Noir

jueves, 1 de agosto de 2019 , 0 Comments


AÑO 6



Esta semana estaremos servidos de femme fatale con…


>Noir (Bee Train, 2001, 26 CAPS)



Antes de nada quiero dejar claro que el concepto de "femme fatale" porque no quiero confusiones. No os imaginéis a una mujer como las que aparecen en las películas de espías como las de James Bond, que salen despampanantes del agua, en la playa o que te exprimen en una cama de 2x2 con sábanas de seda y una técnica de piernas capaz de sacarte hasta la última gota. No, con el término de "mujer fatal" me refiero a mujeres que son capaces de sacarte la última gota, sí, pero de sangre. Olvidaos de besitos y caricias, el cuchillo siempre irá por delante.

Y por delante de mí, claro está, va mi primo Zalo, el artífice de recomendarme este anime allá por la época de la polca o principios de la década de los años 2000, no lo recuerdo bien. No solo por la temática de asesinos a sueldo, hubo otro detalle que me atrajo por aquel entonces como las moscas a la miel: la OST. No obstante, de este punto hablaré más adelante, como viene siendo habitual. Ahora me gustaría adentrarme un poco más en este anime.

La historia se basa en un guion original y, por lo tanto, no es una adaptación de otro medio. No sé qué opinará José Solano, ha de estar destrozado, como mis abdominales de tanto reír imaginándomelo, aunque igual va a peor cuando conozca el nombre del estudio: Bee Train. Pero vamos a ver. ¿Quién en su sano juicio llama "tren de abejas" a su estudio? ¿Fue por una apuesta? Eso tendría una explicación, pero sin alcohol de por medio, poco puede hacerse para no quedar con cara de circunstancia mientras lo aclaran. Bueno, para los que no conocen a este estudio, indicar que su web sigue activa a pesar de que no publican nada desde 2012, cosas del calendario maya. Eso sí, estamos hablando de un estudio fundado en 1997, con 19 animes producidos en su haber, uno de ellos es Madlax, otra serie de asesinos que quizás aparezca por el blog y es que es una de las pendientes de mi lista desde hace años. Tiempo tuve, cierto, y los tengo en carne viva como prueba de que todavía no lo vi.

Pero a lo que vamos, que si no me voy por las ramas como el mono que soy. La sinopsis de este anime me resulta algo complicada de explicar sin que suelte algún SPOILER que le saque los ojos al prójimo, por lo que intentaré ser comedido. "Un día cualquiera, Mireille recibe un email misterioso para conocer parte de su pasado, un pasado oscuro, lleno de sangre y muerte, todo ello estremecida por una canción familiar". Esto podría agravar el trauma de la joven, lo digo por recordar las muertes y la sangre, pero Mireille es una asesina a sueldo, así que "teóricamente" no le tiene que afectar tanto. En el lugar acordado, se encuentra con Kirika, otra "amnésica" que necesita recobrar los recuerdos de su pasado, además de descubrir quién es en realidad. Juntas acordarán arrojar luz sobre esos misterios mientras agujerean enemigos.


-Es la hora de las tortas balas-

Bien, puedo sentirme orgulloso de no haber soltado algún dato fuera de lugar. Cierto es que está desubicado ese concepto de asesino a sueldo en el centro de París, viviendo en un ático como si fuera Ignacio González, pero son cosas de los creadores del anime. Si da la casualidad que algún asesino a sueldo lee esta reseña entre fiambre y fiambre, le pediría, por favor y sin plomo de por medio, que nos aclare este "ideal" de vivir cojonudamente en un piso de la capital sin que la Interpol meta las narices.

Quitando la tontería ésta de vivir como un marqués, la historia de Noir está bien llevada, notándose el toque de estilo policíaco, sin que nos pique la nariz, ya me entendéis. El ritmo en la narración es bueno, no sueltan datos seguidos y sin sentido, aunque, a veces, pequen de repetir la dichosa escena del reloj de mano y la musiquita. Aun así, como dije, está bien llevado el relato. Nos entretendremos con algunas peripecias de las protagonistas hasta que, poco a poco, aparecerán en pantalla datos de importancia para resolver el misterioso pasado de las chicas.

Aunque pueda parecer relleno o algo casi despreciable, me refiero a los capítulos donde se relatan los asesinatos concertados, vemos la forma de actuar de las chicas, cómo cooperan y una ambientación que, lejos de parecer fantasiosa, la he notado más "realista" de los que se muestran en películas y series de TV. Y, a decir verdad, me ha encantado.

Otra de las cosas que me gustan, a pesar de que no se nota tanto como en otras series (yo así no lo noté) es la calidad de los personajes y su riqueza en los datos que nos facilitan para ver qué tal empatizamos con ellos. La única que noté algo distante (y que no me importaba mucho) es Chloe, ya que su comportamiento resulta extraño y, quizás, difícil. No ocurre esto con las dos protagonistas o, incluso, con Altena. A continuación, os resumo los principales personajes de este anime:

>Mireille Bouquet. Esta chica de rubios cabellos es de nacionalidad francesa y tiene su vivienda en París, como dije anteriormente. A pesar de su hermosura, esta mujer es una de las más efectivas asesinas por encargo del mundo.

>Kirika Yumura. Toma conciencia siendo una "estudiante" en un instituto japonés y, por alguna razón que no se explica (o inexplicable), se pone en contacto con Mireille para conocer un pasado que parece que les es común. A pesar de no saber quién es realmente, aplica, de forma instintiva, técnicas para matar como si se tratase de una magnífica sicaria.

>Chloe. Se hace llamar la "Noir" auténtica, siendo la mano ejecutora de una sociedad secreta llamada "Soldats". A pesar de su falta de empatía hacia todo lo que respire, siempre muestra cariño y alegría cuando se encuentra con Altena.

>Altena. Es la sacerdotisa de la sociedad secreta "Soldats". Cuida de Chloe y mueve los hilos para conseguir sus objetivos.


-¿Faye? ¿Eres tú?-

Existen, cómo no, otros personajes mucho menos importantes, que tienen una aparición fugaz en la serie. Es por eso que no están adjuntos en un breve listado.

Respecto al dibujo, estilo y animación, sí confirmo ese "patrón" en las series de finales de los años 90’s y principios de milenio. No solo se nota en el estilo de peinado, más plano que en las series actuales, sino también en la forma de los ojos. Series como Cowboy Bebop, Trigun, aunque sobre todo R.O.D., confirman esa tendencia. La calidad, eso sí, no es mala ni mucho menos, pero sí que puede notarse algo inferior, eso ya según gustos. Lo que sí me gustó mucho fue el tipo de animación en las escenas de acción y el cambio de toma continuo que aporta más énfasis y tensión al momento. Además, los movimientos de las armas al disparar (retroceso del carro o corredera, la salida de los casquillos, el humo de la pólvora…) es un plus tan bien logrado que se mantiene a lo largo de la serie. Es un detalle que se agradece. Eso sí, hablando de detalles, la calidad de los fondos/segundos planos peca de pobreza, en algunos casos excesiva, y de ahorro de esfuerzos. La serie no es un portento como Golden Time o Zankyou no Terror y se nota, pero no llegaremos a límites como Excel Saga o NieA Under 7. Menos mal.

Cambiando de registro, el apartado sonoro llega a ser lo más destacable de la serie. No es que el resto sea malo, pero sí se nota una mejor calidad que el resto. Vamos, que le han puesto más mimo. Es un acierto en el estilo musical utilizar lírico y, también, instrumentos como los violines, dando un toque ligeramente épico. Si a esto le sumamos una mezcla electrónica, tenemos un cóctel excelente para escenas de acción como son los temas "Canta per me" y "Salva nos". A todo esto, debemos sumar unos muy buenos efectos sonoros, encabezados por los sonidos de las armas, diferentes en las dos protagonistas, ya que utilizan una Walter P99 (como la de James Bond) y una Beretta M34 (o modelo 1934). Los efectos también son destacables, sobre todo en ese eco en las alcantarillas.

Si nos paramos en los dos temas "principales", vemos que el opening tiene un tema musical algo extraño, sobre todo por el ritmo marcado, pero también con la mezcla de sintetizador y violín. Respecto a la animación, aparecen las dos protagonistas (y algún personaje más) en una ambientación de lucha, muerte, juego y alcohol. El ending, en cambio, es un tema más lento y suave que va "in crescendo" hasta convertirse en un tema melódico. La animación es muy sencilla, con pocos trazos y una gama cromática limitada.


-Ningún anime sin pechuga-

Y llegamos, al fin, al último apartado del análisis, conocido por tod@s en dónde tengo algo de manga ancha para soltar lo que me venga en gana o casi XD

>Hay situaciones que me resultan incomprensibles. Si Mireille es una asesina profesional que no se separa de su Walter P99, ¿por qué cojones tiene miedo a una loca con una daga? ¿Es que no vio Indiana Jones?

>Si antes me explayé en lo maravilloso del apartado sonoro, sí es cierto que no todo son luces. Hay alguna sombra como los ruiditos de los cuchillos cuando se empuñan, como si estuvieran golpeando o tocando algo, pero no es así, solo tienen aire a su alrededor. La coña es que parece que los estuvieran afilando con una chaira.

>En el capítulo 10, en ciertos momentos, algunos de los personajes (no me refiero a las protagonistas) se mueren antes de alcanzarle las balas. Lo conocido como la técnica "maldito cocinero".

>Hay más detalles sobre la vida de los sicarios que me llaman la atención. Supongo que cobrarán una cantidad por los asesinatos que cometen, pero ¿realmente es tan poco como para comprar bisutería en un mercadillo? Ni que cobrasen como un operario chino de fábrica.

>También tenemos sucesos inexplicables como los que ocurren en el capítulo 15, en dónde podemos observar cómo alguien sobrevive a la explosión de una granada a muy poca distancia. No me vale la excusa de que "era de baja potencia" porque destrozó la estancia con la onda expansiva. Alegaré "poca inteligencia" a las lumbreras que estuvieron detrás de este "invento" de supervivencia.

>En el capítulo siguiente vemos a un numeroso grupo de mafiosos mirando para una chica sospechosa ¡y no le disparan! Las balas deben de estar caras. Podría ser que la chica estuviera desnuda o "en proceso de", pero no, arregladita desde los zapatos hasta el peinado.

>En el capítulo 21 tenemos a Íker Jiménez investigando un suceso paranormal extraordinario: balas que hacen recobrar la memoria, como las hostias que te ponen a bailar.

>Por último, tenemos otro caso graciosísimo en el que una única persona se enfrenta a un montón de pistoleros a los que les gusta mirar (no hay otra explicación) armada únicamente con un pico. Eso sí que es esgrima vasca y no la de "Conan".


LA NOTA:

¡Ayayayayay!” Como diría la abeja de "Los Simpsons", ya llegamos al último suspiro de este análisis de una serie de ese desconocido estudio Bee Train. Las sensaciones que nos deja son bastante buenas, no obstante, hay mejores opciones de la época, para qué nos vamos a engañar. A pesar de lo bien que lo hicieron, la historia no tiene tanto gancho y parece que no cala lo suficiente hondo para enamorarnos de ella, sin embargo, tenemos un apartado musical que conjuga perfectamente, tirando de nosotros para seguir viendo el anime. No obstante, el apartado musical, al igual que el estético, no cuentan para una nota en dónde se valora el guion, el tratamiento de la historia y de los personajes. Es por esto que Noir obtiene una C.



0 comentarios: