Paranoia Agent

jueves, 10 de noviembre de 2016 , 0 Comments

AÑO3



Esta semana nos haremos unas pajillas mentales con...

> Paranoia Agent (Madhouse, 2004, 13 CAPS)


Antes de empezar a desgranar la serie, quiero hacer mención a un lector, Juan Valero, que en la primera explicación de Ergo Proxy de este blog (¡ahí va lo que se me ha escapado!) nos pedía para ser feliz el análisis aclaratorio de lo que acontecía en Paranoia Agent. Pues la explicación de esta serie está al final de esta reseña, pero no me corráis por el pasillo, insensatos, que os podéis caer. Si no habéis visto la serie, os toca pasar por la piedra y por la visualización de la serie claro está.

Para encajar el anime de Paranoia Agent en mi calendario de análisis de 2016, tuve que mover varias series de fecha. Que no pasa nada, que para 2017 se analizarán igual, pero no voy a dar nombres para que la intriga se mantenga XD. Y de intrigas va la cosa, porque el anime que tenemos esta semana entre manos las tiene para dar y regalar. Sinceramente, no pensé que un argumento me pudiera dar tantos rodeos para llegar a una explicación del todo sencilla. Me recuerda tanto a Lost...

Y eso que estos meses también estoy a vueltas con la nueva explicación de Ergo Proxy, que es otra cosa "sencillita" que todo el mundo entiende a la primera y en la cual no te dan rodeos, ni te mienten, ni te marean con tanta vuelta a Mosk y a Romdeau. Malditos proxys creadores de mundos. ¿Acaso no conocen los diarios para poder anotar cronológicamente qué sucede o qué piensan? Parece mentira que no se trate eso en la historia XD

En fin. Bromas aparte, por este mismo punto empezamos: por el argumento. Sin lugar a dudas es lo más destacable de la serie, pero por su complejidad y su estructura, la confusión está más que servida. Un buen ejemplo de arma de doble filo. La historia de Paranoia Agent es simple, pero con el paso de los episodios veremos que se complica todavía más hasta no entender nada de lo que cuentan, en una borrachera de barniz que nos arrastra a un laberinto del que difícilmente sabremos cómo salir. Toda una ida de olla.


-Anda, mira, si es el muchacho de MAD Magazine-

La sinopsis de la serie trata sobre un fenómeno que se hace viral desde el minuto uno a causa de un ataque a una diseñadora de personajes, famosa porque su creación aparece por todas partes, como un pikachu. Este supuesto atacante es un muchacho, un crío concretamente, que calza unos patines dorados, lleva un bate de aluminio doblado, del mismo color que los patines, y viste una gorra de béisbol que oculta mayormente su rostro a excepción de su boca, mostrando una irónica sonrisa. Esta vaga descripción es la que da la primera víctima a la policía y la que estos ofrecen a los medios de comunicación para que se identifique al agresor. Pero este retrato robot no ayuda, la identidad del agresor resulta del todo imposible de averiguar y la gente empieza a elucubrar. Sin embargo, con el paso del tiempo, van apareciendo más agresiones y el fenómeno viral se hace realidad. Todo el mundo busca a un joven con patines y bate de béisbol; todo el mundo se vuelve paranoico con este personaje.

Vista esta pequeña sinopsis, podemos intuir que la serie puede tocar el género policíaco, el de suspense y, en menor medida, el psicológico. Pues los chic@s de Madhouse lo hicieron al revés. La psicología es la pieza clave de este rompecabezas y debemos utilizar mucho la sesera para poder adivinar lo que sucede. Personalmente incluiría el género de la fantasía para completar el pack y poder explicar la historia hasta niveles que cualquier mortal entienda el cristo que tiene delante con este anime.

De todas formas, dejando aparte el argumento en sí, la historia de Paranoia Agent se lleva bien, con un movimiento continuo y ascendente que nos guiará hasta el episodio final, en el que se descubrirá todo el pastel y se cerrará el anime, a pesar de ese final algo extraño con Maniwa. Por el medio también veremos otros aspectos del anime, otros puntos de vista, o complementos, que arrojarán luz en asuntos tan escabrosos de la sociedad nipona que casi los podríamos considerar clichés.

Empiezo por el evidente tema del suicidio en Japón y al que se recurre en la historia como a un personaje más. La ambientación acerca del estrés continuo y agobiante al que se ven sometidos los personajes en los diferentes episodios, darán un importante punto de vista para ambientarnos correctamente con la sensación de que son en las situaciones límite donde ocurren los hechos del "chico del bate". Y así, ya de paso, nos hacen estrujar las meninges para crear teorías diversas.


-Si estás embarazada y notas pataditas, quítale los juguetes al crío-

En un segundo plano están otros clichés típicos, que son tan japoneses como españoles, mexicanos o chilenos, por poner varios ejemplos. Empezamos, y que no se enfaden las féminas, con las típicas mujeres, las mal llamadas marujas en España, que se dedican a poner el ventilador y esparcir mierda sobre los demás en su pequeño círculo de brujas. También tenemos un pequeño guiño al mundo de la animación en el episodio 10 o la corrupción poilicial en el capítulo 4.

Llegando al último punto en importancia de la historia, el de los personajes me refiero, sólo quiero indicar que están bien definidos en su actitud y comportamiento, completados por un aspecto físico acorde a lo que podríamos pensar respecto a su personalidad. Todos son diferentes hasta que llegan al punto de la desesperación, a causa de las distintas situaciones personales que padecen, momento en el cuál todas las actitudes convergen en un mismo camino hasta llegar a la visita del chico del bate. Me han resultado curiosos y sorprendentes las vidas de varios personajes, concretamente de Harumi Chouno y la de Taeko Hirukawa, que es hija de otro personaje.

Por último, os ofrezco el resumen de los personajes más importantes de la historia:

> Tsukiko Sagi. Diseñadora de personajes. Es la protagonista de la historia, aunque en mucho metraje del anime no aparece en pantalla. Es la primera víctima.

> Akio Kawazu. Periodista de investigación, bastante despreciable según parece gracias a sus métodos poco ortodoxos y empáticos. Es la segunda víctima.

> Shogo Ushiyama. Estudiante de primaria y recién llegado de otro instituto para huir del bullying. Es la tercera víctima.

> Yuichi Taira. Cuarta víctima. Al encajar perfectamente en el perfil del agresor, sufre acoso de la misma forma en que lo sufrió Ushiyama en el otro instituto. Si no fuera por esto, seguiría siendo el chico número uno en popularidad y en notas.

> Harumi Chouno. Quinta víctima. Profesora particular de Yuichi, además de auxiliar de su pareja, también profesor, pero ya en una entidad pública. Guarda una doble vida secreta que la tiene carcomida por dentro.

> Masami Hirukaga. Sexta víctima. Policía corrupto del distrito en dónde suceden las agresiones del chico del bate. Termina siendo extorsionado por los mafiosos de los que se aprovechó en un principio.

> Makoto Kozuka. Imitador del chico del bate. Dará a la policía pistas falsas y algún que otro quebradero de cabeza.

> Taeko Hirukawa. Séptima víctima. Huida de su casa por sentirse completamente insegura a causa del acoso sexual al que fue sometida de joven.

> Keiichi Ikari. Detective responsable de la investigación de las agresiones del chico del bate. Se le ve muy responsable, no como a su compañero...

> Maniwa. Ayudante de Ikari. Se le va bastante la cabeza para ser un detective policial. Es el más "fantasioso" de los dos y esto le causará problemas a él y a Ikari.

Existen otros personajes, pero no tienen tanto peso en la trama, aunque pueda parecer que sí. Aquí todo son engaños. El primero a destacar es el viejo del hospital, un anciano que casi no habla y que hace cosas bastante extrañas, como hacer cálculos con números, kanjis y caracteres. También está la anciana sin hogar que es testigo de una agresión del chico del bate o la mujer de Ikari, por poner unos pocos ejemplos.


-No me pongas esos morritos que me pierdo-

Cambiando de apartado técnico, nos centramos ahora en el dibujo. Sencillo en numerosas ocasiones, incluso amorfo, Madhouse saca la peor versión animada de las series que he podido ver de este estudio hasta la fecha. Hasta el momento eran todo cosas buenas, en animación y dibujo, claro está. Bocas muy grandes o muy pequeñas, descentradas incluso, hacen que a veces me fije más en estos detalles que en la propia situación que se relata. Respecto a la animación, no existen estas bajadas de calidad, aunque tampoco vamos a aplaudir con las orejas. Normalita podríamos decir.

Respecto a la música, no habrá detalles que nos pongan la piel de gallina. Los temas no son nada del otro mundo, encajan bien, eso sí, pero nada que haga que los etiquetemos con una estrella. En cambio, la ambientación sonora es algo que sí destaca. Los efectos de sonido, el ruido de fondo y la música en su nivel justo hace que sintamos más las sensaciones de los personajes, cosa que es de agradecer, porque así podremos “padecer” un poco la angustia de los mismos.

Respecto al opening, Yume no Shima Shinen Kouen cantado por Susumu Hirasawa, indicar que es un tema con toques new age. Personalmente, no trago este estilo musical y es por eso que quizás no me llame tanto la atención la animación de esta entrada. No obstante, me gusta lo impactante que resulta ver a los personajes del anime riendo a carcajadas en situaciones trágicas o próximas a una muerte segura. Un toque de distinción en este enorme mundillo de aperturas y cierres. Y hablando ahora del ending, Shiroi Oka - Maromi no Theme “cantado” también por Susumu Hirasawa, tiene un tono tranquilo al igual que otros cierres de series que nos llegan desde Japón. Si alguien se fijó, lo de cantado va entre comillas porque la voz que aparece está muy distorsionada, pareciendo un pitufo atascado de mocos. De todas formas, la canción me recuerda muy y mucho a los temas de 8 bits de las consolas de los años 90.

Dado el tipo de historia que nos cuenta y cómo lo hacen, con todos los recursos para confundirnos, no me paré a anotar ni zascas ni curiosidades. Bueno, curiosidades sí, pero ya están relatadas anteriormente en esos episodios "especiales" a los que me refería anteriormente (el del policía corrupto, el de las marujas y el de la animación). Personalmente, el que me gustó más fue el octavo, dónde tres desconocidos quedan en el mundo real tras hablar por internet. ¡Una quedada! ¡Qué guay! Sí, para suicidarse los tres, muy "guay", la verdad. Lo que me gustó en este respecto es el sentido que le dan a la muerte, completamente diferente a lo habitual. También me gustó el detalle en que ninguno de los tres cuenta el motivo para suicidarse, sino que todo el capítulo trata sobre los intentos que hacen y sus fracasos. Muy gracioso y hasta entrañable sin tener en cuenta lo lúgubre que resulta hablar del suicidio y de la muerte.


LA NOTA:

Tras visualizar la serie, siento una pequeña decepción, porque me esperaba un guion similar a Ergo Proxy y sólo me encontré algo realmente interesante tras el paso de los capítulos y la llegada de la explicación en el episodio final. Pero es posible que esta decepción fuera por estar a vueltas con la nueva explicación de de la serie de Manglobe. Ya se sabe, las comparaciones son odiosas.

Sin embargo, no debo centrarme en esta comparativa, sino en el valor del anime en sí, sin mediar otras series por medio. Paranoia Agent es, sin lugar a dudas, una incomprendida que no sabe destacar por su complejidad y por las vueltas que da a un argumento sencillo. Al no poseer unos apartados técnicos destacables, queda en una posición de la tabla de valoraciones bastante discreta, una E, que quizás no haga justicia a su fama, pero que por los motivos antes mencionados es incapaz de escalar más posiciones. En mi sencilla opinión, es un anime sobrevalorado que sólo es conocido por tener una historia caótica y poco más.

Ahora bien, si queréis saber un poco más de la historia por medio de la explicación que antes anuncié, sólo tenéis que clicar aquí y el chico del "váter" os llevará en volandas.

0 comentarios: