Nihon Chinbotsu 2020 (a.k.a El hundimiento de Japon)

jueves, 15 de septiembre de 2022 , 0 Comments

AÑO 9



Descubierta por un servidor casi que de chiripa, en el día de hoy nos meteremos de lleno en una historia catastrofista que parte con el listón bien alto gracias al anime Tokyo Magnitude 8.0 o a la película de imagen real El hundimiento de Japón. Lo cual, a su vez, nos deja con la única tarea de ver si las expectativas se acaban cumpliendo a lo largo de los diez episodios que componen…


 Nihon Chinbotsu 2020 (a.k.a El hundimiento de Japon) (Science SARU
, 2020, 10 CAPS)

"Una piedra en el zapato de Science SARU"


Concebida únicamente como ONA para la plataforma de streaming NetflixNihon Chinbotsu 2020 es una serie de 10 episodios de duración que vio la luz el 9 de julio de 2020. Basado en la novela escrita por Sakyo Komatsu en 1973, el anime se asienta sobre unos géneros, los del drama y la ciencia ficción, que no deberían de pillar a nadie por sorpresa a la vista del título que tiene. Claro que, para aclarar las cosas, me tomaré la licencia de deciros que los chicos de 
Science SARU se han tomado la licencia de localizar en nuestra época los hechos que se relatan en el libro. Pero, ¿Quién es Science SARU? Pues como reza la Wikipedia, un estudio de animación japonés establecido el 4 de febrero de 2013 por el director Masaaki Yuasa y al que un servidor ya conocía gracias a las películas El amor está en el aguaNight Is Short, Walk on Girl Lu Over the Wall. Lo cual me lleva a preguntarme muy seriamente si no sería esta la causa real de que me hubiese interesado por ver esta serie :P

No obstante, la parte que si nos puede dar una ligera idea de esta obra es la que tiene que ver con el staff que
participa en ella. Siempre y cuando sigáis la regla que aplico en estos casos (después de haber visto la serie, para que veáis el nivel), claro está. Y es que a parte del director de la serie, Pyeon-Gang Ho, el director Masaaki Yuasa y el guionista y compositor de la serie Toshio Yoshitaka, nos encontramos con un s
toryboard en el que participan; Akira Honma, Hideaki Abe, Kenichiro Nakamura, Masaaki Yuasa, Naoya Wada, Pyeon-Gang Ho, Ryohei Takeshita, Shintarou Nakazawa, Takakazu Nagatomo, Takashi Kawabata, Takuaki Hashimoto, Tōma Kimura y Yoshie Ezaki. Ni más ni menos que trece personas para una serie de 10 episodios de 25 minutos de duración. Ahí queda el dato.


> Sinopsis:

"Poco después de los Juegos Olímpicos de Tokio en 2020, un gran terremoto azota Japón. En medio del caos, los hermanos Ayumu y Gou Mutou, comienzan a escapar de la ciudad con su familia. Sin embargo, el hundimiento del archipiélago japonés persiguen implacablemente a la familia. Sumidos en condiciones extremas, entre la vida y la muerte, y la elección de encontrarse y separarse, los hermanos Mutou creen en el futuro y adquieren la fuerza suficiente para sobrevivir con mucho esfuerzo". (Fuente: ramenparados)


> Personajes:

Ayumu Mutou es, junto a su familia, la protagonista de esta historia. Cargando así con un peso que no parece importar a una chica que aún se encuentra en edad escolar y cuyo mayor sueño, en el momento de comenzar la serie, parece ser el de labrarse un nombre en el mundo del atletismo. Una meta que se verá ligeramente truncada a raíz de los acontecimientos que tendrán lugar y que nos descubrirán las múltiples caras de una joven que tanto se comporta de la manera más egoísta sin venir a cuento cuando hay un chico por medio, como se nos muestra como una estoica hermana que no se rendirá en ningún momento cuando se trata de mantener a salvo a su hermano pequeño.

Gou Mutou es el hermano pequeño de Ayumu y un gamer de pura cepa. Pues no hay más que ver como sigue jugando con su consola en pleno terremoto para tener la absoluta certeza sobre ello. Mucho menor que su hermana, este niño nos dará la sorpresa al no comportarse como tal en la práctica totalidad de la serie. Lo cual nos llevará a pensar en alguna ocasión si los papeles de ambos hermanos no estara intercambiado. Su factor más destacable es esa soltura que tiene con el inglés y que nos recordará en todo momento por medio de esas frases en el idioma de Shakespeare que le oiremos decir porque sí.

Kouichirou Mutou es el padre de estos chicos y un hombre que se gana la vida en la construcción. Empleo este que podríamos pensar que viene como anillo al dedo a la trama pero que se deja completamente a un lado desde los primeros minutos de la serie. Y es que la misión principal de este personajes será la de mantener a su familia reunida y a salvo. O al menos, eso es lo que pretende y lo que os puedo decir sin entrar en spoilers.

Mari Mutou es la madre de esta familia y la pasajera del avión que da la nota de una manera increíble al comienzo de la serie. Fuerte donde las haya, esta mujer no dudará lo más mínimo en tomar las riendas de la situación cuando sea preciso con el fin de encontrar un lugar donde puedan estar a salvo de la continua catástrofe en la que viven.

Nanami Miura es una amiga de la familia (o al menos eso es lo que entendí yo después de ver la serie) que vivía en Tokyo hasta el momento de la tragedia. Y es que, tras el cáliz que toma todo a raíz de lo sucedido esta joven tomará la decisión de seguir a nuestros protagonistas en su periplo por un país devastado.

Haruo Koga es un compañero de Ayumu y una víctima más del hikikomori. No obstante y a pesar de esta tosca presentación, este personaje resultará ser el único que nos muestre una evolución palpable a medida que avanza la serie. Haciendo así que lo que parecía más difícil e imposible (lo de ver a este arisco chico socializando con quienes le rodean) se haga realidad :P

> Kaito es un youtuber de éxito japonés que se cruzará en el camino de nuestros protagonistas para acompañarlos hasta el final y darle a la trama las pocas escenas de acción que tiene. Cosa de lo más curiosa si tenemos en cuenta que este chico no debería estar siquiera en el país, sino en Estonia. Lo que son las cosas, ¿verdad?

Kunio Hikita es el "abuelo" de la serie y el personaje que le aportará a la trama el punto de locura senil. Si es que la necesitaba. Superviviente de uno de los pueblos por las que pasan nuestros protagonistas, este hombre que ya supera la edad de jubilación es el propietario del supermercado que abordan nuestros chicos en busca de algo que llevar a la boca. Y claro, como no podía ser de otra manera esta actitud no le gusta lo más mínimo por lo que, antes de presentarse siquiera como es debido, nos descubrirá lo diestro que es con el arco.


Una serie no apta para todos los públicos. Así es como quiero iniciar hoy el resumen de los episodios, haciendo una clara advertencia a navegantes que no exime a la serie de cara a exponer sus fallos en la palestra. Y es que, en contra de lo que descubríamos en Tokyo Magnitude 8.0, aquí nos topamos con un desarrollo que va un nivel más allá para rozar la exageración pura y dura. Y no lo digo ya por la manera en la que se nos presenta el gran terremoto que temen los nipones que ocurra más pronto que tarde en el área de Tokio, sino por los sucesos que lo acompañan. Como es el caso del avión que sufre una avería en un motor por su culpa cuando estaba descendiendo y que acaba amerizando en un río para estrellarse contra el pilar de un puente (WHAT?!), de esa lluvia de cadáveres que vemos al final del capítulo sin venir a cuento, ese tsunami del que se olvida rápidamente el guionista para que tenga lugar el milagro de ver como la madre de la protagonista es la mujer con más suerte del mundo o esas actuaciones y comportamientos que tienen los personajes y que nos hacen pensar que estamos ante seres de otro planeta. Por fortuna, o eso quiero creer porque si no sería muy triste, el meollo de la serie no se encuentran los personajes en sí, sino en ese Apocalipsis que se cierne sobre Japón.

Con el escenario bien definido, el segundo episodio nos muestra como los supervivientes se ven obligados a evacuar su refugio temporal debido a la subida del nivel del mar. Iniciando así un periplo en el que, además de hacerse a la idea de que el país está hundiendo, se verán obligados a separarse en dos grupos a la hora de escoger el camino a seguir. Y, aunque en un principio parezca que la decisión de nuestra familia protagonista es la más acertada, el desarrollo de los acontecimientos nos dejará ver cómo los peligros les seguirán acechando. Siendo en ese preciso momento cuando seamos testigos de fails épicos como el de ver que el desmembramiento de un jabalí para aprovechar su carne no produce ni pizca de sangre o el de asistir a la despedida que nos deja, de la manera más tonta posible, uno de los personajes :P 

He aquí la fumada padre de la serie XD

Continuando con el periplo de nuestros protagonistas, el tercer capítulo nos sitúa nuevamente ante otra ronda de fails aderezados por esa actuación tan forzada y poco convincente de la que hacen gala los personajes. De tal manera que podremos ver cómo puedes agarrar a una persona al mismo tiempo que le atacas con un arma taser sin que te pase nada o como otro de los protagonistas la guiñará de la manera más inverosímil posible. Porque se ve que había que hacer hueco para que cogiese otro personaje en la historia. ¿Y de la actuación de Ayuno qué podemos decir? Porque creo que usar el comodín de que nadie entiende a las mujeres no es válido para esta serie :P

A reglón seguido de lo visto en el episodio anterior, el cuarto capítulo nos presenta cómo es debido al viejales cascarrabias que nos sorprendía al final del episodio anterior, al tiempo que el desarrollo nos va mostrando como, poco a poco, el terreno va tomando un inequívoco rumbo de hundimiento. Y todo ello en el primer episodio que nos da unas pinceladas sobre las repercusiones que ha tenido esta tragedia en el resto del mundo y como el gobierno nipón pone en marcha su plan para evacuar a los civiles. Siguiendo así un contexto lógico que se tuerce en el momento en el que los personajes buscan refugio en una especie de comuna. Un oasis sumamente artificial que viene a poner el punto de discordancia a la serie.

Metidos en el fregado que nos dejaba el episodio anterior, el capítulo cinco se nos presenta como una pausa en la historia. Y es que, por mucho que no haya sido la intención original, lo cierto es que toda esta parte de la secta queda fuera de lugar. Y tal vez por eso, por lo que nos deja a nivel de "misterio" y por el cierre que descubrimos a su término, es por lo que todo esto no nos parecerá más que un relleno difícil de digerir dentro del contexto de la serie.

¡Es una fiesta!

El último episodio del impás que supone la parada que hacen nuestros protagonistas en la secta de marras nos sitúa ante un escenario de lo más inverosímil, con la entrada en escena del científico que había perdido el hundimiento del país, la nula sentencia que recibe el personaje que había cometido dos asesinatos el día anterior o la típica traición por el dinero. Un todo en uno con el que la historia trata de dar un final adecuado a un arco que, en mi opinión, nunca debió de existir.

La vuelta a la "normalidad" nos deja ante el plan de nuestros personajes para abandonar el país a bordo de uno de los barcos puestos por el gobierno para tal fin. No obstante, esta idea se topará de bruces con la burocracia. Y es que, en un alarde de originalidad política, solo podrán acceder a estas embarcaciones aquellas personas que hayan sido elegidas mediante sorteo. Aunque claro, como esto no era suficiente impedimento a mitad del episodio entrará en erupción el monte Fuji para complicar todavía más las cosas. Adentrándonos así en una espiral descendente en la que tendrá cabida la aparición del nacionalismo más extremo por medio de los racistas de turno que tienen por misión el salvar en su embarcación a los japoneses muy japonés. GG, oiga. Un callejón sin salida que servirá para que nuestros protagonistas pierdan un valioso tiempo y acaben separados los unos de los otros :P

Tras prácticamente comenzar con una de esas escenas gore que tanto le gusta a la serie, el capítulo ocho nos muestra como los chicos salen de su aislamiento de puro milagro. En la típica intervención qué hace el guionista para salvar su obra y que en esta ocasión no resultará gratuita. Y es que, cómo se da un pago por el favor prestado se tratase, en la recta final del episodio llegará el momento de despedir a otro personaje.

En la imagen uno de los barcos que se emplearan para la evacuación de los civiles.

A fin de ir recogiendo los trastos para el inminente final, el penúltimo capítulo de la serie nos muestra un último milagro en forma de ese vehículo militar anfibio que se saca Kaito de la manga y al que nunca se le agota el combustible. ¿Y todo ello para qué? Pues para que veamos el último momento de relax que tienen los chicos antes de poner rumbo a la base secreta que esconde la clave que puede salvar a Japón. ¿Cómo? Pues a saber, pero seguro que de la misma manera por la que Kaito dejo a los demás en un lugar y luego aparecieron en otro XD. Eso sí, de la misión imposible que emprende el chico solo os diré que a su término veremos la que parece ser otra despedida. Con ola gigante incluida, no fuera a ser XD

Como era de esperar, el último episodio nos deja ante el final de esta aventura. Revelándonos así cuál era la clave que podría salvar al país o quién es el último personaje en despedirse. Y todo ello para que seamos testigos de cómo esta historia no termina aquí, sino que durante más de medio episodio seremos testigos del transcurso de los acontecimientos tanto a corto como a largo plazo, al tiempo que damos un buen repaso a los recuerdos de los personajes. Los cuales, por cierto, aparecen ahora con el único propósito de darle sentido a las palabras que, sin venir muy a cuento, escuchábamos en algunos episodios. Persiguiéndose con ello el hecho de despertar algún sentimiento en el espectador. Y no me cabe la menor duda de ello.

En la imagen el nuevo "lago" de Japón.


> Animación y música.

Dentro ya de la parte técnica de la serie y empezando por donde siempre me encuentro con un buen repertorio de colaboradores. Y es que, ahí donde lo veis, este trabajo ha contado con la colaboración de Tatsunoko Production, Trigger Fukuoka, TROYCAJ.C. StaffCygamesPicturesMADBOX SILVER LINK entre otras compañías. Por lo que uno esperaría ver un trabajo correcto a nivel de animación. Por desgracia la realidad es bien distinta, ya que este es uno de los apartados que suspende totalmente. Y el motivo no es otro más que esa irregularidad que nos muestra de una escena para otra y el horror que supone ver las escenas en 3D. Llegando incluso a pensar que estamos ante una obra de comienzos de la década pasada. Lo cual, teniendo en cuenta el año en el que se emitió esta serie y como os podéis imaginar, no hace más que remarcar el nefasto trabajo hecho por la gente de Science SARU a este respecto.



Por fortuna para mí, al menos la banda sonora se salva de la quema. Y, si bien no tengo claro si toda ella depende de la labor de Kensuke Ushio (yo apostaría por el no puesto que los temas que rompen con la monotonía y tontean con la electrónica suelen aparecer durante el ending), lo cierto es que no tengo nada que objetar de su trabajo. En cuanto a las canciones escogidas para la apertura y cierre de la serie indicar que la primera corre de manos del 
"A life" de Taeko Onuki y Ryuichi Sakamoto mientras que la segunda recae sobre el "keshiki" de Kafu.

Lo bueno de las escenas en 3D es que pueden ser reutilizadas con éxito en una serie de terror.


LA NOTA:

Como os he dicho al comienzo de esta entrada, la principal razón por la que tenía ciertas expectativas puestas en esta obra era por haber visto en el pasado 

Tokyo Magnitude 8.0. Y es que, al menos en mi cabeza, si la gente de BONES había logrado hacer tan buen trabajo no debería de ser muy difícil que otra compañía repitiese el éxito. Iluso de mí. El trabajo de Science SARU no solo no se aproxima a lo esperado en una historia de este corte, sino que aún se aleja todavía más gracias a un planteamiento difícil de asimilar. Pues ya no solo nos encontramos con situaciones completamente exageradas o desarrollos que no sirven más que para espantar al espectador, sino que en su "proceso creativo" esta gente ha apostado por recurrir al gore como si fuese imposible mostrar la dureza de los acontecimientos sin él mientras que se olvidan de él cuando realmente es necesario mostrarlo, como es el caso del jabalí al que "dan caza", y, lo que todavía resulta más demoledor para la misma trama, por unos personajes cuyas interacciones e interpretaciones distan mucho de acercarse a lo esperado. Y a este respecto poca culpa les puedo echar a las personas que han hecho el doblaje para España, pues el problema está evidentemente en la creación de los mismos personajes. ¿Acaso era tan complicado darse cuenta en el momento de que con semejante repertorio lo único que iban a conseguir es espantar al espectador? Porque el hecho de que no iba a surgir un vínculo entre ellos parece que lo tenían bien claro, como nos deja patente los incontables minutos que se dedican en el último episodio para arrancar alguna lagrimilla. Y lo que, al menos en mi opinión, todavía es peor, que en contra de lo que pensaba al comienzo de la serie y teniendo en cuenta el lamentable trabajo hecho con ellos, al final sí que está en los personajes el meollo de esta historia.

Pero como no hay dos sin tres, como dice la canción, Nihon Chinbotsu 2020 aún se permite el lujo de presentarnos situaciones de lo más absurdas en incluso cómicas con independencia del momento en el que se halle la trama. Aquí tanto dan los medios con tal de llegar a un fin que no deja de ser una especie de juego de tronos mal. Y eso, amigos míos, toca mucho los cojones. Porque yo no sé si os habéis dado cuenta, pero aquí no estamos ante una historia en la que este tipo de sorpresas de última hora tengan cabida. Y, como llegados a este punto ya se me está calentando la sangre, voy a ir cerrando esta entrada dejando una cosa bien clara. Puesto que, después de haber visto películas como El amor está en el aguaNight Is Short, Walk on Girl Lu Over the Wall me queda sumamente claro que este "producto" no está a la altura de lo que nos pueden ofrecer los chicos de Science SARU. Y por eso mismo no me queda nada más que despedirme revelándoos que la nota de Nihon Chinbotsu 2020 es una E.

-Uy, creo que alguien no recibió el maletín de rigor por mi culpa. Pero oye, que me tuviera la despensa de las pipas al día.

0 comentarios: