Citrus

jueves, 25 de julio de 2019 , 0 Comments


AÑO 6



Esta semana alguno se sorprenderá con lo que traemos…


>Inmoral sisters (Office Takeoff…


-¡Uy! Perdón, no era esto- 

>Citrus (Passione, 2018, 12 CAPS) 



No sé por qué, pero me traicionó el subconsciente, ya veréis luego. En fin, que ya tenemos un yuri animado en el blog. Solo falta algo de yaoi, pero no creo que eso suceda (igual Jorge García se anima XD), aunque nunca se sabe, el mundo da muchas vueltas y al final caerá, no por mi parte, pero caerá. Seguro que alguna muchacha o muchacho que le guste, se anime a realizar una reseña... Me parece que muchos astros van a tener que alinearse.

Yuri... Sigo sin poder creérmelo por más que lo repita. Y eso que no es un estilo que me enamore, básicamente porque los cazurros como yo solo saben de las relaciones entre chicas por lo que ven en PornHub o Xvideos, lamentablemente. Sin embargo, hay que abrirse a nuevos horizontes, a salir de la zona de confort y poder experimentar géneros nuevos... Llevo cuatro líneas con esta tontería de comienzo y para mis adentros voy pensando "no, Dani, no. No te autoconvenzas de ver yaoi porque te vas a meter en un berenjenal que no vas a poder salir. Convence a otra persona. Eso, sí, enmarrona a alguien". Y así mi esquizofrenia va peor. Es lo que hay.

A esta serie le tenía el ojo echado desde comienzos de 2018, y eso que solo sabía de la sinopsis, pero no de opiniones de fans, ni de notas de ANN ni MAL (a esos ya a ni les hago caso). Sin embargo, el tiempo pasa y otras series más atractivas hacen aparición y dejan a ésta, al igual que a otras, en un rincón abandonada a su suerte. Pero este fin de semana está de suerte, está lloviendo a mares, la línea de ADSL pierde un porrón de paquetes y el Splatoon no hace más que dar error por conexión. ¡Necesito fibra, maldita sea!

De esta forma, en dos días me he zampado entre pecho y espalda esta serie de 12 episodios que versa sobre lo siguiente: "Yuzu es una joven que termina la secundaria para pasar a una nueva etapa en su vida, la preparatoria. Además de este cambio, debe adaptarse a una mudanza que le obligará a cambiar de aires, yéndose con su madre a otra ciudad. Y el cambio de aires no es para nada exagerado, su nuevo instituto es bastante estricto con las normas, algunas de las cuales pueden parecer un poco retrógradas o abusivas y cuya aplicación corre a cargo del director del centro o de la presidenta del consejo estudiantil. Obviamente habrá encontronazos entre la protagonista y la presidenta, sobre todo en los primeros minutos, pero las sorpresas no terminan ahí, ya que las dos, sin saberlo Yuzu, son hermanastras. No me vengáis con ¡alerta, spoiler! porque esto se sabe desde el minuto 15 del primer episodio y desde el segundo uno leyendo la información en cualquier web sobre la serie. Bien, pues tras esta sorpresa, Yuzu comprobará que entre el odio y el amor hay un pequeño paso, sobre todo si nunca se experimentó lo segundo".


-El samurai está diciendo "¡ay, Dios, otra vez! ¡Cómo me voy a poner!"-

Pues tras esta sinopsis que casi ocupa todo el análisis, es en lo que se basa Citrus, un yuri donde se experimenta el primer amor, que resulta de lo más prohibitivo en una sociedad como la japonesa. Bueno, también en la española, si no preguntarle Antonio Resines por Los Serrano. Cierto que a la serie española no había amor entre dos personas del mismo sexo, pero fileteo entre hermanos seguro que sí, ¡que no me lo nieguen! Por eso el comienzo "equivocado" al empezar este análisis, aunque eso sí, en la serie de Office Takeoff había bombeo y constante. Aquí no, pero si muchos besos y todos húmedos. Olvidados de piquitos inocentes, a las japonesas de esta serie les gusta meter la lengua más que un alcalde la mano en la recaudación. Madre mía, me recorre un escalofrío por el espinazo como aquella vez que dos compañeras de clase se dieron el lote delante de todos, no hubo mejor forma para que los chicos se mantuvieran sentados sin mediar palabra.


-A ver, pervertido, déjate de magreos y cuenta si la historia merece la pena- 

Pues, a decir verdad, decae bastante con el paso de los capítulos. No sé por qué lo hicieron así, pero se nota que se quedaron sin ideas o no plasmaron correctamente las historias de Saburouta, creador/a del manga. Si bien comienza con fuerza y te mantiene pegado a la pantalla en los primeros episodios, luego va tomando derroteros que nadie comprende hasta forzar tanto la máquina que la historia y los contratiempos de los personajes resultan irreales o hacen aguas por cualquier sitio. Se nota muchísimo que le falta consistencia a la historia y es una pena porque podrían haber conseguido algo muy bueno, pero por falta de tiempo o esfuerzo no lo plasmaron. No quiero poner ejemplos de lo que se relata para no chafar nada, pero sí cosas que, dichas sin un contexto, pueden dar una perspectiva de lo que hablo. Tal es el caso de dejar a la persona con la que se está saliendo, para que alguien a quien se aprecia se declare a esa y acaben saliendo juntos. ¡Pero en qué cabeza cabe semejante gilip*llez, me cago en Dio…! Pues así es el nivel.


-Y así fue como el hombre descubrió el fuego, frotando un palo viendo estas prácticas-

Si esto ya deja a cualquiera helado, con lo de los personajes ni os cuento. Hay reacciones, comportamientos e ideas o conceptos que parecen sacados de una mente que solo ha visto porno y codificado. El summum de este esperpento está en Mei, una de las protagonistas. Ahora está normal/callada, ahora te desvisto para comerte viva, ahora me hago la ausente, ahora me doy el lote con el/la primera que pase, ahora soy super cariñosa, ahora soy un cardo y a los dos segundos te quiero violar… ¿¡Qué coj*nes pasa aquí!? Si ya hace falta un superordenador para averiguar la predicción del tiempo para mañana, ni os cuento lo que necesitamos para comprender a esta muchacha. El resto de personajes no está al mismo nivel de majadería, pero algún tornillo sí que les falta, como es el caso de la madre, Ume, que es feliz con su nueva pareja si éste está continuamente de viaje. Madre mía. Eso sí que es amor por una misma, la tranquilidad no se paga con nada. Por cierto, a continuación os resumo los personajes principales:

>Yuzu Aihara. Es la protagonista. Muy juvenil, femenina y moderna, aunque sin novio. Es un libro abierto, aunque no exprese lo que piensa, sus emociones la delatan. 


>Mei Aihara. La presidenta del consejo estudiantil. Muy correcta en las formas, muy educada, pero fría en una primera impresión. Aunque eso sí, una caja de sorpresas por su comportamiento. 


>Ume Aihara. Es la madre de Yuzu y madrastra de Mei. Aunque tenga un aspecto joven, tiene la cabeza ordenada, a pesar de lo que comenté antes. No la veremos mucho tiempo en pantalla, solo lo imprescindible.

>Shou Aihara. Dejó su cargo en la academia para viajar por el mundo (parece que enseñando). Su carácter encaja más con el de Yuzu que con el de Mei.

>Himeko Momokino. Es la de ricitos y también vicepresidenta del consejo estudiantil. Desde que Yuzu entró al instituto, tiene encontronazos con ella. La conoceremos por ser la amiga de Mei desde la infancia.

>Matsuri Mizusawa. Es una vieja amiga de Yuzu y cursa segundo de secundaria. Básicamente se dedica a jugar con los sentimientos de los demás hasta que se aburre de manipularlos y se centra en otra víctima.

>Harumi Taniguchi. Se convierte en amiga de Yuzu al compartir algunos gustos y aficiones, ya que ella no tiene tanta implicación por el sistema del centro, al entrar en preparatoria. Eso sí, Harumi es mucho más disimulada que su amiga.

>Sara Tachibana. Se enamora de Mei primera vista y, a partir de ahí, va tras ella. A pesar de ser pequeña en complexión física, es sincera, brillante y madura, cosa que no posee su hermana melliza.

>Nina Tachibana. Parece que le faltan dos veranos porque, a pesar de estar más desarrollada que su hermana, la cabeza no la tiene bien amueblada y se comporta como una hermana menor con menos años de los que en realidad tiene.


-Aquí las sutilezas se las pasan por el higo-

E
n esta ocasión no habrá muchos más personajes a nombrar. Puede que las amigas del anterior instituto de Yuzu o el abuelo de Mei, pero nada más. En este caso tenemos una historia con un elenco de personajes muy concreto, aunque lo malo es el pobre desarrollo de los mismos, por no recordar el comportamiento tan artificial que tienen. 

En cuanto al apartado de la animación, os confirmo que es lo mejor de la serie. Tiene grandes detalles como la manicura de las chicas. De verdad, nunca me había fijado tanto en este aspecto, pero es que son preciosas. Si hubieran puesto tanto empeño en otros apartados... Además, los primeros planos son geniales, de un gran detalle y calidad, por eso los besos que se dan nos corta la respiración. Los maquillajes o el detalle en las miradas son otros dos puntos a favor de ellos. No obstante, cuando ya son planos más generales, el trazo resultar rápido y poco preciso. Por poneros un ejemplo, en los minutos finales del episodio cuatro vemos culos torcidos y piernas mal hechas. De todas formas, la sensación general es muy buena, logrando unos escenarios excelentes, y una paleta de colores variada dentro de una gama pastel. Me recuerda un poco a Golden Time, sobre todo por ese aspecto de Yuzu, que parece la mismísima Kouko. Solo falta que agarre un ramo de rosas y empiece a atizar con él.

El otro apartado que también va a gustar es el del sonido. No lo hará por las canciones o temas musicales, muy normalitos para un romance, sino por ese magnífico doblaje de las seiyuu protagonistas. De verdad, se nota que tienen experiencia en otros trabajos de yuri, porque el sonido de los besos, de esas respiraciones jadeantes, de esas pausas dramáticas... madre mía. Ayama Taketatsu se encarga de poner voz a Yuzu. A parte de ser cantante y poner voz en openings y endings, trabajó en otras series de fileteo como "Kiss x sis". Minami Tsuda fue la encargada de doblar a Mei y trabajó en romances y yuri como "Yuri Yuri Happy Go Lily", al igual que Ayama.

La apertura es un tema pop-rock bastante cañero y fantástico. Las animaciones las protagonizan los personajes principales, dejándonos ver el día a día y algo más de una relación que promete altibajos. Todo el conjunto tiene un toque femenino sin que me llegue a generar rechazo por la cursilería, cosa que es un logro XD. La canción se llama "Azalea" y la interpreta nano.RIPE, que ya tienen otras colaboraciones en "Sankarea: undying love", "Hanasaku Iroha" o "GLASSLIP".


-¡No me digas! Primera noticia que tengo de ello-

El ending es un tema J-pop con sintetizador. Me recuerda un poco a las canciones japonesas de antaño que también se utilizaban para los cierres. La animación está basada en dibujos estáticos hechos a "lápiz" (ya sabéis lo que en realidad es) que le dan un toque peculiar y atractivo, con las dos protagonistas en el centro de las mismas. Mia REGINA canta el tema "Dear teardrop". Este grupo de tres chicas ya actuó en otras aperturas y cierres de "Soushin Shoujo Matoi", "Sin: Nanatsu no Taizai", "Senran Kagura Shinovi Master: Tokyo Youma-hen" o "Momokuri".


LA NOTA:

Llegamos al final del análisis de una serie que, a pesar del hype que levanta y del grupo de fans acérrimos que la sigue, no consigue un buen desarrollo narrativo, por no mencionar la inestabilidad de los personajes. De esto nuestra compañera Polioro sabe bastante, ya que al igual que yo, no traga a Mei por su poca lógica. Eso sí, el aspecto visual, las animaciones, el doblaje y el camión de fanservice compensan las pegas. Sin embargo, en el blog solo valoramos el aspecto narrativo y el tratamiento de los personajes para no perjudicar las series de antaño. Es por esto que Citrus queda con la nota E, por mal que le pese a algunos.


0 comentarios: