Cowboy Bebop y Cowboy Bebop: Knockin' on Heaven's Door

jueves, 13 de febrero de 2014 , , 0 Comments

AÑO 0, MES 9



Esta semana, en los clásicos del anime, buscaremos criminales a través del espacio escuchando jazz. Hoy es turno de…

> Cowboy Bebop (Shinichiro Watanabe, Sunrise, 1998, 26 CAPS)


Será conocida por muchos, vista por casi todos, pero no quiere decir que sea muy buena, o quizás me equivoque y sea muy mala, o no, o sí… ¡yo que sé! Mentira lo sé y aquí estoy para contarlo.

Nacida en la TV el mismo año que Trigun, nos recordará un poco a esta serie cuando empecemos a verla tras la de Vash. Un poco, bastante, como diría en uno de mis momentos espirituosos. Parece coincidir el opuesto del guión en aquella serie. Antes teníamos a un gran forajido de la justicia, buscado por todos y con un gran cheque colgando del cuello. En esta ocasión, sin embargo, tornamos los papeles para conocer a dos cazarrecompensas en busca de fortuna a lo largo del Sistema Solar. Digo a lo largo porque parece que es así en el guión, pero no en la realidad. Pocos serán los sitios en los que posen el pie en tierra y, si sois muy aficionados a la ciencia-ficción o a la astronomía, adivinaréis sin muchos inconvenientes de qué lugares se trata.
-Los motoristas felices tienen 'bichitos' entre los dientes-

Lo grande de este guión algo flojo al principio, para mí principio y algo de la mitad de serie, es que se parece mucho a los caramelos rellenos, se disfrutan como uno cualquiera, con un mejor o peor sabor, pero cuando se llega al final, descubrimos un contraste espectacular. Ésta es una de las pegas que le noto, la serie ya desde el comienzo no llena por completo, te deja con ganas de más. Son esas ganas las que te hacen continuar viéndola para ver si ocurre algo y sí, ocurre, pero tendrán que pasar muchos episodios como si tal cosa para moquear y soltar esas lágrimas que tenemos ahí guardadas, sobre todo tras una canción final exclusiva para este momento y que no ofrecerán en el resto de la serie, gran detalle.

Como protagonistas principales tenemos a Spike y a Jet. Los dos son cazarrecompensas con un oscuro pasado, cada uno por diferentes motivos, pero es algo común en muchos de los personajes de la serie, principales o secundarios. En esto se basa la historia, muestran la cara del día a día, para luego descubrir la oculta en el momento justo. El resto de las historias no son más que acompañantes que dotan de profundidad y solidez al susodicho guión. Tenemos a una chica entre los personajes protagonistas, a pesar de que no aparezca en todos los capítulos, pero es un personaje principal, también con su lado oculto. No obstante, aquí vienen las discrepancias, hay otros personajes que pueden parecer principales, mas, por la falta de metraje o de peso en la serie, los metería dentro del cajón de secundarios, incluso a sabiendas de que en ocasiones tengan momentos importantes. Es opinión personal. Incluso metería a la pobre nave, la Bebop (de ahí viene el nombre de la serie), la cuál no se rompe en pedazos milagrosamente en unas cuantas ocasiones.

Tenemos un dibujo similar al de Trigun, no con los mismos trazos, pero sí con la misma cantidad de objetos y detalle de los mismos, incluidos los escenarios. Aparecen detalles en 3D o con animaciones por ordenador. Son pocos y no están muy disimulados (de aquella manera, ya me entendéis). Los colores tienen la misma intensidad que en la serie de Vash, no veremos saturaciones, excepto en las animaciones por ordenador, ya que los rellenos en la serie son todos a mano. En las escenas de acción no echaremos en falta nada, el dibujo es uniforme, nada exagerado y con perspectivas en dónde no perderemos detalle.
-Los dobles de Kim Basinger y Eddie Murphy también tendrán su papel-

El apartado sonoro es de sobresaliente. La música jazz invade muchos de los rincones del metraje, aunque habrá momentos en que otros estilos hagan su aparición, como el heavy metal. Quizás algunos, ya volviendo con las nominaciones a Trigun, detecten un parecido razonable el alguna canción, pero sobre todo en una en concreto. Existen dos, una de cada serie, que tienen un comienzo muy parecido (no nombro el plagio), pero sí llama la atención en exceso. Aquí dejo esas dos canciones, la primera es la de Cowboy Bebop y la segunda de Trigun. No hace falta escucharlas al completo, el meollo está en el principio.




Los puntos flacos existen en todos los seres vivos, objetos y creaciones artísticas. Cowboy Bebop no es una excepción. Hay ciertos momentos, quizás algún detalle, nimiedades que pueden pasar desapercibidas, pero tras ver la serie unas cuantas veces, saltan como las ranas en días de lluvia. En ocasiones las comunicaciones entre personajes parece que se basan en la telepatía. Alguien fuera de una nave puede entender lo que dicen dentro de ella sin intercomunicador. Hay otros ejemplos de errores o escenas mal explicadas, que a fin de cuentas acaban por romper el hilo.

La Nota:

Ahora llega el momento de sincerarse. Podría decir que la serie es mala, pero estaría mitiendo. La serie es realmente buena, muy buena. El concepto global es lo que nos queda. Sin grandes errores, muy seria en el tratamiento del guión, unos personajes firmes sin extraños cambios de actitud y un final acorde. Acorde y bueno. ¿Alguien duda acerca de la existencia de animes sin un final decente? He aquí una prueba de ello. Esta serie se merece una A y el sello de recomendable.






Cowboy Bebop: Knockin' on Heaven's Door (Shinichiro Watanabe, Sunrise&Bones, 2001, 1 OVA)

Hablamos en esta parte de la OVA de CowBoy Bebop. Una OVA que tiene su intríngulis y no lo digo por el guión o algún aspecto técnico, sino porque los traductores/distribuidores/vaya-a-saber-usted-quién tienen, en ocasiones, el mismo tacto que Freddy Krueger haciendo una colonoscopia. Fuera de Japón, esta OVA fue titulada como 'Cowboy Bebop: La película'. Ésta es la primera patada en la boca. Hay más.

Al parecer, nos situamos entre los episodios 22 y 23 de la serie de TV, con toda la plantilla de personajes principales y algún que otro 'secundario' de la misma serie. Para mí guardan un patrón idéntico: tiempo de aparición, importancia en el peso de la trama, frases habladas... Cosa que es de agradecer para no encontrarnos sorpresas desagradables. El escenario está en suelo marciano y la historia ocurre mientras capturan en el planeta criminales de poco valor. Un hecho inesperado, cuando buscan a un delincuente, hace que las cosas se tornen más complicadas de lo deseable. Así comienza la historia. Puede parecer sencillo este inicio de guión, pero lo jugoso es que da pie a que la historia profundice tanto como queramos.
-¿De qué me suenan estas caras?-

Un detalle que me llamó la atención es que desde el principio hasta el fin, el olor ochentero y noventero inunda el film. En la serie esto no sucedía tanto, quizás en algún momento puntual, pero no en la gran mayoría como ocurre con la OVA. Sólo falta que aparezcan en la playa viendo chicas con esos bikinis en forma de 'V' que llegan hasta la cintura y más allá, lanzando frisbees de colores chillones.

Vamos ahora con otro giro, no argumental como pensáis, si no al estilo de Chuck Norris. Aquí viene la segunda patada. La versión doblada al español (de España, no latino) tiene un característica tan especial como las ensaladas de ortigas: las voces de los protagonistas son diferentes a las de la serie. Mal, mal, mal. Y para rematar la faena, la moneda que siempre en la serie fue el 'hurón', ahora lo corrigen para adaptarse a la moneda oficial el 'woolong'. Que el esfuerzo está bien, pero ya de paso que se inventan una versión de la moneda en la serie, por lo menos que la mantengan. Casi caigo de la silla al oírlo.

Con respecto al apartado técnico, el dibujo es una versión mejorada del de la serie. Los trazos son los mismos, pero el detalle de las sombras y la variedad de colores mejoran. Una de las cosas que más me gustó de la OVA fue el tratamiento de los reflejos y de las luces, parece que sean reales. La música continúa siendo jazz, aunque son diferentes pistas, el ritmo es idéntico según escenas en la serie.

No obstante, no todo es oro lo que reluce. Seguimos con simples errores que son sencillos de corregir. Si cualquiera de nosotros estamos en un vagón de tren y oímos disparos en uno de los vagones anexos, ¿qué hacemos? Pues tiramos del freno de emergencia, pulsamos la alarma, nos tiramos al suelo o gritamos como una nenaza. ¿Qué sucede en la OVA? Nada de eso, bueno, lo de gritar como una nenaza igual sí, alguno/a que pasaba por ahí, pero cada vagón es un universo aparte. Da igual lo que pase en uno de ellos, en el siguiente la cosa está tranquila, como si no hubiese sucedido nada. Otro de los detalles que tampoco me gustó fue el supuesto 'funcionamiento' metabólico del cuerpo humano y de sus 'derivados'. Si veis la OVA, lo entenderéis.

La nota:

Podría ser algo más benevolente, pero hay detalles que sobresalen cuando no debería ser así. El guión está muy bien. La OVA termina como un episodio de la serie, por lo que no añade nada a la misma. Es equilibrada y buena para pasar un rato agradable, incluso está bien para aquellos que no han visto la serie, porque no meten nada del hilo argumental de la misma en la película. Quizás sirva de gancho para meterles la serie posteriormente por el gaznate. Se merece una B.

0 comentarios: