Amaama to Inazuma (a.k.a Sweetness & Lightning)

jueves, 2 de septiembre de 2021 , , 0 Comments

AÑO 8



Este jueves y un pelín más tarde de lo esperado, me dispongo a ¿saldar? una deuda con los chicos de la revista Otaku Bunka. Y es que un señorito no aprende nunca y, tras preguntarles por el anime al que pertenecía un gif que habían puesto en Twitter enseguida obtuve la respuesta que buscaba junto a su recomendación para verla. Cosa que esperaba menos, para que negarlo XD. Quedándome así ya la "obligación" de verla y el sudor frío resultante del hecho de pensar que tal vez no fuera tan buena idea el hacerlo a la vista de mis "incursiones" por el lado malo del anime. Pero claro, al final me pudo la curiosidad y, tras ver la nota decente que le calzaban en ANN, no pude hacer otra cosa más que acabar trayendo al blog...


Amaama to Inazuma (a.k.a Sweetness & Lightning) (TMS Entertainment3xCube, 2016 , 12 CAPS)

"La cocina como remedio para superar los males"


Basada en el manga de Gido Amagakure y estrenada el 5 de julio de 2016, Amaama to Inazuma es una serie del estudio de animación TMS Entertainment que se asienta sobre los género de la comedia y el slice of life (con el pavor que me causa esto último XD). Pero, ¿quienes son estos del estudio TSM? Pues mejor que yo tal vez os lo pueda explicar D.R Ferro por tratarse del único miembro de este blog que había topado con trabajos suyos (Megalo Box, ReLIFE). Aunque como no está por aquí voy a ser yo quien se encargue de dar las pinceladas claves para conocer a una empresa tan bien colocada dentro de nuestro ranking. Fundada en 1964, la actualmente conocida como TMS Entertainment Co., Ltd, pues a lo largo de su historia ha ido cambiando de nombre, es una de las compañías más antiguas de japón y una de las empresas cuyo nombre nos debería de sonar por contar con una cartera en la que se incluyen obras como Lupin the 3rd, Detective Conan, Bakugan, D.Gray-man o Akira además de participar en la creación de obras "made in USA" como Batman: The Animated SeriesDuckTales Tiny Toon Adventures. Siendo en el año 2010 cuando sufriría su mayor "transformación" al convertirse en una subsidiaria de Sega Sammy Holdings Inc.

Dicho esto y ya para terminar con este primer apartado os diré que la serie fue dirigida por Tarou Iwasaki y que Mitsutaka Hirota se encargó de la composición de la misma. Mientras que el guion corrió en manos de Keiichiro Ochi, Mitsutaka Hirota, Naoto Iyoku y Yoshimi Narita y el storyboard fue encargado a Hiroyuki Yano, Keiya Saito, Kiyoko Sayama, Takashi Sano, Tarou Iwasaki y Yasutaka Yamamoto.


> Sinopsis:

Inuzuka Kouhei es un maestro quien se ha estado haciendo cargo él solo de su pequeña hija después de la muerte de su esposa. Ya que no es bueno para cocinar, él y su hija, Tsumugi, han estado comiendo comida ya preparada de la tienda de conveniencia. Una serie de eventos los lleva una tarde al restaurante de la madre de una de sus estudiantes, Iida Kotori. Su madre no se encuentra, pero Kotori hace lo mejor que puede para hacerles algo de comer. Resulta que Kotori por lo general se encuentra sola ya que sus padres están divorciados y su madre se ausenta con frecuencia. Los tres comienzan a cocinar y comer deliciosa comida juntos. (fuente: Frozen-Layer)

A esto le llamo yo dormir a pierna suelta XD

> Personajes:

Kouhei Inuzuka es el padre de Tsumugi y por ende el protagonista de esta historia. Profesor de profesión y viudo desde seis meses antes de que comience esta historia, el joven hace frente como buenamente puede a la vida para sacar adelante a su hija. Tarea que no es nada sencilla viendo la corta edad de esta pero que no le echará para atrás, sino más bien todo lo contrario. Y es que en su empeño por preparar su propia comida y no tener que recurrir a la pre cocinada para comer el bueno de Kouhei acabará asistiendo a unas improvisadas clases de cocina en compañía de su hija donde no solo adquirirá los conocimientos que precisa sino que también aprenderá a hacer frente a los problemas de la vida.

> Tsumugi Inuzuka es la alegre, dicharachera y simpática hija de Kouhei a la que sin duda alguna reconoceremos de inmediato por su enorme melena. ¿En serio que eso no puede suponer un problema para un niño? Aunque de una forma en principio menos visible que su padre, la pequeña Tsumugi también echa de menos a su madre. Lo cual resulta hasta cierto punto irónico sabiendo que la aventura a la que tan alegremente se sube con su padre, la cocina, tarde o temprano acabará por traer a la superficie esos dolorosos recuerdos. Quedando tan solo en nuestras manos el hecho de descubrir si esta decisión le aportará más alegrías que tristezas :P

> Kotori Iida es una joven quinceañera que asiste a la misma aula en la que imparte clase Kouhei. Por lo que su rostro le debería de sonar de algo de no ser porque su tren de vida le mantiene absorto de todo lo que no sea el trabajo per se. Traumatizada desde pequeña por los cuchillos de cocina la chica en seguida nos deja claro que añora la vida que llevaba antes, cuando su madre no era tan famosa y trabajaba aun en el restaurante familiar. Siendo este, sin duda alguna, el motivo que la empuje a ayudar en lo posible a Kouhei. Iniciando así ambos el "curso de cocina" que se extenderá a lo largo de toda la serie.

Shinobu Kojika. Compañera de clase hasta el curso anterior y buen amiga de Kotori, esta joven de cabello rubio se ve apartada de su amiga debido al cambio de clase y a la labor que ahora debe de desempeñar en su hogar. Aunque esto en realidad no significará una despedida, sino que ambas chicas se volverán a reencontrar gracias a los "cursos" de cocina que se imparten en el restaurante de Kotori.

Yuusuke Yagi es un viejo amigo de Kouhei y la persona de confianza a la que este recurre cuando le falla la canguro. De actitud más desenfadada que él y temperamento un tanto serio, este joven tratará de ayudar a su amigo más allá de cuidar de su hija cuando vea la ocasión o su trabajo se lo permita.

En la imagen la pequeña Tsumugi Inuzuka. Sin duda alguna el alma de esta historia.

La propuesta de TSM Entertaiment nos acerca a la vida diaria de Kouhei y Tsumugi. Un joven padre que es profesor en un instituto de secundaria y su pequeña hija. Descubriéndonos así la complicada vida que lleva este para poder sacar adelante a su única hija. Y es que, al contrario de lo que ocurre en la inmensa mayoría de los animes, en esta ocasión veremos cómo se las arreglan estos dos personajes tanto en su día a día así como en la intimidad de su casa. Quedando también resuelto desde muy temprana hora, y sin necesidad de que nos lo indiquen de manera verbal, el motivo por el que falta un miembro en esta familia. Un tema bastante reciente y que marcará la forma de actuar de Kouhei aún y cuando la pequeña Tsumugi no parezca ser consciente de lo sucedido. Por suerte para el hombre (y también para nosotros, por qué no decirlo) este drama que todo lo envuelve quedará un poco más apartado tras la entrada en escena de Kotori Iida. Una joven quinceañera que se dirige a nuestro protagonista con el calificativo de profesor, aún y cuando él no la reconozca, debido a que asiste a la misma aula que está al cargo de este. Cosa por otra parte normal si vemos su tren de vida. Y así, con la búsqueda de una buena cena que darle a la pequeña Tusmugi, en lugar de la comida prefabricada habitual, será como la vida de estos tres personajes se crucen definitivamente al entrar en el restaurante de la madre de esta chica. Y no solo eso, sino que la verdadera sorpresa vendrá de la mano de la propuesta que Kotori le hace a Kouhei y que nos pillara con la guardia baja.

Continuando con lo visto el episodio anterior, el segundo capítulo nos muestra cómo Kouhei le acabó haciendo una contra propuesta a Kotori para seguir cocinando en su restaurante. Cosa que por otro lado estaba casi obligado a hacer a la vista de la alegría con la que Tsumugi acogió la aventura del día anterior. No obstante y como suele ocurrir en la realidad, llegado el momento los planes de Kouhei se van al traste debido a un imprevisto. Motivo este por el que apunto está de dar media vuelta de no ser por la insistencia que pone su hija en quedar en el restaurante para hacer la cena. Empezando así una nueva aventura culinaria que en esta ocasión nos ayudará a descubrir el handicap de Kotori y que, a su vez, nos dejará claro que los tres personajes poseen problemas a los que se deben de enfrentar para continuar con sus vidas. Por lo que solo nos resta mantener la esperanza de que el resto de episodios no se vayan por las ramas y nos permitan ver la evolución de nuestros personajes.

Las "aventuras culinarias" nos llevan, en esta ocasión, a descubrir el motivo que mantiene ocupada a la madre de Kotori al tiempo que su hija se muere de vergüenza XD. No obstante, esto no será más que una distracción de cara a conocer el verdadero suceso que ocupará todo el capítulo y que afectará de manera especial a la pequeña Tsumugi. Dejándonos ver así lo crueles que pueden llegar a ser los niños pequeños. Y así, partiendo de acontecimiento, será como la receta culinaria que prepararan en compañía acabará por levantar el ánimo de la pequeña y arreglar las cosas para el bien de todos.

Kotori y Kouhei en una de las muchas "reuniones culinarias" que mantendrán en el colegio para planear el siguiente plato a preparar.

¿Os acordáis de que era lo que odiaba Shin-Chan? Exacto, los pimientos. Y por lo visto no es el único niño japonés al que le pasa esto. Ya que el cuarto capítulo nos descubrirá como la pequeña Tsumugi tampoco los puede ver delante. Y eso, en el episodio dedicado a las legumbres, le complicará las cosas a un padre que tratará por todos los medios de que su hija coma variado. Una divertida aventura en la que nuestra pequeña protagonista realizará un viaje culinario de descubrimiento para no hacerle ascos a las legumbres. O casi XD

El capítulo de las rosquillas nos deja con la reaparición de Shinobu Kojika (la buena amiga de Kotori que aparecía por primera vez en el episodio anterior) y la "presentación" de Yuusuke Yagi. Un viejo amigo de Kouhei y la persona a la que esté recurre cuando no tiene con quien dejar a su hija. Siendo este individuo alguien totalmente contrapuesto a él en cuanto a personalidad a la par que una persona confiable a la hora de dejar en sus manos a Tsumugi.

Hechas las presentaciones del episodio anterior, el capítulo seis nos muestra al elenco completo de cocineros bajo la atenta mirada de la pequeña ayudante Tsumugi. Y todo ello debido en parte al malentendido que causará la pequeña tras oír la palabra fiesta. Claro que para su fortuna al final no solo tendrá una, sino dos. Pudiendo así retomar las quedadas que hacía con sus amigas en su domicilio y que habían quedado suspendidas debido al trágico evento familiar.

Yagi y Tsumugi junto a la "desconocida" espía que los estaba acechando. Ah, y no perdáis ojo, ni oído, al conjunto que viste la pequeña XD

Tras lo visto hasta ahora, el capítulo siete opta por romper con el desarrollo que veníamos observando para dejarnos con uno de los episodios más hermosos de toda la serie. Y todo ello con tan solo introducir un pequeño cambio; la fiebre que padecerá Kouhei. Un malestar que afectará a la pequeña Tsumugi hasta el punto de empujarla a iniciar una gran aventura con el fin de encontrar ayuda para su padre. Cosa que ya nos podemos hacer una idea de cómo le va a sentar al hombre teniendo en cuenta la edad de la niña y el hecho de que el anime ha tratado en todo momento a la historia de la manera más realista posible.

El día de la visita que hacen los padres al parvulario nos deja ante un desarrollo que escapa ligeramente de la tónica habitual para que podemos ver como Kouhei se enfrenta al recuerdo de su mujer por medio del bolso que lleva todos los días la pequeña Tsumugi al parvulario. Un objeto por el que ya se nota el paso del tiempo pero al que la niña le ha cogido un cariño bastante obvio. Lo cual acabará dando pie a la preparación de un nuevo plato por medio de la petición que le hace Tsumugi a su padre para volver a comer lo que su madre les preparaba. Enseñándonos así el reto al que se enfrentarán los "chefs" en esta ocasión y descubriéndonos al fin el motivo por el que Kotori le tiene pavor a los cuchillos. Una interesante revelación que nos da esperanzas de cara a ver como la chica se enfrenta a su propio temor y que da paso a la guinda con la que se despide este precioso capítulo.

Tras mostrarnos la nueva sorpresa que nos tenía guardada la serie, esta vez por medio de la pijamada que organizan en el parvulario para que todos los niños duerman en ella, el capítulo nueve nos presenta el nuevo reto culinario al que se han de enfrentar los chicos; la preparación del curry que hacía la madre de Tsumugi. Idea está que tiene su origen en el curry que padre e hija cenaron la noche que la pequeña durmió fuera de casa y que los llevará de nuevo al restaurante de Kotori para ver como logran su objetivo. Siendo en ese preciso momento, y debido al sabor familiar de este plato, qué tanto su padre como la pequeña recuerden a su madre de la manera más vívida que hemos visto hasta el momento. Lo cual, cómo era de esperar, acaba mostrándonos una reacción en Tsumugi que estaba prácticamente cantada desde que comenzó la serie. Avance este que contrasta con la nula progresión que ha hecho Kotori de cara hacer frente a su miedo a los cuchillos.

Tsumugi junto a una de sus amigas de clase.

Con uno de los inicios más extraños de cuántos llevamos visto, por el desconcertante estado de ánimo en el que se encuentra Tsugumi, el décimo episodio nos sitúa ante el típico capítulo veraniego sin renunciar al toque de la serie. Y es que, a pesar de la playa que vemos al comienzo, al final la totalidad de nuestros personajes se volverán a reunir, de manera un tanto apurada, en el restaurante de Kotori para disfrutar del pescado. Y eso que cualquiera lo diría viendo la expresión que nos muestra la pequeña al ver por primera vez todo el proceso por el que pasa un pescado desde que se pesca hasta que se sirve en la mesa. Dicho lo cual y aprovechando que estamos "descubriendo" cosas, cerraré este episodio recordándoos los minutos extra que se esconden a su termino.

Superado el capítulo de verano, la serie nos mete de lleno en el de los festivales escolares. Y lo digo en plural porque no veremos uno, cómo viene siendo habitual, sino dos. El que organizan en el parvulario y el que hacen en el colegio de Kouhei y Kotori. Enseñándonos con ello el nuevo problema al que se deberá enfrentar la pequeña Tsumugi debido a un desacuerdo con una de sus amigas y el reto culinario en el que se acaba embarcando Kotori para ayudar a su clase. Claro que, por suerte para todos, el nuevo postre que preparan en el restaurante de la chica ayudará a disminuir los problemas hasta el punto de que ambas chicas, Tsugumi y Kotori los puedan enfrentar sin miedo y devolver las cosas a su cauce. Eso sí, no contéis con ver grandes avances en el verdadero temor de Kotori porque parece ser que aún no es el momento :P

Seis meses después del inicio de la historia, el último episodio de esta comienza mostrándonos cómo Tsumugi y su padre se dirigen al cementerio dónde está enterrada su madre para conmemorar el año que ha transcurrido desde que no está con ellos. Un recordatorio simple y efectivo del motivo por el que comenzaba esta historia y que nos acerca al último reto culinario al que se enfrentarán todos nuestros personajes tras la pobre, y hasta conflictiva experiencia, que Kouhei y su hija viven en el restaurante donde servían el plato que ahora van a preparar. Y es que en esta ocasión tampoco faltarán a la cita ni Shinobu ni Yagi. Estando en todo caso la sorpresa que pone la guinda a esta serie en la aparición repentina que hace el personaje que ya debíamos de haber conocido en el primer episodio. Porque lo que es ver el progreso que Kotori ha hecho en este tiempo queda desgraciadamente fuera de los planes de este capítulo. 

Pimientos...............

> Animación y música.

Acostumbrados como estamos (y más en el 2016, año en el que salió a la luz esta obra) a apartados de animación en los que prima el ahorro económico por encima de la calidad, resulta sumamente llamativo el detalle y cuidado puesto en el dibujo de este anime. Factores estos que lo sitúan como un ejemplo a seguir a pesar de no inventar nada nuevo. Dejando así evidente que la técnica actual aún puede depararnos alguna que otra grata sorpresa cuando se trabaja de manera correcta, ya sea empleando un buen combo de color y detalle o jugando muy de vez en cuando, pero de manera acertada, con el 3D. Y claro, como no podía ser de otra manera la curiosidad me pudo de tal manera que me acabe por encontrar viejos conocidos colaborando con la animación, como GraphinicaNakamura ProductionOrangeTriple AXEBECzwei, y alguno que no lo es tanto pero que no por ello le voy a dar menos importancia, ya que tanto el trabajo en 2D como en 3D han corrido de la mano de los chicos de T2 Studio.

En cuanto al apartado musical cabe la pena destacar su corte instrumental así como el hecho de evitar, incluso en opening y ending, temas que le impriman fuerza a la animación. Cosa que puede resultar curiosa pero que encuentra su justificación en el tipo de historia que tenemos entre manos. Y, aunque esta "falta" hará pasar bastante desapercibida a la banda sonora, lo cierto es que el trabajo de Irone Toda, junto a la producción de TMS Music, cumple holgadamente con el cometido que cabría esperar. Dicho lo cual y por si aún hay alguien que no se crea lo que acabo de decir, aquí os dejo el opening ("Harebare Fanfare" de Mimi Meme MIMI) y el ending ("Maybe" de Brian the Sun) para que lo comprobéis por vosotros mismos XD

Kotori "ojitos azules" dejando descolocada a su profesora XD.


LA NOTA:

A la vista de los primeros minutos de la serie, y a no ser que seas un hijo de la grandísima P incapaz de enfatizar con nadie, resulta sumamente sencillo ponerse en la piel de la pequeña Tsumugi y, por ende, introducirse en el mundo que nos plantea la historia. Y esto, por si no os habéis dado cuenta, nos deja ante una de las estrategias más rápidas que podemos encontrar en la animación para lograr empatizar con el espectador. Por lo que una vez alcanzado este logro la cosa se simplifica bastante, quedando el resto de la labor de los chicos de TMS Entertaiment prácticamente limitada al hecho de mantener el mismo hilo argumental y no meter la gamba. Sobretodo esto último. Pues en esta ocasión, y por mucho que aún me cueste aceptarlo aun después de disfrutar de lo lindo con Hakumei and Mikochi, nos encontramos ante un slice of life que escapa de la corriente que tantísimo asco me da para dejarnos ante la cara más acertada de este género. Siendo en tal caso la última de las sorpresas que nos depara el anime la que tiene que ver con su estructura. Y es que a un servidor le llama enormemente el hecho de que no hayan recurrido en ningún momento a separar los capítulos en mini historias, como sucede en otras obras de corte parecido, sino que esto emplean sus veinte minutos a desarrollar una misma idea. Y lo que es todavía mejor, en no pocos minutos el tiempo se esfumará tan rápido que nos costará creer que todos tengan la misma duración :D

No obstante y a pesar de todo lo dicho hasta ahora, Amaama to Inazuma también cuenta con su parte negativa. Siendo el aspecto más criticable de todos, y bajo mi punto de vista, el hecho de que esta obra haya optado por subirse al carro de la "moda" de los animes culinarios. Vertiente esta de la animación que ya cuenta con unos años a sus espaldas y de la que me había mantenido completamente al margen hasta la visualización de esta serie. Aunque dejando esto aún lado, por el simple hecho de que es algo más personal que otra cosa, su mayor handicap tal vez sea el hecho de que, al igual que sucede con la película Mirai no Mirai, el trabajo de los chicos de  se puede enfocar bien hacia un público infantil o a uno más adulto. Pero no hacia un público de mediana edad (pongamos por ejemplo el quinceañero), puesto que no estamos ante el arquetipo de serie que esta parte de la población consume para contrarrestar la subida de hormonas XD.

Y así llegamos en esta ocasión al final de esta entrada y, por ende, al momento de develar en que puesto de nuestro ranking se queda finalmente Amaama to Inazuma. Cosa que haré no antes de dejar bien claro que los aspectos negativos que os he expuesto no son motivo suficientemente como para que su nota se vea afectada. Sino más bien los aspectos que se debieran de haber pulido, junto a una restricción considerable del aspecto culinario en favor de una mayor profundización en los personajes, para alcanzar el puesto más elevado de nuestro Sistema de Valoraciones. Motivo este por el cual al final este anime se tiene que "conformar" con recibir una B y el sello de recomendable. Quedando en todo caso patente el hecho de que ojalá más obras se tratasen con el mismo respecto y cariño que los chicos de TMS Entertaiment han demostrado poner en esta hermosa serie.

De izquierda a derecha y de adelante atrás obviando a la madre de Kotori: Tsumugi Inuzuka, Kouhei Inuzuka, Kotori Iida, Yuusuke Yagi y Shinobu Kojika.

0 comentarios: