flores-

Muy gastado el entorno escolar y de instituto, en este anime pasamos al ambiente universitario, quizás para darle un toque más maduro a la historia. Lo cual consiguen con un ritmo lento, característico del slice of life, pero no exento de emoción y de amor. Porque en Golden Time el amor está en el aire como un gas nervioso invadiendo todos los cuerpos allá por dónde pase. En todos los episodios se habla de él y en muchas variantes, como el amor pasado, el no correspondido, los cortejos (caso aparte el de las chicas del club de la ceremonia del té), las rupturas, los rechazos, los tiempos de contestación… En definitiva, historia de universitarios recién llegados de la academia de convocatoria.

En este universo aparece el protagonista, Tada Banri, un muchacho recién llegado de la academia y dispuesto a empezar una nueva vida, lejos ya de su familia y de su entorno. Banri no será un chico normal, lleva un lastre difícil de digerir: sufre una amnesia que le impide recordar todo aquello anterior a un accidente sufrido el año anterior. Sus padres y sus amigos han dejado de ser lo que eran, convirtiéndose en unos extraños para él. Por eso huye a Tokyo para estudiar derecho en una universidad. Camino a la facultad conoce al que será uno de sus compañeros de fatigas: Yanagisawa Mitsuo, un fugitivo del amor de una chica obsesiva (no novia) que lo perseguirá allá por dónde vaya. Como bien habréis leído, perseguirá quiere decir que la tendremos montando jaleo con ellos. Su nombre, todo un adalid de la sonoridad latina (nunca mejor dicho), Kaga Koko. Dicho lo cual aprovecho para recomendar a la productora que compre los derechos en España que le cambie el nombre por Dulce de Almendras o similar, más que nada para no descojonarnos… o sí. Además, habrá que sumar al elenco de protagonistas a:


> Oka Chinami: también estudiante de primer año en la facultad de derecho y miembro del club de cine (yo preferiría llamarlo audiovisuales).
> Hayashida Nana, alias ‘Rinda’: miembro del club de investigación de fiestas (festivales culturales japoneses) y estudiante de segundo año de la universidad. Será una chica con sorpresas constantes por su implicación en la trama. No digo más, no digo más.
> Takahiro Hikami, alias ‘2D-kun’: también estudiante de primer año. Muestra su adoración por las chicas del manga, anime y videojuegos. Puede parecer un friki de nivel máximo, pero no lo es tanto, no aparece disfrazado de Sailor Moon.

Como personajes secundarios tenemos a:


> Nana: vecina de Banri y amiga de Rinda. También estudiante, toca en un grupo de metal. Tiene mucho carácter y es de las que primero disparan y luego preguntan.
> Las chicas del club de la ceremonia del té: como ya dije antes, son unas locas con formas poco ortodoxas para afiliar estudiantes a su club, además de cortejar y divertirse. Muchos de nosotros nos iríamos con ellas de fiesta sin pensar dos veces en las consecuencias.
> Los miembros del club de investigación de fiestas: estudiantes de varios años de la facultad, incluidos los senpai que ya se licenciaron y trabajan (o buscan trabajo).
-Diabólicas perversiones sufrirán aquellos que se adentren en el club de la ceremonia del té-

Todos los personajes están perfectamente estructurados y con un comportamiento acorde desde el principio hasta el final. Evolucionan, pero siempre teniendo en cuenta su personalidad. Las reacciones también se basan en sus personalidades y eso les da carácter. Personalmente, la que posee un mayor carisma es Koko, sin dudarlo. Sabe atraer las miradas y atenciones de cualquiera de nosotros. Quizás a algunos de vosotros os hubiese gustado que Koko fuera la auténtica protagonista, pero la historia es la que es y está desarrollada para Banri.

Hay ciertas particularidades en el guión que no acaban de encajar bien. Se da mucho peso al amor, pero parece que gana la batalla la amnesia de Banri. Tras finalizar la serie, uno puede pensar que es una historia de amor o el día a día de un amnésico en la universidad. No bromeo. En otro orden de cosas, la metáfora de los recuerdos olvidados, interpretados como si fuera un fantasma, puedo aceptarla, ya que algunos hechos parecen causados por entes del otro mundo, pero la reacción de Banri ante ellos, sobre todo en el episodio final, es un WTF? en toda regla. Como, por ejemplo, otros errores garrafales. El más gordo es la posibilidad de pisar el freno desde el asiento del copiloto mientras otra persona va conduciendo. Posibilidad contorsionista.

No obstante, la historia no es la parte que más pueda gustar de la serie. Llama muchísimo más la atención el dibujo y la animación. Los trazos son muy suaves y agradables, con un aspecto atractivo. Todo muy bonito, luminoso, con corazoncitos y florecillas. Moe a la legua. Otra cosa diferente es que la actitud de los personajes sea moe también. Quizás Oka… Sin embargo, lo grandioso son los detalles y el realismo con que dibujaron los escenarios. Es-pec-ta-cu-la-res. Muy bien hechos, con una definición increíble y con detalles asombrosos que no veremos en muchos de los animes de nuestra videoteca: el ondulado del aire caliente que desprende una cocina; los carteles de la facultad; las advertencias en la calle, tren…; la lluvia, sobre todo las gotas sobre los cristales en un coche en marcha y cómo resbalan… Las sombras son normales en los personajes y en la ropa, pero en las calles gana un punto más. No tan destacable es el 3D. Aunque bueno, se nota. Ya en el opening, las flores y los corazones nos gritan que no son de dicho mundo. No ocurre tanto con los coches, que intentan estar acorde con el resto.
-Curiosa la danza del Awa que veremos varias veces en la serie-

Ahí os van unos vídeos:

Hay detalles en el dibujo que me llamaron la atención. A 2D-kun le cortan las patillas de las gafas cuando se muestra de perfil, así muestran sus ojos al completo para darle protagonismo a sus reacciones y sentimientos. No me desagradó, pero sí me sorprendió y para bien. Las patillas de las gafas, quizás, ocultarían parte de la magia de dicho personaje tapándole los ojos. Otro detalle a destacar, más bien un fail, son los móviles. No digo que estén mal hechos ni que sólo sean Sony (para los entendidos de tecnología se darán cuenta de ello), sino porque no les funciona a ninguno el sensor de proximidad. ¿Qué es? Pues una parte del móvil que hace que cuando hablemos por teléfono, se apague la pantalla y no reaccione a nuestra cara, pulsando accidentalmente en los botones táctiles. Por poner un ejemplo, se cortarían mucho las llamadas en el caso de no tenerlo, simplemente por tocar el botón rojo de cuelgue con la cara o con un dedo.

Además del dibujo, existe otro detalle que ofrece más realismo envolvente a la serie: se trata del sonido. Si ya antes dije espectacular, aquí describiré A-SOM-BRO-SO. Se oyen hasta los toques de las uñas cuando se usa un móvil, las voces hablando de fondo, igual que el ruido de los coches, las pisadas de pies descalzos. Muy buen trabajo.

Y sin embargo, la ambientación… esa ambientación, J.C.Staff, de peluquería. Bautizada así por un conocido hace años para agrupar en una misma categoría a todas esas canciones o músicas de relleno que acompañan, pero no dan un plus, a la serie ni se podrían utilizar como OST. Exceptuando los cuatro temas que conté: opening 1 y ending 1, el tema en los momentos finales del episodio 15 y el del puente en el episodio final, el resto son muy sosos.
Todos los opening y ending están interpretados por Yui HorieEl primer opening es el tema que más me gusta de nombre Golden Time, al igual que la serie. El segundo opening, llamado The World's End, es el ejemplo de lo que no se debe realizar, ya que han colocado al conejo de las pilas Duracell al frente de la batería y este no para hasta el final. Y mismo parece que el compositor de la música es jefe de obra, porque sino no se explica el ruido que hay. Con respecto a los ending, el primero, llamado Sweet&Sweet CHERRY, llega a gustar más que el segundo, con título Haneikyuu-teki ni Aishite yo.





LA NOTA:

Para ser el primer anime romántico ‘serio’ que vi; ya que los anteriores mezclaban otro géneros como la acción, la fantasía, la ciencia-ficción, el ecchi o la comedia en exceso; no está tan mal. A veces se hace muy lento y no consiguen llenar emocionalmente. No obstante, tiene una buena historia, con personajes muy definidos y con un apartado técnico (dibujo + efectos sonoros) de diez. Le falta chicha para ser recordada como las mejores, aún así, se queda en una meritoria C.

0 comentarios: