Fate/Stay Night – Unlimited Blade Works

jueves, 9 de junio de 2016 , 0 Comments

AÑO 3




Esta semana terminaré de pagar mis deudas con...

Fate Stay Night – Unlimited Blade Works (Ufotable, 2014, 12 CAPS + PRÓLOGO)

Sí, al fin, ya puedo decir que soy un hombre libre. Por fin sin cargas que revuelvan mi conciencia, si es que en algún momento llegué a tenerla. Esta semana termino con los análisis prometidos en enero de 2015 cuando se emitió el primer pseudo-podcast. Muchas series que adelanté en aquel momento fueron llegando de forma continuada en este 2016, porque lo prometido es deuda y, sobre todo, porque mi palabra es la ley y lo que digo lo cumplo. Mi entorno lo sabe de sobra, aunque tarde algo más, siempre acabo de realizar mis promesas. Ahora ya lo sabéis vosotr@s, más vale tarde que nunca.


Después de este breve momento de júbilo (no os preocupéis que habrá otras cosas para celebrar en el futuro) me centro en el anime que os traigo. Del rumor que hubo en aquel momento a lo que se ofreció después, aparecieron bastantes cambios en las suposiciones que nos habíamos hecho, principalmente en el rumor si era un remake de la original. Vista la serie os puedo decir mi conclusión con claridad: no tengo ni puñetera idea, ya que nunca vi la serie original emitida en 2005. Así que ya os podéis levantar del suelo, que comenzamos con una breve introducción respecto a la historia del anime que os presento hoy.

Comenzamos por un entorno real y si hay alguien que no me entienda me refiero a una ubicación en el Japón actual sin ser una realidad “paralela” como es habitual en las series niponas de ciencia ficción. En esta ambientación aparece una muchacha llamada Rin Tohsaka que busca con ahínco y perfección un sirviente que le ayude a conseguir lo que llaman “Santo Grial”. Pero esta tarea que podría ser hecha a medida de Indiana Jones, encaja más bien en un entorno más “arcano”. Me explico. En la historia de Fate Stay Night – UBW (me niego a escribir semejante nombre largo) el Santo Grial es un trofeo por vencer en la Guerra del Santo Grial (con tanta redundancia me está entrando hambre), que no es otra cosa más que un enfrentamiento (en algunas páginas lo denominan torneo, tiene cojones sí) que “une” a siete maestros de la magia y sus sirvientes, también conocidos como servant, con el fin de conseguir el deseado premio: un cáliz omnipotente capaz de conceder las pretensiones de su ganador. Hasta aquí todo normal, el problema son los daños colaterales, con destrozos en los lugares de batalla, muertes de inocentes y un afán desmesurado por matar al enemigo para sobrevivir y seguir avanzando hacia el objetivo final.


El argumento, fantasioso de por sí, se mezcla con una realidad con la que intentan jugar y ocultarse en una guerra en dónde la estrategia es de vital importancia para conseguir la victoria. Con el paso de los capítulos veremos este remarcado detalle respecto a ocultar las cartas con las que juega cada maestro y esa obsesión en permanecer escondido o no utilizar todas las artes mágicas por si se ha de repetir enfrentamiento.

-Mira qué tribal más guapo me hice-

Como podéis observar, la historia tiene madurez a pesar de tocar la fantasía, aunque no tanto para abandonar un público adolescente, que en esta ocasión es más adulto de lo que suele ser en este tipo de géneros. Además, no solo contamos con un argumento y un guión casi para adultos, sino que los personajes también acompañan.

> Rin Tohsaka. Una de las protagonistas de la historia. Es una gran maestra de la magia y se ha preparado a lo largo de su vida para esta guerra. Su servant es…

> Archer. Es uno de los dos protagonistas del anime. A pesar de que no recuerde su verdadera identidad, se desenvuelve bien con las espadas cortas y, sobre todo, con el arco, ya que pertenece, obviamente, a la clase arquera.

> Shinrou Emiya. El otro protagonista y compañero también de instituto de Tohsaka. No es tan buen maestro como ella, es más, es muy principiante, pero su esmero y esfuerzo son constantes. Tras una “casualidad” aparece su servant, en este caso una espadachina que le ayudará con su forzado aprendizaje de maestro en plena guerra.

> Saber. Es la última protagonista de la historia y es la sirvienta de Emiya. Ayudará, como dije, a su maestro, aunque también a Tohsaka en la Guerra del Santo Grial.

Además de estos protagonistas, existen unos cuantos personajes secundarios que animarán el cotarro para no despegarnos de la pantalla.

> Lancer. No, no hablo del Mitsubishi, sino de un servant de clase lancero que se enfrenta a Archer en el primer episodio, pero no se le vuelve a ver el pelo en la serie, como quién dice que fue a por tabaco y casi no vuelve.

> Illya. También conocida como Illasviel von Einzbern. Esta master es la más joven de cuantos aparecen en el anime. Tiene cierta tendencia a la falta de empatía. Su dulzura, “inocencia”, delicadeza y poder hace temblar y replantearse determinadas cosas.

> Berserker. Es el servant de Illya. De enorme estatura, esta mole de músculos junta un poder de meleé impresionante. Además hay que sumar agilidad y rapidez en los ataques, con lo que nos queda un enemigo temible a batir.

> Koomine Kirei. Este es un personaje neutral en la guerra de magos. Ofrece refugio a los masters que decidan retirarse o a los que huyen tras ver cómo eliminan a su servant.

> Sakura Matou. Es una amiga íntima de Emiya. Pasa mucho tiempo con él y en su casa, pero no son pareja. Me resulta llamativo que esta joven cocine para el protagonista sin tener una relación más profunda.

> Taiga Fuyimura. Es una profesora que pasa también bastante tiempo con Emiya y Sakura (no penséis que esto es un harem, porque no hay ecchi), aunque sólo para comer. Dará una imagen de gorrona y me recuerda ligeramente a Kitsune, de Love Hina, sobre todo por ese carácter despreocupado.

> Shinji Matou. Es otro master (también compañero de Emiya y Tohsaka). De carácter arrogante, este muchacho no parecerá aprender tras las batallas, pagando un precio bastante alto por ello.

> Souchirou Kuzuki. Otro master más en el instituto. A este paso podrían hacer un club de alumnos con el apoyo de este profesor. De carácter frío y distante, este profesor será el más difícil de detectar por los protagonistas. Sin embargo, quien lleva los pantalones en la pareja no es él, sino su servant.

> Caster. De clase hechicera, esta “maga” dará mucha guerra para derrotarla, teniendo recursos para todas las situaciones. Con un poder increíble en su feudo, donde es prácticamente invencible. Fuera de él demostrará que tampoco es tan poquita cosa como lo puede ser alguien que maneja las mancias de la hechicería.

> Rider. Esta muchacha de escueto vestido (¿había dicho que no hay ecchi? Eh… Pues no lo hay) será la servant de Shinji. No tendrá mucho papel en la temporada, siendo para mí un desaprovechamiento como lo fue Darth Maul en SW: La Amenaza Fantasma. Me hubiese gustado ver, en más ocasiones, luchar a esta heroína del pasado, de la misma forma que me hubiera gustado ver más batallas de Berserker o Lancer.

> Assassin. Es el servant de Caster. ¿Cómo es posible que un servant pueda llamar a otro para que le ayude? Es sencillo. Caster es una hechicera y, como tal, puede solicitar la ayuda de un sirviente como lo es ella, con la salvedad de que no tiene sellos de comando al no ser una master de por sí. Por esa misma razón, siempre está obsesionada en conseguir dichos sellos de manos de un auténtico master. Pero volviendo al servant de clase asesino, este tiene un nombre Kojirou Sasaki, conocido por ser un samurái en la era Sengoku y a principios de la Edo (entre 1585 y 1612, aproximadamente).
-¡Es la hora del recreo!-

Todo este grupo de personajes tiene un cosa en común: son serios como lo es el argumento, sin tonterías varias que puedan asomar en cualquier anime donde el instituto es casi el escenario principal de actuación. Cada caracterización es diferente en cada caso y aunque en algunos personajes existen ciertos rasgos similares, en su totalidad se diferencian unos de otros. Otro detalle que me gustó mucho son las voces escogidas para realizar el doblaje de cada personaje, no solo por el tono con el que hablan, también por la velocidad, casando muy bien con los parámetros preestablecidos originalmente.

Dejamos atrás estos dos apartados técnicos para inmiscuirnos en los dos últimos, aunque no menos importantes: el dibujo/animación y la ambientación sonora/OST. Empezamos por esta última para destacar el gran trabajo de los chicos de Ufotable al sincronizar los momentos de mayor tensión con temas electrónicos de gran poder empático. Mención especial a las escenas de lucha con Illya y su servant Berserker. No obstante quiero destacar también a “Ideal white” como canción escogida para el opening, un tema electrónico/J-Pop de la cantante nipona Mashiro Ayano que nos pone energía a tope para empezar con el respectivo episodio.

Todo lo contrario resulta el tema “Beliebe” del grupo “Kalafina”, grupo creado a propósito para varios temas de la OST de Kara no Kyoukai, un anime también del estudio Ufotable. En esta ocasión el ending no es todo lo lento que cabría esperar, no obstante intenta desconectar de todo lo acontecido en el episodio. Como opinión personal, los ending no suelo tragarlos, sobre todo por esa manía de querer relajarnos tras las “emociones” del capítulo de turno. Luego eso sí, llega el opening y venga “droga” para el cuerpo. Aun así, este ending está bastante bien a pesar de que no entrar en mis gustos, sobre todo por ese cambio de sintonía de guitarra eléctrica a “algo” que no sé muy bien donde encajarlo, aunque supongo que se quedará en el inmenso mundo del J-Pop.

Del dibujo indicar que es sencillamente perfecto. No hay pegas de ningún tipo, ninguna. La definición de los trazos es increíble, el detalle de los escenarios es magnífico, al igual que el detalle de los personajes, sobre todo de Archer. Respecto a la animación, no llega quizás al nivel sublime del dibujo, sin embargo se mantiene en un gran nivel, dejando en la vergüenza a otras cuyo nivel en este apartado ya era elevado. Si tuviera que destacar a un único momento respecto a la animación sería (otra vez) en la batalla con Berserker, concretamente cuando se disipa el polvo tras una explosión y aparece el servant rodeado de llamas azules como si de una hoguera auténtica se tratase. Si hay dudas en qué escena es, os pongo una captura de imagen.
-Como a mí me gusta, berseker a la brasa-

Y de tantas flores que fui echando al anime, ahora llegan las piedras. Cuidado que voy cargado. Ya no voy a nombrar, por lo menos ahora, el listado de zascas (que los hay), básicamente porque no me hace falta para sacar los colores al estudio, productora, cadena de TV o presidente del gobierno. Vuelvo, otra vez, a traer el tema del recorte de las temporadas. Que sí que soy un cansino, pero me toca las narices que hagan lo que les da la gana con los espectadores, metiendo la tijera como si de la Troika se tratase. De verdad, que ya le estoy cogiendo un asco a todo esto que me voy a replantear no analizar series que sigan esta estúpida pauta. Y con las que están pendientes gracias a esta práctica odiosa, pues las dejaré para el año que viene, para que se me vaya pasando mientras tanto el cabreo. En esta ocasión, el final de temporada es muy sentimental, intentando conseguir una lagrimilla de pena (pena de muerte será, lástima no, eso lo dejo claro) y dejando colgada la historia en, prácticamente, la mitad del último capítulo. Que otra cosa es la duración del mismo episodio, la guinda diría yo, con un total de 47 minutos que bien se podría hacer en 23 y ahorrarnos tiempo con semejante robo.

Como estoy algo calentito con este tema, vamos a dejar los zascas para más tarde. Así que vamos tomando aire y entrando en las curiosidades de esta temporada. Tenemos 12 capítulos con un extra llamado prólogo o capítulo 00 (como la cerveza sin alcohol) de 47 minutos de duración con una historia paralela a la sucedida en el episodio 1, igualmente este primer episodio consta de 47 minutos. Personalmente me gustan las historias que cuentan un mismo suceso, o una concatenación de ellos, desde los distintos puntos de vista que pueden tener los personajes de una historia. Por esa misma razón, Pulp Fiction es una de mis películas favoritas, ya que uno se entera de todo y conoce a todos (o casi todos) los personajes. A mayores de este detalle, tenemos otros más en forma de metraje extra al final del capítulo 7.
-¡Maldición! Me han desmontado la moto de Tron-

Después de este receso, tenemos, de mano del gorila sensible, los zascas de la serie y cuidadito que algunos son de campeonato:

> En el episodio 1 tenemos a alguien que puede identificar a una persona conocida que está situada en la azotea de un edificio y siendo de noche. Hasta aquí podría pasar. Ahora el edificio en cuestión tiene un mínimo de 32 pisos por las ventanas que se pueden contar en la escena (si cada nivel tiene 3 metros, tenemos un edificio de 96 metros de alto), pero como hay más edificaciones delante, impiden contar la totalidad de niveles. Se complica la cosa, ¿verdad? Ahora ponemos al observador a nivel de la calle y a varias decenas de metros del edificio (venga a sumar distancia), por lo que no me queda otras que decir que este sujeto bien podría ser contratado por los partidos de tenis como ojo de halcón.

> En el capítulo 5, Emiya le pide a Saber que no hable para no levantar sospechas y hacerla pasar por amiga estudiante extranjera que no sabía japonés (o no lo sabía muy bien), pero parece que esta tapadera se fue al carajo al principio del episodio cuando Saber admite haber hablado con Sakura. El pelirrojo no se extraña de esta confesión y a ella no le importó estropear la estrategia de ocultación. Todos contentos menos yo por este fail sin explicación.

> En el capítulo noveno vemos que Archer realiza una pregunta dentro de un edificio al resto de personajes. La contestación llega justo en la siguiente escena a saber (como sinónimo de conocer, no como la servant) cuántos minutos después fuera del mismo edificio. ¿Qué tiene esto de malo? Que seguro que el camino fue en silencio, porque otra explicación no hay. Por poner un ejemplo, una persona le está contando un chiste a otra en su casa, pero sin razón aparente se calla a mitad del chiste. Más tarde, en la calle, le cuenta la otra mitad como si no hubiera pasado nada. Solucionamos esto cortando el tiempo en medio y queda cojonudo como si un gañán lo hubiera decidido. Cosas del “espacio-tiempo”, habrá que preguntarle a Punset.

> El último zasca de esta temporada se encuentra en el episodio final. Vuelca un autobús y no se rompe ningún cristal de las ventanas. Deben de ser blindadas. Apuesto que Obama está tomando nota para su coche oficial.


LA NOTA:

Finalizando este análisis nos adentramos en el territorio de la nota. Entiendo que ya hablé bastante de esta temporada de Fate Stay Night: UBW y viendo el global de sensaciones, la serie es excelente y muy recomendable. Sin embargo, su tratamiento no es lo más ortodoxo que podamos esperar por esa maldita historia partida por dónde le dio la gana a algún anormal, parecido con lo que sucedió con Tokyo Ghoul, y que consiguió que me replantee los análisis a partir de este momento. Ya veremos en un futuro el nivel con el que termina esta historia, no obstante, tratándose de una temporada independiente, habrá que valorarla como tal. Al tener una historia inacabada se lleva una valoración a semejante experimento: una E

0 comentarios: