GRISAIA NO KAJITSU (A.K.A The Fruit of Grisaia)

jueves, 4 de abril de 2019 , 0 Comments

AÑO 5




¿Qué motivo fue el que me llevó a ver este anime? La pregunta del millón para muchos encuentra hoy su respuesta de una forma realmente sencilla. Y es que, en vez de decantarme por la trilogía que conformaba la alternativa que tenía en mente, se me dio por ver una serie más escueta en extensión. Por lo que acto seguido opté por buscar un trabajo de algún estudio de animación que me fuera conocido, saliendo entonces a la palestra el nombre de 8Bit sin saber aún muy bien porqué. Eso sí, os puedo asegurar que en todo este proceso no faltó mi fantástico instinto a la hora de elegir animes. Por lo que ya os podéis hacer una "ligera" idea del análisis que os espera con...


> GRISAIA NO KAJITSU (A.K.A The Fruit of Grisaia) (8Bit, 2014, 13 CAPS)

"Poniendo a prueba los límites de la animación nipona"


Basado en la novela visual (videojuego) desarrollado en 2011 por Front Wing para los sistemas Windows, PSP y PSVita, y emitido en televisión originalmente desde el 5 de octubre hasta el 28 de diciembre de 2014, GRISAIA NO KAJITSU es una anime del estudio 8Bit dirigido por Tensho y que cuenta con la participación de Hideyuki Kurata como compositor de la serie y Hideyuki Kurata y Tatsuya Takahashi como sus respectivos guionistas. Pero antes de continuar vamos a pararnos un momento en los nombres que he mencionado hasta ahora para ver si os suena alguno de ellos. Descubriendo así que el estudio de animación que firma este trabajo ya ha pasado por las paginas de este blog gracias a uno de sus trabajos: Comet Lucifer. Y una vez aclarada esta curiosidad pasemos al típico repaso de los géneros en los que se basa esta historia, pues ya no falta mucho para saber que tan funciona la mezcla de drama, harem, psicológico y romance a la que recurre este anime.

> Sinopsis:

La Academia Mihama, en la superficie, posee un ambiente de aprendizaje cerrado, establecido para educar estudiantes que se encuentran con dificultades en el mundo que los rodea; pero en realidad, es como una prisión construida para preservar los frutos que han caído lejos de su árbol.

Cuales sean las circunstancias detrás de su establecimiento, la Academia Mihama es hogar de cinco estudiantes femeninas, cada una con sus "razones" para estar ahí. Para bien o mal, cada chica ha establecido una rutina obligada bajo su situación actual: la vida fluye a un ritmo despreocupado, pero complaciente dentro de las paredes de Mihama.

Pero con la llegada del primer estudiante masculino, Kazami Yuuji, las estudiantes en Mihama comienzan a salir de sus rutinas. ¿Será Yuuji el elemento que necesitaban las chicas para volver a tomar control sobre sus vidas o el peso de sus pasados será un muro difícil de saltar? (fuente: Frozen-layer)

> Personajes:

> Yuuji Kazami es el protagonista de esta historia y uno de los personajes más flamantes que hemos visto durante los primeros minutos de un anime. Lo cual no quiere decir que esto se vaya a prolongar en el tiempo, o sí. A vosotros os tocará descubrirlo XD

> Yumiko Sakaki es una de las primeras chicas que Yuuji se encontrará en su nuevo colegio. Siendo el rasgo más característico de ésta el que tiene que ver con sus reticencias a la hora de conocer a nuestro protagonista. Aunque ahora que lo pienso no se que será más raro, si eso o que nos encontremos ante un colegio en el que solo hay chicas. Y espera, que todas resultan ser compañeras de Yuuji. Ay dios...

> Amane Suou. La joven más suelta de cascos de todo el centro estudiantil comenzará mostrándonos una cara mucho más amable y sociable antes de pasar a enseñar carne. O mejor dicho, pechos. Iniciando así una relación con nuestro protagonista difícil de entender por el simple hecho de que un día esta perdidamente enamorada de él y al siguiente no XD

> Michiru Matsushima. El caso de este personaje puede calificarse como una excepción dentro de toda la animación. O por lo menos de la que ha ido a parar a mis manos. Y es que hasta el momento no había visto a ninguna tsundere en acción de la realista manera en la que lo hace esta rubia de coletas. Aunque claro, esto no será la única sorpresa que nos depare. Así que estad atentos :P

> Makina Irisu es la rarita del grupo. Y no porque me de la gana a mí, sino por su peculiar forma de hablar. La cual supuestamente tiene una explicación en su corto pasado que os tocara descubrir por vuestra cuenta si soportáis que alguien os hable así XD

> Sachi Komine la maid de la serie resulta ser una sirviente de lo más polifacética. Por lo que no dudo lo más mínimo que hasta el propio James Bond estuviese interesada en contratar sus servicios.

> Chizuru Tachibana es la profesora de este grupo de chicos a la vez que la directora del colegio y la única persona "adulta" que veremos en este centro. Y no voy a decir nada más al respecto, pues la escena del coche que podemos ver nada más empezar la serie la resume la mar de bien.

> Yuria Harudera o J.B. Por mucho que le decepcione a más de uno en esta ocasión no estamos ante una marca de whisky (y mira que no venía mal el jodido), sino ante la exuberante rubiaza que resulta ser la supervisora de Yuuji. Lo cual no vendrá a despejar dudas con respecto a nuestro protagonista, sino más bien todo lo contrario, a bordo de su Ferrari rojo.

Ahí tenéis una imagen desconcertante para empezar bien el análisis XD

"El simple hecho de haber nacido fue un error. El pecado de la desobediencia. Una vida no tan diferente de la muerte. Nadie te protegerá y vivir en sí es un castigo"

El primer episodio de la serie nos presenta a Kazami Yuuji. Un joven al que la policía interroga y no sin razón, como veremos a medida que avance el episodio. Claro que, por suerte para él, este interrogatorio no durará mucho gracias a "sus contactos". De manera que, una vez en el exterior, hará acto de presencia Chizuru Tachibana. Una chica no mucho mayor que él y que, por la conversación que mantienen, asemeja ser alguien que lo conoce muy bien. Lo cual es bueno de cara al humor, a la vista de la escenita que nos deja el viaje en coche, pero no tanto para la trama. Pues al llegar al colegio en el que nuestro protagonista estudiará, esta chica se nos presenta como es debido y nos pone al tanto de los pormenores del centro educativo donde va a estudiar Yuuji. Dándonos así a entender que esta proximidad no es más que un espejismo. Como espejismo también podría ser el colegio, a la vista de que sólo tienen seis alumnos y que éstos son de lo más variopinto que debían de quedar en el fondo del barril XD. No obstante, y si bien es cierto que la primera licencia a la hora de animar ya la vemos en el minuto 8:36, el hecho de contemplar la escena del baño que nos deja Yuuji, unos segundos antes, ya debería hacer saltar las alarmas. Pues si al joven nos lo muestran así no quiero ni imaginar lo que ocurrirá con las féminas. Por suerte o por desgracia no tardaremos demasiado en ver resultado de mis temores, por lo que ya quedáis avisados. Pero volviendo al episodio, cabe la pena indicar que este comienzo de anime también vale para presentarnos a todos los personajes y para hacernos una idea de cuán normal es la gente de este colegio normal. Y en ello incluyo al protagonista, su tapadera y a la escena del pasado que nos deja ver la chica de las tetas grandes (si os molesta esto no me miréis a mí, sino los chicos de 8Bit) para darle el toque que le faltaba a esta extraña mezcla de ecchi, misterio y thriller :P

Integrado ya en su vida de estudiante, aunque no lo veamos estudiar ni recibir clases en ningún momento, nuestro protagonista nos deja ver en el segundo capítulo como empieza establecer lazos de amistad con el resto de sus compañeras. Las cuales resultarán ser o bien sencillas de abordar o bien piedras difíciles de sortear, como es el caso de Yumiko. La única joven que no parece estar por la labor de conocer a Yuuji. Siendo entonces cuando entre en escena Julia Bardera o J.B. La persona que llamaba a nuestro protagonista al final del episodio anterior y que aparece ahora para rellenar metraje y enseñarnos lo buenos que son los chicos de 8Bit animando coches en 3D. Y llegados a este punto quiero aprovechar para dejar constancia del poco o ningún sentido que tenía aquella llamada y lo que mirábamos, ya que en este capítulo no hay rastro de ello, y la impresión que nos causa en un primer momento la investigación de Yumiko. Al saber que no tuvo tiempo para hacer todo eso de un capítulo para otro. Por suerte para la trama este aspecto queda resuelto al final del episodio. Aunque si os soy sincero, el daño ya está hecho para una historia que, hasta el momento, parece vivir del misterio. Eso lo que tiene no cuidar bien las cosas XD

Visto el panorama casi mejor que me paso a las cosas Kawaii, como esta versión adorable de Yumiko.

M
ira que he visto animes en mi vida, pero como el comienzo de este aún no había visto nada semejante. Y es que más que estar ante un anime, el capítulo tres nos hace pensar en que estamos ante un hentai, gracias a la refriega que se da Amane en la cama de nuestro protagonista. Situación ésta que, a la vista de semejante espectáculo, siempre nos hará pensar en si no habrá algo más detrás de todo ello. Aunque ahora bien, si por algún casual estabais cavilando en la manera en que el episodio podría remontar, lamento echar por tierra cualquier atisbo de esperanza, pues el resto del episodio no solo irá a peor, sino que de los veinte minutos que lo componen, malamente se salvará uno. Lamentable.

Con un planteamiento un poco mejor que el del episodio anterior, tampoco os vayáis a hacer ilusiones, el capítulo cuatro hace girar su trama sobre el personaje de Michiru para, a grandes rasgos, mostrarnos como esta chica sufre un desdoblamiento de personalidad. Y lo digo así porque a los dibujantes no se les ocurrió nada mejor que cambiarle el color de los ojos para que sepamos ante que Michiru estamos. Por lo que al final no se sabe si es cierto que tiene trastorno de la identidad u otra cosa. Y así, tras empezar hablando de la muerte y pasar todo el episodio contando tonterías, es como llegamos al final (el cual carece de ending para integrar los créditos en el propio episodio) y nos encontramos con escena del gatito. Un WTF de manual que busca causar una emoción en el espectador y que resulta estar completamente fuera de lugar gracias a la hora de metraje que ya nos hemos comido.

Por si no estaba la cosa bastante tocada, el capítulo cinco se convierte en uno de los más patéticos de cuantos llevamos hasta ahora, tanto por los hechos que vemos en pantalla como por lo que se nos cuenta en clave de pasado. Aunque no dudo que esto llegase a excitar al bueno de Íker Jimenez sólo de pensar en especial que haría XD

Escapando de toda relación con el episodio anterior, el capítulo seis se centra en el personaje de Yumiko para mostrarnos los pormenores este personaje. Aunque ello no evite que a la trama se le acabe yendo la olla para dejarnos ante una escena difícil de digerir a pesar del esfuerzo que pone el final en colorearla. Y es que a estas alturas sigo sin saber qué rayos hace el personaje de Yuuji en esta historia. En serio.

Más cosas kawaii. En esta ocasión Michiru, Yuuji y el gatete que nos romperá el corazón (spolier alert, SPOILER ALERT XD).

Así como el anterior trataba la vida de Yumiko, el capítulo siete hace lo propio con Sachi para que la conozcamos un poco mejor. O no, quien sabe. Porque con esta historia todo es posible y el desarrollo de este capítulo es una buena muestra de ello. Y pensar que todo esto vino a cuento de un examen… para unos alumnos que raras veces vemos asistir a clase…

Puestos a poner toda la carne en el asador, el capítulo ocho convierte a Yuuji en el padre de Makina. Lo cual hará que estos dos personajes comiencen a tener un trato más directo y abierto. Porque eso es lo que pasa en estos casos, ¿verdad? :P Aunque bueno, el caso es que esto nos sirve para saber más sobre nuestro protagonista y la vida familiar, si se le puede llamar así, de Makina. Eso sí, lo que me resulta más llamativo de todo es la facilidad con la que, según los creadores de este anime, se adquieren armas de fuego en Japón. Y luego hablamos de los Estados Unidos XD

Continuando con lo visto en el episodio anterior, el capítulo nueve pone punto y final a la subtrama de Makina estableciendo un nuevo listón en el mundo de los sinsentidos. Y es que a esta gente no se le ha ocurrido nada mejor que presentarnos ahora a Yuuji como una suerte de Jason Bourne. Lo cual, como podréis intuir, tiene menos sentido que el abuso que se hace del ecchi. Puesto que al menos este último ya se había hecho un hueco desde el comienzo de la serie. Y ojo, que todo esto lo estoy diciendo sin saber aún a que rábanos fue nuestro protagonista a este colegio. Porque esa es otra buena.

De vuelta la vida escolar, el capítulo diez nos muestra el inicio de la peculiar relación amorosa entre Amane y nuestro protagonista. La cual no parece ser más que una excusa para conocer el lazo que unía a estos dos personajes. En un regreso al pasado que nos contará los acontecimientos sufridos por esta chica cuando era pequeña y lo cuales pudimos ver brevemente en el primer episodio. ¿Y a dónde nos lleva esto? Pues a conocer a la rarita de la hermana de Yuuji y a ver de primera mano cómo ambas chicas, ella y Amane, hacen frente a la difícil situación que se les presenta.

En la imagen Amane y la hermana de Yuuji en sus tiempos mozos :P

Continuando los acontecimientos del episodio anterior, el capítulo once nos deja ante un panorama tan desolador como inverosímil. Pues ni estamos en medio de los Andes ni a mitad de 1900 para que se dé una situación de este tipo. O al menos eso es lo que se pudo esperar en occidente en el año 2005, que es cuando parece que suceden estos hechos. Porque a la vista del empeño que se ha puesto en dejar a estas colegialas a su suerte ya no sé qué pensar del país del sol naciente.

Como toda "obra maestra" Grisaia no Kajitsu también tiene su momento culmen. Y esto se traduce en la manera en que Amane logra salir de su pesadilla para dejarnos ante la evidencia definitiva de que estamos viendo una basura de proporciones épicas. Carente de cualquier sentido más allá del que le quisieron meter con calzador sus creadores. Pero como no hay dos sin tres, el final nos deja ver cómo la chica conduce una furgoneta. Acontecimiento éste que me lleva a la frase que mejor resumen a toda la serie "Es un plan..."

A la vista de lo ocurrido en el episodio anterior, el último capítulo de la serie es empleado por Amane y Yuuji para hacer una visita rápida al lugar de la tragedia. Acentuando así y aún más si cabe, lo ridículo de todo este asunto por medio de una nota escrita por la hermana de Yuuji en la que se revela el final que les aguardó a la chicas que quedaron en el bosque. Por lo que claro, en cuanto regresasen a la academia teníamos que presenciar la traca final. Y vaya si a presenciamos. Mierda de primerísimo nivel que ni tan siquiera tiene donde caerse muerta. Porque ya me diréis a mí qué basura de secuestro es éste. Y más teniendo en cuenta lo sumamente preocupado que debía de estar este hombre, durante los días en los que sucedió la tragedia, para no salir ni una sola vez en escena. En fin, nada más que un atrezzo, indispensable eso sí, para que podamos ver al bueno de Yuuji en acción. Aún y cuando este personaje resulta completamente inútil desde un punto de vista argumental. Y no os hagáis los aviones, que todos vimos su aparición en el anime para nada. Ah, y antes de que se me olvide, el anime se despide con un previo de la segunda temporada que, por lo que a mí respecta, va a ver el director (que para eso pone su nombre bien visible durante el opening) y el puñado de monos que participaron en la creación a este engendro de la animación nipona.

Como buena malota Michiru optará por las cosas extremas XD

>
Animación y música.

Si bien la animación de la que hace gala este anime es bastante decente, al menos en lo que se refiere al dibujo de los personajes y las versiones chibi de los mismos porque los fondos pueden llegar a dar cierto repelús, el principal escollo de la misma la encontramos en el uso que se hace del 3D. Técnica ésta que a mi parecer está metida con calzador y sin necesidad alguna de ello, pues como podremos comprobar en más de una escena esta faceta nos deja ante acabados dignos de una película de monstruos, como mismamente es el caso que nos encontramos en el minuto 22:46 del primer episodio. Por fortuna el 3D no es la tónica dominante, por lo que entre susto y susto podremos disfrutar de una paleta de colores bien explotada y una definición en los personajes que da gusto.

En cuanto a la banda sonora no tengo nada que decir y el motivo de ello ya lo conocéis bien. Ni la trama consigue hacer méritos para tener una música que la acompañe ni la música que se incluye en la serie posee ningún tema que nos vaya a volar la cabeza de manera independiente. Y como esto es todo al respecto voy a matar el rato nombrando a los temas que podemos escuchar durante este anime. Así pues en el opening nos encontramos con Rakuen no Tsubasa de Maon Kurosaki, mientras que el ending resulta estar mucho más repartido, como demuestran Eden's Song de Hana, Anata no Aishita Sekai de Yoshino Nanjou, SKIP de Chata, Rainy veil de Nagi Yanagi y Sosei no Thanatos de Faylan. Aunque no son los únicos temas que escucharemos, ya que entre los episodios podremos escuchar las canciones Holograph de eufonius (capítulo 6), Mayoi no Mori de Hiromi Sato (capítulo 9), HOME de Miyuki Hashimoto (capítulo 12) y Shumatsu no Fractale de Jin Fujima (capítulo 13).

He aquí una de esas imágenes capaces de ocasionarte una hemorragia ocular mucho más severa de la de cualquier enfermedad exótica.


> LA NOTA:

Basura, desperdicio, excremento, porquería, bazofia, deshecho, estiércol, cochambre, mierda, mugre, moho, residuo, hez, escoria, chapuza, boñiga, caca, saco de wéas, weón conchesumare, aweonáo son tan solo una pequeña muestra de los adjetivos que le podríamos encasquetar a Grisaia no Kajitsu para regodeo de sus creadores y sin miedo a equivocarnos. Pero entonces, ¿cómo es posible que esta serie obtenga buenas valoraciones en ANN? Pues vamos a intentar descubrirlo resumiendo los puntos que caracterizan de manera inequívoca al trabajo de 8bit.

En primer lugar el ecchi. Como viene siendo habitual, el hecho de encontrar contenido de carácter sexual y explícito en un anime no nos debería de alarmar. Como tampoco lo debería de hacerlo el hecho de aplicar mi quería regla de tres "Cuando mucho pecho veas marcar, una historia de mierda te vas a encontrar". Y este anime no es la excepción. De hecho ni tan siquiera tendremos que aguardar para ello, pues nada más comenzar podemos ver a nuestro protagonista enseñando torso y nalgas tras salir de la ducha. En una escena que hizo que me saltasen todas las alarmas en previsión a lo que vendría unos minutos después: la primera plana de los brillantes pezones pertenecientes a los rebotantes y enormes pechos de Amane. Por lo que sí, amigos, las cartas se habían destapado lo suficientemente rápido como para no adivinar que a este tren ya no lo iba a detener ni dios.

En segundo lugar el protagonista. Que Yuuji empieza fuerte en la serie es algo que no se le debería de escapar a ningún espectador. A no ser que se trate de un completo inútil, claro está. Y así, mientras veíamos como era interrogado por la policía y transportado a su nuevo "domicilio" junto a su armamento, pudimos pensar en una serie de acción llena de tiros. Y sí, esa imagen mental no se vio alterada ni lo más mínimo por la aparición de la escuela debido a que en la animación nipona no escasean las historias de acción con colegios de por medio. Es más, el hecho de remarcarnos hasta en la sopa que estábamos ante un colegio NORMAL tampoco ayudó a pensar en lo contrario. Pues bien, si la acción venía de manos de las armas de fuego, el resto de los ingredientes, el misterio y el thriller, venían también de la mano de un mismo personaje. Lo habéis averiguado: nuestro protagonista Yuuji. Y es que si algo no llegaré a entender nunca es a santo de qué viene toda esa aura de comando que le ponen si al final resulta que se pasa toda la serie en un colegio. Y lo que es mejor, que a excepción de una pequeña escapada, ¡el resto del tiempo cuenta con un equipo de apoyo a su disposición! ¡Pero qué cojones me estas contando! ¿Acaso no había mejor escenario para aprovechar a este personaje? ¿O es que lo que no había eran ganas de hacer un trabajo decente? Porque ahora mismo es la tesis más factible. Y eso que aún falta un punto por sacar a la luz: la propia historia.

Con Yuuji por un lado y el ecchi tirando del otro extremo de la cuerda la trama tenía dos opciones. O meter tralla o meter "tralla". ¿Verdad? Pues ni una cosa ni otra, porque a la hora de la verdad la jodida se decanta por una tercera opción, la de hacer que todos los personajes secundarios resulten en conjunto mucho más interesantes que el propio protagonista. ¿Y cómo se hace esto? Pues como es lógico a base de subtramas que "requieran" de Yuuji para resolver los problemas de las chicas. O al menos de la inmensa mayoría, porque sacando Amane el resto tienen PROBLEMAS en condiciones. Vamos, que para que os resulte sencillo de entender os diré que todos los "percances" que se podrían esperar de la vida de Yuuji están en la de estas chicas. ¡OMAIGAR, acaban de reinventar la rueda! Y ahora es rectangular!!!. Así pues nos encontramos con una trama que renquea, cada vez que recurre a las chicas para mostrar acción, mientras deja para nuestro protagonista todo prolegómeno cuanto se le pase por la cabeza de los guionistas. Que si su maestra, que si J.B, que si sus padres... Creo que a partir de ahora me voy a referir a él como "quesi". Y así llegamos al final. Echamos la vista atrás y descubrimos con pavor como toda esta historia giraba en torno a un accidente de autocar ocurrido años atrás y en el que ni siquiera Yuuji se había visto involucrado. ¡Ay señor, llévame pronto!


Así pues está claro que NO estamos ante un producto decente. Por decir algo liviano. Porque lo cierto es que la suma que nos deja esta obra, con un personaje protagonista que no actúa como tal en la trama, unos secundarios que difícilmente se pueden tomar en serio debido al ecchi y una trama que mantiene la misma estabilidad que una pirámide de canicas, arroja más números negativos de los que pude imaginarme nunca. Llegando a hacer incluso que los guiones de serie B de Gonzo, de los cuales ya os hable en la entrada de Speed Grapher, resulten una joya en comparación. Y lo que es más interesante en mi opinión, que las valoraciones que recibió en ANN están hechas por gente con serios problemas mentales. Porque lo miréis como lo miréis lo cierto es que estamos ante un anime que NUNCA debió de salir a la luz. Y por eso mismo su nota no podría ser otra que la G mientras en mi cabeza se postula como la peor serie que he visto en mi vida. Y no exagero. Hasta la fecha, cuando te ponías con un bodrio, ya fuese seleccionado por el Presidente D.R Ferro para el 28 de diciembre o Excel Saga, enseguida te quedaba claro que aquello no iba a ninguna parte. A los estudios de animación no les hacía falta disfrazar nada ni mezclar géneros sin tener antes claro cuál iba a ser el objetivo de la trama. Y eso, estimados lectores, es exactamente lo que no ocurre con Grisaia no Kajitsu.

0 comentarios: