ESPECIAL ANIME Y CIENCIA 2

Como ya sabéis, el pasado lunes se conmemoró el segundo aniversario de la peor catástrofe natural que azotaba Japón desde el tsunami de Sanriku en 1896. Calificada por sus propios dirigentes como la peor tragedia que sufrían desde la segunda guerra mundial, la triple desgracia que tubo lugar ese día se desencadenaba a raíz de un fortísimo terremoto, de 9 grados en la escala Richter, que llegaría incluso a asustar a los curtidos nipones cuando las manecillas de todos los relojes del archipiélago se situaban en las 14:46 horas. Por si esto no fuese suficiente, y al más puro estilo de los filmes de Roland Emmerich, al temblor inicial lo seguía el devastador tsunami que barrió gran parte de la costa noroeste de Japón al tiempo que dejaba sentenciada a muerte a la central nuclear de Fukushima.

Debido a la magnitud de lo sucedido y al poco tiempo que ha transcurrido desde ese 11 de Marzo de 2011, es bastante probable que muchos de nosotros aún guardemos en la retina las tremendas imágenes que se difundieron tanto por los medios de comunicación tradicionales, como por internet gracias al streaming en directo que hicieron cadenas como Euronews o la BBC. No obstante, y a pesar de lo impactante de las imágenes, lo que yo nunca podre olvidar es como, durante aquellos primeros momentos en los que a duras penas se podía vislumbrar el alcance de lo ocurrido, me venían a la cabeza los nombres de dos obras de ficción catastrofista que se han producido en Japón. Me estoy refiriendo a El hundimiento de Japón (2006) y el anime en el que hoy nos detendremos; Tokyo Magnitude 8.0 (2009, 11 CAPS). Pero antes voy a tratar de abordar de la manera más sencilla posible la parte científica de esta entrada y dar explicación a los dos fenómenos que jugaron, una vez más, su macabro papel en el 11 de Marzo de 2011.

Así pues, ¿que es un terremoto?
Un terremoto es un fenómeno de sacudida brusca y pasajera de la corteza terrestre que se produce para liberar la energía acumulada en forma de ondas sísmicas.
Al punto exacto donde se produce un terremoto se le denomina hipocentro y para medir la energía que este libera se emplea la escala de Richter.


Tsunami, el efecto de los terremotos.
Tsunami o maremoto es una palabra que se emplea para referirse a un evento que involucra a un grupo de olas de gran energía y tamaño que se producen a raíz del desplazamiento vertical de una gran masa de agua. Normalmente, y aunque la ola de un tsunami no supera el metro de altura en mar abierto, la longitud de esta puede alcanzar algunos cientos de kilómetros y desplazarse a una gran velocidad. Lo que resulta en el hecho que sus olas crezcan de forma considerable al acercarse a la costa ya que, al disminuirse la profundidad del entorno por el que mueve el tsunami también lo hace la velocidad a la que avanza, transformando de esta manera la energía cinética que hasta ese momento portaban las olas en la energía potencial que les permite abrirse paso en tierra firme. 
Ilustración del Tsunami creado por un terremoto que ha producido un desplazamiento de la corteza y por ende del agua que hay sobre ella.

¿Porque ocurre esto en Japón?
En el caso de Japón, los terremotos son originados por la fricción de las placas tectónicas. Y es que el país del sol naciente y los baños termales se asienta justo encima del anillo de fuego del Pacifico. Una enorme área de terreno que concentra a algunas de las zonas de subducción más importantes del mundo. No en vano, el lecho del océano Pacífico reposa sobre varias de las placas tectónicas más activas del planeta (la placa del pacifico se sitúa a la cabeza de ellas con un desplazamiento total de entre 4 y 5 centímetros al año) las cuales, al estar en permanente fricción, no dejan de acumular una tensión que termina por originar, además de diversa actividad volcánica, los constantes terremotos que sacuden a todos los países que se sitúan a lo largo y ancho de este cinturón.

Ante semejante escenario, y con antecedentes históricos de este calibre, no es de extrañar que Japón no solo cuente con una estricta normativa anti-sísmica, sino que también se encuentre a la vanguardia de la tecnología anti-sísmica que hace de sus infraestructuras las más seguras del mundo ante este tipo de sucesos.

Como broche a esta información me ha parecido acertado incluir dos de los documentales más interesantes que han realizado a raíz de esta catástrofe los dos canales más prestigiosos del mundo en este campo. En el primero de ellos, firmado por Discovery Channel, podremos seguir lo sucedido a través de un prisma más técnico mientras que en el de National Geographic se nos muestra, a pie de calle, como se vivió en Japón este extraordinario acontecimiento.

El tsunami de japón: ¿como ocurrió? (Discovery Channel, Español)


> Tokyo Magnitude 8.0 (BONES & Kinema Citrus, 2009, 11 CAPS)
"Un anime para llorar"
Emitida en 2009, Tokyo Magnitude 8.0 no solo es obra de un viejo conocido nuestro, el estudio BONES, sino que no creo exagerar cuando afirmo que es el mejor anime que este estudio ha echo a lo largo de su carrera. De hecho, y si algún día se hace justicia, Tokyo Magnitude 8.0 debería pasar a la historia [tal como lo han hecho Neon Genesis Evangelion (Gainax, 1995, 26 CAPS) o Captain Harlock (Toei Animation, 1978, 42 CAPS)] por su soberbia manera de tratar el género del drama.
Anunciada en la Tokyo Anime Fair del 2009 y co-producida por el estudio BONES Kinema CitrusTokyo Magnitude 8.0 cimienta sus bases sobre las predicciones científicas (que en aquel entonces situaban en torno a un 70% las posibilidades de que Tokyo se viera afectada por un terremoto de 8 grados en la escala de Richter en los dos años siguientes) e investigaciones previas para mostrarnos, de una manera lo más realista posible, las consecuencias que podría tener un terremoto de esta magnitud sobre la ciudad que más preparada esta para enfrentarse a estas amenazas. 

Nada más comenzar, Tokyo Magnitude 8.0 nos presenta a Mirai, una chica a la que su etapa adolescente no le esta sentando demasiado bien, tal y como ella misma deja patente al mostrar lo asqueroso que le resulta el mundo que la rodea o el poco afecto que siente hacia su madre desde que esta pasa menos tiempo en el domicilio familiar debido a razones laborales. Cuestión, esta última, que tampoco parece hacerle excesiva gracia a su padre. Lo que deja a Mirai en un circulo de resentimiento del que no se escapará ni su hermano menor, al que parece ver más como una pesada carga que le ha sido impuesta contra su voluntad.

Mirai será todo lo rebelde que queramos, pero ante una tarta la joven se convierte en un trozo de pan :D

Conociendo a Mirai queda legitimado el uso de la frase "menuda cruz les ha caído a sus padres" XD

En contraposición a su hermana, Yuki se nos presenta como un niño alegre y simpático al que no parecen afectarle ni las desavenencias que se producen entre sus progenitores (a raíz del trabajo de su madre) ni la actitud de su propia hermana, a la que ha apodado como monstruo del teléfono por el uso continuado que esta hace de dicho aparato.


La cara de Mirai lo dice todo. Esta chica necesita un cambio de aires :P



En su primer día de vacaciones, y a regañadientes, Mirai viaja con su hermano hasta la isla de Obaida para que este pueda visitar el evento de robots que allí se celebra. Un acontecimiento que sera aprovechado tanto para volvernos a hacer hincapié en la complicada etapa por la que pasa Mirai como para dejar la pequeña guinda que sirve para introducir al tercer personaje de este anime. Y es que, durante el viaje en tren, Mirai se confunde al escuchar el aviso de la siguiente parada y esto los hace apearse una estación antes de llegar a su destino. Un pequeño error que no pasaría a mayores de no ser por sus continuadas quejas y por el hecho de que le endosará al pobre Yuki la culpa de su propio error.

Jo, viendo sus caras también me están entrando a mi ganas de ir a ver esa exposición de robots.



Para terminar me gustaría hacer mención a dos de los aspectos que, y a parte de la realista devastación que llegaría a ocasionar un terremoto de 8 grados con hipocentro en las inmediaciones de Tokyo, se han tratado con gran acierto en este anime. Así pues, y mientras por una parte nos encontraríamos con la muy acertada evolución de Mirai como un personaje al que la fuerza de los acontecimientos lo van moldean lentamente, por el otro nos encontramos con una situación muy parecida a la que se observó el 11 de Marzo en un Tokyo en el cual, y a pesar de no haber sufrido semejante cataclismo, los desplazamientos que antes se hacían en unos pocos minutos pasaban ahora a alargarse en el tiempo debido a la suspensión del servicio de metro y a que las calles se encontraban colapsadas.


Tal y como pudisteis leer al comienzo, para mi esta es una de las mejores series de animación que se han producido en japón y sin duda el mejor anime dramático que se ha realizado hasta la fecha. Por lo que el hecho de que la valore con una A que no debería de llamar la atención de nadie. 

Vista real de la isla de Obaida, con la replica de la estatua de la libertad detrás de Mirai y el puente arcoíris al fondo.

0 comentarios: