Shigatsu wa Kimi no Uso

jueves, 24 de febrero de 2022 , 0 Comments

AÑO 8



Esta semana Parada encontrará pianista con…

>Shigatsu wa Kimi no Uso (A-1 Pictures, 2014, 22 CAPS)


¡Al fin! Ya estaba deseando verla. No por las ganas que tenía, sino por los retrasos al visualizarla. ¿Por qué? Por la pereza, no hay otra razón con más peso. De todas formas, una vez terminada de ver, me siento más ligero, como si hubiese dejado un peso atrás. Vaya vicio el de completar las cosas pendientes.

De todas formas, alguna razón habría para querer verla. Eso sí, no lo voy a negar. Lo primero es que se trata de una serie producida por A-1 Pictures, uno de mis estudios de referencia, sobre todo con maravillas como Darling in the FranXX, Hai to Gensou no Grimgar o Tetsuwan Birdy Decode. Lo segundo es porque trata una temática que poco se toca en las series de animación como es la música y la tercera opción es que hay romance. Bueno, por lo menos las páginas de categorización de series la clasifican en este género. Y así tenemos una mezcolanza bastante llamativa que es casi el cebo perfecto para mí.

Sin embargo, lo que más me afectó en la espera fue imaginarme cómo sería realmente. Ya no esperarme algo bueno o malo, sino imaginarme cómo sería la historia y cómo avanzaría hasta un final donde el último concierto rozaría el clímax en alguna ciudad europea y donde los protagonistas tuvieran que pelear por su amor en un gira alrededor del mundo. Pues bien, si te encuentras en mi misma situación ya te voy avisando: va a ser que no. O quizás no tanto. Igual hay algún matiz que acertamos. Quién sabe.

De todas formas, voy a dejar de darle vueltas al asunto y empezar con la…


>Sinopsis

Kousei Arima es un pianista prodigio a su corta edad. Deja a todo el mundo asombrado con su técnica, tanto que sus rivales en los concursos de piano acaban desesperados incapaces de llegar a su nivel. No obstante, Kousei tiene un problema y es su madre. Ella (también pianista) está enferma y en silla de ruedas y se vuelca en la formación del pequeño. El problema es que se ha vuelto una obsesa con la perfección de la técnica y agrede y traumatiza al joven constantemente en espera de que no falle lo más mínimo. Todo esto es la rutina de su día a día hasta que su madre muere.

-Habló Fernando Alonso-

A partir de ese momento, el joven Kousei abandona el piano, aunque no la música. Crea partituras, pero no se atreve a volver a tocar. Los años pasan y se encuentra con lo que podría denominarse su antítesis, una joven vivaz de su misma edad que le da a la música que toca un color diferente, más atractivo. Juega con las partituras para convertirlas en algo más que ritmo y melodía, también en el medio por el cual puede expresar los sentimientos.


>Guion y narrativa

Para hacer la sinopsis de carrerilla, me ha salido bastante decente, a decir verdad. Pero eso solo es el comienzo para continuar por aquí, en la zona de destripado, el lugar favorito de Jack. Hay muchas cosas que quiero analizar, tantas que seguramente me olvidaré de alguna. Espero que no sea así.

Lo primero es la narrativa. Puede que se haga pesada en un primer momento, no por la densidad de contenido, sino por la repetitividad de la misma. Remarcan mucho y constantemente varios hechos que, si bien son destacables, los sacan de esa manera tan gratuita que acaba por cansar. Eso es lo peor que se puede hacer en una historia, aburrir al espectador para que acabe cerrando el reproductor y se ponga a fornicar con su pareja. No, para eso no está el entretenimiento, sino para disminuir el índice de natalidad.

No quiero poner ejemplos de esto mismo, básicamente para no desvelar tramas futuras, pero sí puedo coger un dato de la sinopsis, como es el problema de actitud de la madre de Kousei. Repiten hasta la saciedad lo violenta y estricta que era con el aprendizaje del piano. Hubo un momento en que no sé si preferí verla muerta de una vez por todas o que el director tuviera una cagalera intensa durante dos semanas para que se acordase de lo pesado que es repetir lo mismo cada poco.

Esto de la repetitividad se mantiene a lo largo de la serie. Afortunadamente no con los mismos temas, pero si tienen relación con lo que voy a comentar ahora: los puntos de inflexión (o giros de guion, ahí llamadlo como queráis). Resulta muy llamativo que, terminada una subtrama, las sensaciones y pensamientos cambien radicalmente. Tiene cojones, sí. Siguiendo con el ejemplo de la madre demonio, llega un momento en que se convierte en la mamá buena y hasta se le ve la cara cuando antes no era posible. Y así con varias cosas más.

-¿Lo que está vomitado me lo van a cobrar?-

De verdad, no hay quién lo entienda. Sobre todo porque esto nos lleva al punto de la evolución de la historia. ¿Es todo lo buena que debería? Sinceramente, no. Tenemos la sensación de que dan cambios muy grandes que son impensables por los personajes, básicamente porque no tienen un tiempo de asimilación. Me recuerda un poco a los shonen cuando los protagonistas se vuelven cada vez más fuertes de una manera casi irracional. Y conforme vamos acercándonos al final, esto se acentúa.

Respecto al final, bueno, supongo que quisieron darle un punto de emotividad y de realismo, para evitar que fuese otra historia con un final al más puro estilo Disney, pero que nos remarca los fallos que mencionaba en el último párrafo. Eso sí, la historia cierra ahí, no hay más que hablar ni que estirar. A menos que Resines despierte y nos pongan delante de la cara un spin off.

De todas formas, tras esta retahíla de puntos negativos, hay cosas buenas en Shigatsu wa Kimi no Uso. Por poner un ejemplo, nos remarcan el concepto de no rendirse, de levantarse ocho veces si te caes siete, que aunque todo pueda pintar mal, siempre hay otras formas de entender el problema e intentarlo de nuevo. También toca otros palos, como ciertos clichés de tramas románticas como la de enamorarse de la novia de su amigo.

La forma en que A-1 Pictures nos narran la historia es claramente juvenil, con muchas tonterías de esa edad y siempre con el buen rollo por bandera. La alegría está bastante presente incluso en las partes donde la historia se oscurece más y que así la tristeza no invada por completo lo que nos cuentan, sino que nos dan otros matices como los que suelen aparecen en nuestro día a día, incluso en los momentos más apesadumbrados.

Por eso, a pesar de las pegas que antes podía comentar, la serie entretiene y mucho. Nos saca una sonrisa, nos enamora con la forma en que narran los conciertos, cómo se sienten los personajes antes de salir al escenario o cómo aguantan los nervios y la adrenalina cuando salen de él. Incluso hay lugar para el simbolismo, como cuando Kaori consigue que Kousei salga de la sombra para mirar hacia arriba y volver a tocar el piano delante de todos.

-Papá pone la semillita en mamá y la empuja con la...-


>Personajes

Uno de los aspectos que más odio y que también más amor va a profesar son los personajes. Amor porque están bien caracterizados y son completamente creíbles, con sus miedos, sus cualidades, su personalidad destacada. El punto negativo es el desarrollo de algunos de ellos. Muchos son seguidores de Kousei tras sus conciertos. Otros son amigos de instituto. En algunos casos su evolución sí puede compararse con una real, en otros, al contrario, no. El aspecto principal de esta parte negativa es el propio protagonista. Los demás personajes van teniendo otros aspectos desfavorables, pero en una menor cantidad.

De todas formas, quitando ese desarrollo que puede sacarnos de la ambientación que la serie pretende imbuir, no hay otros aspectos negativos. Sí algunos curiosos, como que los músicos sudan sobre el escenario como si fueran jugadores de la NBA. Y cuando hablo de sudar es porque lo hacen como un grifo abierto, empapando el piano de tal manera que a la encargada de la limpieza le compensa traer la karcher para terminar antes.

En fin, no voy a dar más rodeos en este apartado, ya que no hay mucho más que contar. Os dejo con el listado de personajes principales:

>Kousei Arima. Es el protagonista. Anulado por su madre cuando era niño, sufre ahora las consecuencias de una enseñanza con el piano que roza la tortura. Puede ser buena persona, pero es muy inseguro y prefiere apartarse de los demás para centrarse en la música, aunque no le guste tocar.

>Kaori Miyazono. Es la bomba en la línea de flotación de Kousei. Ella le hace ver que no tiene que seguir al 100% las partituras de los grandes clásicos. Que hay algo más allá de esa cueva cuyas rejas están regidas por el pentagrama. Kaori es mandona, se enfada con facilidad, pero también es dependiente de los demás.

>Tsubaki Sawabe. Es la mejor amiga de Kousei. Siempre juntos desde la infancia y casi inseparables, aunque se consideran hermanos antes que amigos y compañeros. Tiene una gran fortaleza física y es de las mejores en el equipo de softball del instituto. No le importa mucho el futuro, sino que se dedica a vivir más el presente, aunque acabe soltando una patada de vez en cuando a causa de la frustración.

-Patadas como ésta, por cierto-

>Ryouta Watari. Amigo de Kousei y de Tsubaki. Le presentan a Kaori porque ella se lo pidió a Tsubaki con la excusa de querer salir juntos. Al igual que Tsubaki es muy bueno en los deportes y se le da fenomenal el fútbol. También se le da genial quedar con las chicas, aunque tenga que jugar a varias bandas, cosa que no le importa.

>Emi Igawa. Rival de Kousei en los concursos de piano. Empezó tocando el violín, aunque tras un concierto de él, acabó abrazando el piano con más fuerza. El respeto y admiración que siente por él se presenta de una manera que igual lo confunde con cariño o ¿amor?

>Takeshi Aiza. Es el super saiyajin de la serie gracias a su peinado rubio desenfadado. En un caso parecido al de Emi, Takeshi acaba enamorándose de la forma en que Kousei tocaba el piano. Esta admiración se convierte en confrontación para superar a su ídolo. Sin embargo, el respeto lo sigue manteniendo, cosa que nos resultará de lo más "extraña" porque normalmente un rival directo no admira a otro por mucho que diga que sí.

>Nagi Aiza. Es la hermana de Takeshi. Al principio, solo quería interponerse en su éxito como pianista para ayudar a su hermano, pero Nagi acaba comprendiendo que no todo es rivalidad, que hay algo más allá: es la pasión por la música.

>Hiroko Seto y Koharu Seto. Madre e hija. Hiroko fue una gran amiga de Saki, la madre de Kousei. En uno de los conciertos, acaba apareciendo para ver cómo evolucionó todo este tiempo y, ya después, para convertirse en la mentora del chico.

-¡INOCENTE!-

>Nao Kashiwagi. Es la mejor amiga de Tsubaki y la mejor consejera, aunque ella no le haga ni pizca de caso hasta que todo se desmadra y vea que las soluciones a los problemas 
se le acaban. Poco más tendrá de papel en esta serie.

>Saki Arima. Es la madre de Kousei. Pasa de ser el demonio a una madre que solo quería lo mejor para su hijo. Así, como quien no quiere la cosa.

>Toshiya Mike. Este pequeño engreído violinista le planta cara a Kousei tras pedirle un favor. Sin embargo, este joven músico acaba admirando al bueno del protagonista tras finalizar la actuación.


>Animación

Damos paso al primero de los apartados técnicos. A-1 Pictures es de sobra conocida por tener obras cuya calidad técnica es sobresaliente. No obstante, aquí no tendremos un detalle al milímetro en todos los aspectos y escenarios. Bueno, en uno sí, en el de los auditorios, con un brillo, planos y calidad fuera de toda duda, donde el piano es el protagonista. Allá donde se enfoque, la sobrada va por bandera. En el resto de planos, no está nada mal, aunque no se mantiene ese gran nivel. Cosa que me parece completamente aceptable. Estamos hablando de una serie de TV, no de una producción cinematográfica.

Sin embargo, hay momentos donde se nota un recorte que puede chocar. Me refiero a los momentos en los que hay un plano estático, ya sea de fondo o al completo en la pantalla, desmereciendo todo el gran trabajo anteriormente mencionados. Me recuerda a los recursos en las series de los 90. Pero estamos en la década de 2020, treinta años después. Algo tendrían que haber mejorado, aunque parece que no.

-Gracias porque ahora mi cara puede atravesar la reja-


>Sonido

Entramos en el apartado técnico más importante de la serie. Menos mal que es así, porque si no estaríamos ante una catástrofe animada. Los temas van a ser completamente instrumentales con un predominio del piano que no es extraño, ya que es uno de los instrumentos protagonistas. También hay otros que lo acompañan, como el violín, aunque no será el único.

Las voces y efectos especiales están bien integrados en la mezcla de sonido, pero lo que nos hace levantarnos de la silla es el cambio de tempo cuando el protagonista "entra en trance" (digámoslo así), porque hasta el más sordo melódico lo va a notar. Si lo pude percibir yo, lo puede hacer cualquiera.

Como es una serie un poco larga, tendremos dos opening. El primero aparecerá entre el primer episodio hasta el 11. De título Hikaru Nara, está interpretado por Goose House, que únicamente tiene otra colaboración en la serie Silver Spoon. El segundo viene de la mano de Coala Mode, otro grupo con una única aparición en anime a mayores de la que estamos analizando esta semana: Boruto: Naruto Next Generations. No quiero olvidarme del título Nanairo Symphony.

Respecto a los ending, tenemos el mismo patrón de dos temas. El primero ocupa del primero al undécimo episodio. El grupo wacci nos trae Kirameki, su único tema en una serie de animación nipona por lo que he podido ver. El otro grupo tiene un nombre raro de narices. Se han llamar 7!! ~seven oops~ y se encargan del segundo ending titulado Orange. De los que he mencionado en el análisis, es el grupo con mayor número de colaboraciones en series de animación, pero no muchas más. La más destacable entre ellas es la de Naruto Shippuuden.


LA NOTA:

Llegamos a las conclusiones. No voy a estirar más el chicle del análisis. Tampoco voy a contar alguna anécdota de las mías por más que coincida un poco el rango de edad y los sucesos luctuosos. En esta ocasión vine a hablar del anime, por raro que parezca.

Shigatsu wa Kimi no Uso es una serie de calidad, con altibajos en su realización, sobre todo en su parte de guion y personajes, no tanto en los apartados técnicos. El comportamiento ciertamente extraño cuando el protagonista va madurando es lo que más lastra, haciendo que las tramas secundarias queden completamente diferenciadas gracias a sus cambios de actitud.

De todas formas, eso no quita que la serie sea realmente bonita y recomendable, sobre todo para quienes disfrutan de la música instrumental de piano o violín. Ya ni os cuento cuando ambos instrumentos acompañan a la melodía. Por ello, Shigatsu wa Kimi no Uso alcanza la D en nuestro sistema de valoraciones.

0 comentarios: