Castlevania

jueves, 5 de julio de 2018 , 0 Comments


AÑO 5



Esta semana alguien le va a dar al látigo con…



Castlevania (Powerhouse Animation Studio, 2017, 4 CAPS)


Perdonad… snif… pero es que nuestro excelentísimo presidente desapareció… snif… pienso en látigos y me emociono. Pero no os preocupéis, que luego veo un poco de ecchi y se me pasa XD.

Vaya sorpresa la de esta obra de Castlevania, de verdad. Primero porque no me lo esperaba. Cuando la nombraron en el programa del final de temporada de Game Over 
(el 9 de julio de 2017) me sorprendió bastante. Segundo, porque uno de los productores es Netflix, la famosa plataforma de streaming que publicó al completo la obra de la “tercera” sorpresa, un estudio desconocido para mí llamado Powerhouse Animation Studio, una empresa estadounidense creada en 2001. Si hasta ahora no sabíamos nada de ella es porque se dedicó a hacer anuncios, cortos de animación como “Claerks”, minijuegos, cinemáticas para videojuegos y cositas varias. Vamos, trabajos de pequeño calado. En 2010 empezaron a asomar obras de importancia como películas “Jasper Shorts” y series como “It’s a small world: the animated series” (2013), “Henry Danger Motion Comic” (2015) u “OK K.O:! Let’s be heores” (2017). Poquita cosa, pero por algo se empieza, eso es cierto.

Sin embargo, han saltado a la fama internacional con este trabajo basado en los famosos videojuegos de Konami que, por desgracia, nunca tuve la oportunidad de jugar. No me pongáis mala cara, nunca tuve una videoconsola en casa hasta que me compré la Nintendo DS Lite y esto fue en 2007. Anteriormente solo podía jugar en casa de los amigos con su Master System II, MegaDrive, Nintendo Entertaiment System (también a sus clónicos) o PlayStation (la primera y la PS2). Muy triste, la verdad, pero esto fue así. Por cierto, pensaba que había muy pocos juegos de Castlevania, pero me encuentro con un listado cuya cantidad asciende a 39 títulos de este universo, todo para múltiples plataformas desde el año de su primera aparición, allá por 1986.


-Se vende chalet en la periferia, soleado, buenas vistas. Teléfono: 66666...-

Según tengo entendido, la historia del anime no está basada en ningún videojuego de la franquicia, sino que se inspira en los personajes de los mismos y en la ambientación. Concretamente, la historia de este anime tiene la siguiente sinopsis: en el año 1455, una joven aprendiz de medicina llamada Lisa se planta en casa del que era uno de los azotes de la humanidad por aquel entonces, Vlad Drácula Tepes. Que digo yo, que si quieres estudiar medicina y ciencia no te vas a estudiar a la casa del “coco”, pero eso ya forma parte de otro debate. La muchacha debió de caerle en gracia a este vampiro aficionado al empalamiento porque la chica acabó convirtiéndose en su esposa, supongo porque en cuando la vio también quiso “empalar”. Bien, sigamos por dónde lo había dejado. Veinte años después, la inquisición de la época captura a esta mujer y termina por quemarla en una pira con la gastada excusa de que es una bruja. Una vez que Tepes conoce este hecho, clama venganza contra todo ser humano sobre la faz de la tierra. Así comienza todo.

La historia se desarrolla de forma irregular a lo largo de estos 4 capítulos. Tendremos un primer episodio en donde nos relatarán varios acontecimientos con 20 años de diferencia y nos dará la sensación de que todo se relata a prisa y corriendo, destacando los sucesos más importantes. Sin embargo, la narración toma un camino diferente (más adecuado) a partir del segundo episodio, pero no se librarán de esta etiqueta de “producto barato” cuyos principales baluartes son la rapidez en el relato y el poco esmero en que todas las piezas encajen a la perfección y de forma suave, no con el martillo. A esto habrá que sumar una caracterización de personajes algo sencilla, podríamos incluso tacharlos de recurrentes en este tipo de historias fantásticas, pero no nos olvidemos que se trata de un anime muy pequeño de cuatro episodios. No da tiempo a desarrollar nada. No lo digo ya por los arquetípicos protagonistas, sino por los secundarios también. La profundidad, por muy pequeña que parezca, existe al menos, peor sería que ni la hubiese. Para rematar la faena que confirma el poco tiempo de estos episodios nos encontramos con que la historia está inconclusa y da visos a una segunda temporada de una forma muy clara, como si este producto se tratase de un “globo sonda” para analizar al público y ver si tiene acogida. Parece que así es, porque en este 2018 se estrenará la siguiente parte, una nueva temporada de 8 capítulos, pocos para lo que entiendo que deben desarrollar, pero igual meten quinta marcha y en un “pis pas” la completan. ¡Incluso puede haber episodio ecchi de relleno en unas termas satánicas! Ya sabéis, con el demonio metido entre las piernas.


-Conversaciones habituales en un furancho-

Por cierto, que entre una cosa y otra casi se me olvida el listado de personajes. Es el siguiente:

>Lisa de Lupu. Se convierte en la mujer de Tepes (es lo que pasa cuando una rubia llama a tu puerta para que le enseñes ciencia). Por su corta aparición, parece que sabe manejar bien a los vampiros y/o a los hombres, porque si Drácula no te clava los dientes y te da tanta confianza a los pocos minutos de conocerla, algo raro pasa.

>Vlad Drácula Tepes. Me parece del todo extraño que un ser que es inmortal y que maneja las artes oscuras de manera magistral, se dedique a investigar ciencia (o a jugar con ella) en sus ratos libres, que deben ser muchos.

>Trevor Belmont. Es un borracho y pordiosero miembro de un antiguo clan matademonios. Lo veremos aparecer en pantalla con una riña de borrachos en una taberna. Parece que, desde la expropiación de las tierras de su familia por parte de la Iglesia no tiene donde caerse muerto y vaga de pueblo en pueblo para llevarse algo a la boca. Supongo que también para hacer algún “negociete” que le ayude a sustentarse.

Aunque antes critiqué un poco la forma de proceder con la narrativa y con los personajes, sí hay que destacar que las escenas ayudan a adentrarse con facilidad en el mundo fantástico de Wallachia. Además, siempre estarán los recursos de la corrupción de la Iglesia, los de los poderosos y la estupidez del vulgo. Tampoco me olvido de las tonterías de guión y justificaciones sin sentido, como por ejemplo cuando persiguen a un proscrito, que va a ser linchado a manos de una turba y que, con dos comentarios de él sin pruebas en este mismo momento, haga cambiar de opinión a esa turba y al final esta acabe matando a los dirigentes porque sí. En fin.


-Cuando te venden los libros por tallas...-

Respecto al dibujo y a la animación… olvidaos del concepto “anime japonés”, en serio. Recordad mejor obras como Gisaku. Aunque los trazos se parezcan, el relleno de color no, ni de coña. Es muy raro, que no malo, pero colorean de una forma diferente. A los sibaritas del anime nipón podrán mala cara con las primeras escenas (yo lo hice y no me considero especial). Las animaciones también son otro “plato” del que no estamos acostumbrados, excepto si son escenas de acción, ahí todos a decir que sí como p**as.

En cuanto al audio, no habrá mucha queja. Esto es bueno porque la ambientación lo es. Otra cosa ya son los temas musicales de fondo. Muy limitados porque se nota que los repiten en exceso. Lamentablemente no tienen una canción que destaque sobre las otras. La OST hace su función, pero no es la panacea. El tema de apertura será completo en el primer capítulo, ya que en el resto se verá recortado a su mínima expresión. Tiene dibujos sencillos y mucho sombreado (podría decirse que ésa es la técnica de dibujo). Se utilizan dos colores: el negro para el sombreado y otro color para dar contraste y saber qué es lo que está dibujado. La música es instrumental y podría clasificarse como épica. Consigue ambientar escenas varias que os recordarán el universo relatado en los videojuegos (repito que yo nunca jugué con ellos). El cierre, en cambio, es mucho más sencillo, con música gregoriana y créditos sobre fondo negro. También informo que no hay avance del siguiente episodio tras él.


LA NOTA:

Desde luego no es una decepción, pero para los más exigentes podría tildarse como tal. Yo ya estoy acostumbrado a la morralla japonesa, así que ni me sorprendo ni me indigno. Eso sí, las cosas hay que dejarlas claras: la historia es solo la introducción a algo más grande, por lo menos debería serlo pero, aun así, hay muchas cosas por corregir, eso si quieren un anime de calidad. Si solo buscan monetizar, ya pueden olvidarse de una segunda temporada en el blog. De momento, para calentar obtienen una E, gracias sobre todo a una historia completamente inconclusa e insuficiente.


-¡Estas pipas saben a ajoooooo!-

0 comentarios: