Kiss x Sis

jueves, 13 de agosto de 2020 , 0 Comments


AÑO 7



Esta semana le pediré a mi hermana que no se me acerque porque estoy algo paranoico con…


Kiss×sis (feel., 2010, 12 CAPS)



Bueno, estoy un poco de broma (¿Yo? ¿De broma? ¿Cuándo?) con lo de mi hermana, pero no por la paranoia, que eso ya lo tengo de serie. Qué se le va a hacer, no todo van a ser bond
ades. Y si a eso le sumo una psicopatía, lo bordo.

Pero aquí no estamos para hacer de psiquiatra ni meternos pastillas como si estuviéramos en la última rave de nuestra juventud, sabiendo que, al día siguiente, empezará el día uno del resto de nuestras vidas, es decir, la vejez. ¿O es que acaso tenemos ganas de salir de marcha hasta el amanecer tal y como hacíamos con 18 años? No me lo creo. A partir de los 30 lo único que queremos es ir temprano a la cama, taparnos con las mantas y ver una peli o, en el caso que la conexión a internet sea una basura y no lo permita, hundir la cara en el pecho de la pareja correspondiente. Ojo cuidado no os ahoguéis los afortunados.

Estamos aquí (que ya perdí el hilo en el párrafo anterior XD) para rendir culto al mes de la fruta. Melones, peras, plátanos, melocotones… que no se diga que no honramos al veganismo comiendo carne hasta que nos salga la sangre por la nariz. Fue gracioso cuando propuse la idea, no tanto cuando ya estaba saturado de tanto "filete". Mira que soy tonto.



>Sinopsis.

Keita es un estudiante de secundaria que se prepara para avanzar de nivel y conseguir entrar en la preparatoria. Pero Keita no solo vive para el estudio (tiene gracia teniendo en cuenta que es un estudiante mediocre), sino que también sale con sus amigos y tiene una buena relación intrafamiliar a pesar de que su padre se casó otra vez. Su madrastra trajo con ella un par de hijas gemelas idénticas que son un poco mayores que nuestro protagonista y que profesan un amor intenso por el chaval. 


-No sé si será peor que estén o que no aparezcan por casa-

Hay que tener en cuenta que viven en la misma casa desde que eran pequeños y esa relación se fue fortaleciendo (yo diría que se ha enquistado) hasta llegar a día de hoy, donde ahora la inocencia ya se está perdiendo y el "palitroque" es el nuevo juego de moda entre las chicas. Y estas dos jovenzuelas, en vez de buscar el "brick de zumo" fuera de casa, prefieren agitar el "arbolito" de la habitación de al lado a ver si caen algunas naranjas para supervitaminarse y mineralizarse de rodillas y con la boca abierta. No sé si se me entiende. ¿No? Pues pasemos a la siguiente sección para desarrollar algo más esta perversión.


>Guion y narrativa.

Bueno, estamos ahora en la sección de al lado, ésa que es más grande que el recibidor, pero no tanto como el jardín del patio de atrás, donde enterramos los cadáv… los huesos del churrasco. Aquí podré explicaros, con calma, todo el mejunje que está mezclado en Kiss×sis.

Comenzamos con la historia. Ya en el primer episodio nos muestra a las dos hermanas obsesionadas con su hermano, hasta tal punto que lo reciben cuando llega a casa con unos bollos calientes o, como dicen en América, con unas galletas de azúcar. Esto, que puede hacernos entender que hay un comportamiento antinatural o borbónico, se nos aclara ya al final del capítulo con el detalle, importante o no, eso ya según lo tome cada uno, que no son hermanos de sangre, sino que son hermanastros con distintos padres y madres, por lo que no habría problema ninguno a nivel de tara genética (la mental, ya tal).

Bien, y tras esta aclaración que me recuerda a cierta serie española con un "cantante" de por medio y a una muchacha con cierto parecido razonable a una chica con la que salí unos meses, pasamos al meollo de la cuestión. ¿Qué tal se comporta el guion de esta temporada?

Pues si os soy sincero, resulta que eché de menos a Love Hina. Sí, la serie animada (el manga se entiende que está mucho mejor) a pesar de ser algo floja y con un final poco incierto, por no decir que fue una mierda, le da unas cuantas vueltas a este experimento de incesto cuántico, que abres la puerta de la habitación y no sabes si están estudiando, dándose el lote o todo a la vez. El único hilo conductor de la serie, el que puede unir todos los episodios, es el de los exámenes de Keita para el acceso al mismo instituto de preparatoria en el que estudian sus hermanastras, en un claro ejemplo de como salir de la olla y caer en las brasas. Y ya sabéis que dice el otro refrán de la olla, que ahí no debes meter la


-A Riko le gusta que el pepino del gintónic no le coja en el vaso de tubo-

Poco más que añadir. No hay más peso argumental que el que os indiqué más arriba. El resto de las ideas del estudio se basan en las situaciones subidas de tono que protagoniza el bueno de Keita. Situaciones del tipo: necesito reforzar el estudio para los exámenes y no hay mejor manera de aprender y memorizar la lección que el cuerpo semidesnudo y escrito de una joven virgen que vive contigo en una habitación contigua. Sin embargo, el problema no está ahí. Si me da igual que los pillen en pleno bombeo mientras la hermana de turno está a 20 uñas. Lo chocante es lo forzado de las situaciones, que llegan a un nivel que no se encuentra lógica alguna. Por ejemplo: una chica cualquiera se va al baño porque necesita vaciar de "arcoiris" la vejiga pero se deja un pequeño libro o diario (a estas alturas de la historia da igual). En ese momento, nuestro héroe aparece para devolverle ese objeto personal que tanto necesita. O no, hasta aquí puedo pasar esta tontería, pero no creo que necesites papel extra si ya hay en los lavabos. No obstante, ya que está el protagonista con ganas de ayudar… Bien, pues no se sabe a causa de qué (paranoias, celos de las hermanas o ganas de magrear, quién sabe) a la chavala se le olvida que debe "aligerarse de líquido" hasta poco después, repitiéndose este ciclo de "quiero mear y no puedo" a "ya no tengo ganas y voy cogida de la mano de este violador en potencia".

Y así con todo. Vale que me da un poco igual pero, al menos, que se esfuercen un poco. Ya no pido mucho y, en cambio, al final la historia no aporta casi nada. Eso sí, lo bueno de este anime es el detalle de las situaciones más íntimas, donde se regodean con todo lo obsceno, picante y erótico que puede llegar a ser el momento en el que un chaval se enrolla con su hermanastra. Toqueteos, besos, situaciones un poco incómodas y hasta envidias serán en pan de cada día y los adictos a este tipo de ecchi, tirando a erótica suave, estarán encantados.

Otra cosa ya distinta es el conjunto de OVAs que suponen un "avance" en la historia, ojo a las comillas. Y no las pongo en una sección aparte como serie porque no aportan nada más que nuevas escenas subidas de tono (o más todavía), llegando a un nivel de porno ligero donde, eso sí, no se muestran explícitamente los genitales o los pezones de las chicas. Todo muy infantil en ese caso, sobre todo para no ver los molestos rayos de luz que censuran partes del cuerpo humano mientras el protagonista hunde los morros en los pechos de una de sus hermanas o se regodea bebiendo las mieles del éxito entre las piernas de la otra. En esta "segunda" temporada no sabremos cuál será la historia principal porque no habrá ninguna, ahora ya no tienen excusa para no mostrar todas las perversiones de una familia a la que poco le falta para que el padre también aproveche y cate a las mozas en pleno éxtasis del látigo cepa.


-Esta noche la pechuga está prohibida-

Como podéis adivinar, la narrativa y el guion son simples como el mecanismo de una rueda. No obstante, tampoco me voy a olvidar de los detalles acerca del conjunto global incluyendo, por supuesto, los del final de la serie. Al igual que en otros análisis, las sensaciones que me aportan son claves (o eso creo yo) para ayudaros a descartar alguna obra no deseable. Aunque, visto lo visto, con esta serie es posible que hayáis una excepción y poco os importe como termine la historia que relata el amor que profesan estos jóvenes. Cosa que me recuerda a las películas porno. Que levante la mano quien haya visto una película porno entera con el final incluido. Ya veo, ni dios, ni siquiera los directores de esas mismas películas. En fin, que si os importa el final ya os ahorro este sufrimiento. Es acorde con la historia de la serie, dando también unos trazos que nos hacen sospechar de una continuación, tal y como indiqué anteriormente pero, si se ve la serie y no se sabe de ello, muy probablemente nos demos cuenta que algo queda por explicar en este puterío entre hermanastros.


>Personajes

En cuanto a los personajes confirmaremos, a las primeras de cambio, que son simples, aunque bien estructurados. Todos tienen sus clichés y no nos complicarán la visualización con actitudes fuera de su patrón habitual de comportamiento. Ya os advierto que no son muy profundos y que conoceremos sus inquietudes o pensamientos con el paso de los capítulos, cosa que me resulta algo sorprendente (para bien) teniendo en cuenta el tipo de serie que tenemos entre manos. Desde luego es un aspecto que da un plus y que otras series más "normales" respecto a géneros sueñan con tener.

A parte de este aspecto, no habrá mucho más que decir para un ecchi que cumple, casi a rajatabla, el patrón estipulado para un tipo en concreto de series: el harem. Tenemos a un protagonista medio idiota y medio pervertido; una protagonista que está enamorada del chico y que algunas cosas le salen bien para estar con él y otras no tanto; una co-protagonista que compite con la otra chica (en este caso tenemos a las dos gemelas); una tercera competidora que no se sabe si va o viene y que queda en segundo plano de la competición amorosa; una cría que va tras el protagonista; una adulta (o en su defecto una chica madura y distante) que, por alguna razón por la que ni siquiera la informática cuántica es capaz de explicar, acaba sintiendo cierta predilección por el chaval. Falta el competidor (o competidores) que rivalizan con el gallo y que intentarán camelarse a las chavalas o, en su defecto más clásico, a la protagonista. 


-Sabes que todo puede mejorar cuando metes a Kojima en la serie-

Pero tampoco vamos a poner nombres a los papeles que se interpretan en esta serie, que tampoco es tan difícil saber quién ocupa cada lugar al poco de ver el anime. Así que no voy a contaros nada que no vayáis a saber cuando os pongáis a ver la… Vaya, parece que está llegando una comunicación de última hora:


“Todavía te falta por exponer los personajes principales de esta serie, así que no hables tanto, que igual quedas en ridículo".

Pues parece que tiene razón, así que dejaré de ser un bocachanclas durante un instante y cerraré el buzón para no hablar de más.

>Keita Suminoe. Es el protagonista. Este chaval, que en un comienzo parece que está algo cohibido y mantiene a raya la tensión sexual con sus hermanas, acabará por caer en los brazos de ambas para ir metiendo lengua y lo que no es la lengua allá por donde pueda.

>Ako Suminoe. Es una de las hermanas gemelas. En esta ocasión Ako parece ser mucho más "formal" y colaborativa en las tareas domésticas. Me refiero a "colaborativa" porque su ayuda suele tener buenos resultados, como por ejemplo en la cocina. Y sabiendo que a un hombre se le puede conquistar fácilmente por el estómago, pues qué queréis que os diga, la muchacha tiene muchos puntos para acabar ganando el amor de Keita.

>Riko Suminoe. Es la otra hermana gemela. Al contrario que Ako, Riko se nota un poco más lanzada y desinhibida, además de ser más extrovertida y hasta divertida. Por contra, la cocina no es lo suyo, a menos que quiera matar a alguien, entonces ahí sí que tiene buena mano. Bueno, para envenenar comida y para agarrar el "mango" de la sartén, ya me entendéis.

>Miharu Mikuni. Es una compañera de instituto de Keita que acabará teniendo algo más que una sencilla amistad debido a la manquedad del protagonista. Qué casualidad que sea la más pechugona del curso, ¿eh?, y no miro para nadie feel., que sois muy listos a la hora de dibujar y relacionar, pero no a la hora de desarrollar. Porque ya me diréis vosotros qué lógica tiene que a la chavala se le dé por crear un trauma de incontinencia urinaria y que cada vez que vea a Keita se quiera ir patas abajo.

>Mikazuki Kiryuu. Esta joven es la kouhai de Keita. Para quienes no sepan qué significa se lo aclaro ahora mismo: un/a kouhai es el alumno/a más reciente que entra en el instituto o colegio (aunque también sirve para otras organizaciones o empresas) respecto a uno más antiguo, es decir, que los alumnos de 5º curso son los kouhai de los alumnos de 6º, por poneros un ejemplo. Siguiendo con la jovencita, esta rubia de ojos granates está encariñada con el protagonista, tanto que se podría decir que está enamorada de él. Que sea más joven no quiere decir que sea más tonta y la chavala compensa (con creces) esa diferencia de edad en su desarrollo físico yendo algo más allá en la perversión con su senpai.


-Pues ya de paso que vienes, trae cervezas-

>Yuuzuki Kiryuu. Es la hermana de Mikazuki y da la casualidad que, además, es la profesora de Ako y Riko. Cómo no, descubrirá el pastel entre estos tres y tratará de evitar que consumen ese amor devolviendo el rebaño al camino. Sin embargo, una puede tener mano dura, ser recta e imperturbable o, en cambio, puede ser una otaku que vive sola y que, a pesar de estar de buen ver, no tiene pareja y esta a estrenar. Cosa que no me termina convenciendo pero… estamos en Japón, donde todo es posible, como que una profesora se masturbe con el sudoroso uniforme escolar de un joven estudiante menor de edad.

>Los padres de Keita, Ako y Riko. Normalmente, en las series de harem, suelen ser unas figuras inexistentes porque siempre están fuera de casa y es entonces cuando el gallinero se va a tomar por culo y los gallos violan a las gallinas. Lo que no tiene mucho sentido es que estos dos echen más leña al fuego preguntándose cuál de las dos hermanas conquistará el corazón de Keita, dándole ánimos para que arrime la salchicha a las dos pretendientas y decida con cuál quedarse. Para eso que se fueran a trabajar al extranjero, ¿no?

También tendremos algún que otro personaje a mayores, pero ya muy secundario. Principalmente serán amigos de Keita y compañeros de clase que, básicamente, podríamos eliminarlos de la trama y no se notaría su pérdida.


>Animación

Estamos en 2010 y, para ser sincero, no la veo muy mal, aunque sí del montón. Los colores suelen ser luminosos y claros, con abuso de los tonos pastel. Raro será ver alguna escena oscura a menos que quieran darle un toque tétrico. También recortan en movimientos, en fondos y escenarios.

Obviamente el interés está en los personajes y en las acciones picantonas que nos mostrarán cada poco tiempo, con detalles bastante claros, las bondades de la anatomía humana. Sobre todo de la femenina.


-¿Es cosa mía o el mito de la parálisis del sueño ha cambiado?-

Efectos habrá unos pocos, con los típicos brillitos que se muestran en los pensamientos de los personajes cuando se imaginan situaciones variadas, aunque aquí lo único variado es si alguien está en pijama, medio desnudo, saliendo de la bañera con una toalla ocultando el "colgador" o con un micro-bikini que tapa lo justo y nada más.


>Sonido

Ésta es, para mí, la peor parte del anime y de las OVAs. Y pongo en conjunto a ambas porque no hay cambios exceptuando los opening y ending. La música que ambienta las diferentes situaciones es aburrida y previsible. Llega a ponerme nervioso para mal y deseo únicamente los momentos en los que no suena y solo está el sonido de ambiente.

Las voces y los efectos son lo mejor de esta sección (tampoco es tan difícil teniendo en cuenta el otro aspecto de este apartado técnico), aunque resultan ser del montón si se ven comparadas con el grueso de animes de esos años. Afortunadamente no habrá diafonías ni experimentos raros como ocurren en otras series, por lo que podremos estar tranquilos en ese sentido.

Si hablamos de openings hace un rato no es por capricho, sino porque son algo ciertamente interesante de revisar como demostramos cada semana análisis tras análisis. En primer lugar tenemos la apertura de la primera temporada, titulada "Balance KISS", y que lo cantan las seiyuu Ayana Taketatsu y Yuiko Tatsumi; encargadas de poner voz a Aki y Riko, respectivamente; con una base electrónica en un tema de anime genérico que sirve para todo tipo de series juveniles como la que estamos reseñando. La animación se centra en los tres protagonistas rodeados de corazoncitos por doquier.

El de las OVAs es otro tema electrónico con una base algo más contundente, aunque con las mismas intérpretes. ¡Que no falten los recortes! Titulado "Futari no Honey Boy", nos muestra que de un opening normalito como el de la primera temporada puede venir otro peor y más soso, tal y como se confirma con la animación genérica de personajes y situaciones cotidianas, pero no las mismas habituales perversiones que nos muestran en la serie.

-Cuando te mencionan un cosplay de Bolita y no te dicen cómo-

Respecto a los ending, tenemos el de la primera temporada titulado "Our Steady Boy" y que lo cantan YuiKaori, un grupo idol de dos chicas que, además tienen colaboraciones con videojuegos para sus temas cantados. La canción puede gustar más o menos (a mí no me gusta nada), pero lo que sí resulta llamativo es el CGI que muestran de las dos hermanas bailando porque está genial, de verdad, se lo han currado (al menos solo eso), ya que el resto es muy sencillo, con créditos sobre fondo negro y un escenario sencillo con un decorado sin movimiento.

Terminamos ahora con el último cierre, el de las OVAs, con un tema simple en música y animación. La interpretación corre a cargo de Nana Takahashi, que también colabora con Hanamaru Kindergarten y Yawaraka Sangokushi Tsukisase!!, un invento de GAINAX y otro de un estudio desconocido que tampoco vamos a tocar aquí. No por mi parte. La animación es sencilla, con un aspecto infantil con los tres protagonistas caminando de la mano cuando eran pequeños. Lo que me choca es que se van cruzando por el camino con otros personajes de la serie en su edad actual, por lo que se crea una buena paradoja espacio-temporal de estas que le gustan a mi compañero Jorge García. Antes de que se me olvide, el tema se titula "Hoshizora Monogatari".


LA NOTA:

Terminamos ya por fin, sobre todo yo a la hora de escribir y teclear, que va siendo hora de merendar algo. Y no miento. Ahora mismo, cuando estoy escribiendo esto son las 17:11h de un martes que libré de trabajar porque voy a pringar el fin de semana con una guardia superestupenda.

Pero aquí no os voy a presentar mis penurias, sino mis valoraciones teniendo siempre en cuenta el sistema de valoraciones. En efecto, ese sistema que parece la Constitución española de 1978, que todo el mundo dice que hay que cambiarla, pero que no hay consenso para mover una coma, así que nos jodemos todos y dejamos ese tema tranquilo. Tampoco es que me importe mucho XD.

Tenemos un anime ecchi con toques muy eróticos y explícitos que nos pondrán la entrepierna en efervescencia, sobre todo si nos encontramos en una adolescencia donde todo arde a la mínima por culpa de las hormonas. Así que, si sois de ese rango de edad, quizás os interese ver este anime. Si sois de un rango diferente ya os aviso que hay cosas mejores. Sin duda alguna.

Ya pudimos comprobar en los aspectos técnicos de la animación y el sonido que la serie es del montón. Sin embargo, la nota se da por el tratamiento de la narrativa, el guion y los personajes. En este caso, lamentablemente, no hay mucho donde rascar. Más bien poco. La serie no tiene profundidad y los personajes tampoco ayudan a desarrollar la sencilla trama que nos presentan con la excusa de apretar un pollón o unos pechos.

Puede estar bien si queréis pasar el rato y no os importa que vuestras neuronas mueran a puñados (allá cada uno con su derecho a voto) pero, como ya dije antes, hay opciones mejores y más entretenidas que un harem bastante soso donde la excusa es sacar la lengua antes de dar un beso "inocente" entre hermanos. Que ya tiene cojones eso. Es por esta razón que Kiss×sis solo logra alcanzar E de "esto es lo que hay". Ahí lo lleváis.

0 comentarios: