Aa! Megami-sama [MEGA-ANÁLISIS] - (I)

jueves, 8 de mayo de 2014 , 0 Comments

AÑO 1



Hoy vengo con un trailer cargado de empalagosidad. Id haciendo acopio de bebida y 'pienso' para ir picando, porque llega el mega-análisis del año. Y no exagero en lo de 'mega'.


¿Por qué un mega-análisis de Aa! Megami-sama? Tenía ganas de realizar una reseña de la versión original y compararla con el rediseño de una más actual. Conste que también quería hacer el análisis al completo de otras sagas sin tener una versión más moderna, pero me decidí por ésta en concreto por esta razón.

Como os podéis imaginar, la extensión de esta entrada va a ser mucho, muchísimo, más grande de lo que suele ser habitual y es por eso que en los análisis de cada serie/OVA intentaré concentrar todo el texto de una reseña habitual en un espacio más reducido, aunque ya aviso que no los reduciré a dos párrafos por cada una, algo más sí escribiré :) No obstante, el análisis irá separado en dos partes: la primera mitad es la que se está publicando ahora mismo. La segunda mitad vendrá en las próximas semanas.

A continuación, ya como último detalle informativo, iré analizando las series/OVAs por el orden en el que hay que visualizarlas para que no haya spoilers desagradables que nos desvelen argumentos a deshora si decidimos hacer una maratón audiovisual, en cuyo caso os recomiendo avisar a papá y a mamá de que no os van a ver durante unos cuantos días.


> Aa! Megami-sama (Hiroaki Goda, AIC, 1993, 5 OVAs)
Bajo la batuta de uno de los directores cuyos trabajos han tenido un gran éxito (Neon Génesis Evangelion y las series Onegai: Teacher y Twins) llegó entre 1993 y 1994 un conjunto de OVAs acerca de una historia, cuanto menos, curiosa. Aa! Megami-sama versa sobre una adaptación de la mitología nórdica al entorno japonés. Léase adaptación con triple entrecomillado, porque en estas OVAs sólo hay de nórdico los nombres de las diosas. Y para mí ni siquiera eso.

No sé a ciencia cierta quién tiene la culpa (apuesto por el pobre Kosuke Fujishima, creador del manga unos cinco años antes del estreno de la primera OVA) pero las nornas en las que se inspiran tiene como nombres: Urd, Verdandi y Skuld. Tras el maravilloso marketing a la principal protagonista la bautizan artísticamente como Belldandy o, traducido del inglés al español de forma chapurrera: campana - hombre refinado. De diez. 
-Preparada para una noche romántica con unas velitas-

A mayores de estas tres diosas existe otro protagonista, un muchacho 'tipo' con un patrón de características que englobaría a cualquiera de nosotros. Una de las carencias de este muchacho es la falta de novia. Y aquí es donde entran las protagonistas.

Yendo al grano, la historia puede parecer muy simple, pero eso no quiere decir que no enganche; todo lo contrario, lo hace y de una manera asombrosa. El detalle y los ritmos del guión tiran de nosotros y nos hacen devorar los episodios de un tirón y con ganas de más. He aquí una de las grandes carencias de estas OVAs: sabe a poco.

La historia se cuenta de una forma tan rápida entre episodio y episodio que parece que nos estamos saltando capítulos de una serie más extensa. Insisto que es la historia no contada entre OVAs, no dentro de la propia OVA. En cada capítulo, vemos que los tiempos son correctos y los fallos de guión inexistentes. No obstante, parece que nos faltan escenas y nos quedamos con ganas de más. Esto ya no sería un error, pero sí una carencia como indicaba antes. Estas OVAs tendrían que ser más, a mi gusto una media temporada de 12 episodios.
Pasamos al dibujo. No es una maravilla y me explico. El trazo está bien definido, mas hay una desproporción con respecto a los detalles. Los personajes están dibujados de una manera exquisita siempre en primer plano. A medida que se alejan del mismo, estos detalles disminuyen en gran medida. Los escenarios siempre tendrán una simpleza tan grande que, comparados con los personajes de primer plano, nos llamará la atención. Dudo mucho, esto ya a nivel personal, que lo hicieran para ahorrar tiempo en el procesado de la animación. Supongo que hay alguna otra razón, como la de fijar la atención en la escena entre personajes o quizás, para dar un toque cinematográfico, mostrando un desenfoque paisajístico.

La música sigue patrones de series ya analizadas anteriormente por mí. Los temas son de ambiente para las escenas y encajan bastante bien en ellas. En ocasiones no notaremos las pistas musicales, pero esto no quiere decir que pasen inadvertidas. Habrá momentos que llamen mucho la atención por el cambio de ritmo debido a la brusquedad en alguna escena, mas no nos tiraremos de los pelos, pues será algo normal en una serie de TV.
LA NOTA:

La serie de OVAs nos sabe a poco, pero aún así deja un buen sabor de boca. Se merece una C.





> Aa! Megami-sama (Hiroaki GodaAIC, 2005, 26 CAPS)

Han pasado ya 12 años desde la anterior serie de cinco OVAs
y parece que, tanto Kosuke Fujishima (el mangaka) como AIC tenían ganas de hacer las cosas bien, retomando la serie desde cero y olvidando por completo ese exitoso inicio de principios de la década de los 90. Un arma de doble filo.

A algunos puede que les de miedo, pánico o rabia pensar para qué demonios habrán cambiado de la serie original, más no nos olvidemos que de aquella solo salieron cinco OVAs. Una adaptación pura y dura que comprimía el argumento todo lo posible, y de la que ahora se intenta adaptar la historia de una manera más extensa y con más detalle. Desde luego lo consiguen, pero no a cualquier precio.

-El primo de Zumosol, por parte de Eddie Murphy, y el hermano rebelde de Vash son los senpai de Keiichi-

La historia básica se mantiene, pero se cambian detalles en la trama que conocíamos 12 años atrás. En esta serie se da un protagonismo casi absoluto a la historia de amor entre Keiichi y Belldandy. Y cuando digo absoluto, es que aparece en todos los episodios. Esto puede ya echar para atrás a más de uno y es verdad que el amor, a veces, se puede desbordar hasta saturarnos. No obstante, también hay que tener en cuenta que le han dado toques de madurez a la historia (tomadlo literalmente, toques), otorgándole así un plus a la misma. Sin embargo, el hecho de dedicar un mayor metraje a esta parte de la historia provoca lo que vulgarmente denomino "el patrón del estudiante".

Me explico. Durante todo el curso (en este caso la temporada) uno disfruta del relajado y lento el paso de los días hasta que llegan los exámenes (o en este caso el final de temporada) y allá va el atracón de argumento. ¡Olé!. Podrían haber recortado algún episodio de amor pasteloso/infantil y dar más amplitud a las escenas del final, debido a que rompen con el tiempo relativamente lento en el que transcurren el resto de episodios, pero no quisieron. De todas formas, el final está muy bien. Da un cariz más maduro a la serie pero no olvidemos al público al que va dirigido. El cambio no es radical, pero se nota y agradece. El final es acorde, para mí lo más acertado; en su justa medida y sin pasarse para bien o para mal.

-El "tan cerca y a la vez tan lejos" será repetido en varias ocasiones-

Hay un detalle en el que me gustaría explayar aquí y que, para mí, resulta de vital importancia. La serie consta de 24 episodios. ¿Por qué entonces indico al principio que son 26? Porque la temporada los tiene. No sé de quién fue la idea, pero me sorprendió al principio y pensé que serían un par de capítulos perdidos sin una línea de tiempo concreta, sin mucha importancia en el peso de la historia; morralla pensé. Estaba equivocado. En estos dos episodios se habla de lo que sucede justo después del final, como si fueran dos OVAs de la misma duración de un capítulo. Me sorprendió mucho este detalle, para bien. Además, tienen una calidad técnica y de guión tan grande con respecto a los demás, que para mí son los dos mejores episodios de la serie. En estos dos se notan los sentimientos a flor de piel, sobre todo por las músicas. Ojo con las músicas. Cuando hable de ellas más adelante veréis porqué.

Aún así, no todo el monte es orégano y la temporada cojea para espectadores de amor ardiente como somos los hispanoamericanos. El avance de la relación entre los dos protagonistas es tan lenta que parece hecha para niños de pocos años. Sin embargo, recordemos que en la cultura japonesa el lenguaje de contacto es muy diferente al que entendemos nosotros por habitual. Les cuesta declararse, darse de la mano, abrazarse o ¡darse un beso!

Además de amor, veremos historias secundarias que dotan de ligera profundidad al guión central, pero que siempre cederán importancia al amor entre la pareja. Conoceremos mejor a los personajes principales y también a los secundarios en estos lances, que serán de dos tipos: de las que duran un episodio y de las que irán avanzando, pasito a pasito durante la temporada. De todas formas, la serie tiene un tufillo con humor/escenas infantiles (ya no el adolescente que, al menos, debería tener) que a mí me defraudó un poco. Aunque esto ya os lo indico como una opinión personal.

-En ocasiones el nivel de detalle es tan exquisito que pausaremos el vídeo sin dudarlo-

Una vez empecemos a ver la serie, lo primero que entran por nuestros ojos son los trazos del dibujo. Ha cambiado a mejor. El relleno digital se nota y es mucho mejor que en el anterior anime, que era hecho a mano. Los personajes y escenarios se llenan de detalles al completo, o eso nos parecerá. También siguen con la misma estrategia de proximidad: cuánto más cerca del primer plano, más detalle tendrán. Aún así, el cómputo general gana enteros. La paleta de colores es enorme, por lo que los fondos ganan bastante realismo, a pesar del difuminado. Tras los primeros episodios se confirma una de mis teorías: el desenfoque paisajístico. En el mundillo de la fotografía se denomina 'boqueh' y pretende ofrecer protagonismo a las escenas de primer plano en detrimento del fondo. Más énfasis en el amor de la pareja.

Antes de vomitar un arcoiris, seguiré con el dibujo, pues aun no está todo explicado. El 3D aparece en escena. Se notará (no hay serie en la que no se note), sin embargo, el efecto en la mayoría de usos es correcto y le da un toque de velocidad o movimiento que no se conseguiría haciéndolo a mano, ya que se utiliza mucho en las escenas de acción y velocidad. Hay veces, bastantes he contado, que prácticamente no se nota; pasa desapercibido. Todo un logro del estudio.

-Belldandy tiene un buen repertorio de hechizos y magias-

Llegamos al sonido, músicas y audios. Desde luego, el esquema general, con respecto a la anterior Aa! Megami-sama sigue siendo el mismo, pero eso es el esquema. Si nos fijamos con más detenimiento, el sonido de ambiente es excelente, dando muchos matices del mundo real, y nos sorprenderemos con la cantidad de detalles. Pues aquí se trata al contrario que en el dibujo. Las músicas son prácticamente de ambiente, pero instrumentales en una parte importante. No tipo "música de peluquería japonesa" como bien decía un conocido mío para esa música repetitiva y algo rayante después de un tiempo.

Sin embargo, hay una canción para cada momento y, si se repite dicho momento, esta misma canción o una muy muy similar vuelve a aparecer. A mitad de la temporada nos las sabremos de memoria para la situación que va a llegar. Esto, ya aviso, nos puede tocar la fibra sensible, ya sea para bien o para mal. Hay canciones instrumentales con base de guitarra, violín o piano que nos tocarán muy hondo si estamos decaídos. Ya aviso del posible moqueo sentimental si nos encontramos con estas pistas de audio al oír la OST.

-Las animaciones por ordenador llegan a ser impresionantes. Ésta es, para mí, la mejor imagen de la serie-


LA NOTA:

Si bien no llega a ser perfecta, la serie mejora en muchos aspectos en los que falló la anterior, aunque peca en otros que todavía siguen vigentes (y en algunos nuevos también). Me gustó mucho el nuevo dibujo y la ampliación de la historia. También me encantó el final, que es muy acorde. Pero le pesa la ñoñez y un amor muy infantil. Aun así suma puntos hasta llegar a la C.

Como última indicación en esta reseña, sólo quiero dar las gracias por el detallazo de los dos episodios tras el final de la serie.




> Aa! Megami-sama - Flights of Fancy (Hiroaki GodaAIC2006, 24 CAPS)
Tratamos ahora la segunda temporada de la renovación de Aa! Megami-sama. Justo después de los últimos coletazos en los especiales de la temporada pasada, la historia continúa. Veréis que lo de 'continuar' en esta temporada tiene el mismo significado que una jornada de reflexión electoral antes del sufragio del día siguiente: incertidumbre.

Esta temporada tiene, técnicamente hablando, las mismas características que la anterior. El dibujo sigue el mismo patrón sin cambio alguno, ni a mejor ni a peor. Algo tendrá que ver que la serie se emitió al año siguiente y prácticamente en las mismas fechas. No obstante, en algún momento detecté una carencia de matices, o los trazos fueron algo toscos, pero puntuales; nada a destacar. Con respecto a la música, siguen las mismas canciones con las que disfrutamos sin cambiar el uso que se les da (me refiero a las situaciones en las escenas). El sonido de ambiente sigue siendo tan bueno como en la primera temporada y no se echa en falta poder adentrarse en el mismo lugar en el que están los protagonistas, ya que nos sentiremos junto a ellos.
-Gracias Skuld, pero ya tengo mis herramientas cortantes-

Llegamos a uno de los puntos en los que me gustaría hacer hincapié: el guión. Y aquí saco los cuchillos. Si ya en el análisis de la anterior y renovada temporada, siempre teniendo como referencia la serie de cinco OVAs original, hablaba sobre lo odiosas que pueden llegar a ser las comparaciones, aquí, por lo menos para mis gustos, se confirma.

La temporada es un mar de incertidumbres e indecisiones que llegan desde la puerta de casa, al inicio de la temporada, hasta la cocina, en el episodio final. En un principio tenemos una buena sensación, con una evolución de los personajes acorde a la situación vivida al final de la primera temporada, dándonos esperanzas de una temporada redonda y potente. Y, sin embargo, esta se queda en un intento y nos deja con las ganas. Eso si, parte de esa evolución se queda en los personajes. Menos mal, algo es algo.
-Desde luego se le arriman todas al 'pobre' de Keiichi-

No todo es tan malo ya que puede llegar a ser incluso peor. Tanto ii somos aficionados como adictos al anime, veremos cierto tufillo a series como, por ejemplo, Love Hina. ¿Qué aspectos de Love Hina aparecen aquí? Nombro sólo un detalle: dentro del universo de esta serie, a Keitaro Urashima (el protagonista) le aparecen muchas pretendientas en la residencia Hinata, por no decir en el resto de ubicaciones. En Aa! Megami-sama suelen aparecer en el templo Tariki Hongan y casi siempre intentan acosar a Keiichi. Me recuerda también este aspecto un poco a Carlos Fabra, siempre le toca a él.

Pero no sólo de Love Hina vive Aa! Megami-sama, y así otra de las referencias tiene como nombre una serie muy televisiva, además de gamer: PokèmonEl parecido de los enemigos de las diosas con el Team Rocket es tan flagrante, que sólo con poner aquí un pequeño ejemplo es suficiente para confirmar el parecido: los planes de Marller, por ejemplo, son absurdos, ridículos y tan infantiles, por no hablar de la poca 'madurez' en la actitud de un demonio de su categoría (dichas reacciones parecen sacadas de Excel Saga). Ya lo de escapar cuando las cosas salen mal, incluso volando, es de traca. Algo muy preocupante para un guión que debería ser algo más maduro. Y es que las reacciones de los protagonistas, sobre todo las de Belldandy y Keiichi, van por el mismo camino en algunas ocasiones. No obstante, no llegan a dicho nivel hiper-alarmante.
-Cuando lleguéis a esta escena lo comprenderéis-

Existen otros detalles dentro del guión que tampoco me encajaron. El monje del templo aparece en dos ocasiones con reacciones en ambas situaciones algo estrambóticas, sobre todo en la segunda, que aparece para después irse sin una razón aparente. Sin embargo, el detalle que menos me gustó, es el que tendría que poner la guinda al 'empalagoso' pastel de estas dos temporadas.

El final a pocos episodios aparenta muy interesante, desde luego tuvieron en las manos la posibilidad de enmendar muchos de los errores que ya venían arrastrando de episodios atrás pero, como la evolución de los personajes, esto se queda a medias. Y eso sin hablar del episodio final, donde todas mis esperanzas se cayeron en un pozo. Desde luego, mis expectativas en esta temporada fueron demasiado altas para lo que ofrece el anime, y ello es un error mío por confiarme.
-Y colorín colorado, aquí la nota ha llegado-


LA NOTA:

Desde luego, quien espere que esta segunda temporada supere a la primera se va a llevar un buen palo. Por ello prefiero que vayáis con miedo y pocas expectativas, a ir con ilusión y llevarse un chasco importante. Por suerte la calidad técnica mantiene a esta temporada en donde el guión falla clamorosamente. Por lo que le voy a dar una D. Aunque personalmente bajaría más esa puntuación.




> Aa! Megami-sama - Fighting Wings (Hiroaki GodaAIC, 2007, 2 OVAs)
Tenemos en esta ocasión entre nuestras manos un especial por el 20º aniversario de la saga. Entendiéndose que el aniversario es por el estreno del manga en 1988. Aunque a mi las cuentas me dan 19 años, no 20. Ya sabéis, cosas del IVA. Además, lo de especial... en mi tierra 'especial' quiere decir que es algo extraordinario y, por lo general, bueno. Ayayay...

No hablaré mucho sobre tecnicismos en la serie, seré breve en este párrafo. Imaginemos por un momento la segunda temporada de la serie. Mismo dibujo, mismos colores y trazos. Es lo que hay. Sin novedades en el frente de guerra. Bueno, una novedad sí que hay: tenemos un nuevo opening y ending, porque el resto de la música es... igual.
-Ésta es Lind, la marca china de los chocolates-

Pero eso no es lo que nos lleva a venir aquí. ¿Qué trae de nuevo, viejo, este especial de dos ovas de... ¿¡20 minutos cada una!? Wow, debió de haber pasado Botín y soltó unos cuantos milloncejos, pero de los falsos, porque no me lo explico. Vale, que igual la crisis (que todavía acababa de asomar) la que pudo perjudicar en demasía este especial, pero recordemos, ES-PE-CIAL VEIN-TE A-NI-VER-SA-RIO DE AA! ME-GA-MI-SA-MA. Vamos, como querer celebrar el cuatro de julio en USA con una cacerolada.

Y ahí acaba la cosa, de empezar me refiero. El guión, ese gran incomprendido en series y películas, tiene un turbo metido para contar, lo que en una OVA de hora u hora y media se podría relatar de manera pausada, en apenas 40 minutos (contando el metraje total de los dos episodios, toda la historia. El argumento en esta ocasión me parece acertado: un engendro celestial se dedica a atacar a las diosas en el cielo, pero éste parece bajar a la Tierra, siendo perseguido por una de las valkirias.
-Tendremos un montón de chicas y ángeles para escoger-

¿Es o no es una buena base? Pues nada, cuanto más aceleran, más calentito me pongo. Calentito de querer hablar más de la cuenta y montar un buen lío. Desde luego, si hay una buena idea, hay que aprovecharla para bien. En este especial se esforzaron para que pareciesen dos capítulos más de la serie, sin tratarlo como una OVA y sobre todo como se merece un especial.

Y ya paso de profundizar demasiado en el comportamiento de los personajes. Sólo indicar que estos siguen manteniendo un comportamiento que está fuera del lugar del que se les presupone, además de ser muy predecible. No confundir con las actitudes de los mismos. Lo que me pareció de traca es el Team Rocket, perdón, los demonios. Y aquí ya paro porque me caliento.
-...hazte con tooooodos, sííííííííí, seremos mejor al fin...-


LA NOTA:
Desde luego en estas OVAs especiales para el 20º aniversario se apuraron demasiado a la hora de sacarlas del horno. Y es que este pastel necesitaba mucho más tiempo y dedicación. Ya que si uno no cuida lo que es suyo acaba por perderlo o dejarlo deteriorarse y, en esta ocasión, esto se nota muchísimo. Por lo que entre ambas no consiguen más que una E.





-----------------------------------------------------------------------------------------
Y hasta aquí el pescado vendido. La próxima semana terminaremos este mega-análisis de Aa! Megamisama. Así os dará tiempo a descansar y visualizar. Sed buenos :)

0 comentarios: