Ergo Proxy

jueves, 14 de mayo de 2015 , 0 Comments

AÑO 1



Esta semana nos romperemos los cuernos entendiendo...

He llegado a un punto de no retorno y me explico para que lo entendáis. He querido analizar una serie de anime algo antigua, que sea conocida y con una temática oscura y compleja. Algo de calidad, para sacarme el mal sabor de boca de Tytania (sí, tres meses después todavía me sabe la boca a rancio). Vaya si encontré esa calidad, me di de bruces con ella y la realidad, al analizarla, me lleva a realizar una reseña en dos partes. Tranquilos que no es una biblia como los análisis de Megamisama o de Zero no Tsukaima. Va a ser algo diferente.

La diferencia podría explicarse de la siguiente forma: ahora mismo, sobre estas líneas, analizaré el anime como otro cualquiera, igual que siempre: pasando por el guión, el dibujo, la música, la ambientación... Todo esto en una primera parte. En cuanto a la segunda, a la cuál solo podréis acceder clicando en un enlace en la parte final de este análisis, será más explícita.

¿Qué quiero decir con explícita?

Es sencillo de explicar. El argumento completo de Ergo Proxy es tan complejo de vislumbrar en una primera o segunda visualización, que me veo obligado a publicar un post con las explicaciones sobre este enrevesado argumento, haciéndolo oculto a visitantes del blog para evitar amenazas de muerte o atentados bomba. La razón de este ocultamiento es clara: spoilers. Así que, si no habéis visto la serie, terminarla de ver y luego, en caso de no entenderla, pasad por el documento prohibido XD. Y sin más dilación, nos metemos en vereda.

Si os soy sincero, Ergo Proxy me supuso, como decía antes, un reto que no me esperaba. Sabía que su guión era complejo y más maduro, comparado siempre con esas series para adolescentes con chicas kawaii, personajes cliché, argumentos inverosímiles o situaciones irrelevantes. Pero mis suposiciones, como casi siempre, se fueron al garete. Si no estáis habituados a estrujar las meninges con retos intelectuales de gran complejidad, esta serie se os va a hacer difícil de digerir. Si no os gusta descubrir secretos ocultos o montar las piezas de un gran puzzle, no la veáis, es mi recomendación. En caso de ser tercos, astutos o adictos al masoquismo intelectual, ésta es la vuestra, ya que sacaréis todo el hollín de vuestras neuronas.
-Esta serie es como tomar sopa con un tenedor, ¿por qué tantas vueltas?-

Porque siempre hay alguien que le gusta. Como el té más amargo, como la salsa más picante, o los culebrones con un polígono amoroso tan grande que para hallar su área hace falta un súper-ordenador de la NASA. Empezaremos la serie (y la continuaremos) siendo testigos de lo que acontece, pero además, sabremos lo que piensan en ese momento los personajes. Nada más. No tendremos acceso a sus recuerdos pasados si ellos no los evocan. Seremos meros espectadores de la historia.

¿Os parece sencillo? Bien, ahora le echamos un poco de psicología, de filosofía, de historia, de no lo sé/no me consta y tendremos un cóctel tan fuerte que haría toser hasta al más machote. ¡Ah! Se me olvidaba un detalle importante. Aunque no hay un desorden cronológico en la serie, como lo puede haber en películas tan famosas como Pulp Fiction, el guión está tratado de manera que sí lo parezca. Tendremos la sensación que muchos de los capítulos que veamos sean simplemente un relleno que ha puesto el estudio de animación para ocupar metraje. Craso error. Todos los capítulos son necesarios, muy a mi pesar y al de otros tantos, porque sigo con esa sensación que sobran unos cuantos.

La historia, visto el primer episodio, sería la siguiente: estamos en un mundo post-apocalíptico. No sabemos en un principio qué ha sucedido para llegar a este extremo, pero vemos la realidad, los humanos viven en una ciudad-cúpula llamada Romdou, cuyos dirigentes bombardean a la población con mensajes propagandísticos para su control, haciendo hincapié en la conversión de cada ciudadano en un ciudadano modelo. En este paraíso, como algunos lo llaman, precisan de la ayuda de unos asistentes robóticos llamados autorave, que acompañan a cualquier ciudadano tanto para su apoyo emocional, como en las labores domésticas o laborales. No obstante, no todo es perfecto ya que al parecer estos autorave sufren una enfermedad, llamada Cogito, que provoca en ellos una desobediencia a su dueño humano y la toma de conciencia propia. Además, y por si os parece poco el jaleo de muertes que son provocadas por estos androides, una criatura desconocida, con una fuerza y agilidad nunca antes vista, se escapará de un laboratorio para pasear por la ciudad causando más muerte y destrucción.

Para ser un primer episodio, está bien completito. Pero no nos dejemos engañar, a partir del segundo 1, las cortinas de humo, las mentiras y los datos ocultos convertirán al guión en algo difícil de entender a la primera. Lo que en un principio parece que será otra serie sobre una ciudad-estado y la tiranía que lo gobierna, irá cambiando hacia ideas diferentes y a la razón de la existencia y utilidad de esa criatura extraordinaria que denominan proxy. De esto se encarga la ambientación y, ante todo, el guión que tornará levemente en cada episodio para dar el giro argumental que ellos quieren al final de la serie.

Como protagonista tendremos a Lil Mayer, una astuta joven que trabaja como inspectora en el Instituto de Inteligencia Ciudadana investigando los asesinatos producidos por los autoraves infectados por el virus Cogito. De marcada estética gótica, esta muchacha será más conocida en la serie por su alias, Re-L o Re-L Mayer. ¿De dónde viene este mote? De su número de identificación como ciudadana Re-L124C41+. También veremos que será tratada de una forma especial, al ser nieta del regente de la ciudad de Romdou.

Además de Re-L, tendremos a otros dos protagonistas. El siguiente en la lista es Vincent Law, un inmigrante llegado de otra ciudad-cúpula llamada Mosk o Moscow según las wikis en las que consultemos. Su labor es la de reparación de los autoraves, aunque también se dedicará a la desactivación forzosa de los androides que fueron infectados por la enfermedad y que se resistan a ser desmantelados.

El último de los protagonistas es uno de estos autorave. De la categoría de autorave de compañía y uso doméstico. Y no, no es una porno-chacha (creo que hemos perdido muchas visitas con este enlace XD). Lo extraño de este robot es que está infectado y acompaña a Vincent desde el capítulo 2, haciendo buenas migas ellos dos juntos.

Además de estos tres protagonistas, tenemos a otros personajes en un plano más secundario, como son:

> Iggy, el autorave de Re-L. Le acompaña en los desplazamientos y es capaz de atacar y defenderse con una porra que siempre lleva encima. También puede acceder a las bases de datos oficiales para consultar información.
> Raúl Creed, nuevo jefe del Instituto de Seguridad Ciudadana. Se encontrará, nada más llegar, con el jaleo de las infecciones del cógito y la huida del proxy del laboratorio. Va acompañado en numerosas ocasiones por Kristeva, su autorave.
> Daedalus Yumeno, médico de Re-L y la persona al cargo en la investigación del proxy. No me vengan ahora con spoilers que esto ya se ve en la primera escena del capítulo inicial. Grrrr.
Donov Mayer, más conocido como el abuelo (de Re-L), es un personaje del todo extraño. Sentado siempre en una silla y con goteros y mascarilla de oxígeno conectados permanentemente, no habla por sí solo, sino que tiene a cuatro autoraves especiales que lo hacen por él. Si pensáis que lo hacen de forma clara, os equivocáis. Todo lo que dicen sigue siendo tan confuso como un anciano que chochea.
-Estaba buscando unas piedras y me perdí por aquí-

La ambientación que crea el estudio de animación Manglobe consigue meternos de lleno en este mundo post-apocalíptico con éxito. Con muchas zonas oscuras, muy tétricas, que nos darán la sensación de estar adentrándonos en la siniestra cara B de la ciudad y del mundo. Este punto, que para mí es indispensable en la serie, se hace en algunas escenas exagerado, hasta tal punto que es tan grande la oscuridad que no se distingue acción, quién habla o qué sucede hasta que aparece algo de luz. Desde luego muy frustrante

Además de las tinieblas que no nos dejan ver bien, Manglobe tiene buena mano con el dibujo en primer plano. Siempre detallado y con colores adecuados, la animación nos fascinará con semejante calidad. No obstante, hay un pero y bastante grande. Si observamos una escena con personajes en segundo plano, sobre todo en acción, detectaremos una caída drástica de la calidad del dibujo, haciéndose tan sencillo como dibujar a Patricio Estrella.

Terminamos con la ambientación de la serie analizando la música. Creada por Yoshihiro Ike, la banda sonora sumerge a los espectadores en una historia alejada de nuestro tiempo y con una atmósfera difícil de comprender a primera vista para cualquiera de nosotros. La música es, mayoritariamente, electrónica, dando un toque futurista a la escena, pero carece de ritmos alegres y animados, por lo que potencian ese sentimiento de tristeza y depresión de las sociedades decadentes. El opening, que está creado por el grupo de rock alternativo Monoral, se titula Kiri (perdón, me equivoqué de enlace, el opening es éste). En cuanto al ending, de título Paranoid Android, al igual que la ROMManglobe optó por contactar con el grupo Radiohead. Personalmente, no me gusta Radiohead, pero he de admitir que la canción encaja bien con la temática de la serie.
Pero no todas son buenas noticias. En algunos momentos, la serie parece que toma un rumbo extraño o contradictorio. No me refiero a la historia en sí, sino a los típicos gazapos de los que, en este blog, tanto nos gusta hablar. ¿Por qué? Porque todos somos humanos y, aunque consigamos hacer (como raza) auténticas maravillas, no quita que cometamos fallos tan ilógicos que nos provoque risa. Sin más dilación, relato los más fragantes:

> Imaginad por un momento que os veis espiados, que monitoricen cualquier movimiento que hagáis o qué decís. ¿Llamaríais por teléfono de forma compulsiva a un posible sospechoso que tiene algo que ver con un suceso clasificado? Sí, señoras y señores, lo hacen. Parece ser que la NSA en el futuro no pincha las líneas telefónicas.
> ¿Zepelines de hidrógeno? Sí, el helio no se utiliza ni para poner voz de pito.
> La próxima vez que vayáis a un centro comercial, alejaros de los escaparates, un cristal roto podría atravesar vuestro cuerpo al igual que un cuchillo caliente en mantequilla, incluída la columna vertebral.


LA NOTA:

Ergo Proxy es, sin lugar a dudas, una serie muy madura, con buenos entramados argumentales. Difícil será comprenderla si no tenemos una buena neurona que trabaje o, en este caso, una fabulosa guía que dejo enlazada aquí con la explicación de Ergo Proxy (SPOILER ALERT). Su temática oscura y decadente muestra muy bien el ambiente de las típicas historias sobre gobiernos alternativos y sucesos extraordinarios que cambian el paradigma establecido por la ciudadanía. No obstante, su complejidad, la sensación de que existen capítulos de relleno (que no lo son, porque todos tienen su importancia) hacen mella en ella. No es perfecta, pero es una gran serie. Alcanza el segundo nivel del sistema de valoración con una meritoria B y un merecido sello de RECOMENDABLE.

*****

Si queréis consultar la antigua explicación de Ergo Proxy, porque os pica la curiosidad (por ejemplo), os dejo el enlace aquí.

0 comentarios: