Shojo Shumatsu Ryoko (a.k.a Girls' Last Tour)

jueves, 4 de marzo de 2021 , 0 Comments

AÑO 7



Enterrado en el fondo del saco de las series pendientes e incluso despreciado por un servidor debido al aspecto visual que mostraban sus personajes en el cartel promocional, en el día de hoy me dispongo a rescatar este anime con el fin de matar dos pájaros de un tiro. O al menos esa es mi intención inicial ya que a la vista de las valoraciones que obtiene en ANN me permitiría no solo saldar esta antigua deuda, sino abandonar de paso ese camino que tantos truños me ha deparado en el pasado. Aunque claro, del dicho al hecho hay un trecho y por eso mismo voy a ir cruzando los dedos en busca de suerte antes de ponerme con...


Shojo Shumatsu Ryoko (a.k.a Girls' Last Tour) (White Fox, 2017, 12 CAPS)

"Muy probablemente la opera magna de White Fox"


Estrenada el 6 de octubre de 2017, el anime que tenemos hoy entre manos es la adaptación del manga homónimo escrito por Tsukumizu realizada por el estudio de animación White Fox. Estudio del que ya hemos hablado en el pasado por medio de las series Re:Zero kara Hajimeru Isekai SeikatsuSteins;Gate que este mismo servidor analizó en su día con diverso resultado. Lo cual, mirado desde un punto de vista más global, nos puede servir de aviso a navegantes de cara a lo que nos encontramos en este trabajo. O no. Porque la verdad es que uno ya no tiene nada claro después de ver como los chicos de MAL y ANN acertaron de pleno al indicar los géneros en los que se cimienta esta obra. Aun y cuando los últimos optaron por coger la vía rápida al nombrar tan solo a dos de ellos. Por lo que, echando mano de lo que figura en la web de MAL, os diré que esta obra se basa en la aventura, el misterio, la ciencia ficción y el tan temido (por mí) slice of life.

En cuanto al staff tan solo os diré que la dirección corre a cuenta de Takaharu Ozaki (Goblin Slayer) mientras que del guion y la composición de la serie se encarga Kazuyuki Fudeyasu. Quedando el storyboard en manos de Kazuhiro Ozawa, Kenichi Kawamura, Masayuki Sakoi y el propio Takaharu Ozaki :P


> Sinopsis:

La serie sigue a dos chicas, Yuuri y Chito, mientras navegan por las ruinas de una civilización después de un apocalipsis desconocido, y mientras viajan en su modificado Kettenkrad, buscan comida y provisiones mientras sobreviven el día a día. (fuente: Wikipedia)


> Personajes:

> Chito es una de las dos protagonistas de esta historia y la más inteligente del dúo. Motivo este por el cual recae sobre ella la responsabilidad de pilotar el peculiar vehículo en el que se desplazan a lo largo de la serie. De cabello oscuro y sumamente responsable para su corta edad, la niña llevará consigo unos pocos libros a los que trata como tesoros además de un diario en el que irá plasmando los acontecimientos que tengan lugar durante su viaje. Siendo esta una tarea que solo podría realizar ella debido a que es la única que sabe leer y escribir.

> Yuuri es la cabeza loca del grupo y la rubia de la serie (para que luego alguien niegue la existencia de clichés en la animación XD). De edad similar a la de su compañera Chito y mayor estatura que esta, la chica nos sorprende con dos características que podríamos calificar de únicas; su mayor destreza física, dentro de lo que cabe esperar en una niña, y su buena memoria a la hora de recordar cosas relacionadas con la comida. Lo cual, sumado al hecho de que solo piense en la comida, nos hará pensar en que esta es su única razón para vivir. Aun y cuando este comportamiento esté presente en la historia para remarcarnos el duro mundo en el que viven. No obstante y dejando a un lado esto, la historia no tarda en dejarnos claro, por medio de la habilidad que tiene a la hora de manejar el rifle que lleva consigo, que Yuuri es la encargada de proporcionar la protección que necesitan.

> El abuelo, o más bien su figura, pues tan solo lo veremos en la historia a través de un par contado de recuerdos que nos muestran las chicas, resulta ser la persona más importante para ellas. No obstante y por lo que nos dan a entender, este hombre sería el encargado de ocupar el hueco de la figura paterna, enseñándoles todo lo que saben sin tener en cuenta el hecho de que sean familia. O al menos a mí no me ha parecido ver ninguna prueba fehaciente de que exista este grado de parentesco. Lo cual tampoco es que sea de importancia, como se nos deja constancia al ver como las chicas se acordaran de él a medida que avance la serie.

> Kanazawa es el primer superviviente con el que se encuentran las chicas y el que más las pillará por sorpresa debido a la "carta de presentación" que les muestra. Al igual que ocurre con ellas, de este personaje tan solo sabremos lo justo, quedándonos en un primer momento tan solo claro que su meta para vivir es la de hacer mapas de las zonas que observa y que no es una mala persona. Cosa que también podrán comprobar ellas tanto por la ayuda que les brinda como por el regalo que les hace antes de despedirse. No obstante y como os he dejado caer hace un momento, el paso por la historia de este personaje no terminará aquí, sino que más adelante se nos revelará más información sobre él.

> Ishii es la segunda superviviente que se encuentran las chicas en su ruta y un personaje bastante peculiar a la vista de su embelesamiento por los aviones. No en vano esta mujer no se dará cuenta de la presencia de las chicas hasta pasado un buen rato, dando así más credibilidad si cabe a su sueño de abandonar algún día la ciudad a bordo de un avión.

> Nuko es el tercer "personaje" con el que se encuentran las chicas. Y entrecomillo esa palabra porque en un primer momento no nos resultará fácil descubrir lo que es. Eso sí, lo que podéis tener por seguro es que esta alegre y simpática "mascota" resultará ser una de las piedras angulares en el final de esta historia.

Yuuri y Chito en uno de los escasos momentos de relax que tendrán.

El primer episodio de la serie nos presenta a Chito y Yuuri, dos niñas que en este momento viajan por el interior de unas ruinas abordo de un vehículo militar de oruga. No obstante y a pesar de lo que se los deja entrever en estos primeros minutos, el peso de la historia no tarda el recaer sobre la guerra. O más bien en sus consecuencias. Tal y como descubriremos tanto como recuerdos Chito cómo por el escenario al que llegarán las niñas, una vez alcanzada la salida de la "cueva" en la que se habían metido, y en el que solo quedan las ruinas de lo que un día fue y una buena colección de armas. Descubriéndonos así un entorno bastante solitario en el que las chicas aún tendrán que hacer frente a una de las mayores complicaciones que podían surgir; la búsqueda de alimentos en este devastado entorno. Un suceso que la trama aprovechará para criticar de una manera bastante acertada y directa el sentido que tendría una guerra a la escala de la que se intuye en este anime. Y, aunque ya podemos intuir como va acabar todo esto, y no solo por el título de la obra, las niñas no perderán la esperanza de encontrar los recursos que necesitan en medio de este páramo. Plasmando así la fuerza de voluntad con la que la vida se intenta abrir paso en los escenarios más inhóspitos.

La aventura de nuestras protagonistas nos lleva, en esta ocasión, a descubrir más cosas sobre ellas y la vida que tengan gracias a los lugares en los que van haciendo escala. Quedando así claro que Chito es la más lista y la única que puede leer y escribir en su idioma, aunque desconozca el que figura en los carteles qué hay entre las ruinas de este mundo devastado, mientras que Yuuri es mucho más despreocupada a la par que capaz a la hora de realizar actividades físicas. Y así, mientras disfrutamos del remanso de paz que encuentran las niñas al final del episodio, es como nos damos cuenta del extraño mundo en el que se desarrolla esta historia por medio de las construcciones que se nos muestran :P

Continuando con su viaje, el capítulo tres nos descubre como Chito y Yuuri llegan a lo que parece ser un callejón sin salida, antes de que aparezca en escena y de la manera más ruidosa posible, un nuevo personaje. El cual, como es obvio, ocasionará que las niñas se pongan a la defensiva ante lo que a todas luces parece ser una amenaza. No obstante y en contra de sus temores, Kanazawa resulta ser un hombre amable que trata de sobrevivir como buenamente puede en este lugar del mundo para hacer mapas de los lugares que observa. Lo cual dará pie a una curiosa amistad de la que ambas partes saldrán favorecidas a pesar de los peligros que les esperan. Y hasta aquí voy a leer para, aprovechando la sorpresa de encontrarnos con un superviviente y después de avisaros de las escenas extra que encontraremos a final de este episodio, lanzaros una cuestión que me viene llamado la atención desde el comienzo. Y es que si nos encontramos en un lugar tan devastado por la guerra, ¿cómo es que aún no hemos visto a ninguna víctima de esta? No sé, es lo mínimo se podría esperar en una historia de este tipo. ¿No?

El 3D está integrado de tal manera en las escenas que nos pasará desapercibido en gran parte de la serie.

La incursión de las chicas en el siguiente nivel de la ciudad nos deja ante un cuarto episodio en el que, comenzando primeramente por la cámara que les regaló Kanazawa y posteriormente por las estatuas que representan a la deidad a la que rezaban los antiguos habitantes de este lugar, la historia profundiza en un elemento que ha estado presente en la misma desde su mismo comienzo; la muerte. Tema este que atisba, por un lado, con la increíble capacidad operativa que tiene el dispositivo electrónico y, por el otro, con ese recorrido que las lleva a visitar un templo para, aprovechando las creencias de aquellas personas y la situación inesperada que se les presenta, acabar finalmente reflexionando sobre esta circunstancia. Y todo ello sin renunciar a esas escenas extra que volveremos a encontrar al final :P

Dándonos a entender que cierra un arco argumental, por eso de carecer de ending, el capítulo cinco nos presenta una cara más amable de la historia por medio de la imaginación qué demuestran tener las chicas en las mini historias que conforman este episodio. Dándole así importancia, en primer lugar, al hecho de tener una casa y, en segundo, a la música. La cual llegará a ellas por medio de la banda sonora que crearán las gotas de la lluvia para su disfrute. Y todo ello sin dejar de lado ese toque oscuro que rodea a toda esta historia y que en esta ocasión llegará hasta nosotros por medio de la pesadilla que tendrá Chito gracias a la "graciosa" de su compañera XD

Tras lo visto hasta ahora, el sexto capítulo opta por romper con la "monotonía" para mostrarnos, de buen comienzo, el gran problema al que se enfrentan las chicas. Una situación complicada que servirá de puente para conocer a Ishii. Un nuevo personaje de edad similar a la de Kanazawa y que vive con el único propósito de construir un avión con el que poder abandonar la ciudad. Meta esta que les brindará a las chicas la posibilidad de salir de su atolladero a cambio de ayudarla. Un trato bastante justo y que irá un poco más allá, pues gracias a esta colaboración las chicas obtendrán comida y baño además de la ubicación donde se encuentra una instalación de suministros. Lo cual marca el rumbo a seguir de nuestras protagonistas, o al menos eso es lo que parece. Por lo que habrá que esperar al siguiente episodio para saber si esto es cierto sin perdernos ante las escenas extra que también se ocultan en este capítulo.

La cámara será el único elemento de toda la obra que nos revele el año en el que transcurre esta historia.

Como cabría esperar, el séptimo capítulo nos lleva a las instalaciones que nos había descubierto Ishii para comprobar, una vez más, el verdadero pánico que le tiene Chito a las alturas. Lo cual derivará en una serie de situaciones que Yuuri no desaprovechará con el fin de que el humor aparezca en escena. No siendo hasta que lleguen a su destino cuando este haga su verdadero papel con esa escena tan previsible como absurda. La cual, a su vez, aún le deparará un nuevo calvario a Chito antes de que finalmente puedan obtener el resultado de su esfuerzo. El cual, por cierto, no llegará de la manera que cabría esperar, sino que dará pie a que descubramos nueva faceta de este divertido dúo.

Repitiendo nuevamente la estrategia de carecer de ending, el capítulo ocho nos muestra como las niñas siguen su camino en el ascenso de la ciudad para encontrarse, primeramente, con lo que se podría considerarse como el cementerio de las personas que un día vivieron en este sitio. Un enorme lugar conformado por un sinfín de taquillas en las que las personas depositaban sus vienes a modo de recuerdo. Y digo que es el principio porque la continuación de su ruta las llevará a uno de los pilares que permiten el acceso a los niveles superiores. Con el fin, más que probable, de volver a poner a prueba la fobia de Chito. Iniciando así una peligrosa "escalada" que les permitirá investigar en nivel superior sin que Chito tenga un momento de respiro. Y es que, cuanto más alto están, más parece que a la pequeña le toca pasar por sitios estrechos y sin protección frente a las caídas. Una buena penitencia que, en esta ocasión, se verá compensaba, o no, con el primer contacto que las niñas tendrán con las desconocidas bebidas alcohólicas

Con un cambio sumamente interesante, el noveno capítulo nos muestra cómo la exploración de este nuevo nivel lleva a las chicas hasta una instalación que todavía sigue operativa. Aunque su estado actual disté mucho del que debiera. Y es que en el pasado este lugar había sido operado por numerosas máquinas que se encargaban de la cría de peces a gran escala para abastecer a la población. Quedando ahora en pie de todo aquello tan solo dos máquinas y un triste pez. Lo cual, nuevamente, viene a recordarnos la decadencia que se respira en esta historia. No obstante y dejando a un lado lo malo, la parte destacable del episodio se halla en conocer a las máquinas que viven en este lugar. O más bien a una de ellas. Puesto que será por medio del pequeño robot como descubramos información acerca del pasado de este mundo y como nos encontremos ante la cara amable de los robots que siempre nos han mostrado desde el país del sol naciente. Dando con ello lugar a que las niñas piensen sobre el verdadero significado de la palabra vida :D

Este pequeño es Nuko.

La progresión por este nuevo nivel nos lleva, en esta ocasión, a subirnos a bordo del primer tren que vemos en toda la serie. Suceso este que servirá de base para que las niñas terminen cavilando sobre lo que les rodea aprovechando la soledad que las rodea. La cual, por cierto, llegará a su fin en cuanto lleguen a su siguiente parada. Un lugar lleno de las cicatrices de la guerra y en el qué, por primera vez, ambas podrán ver en funcionamiento al aparato de radio que llevan consigo. Dejando así que surja en ellas un sentimiento de tristeza fruto de la música que suena y de la escena con la que se encuentran antes de que se "crucen" con el curioso ser que se unirá a su viaje. No en vano esta forma de vida tendrá su parte de protagonismo en las escenas extra que, al final del episodio, dan continuación a este peculiar encuentro.

Con su nuevo compañero ya integrado en el grupo, el penúltimo episodio de la serie comienza mostrándonos lo gracioso que puede llegar a ser este organismo antes de que nos demos cuenta de las grandes habilidades que tiene para el aprendizaje. Y todo ello, no nos olvidemos, mientras las niñas se dirigen al origen de la música que escucharon a través de la radio. Una travesía que estará llena de sorpresas y peligros a partes iguales y que servirá de punto de partida para qué, tras descubrir el increíble poder que tenían las armas inventadas en la humanidad, la historia nos acerque a ese mismo período de tiempo con la promesa de resolver las dudas que, tanto nosotros como nuestras protagonistas, tenemos sobre esa época del pasado. Por lo que una vez alcanzada su meta y después de comprobar nuevamente el tipo de habilidad que posee Nuko, tan solo nos resta ver el último episodio para salir de dudas. O al menos eso es lo que espero :P

Cómo se podía intuir, el último capítulo nos deja ante las piezas que necesitábamos para entender cómo llegó el mundo a este estado. Y lo hace de una manera sumamente inteligente; aprovechando la cámara que las niñas llevaban consigo. No obstante esto no será lo único que descubramos pues, para sorpresa de todos, esta revelación dará paso a una mayor por medio de Nuko. O mejor dicho, del resto de individuos de su especie que se encuentran en este lugar. No en vano, y tras ella, tendremos material más que suficiente para pensar acerca de su verdadero origen. Ya que su misión resulta tan concreta y su mensaje tan directo que no parecen ser algo creado por el hombre. Y así, con este curioso encuentro, es como nuestras chicas se despiden de nosotros con la firme idea de seguir avanzando hasta llegar al nivel superior de la ciudad y, quién sabe, si incluso hasta la Luna :)


> Animación y música.

Por primera vez en mucho tiempo la animación de esta obra me deja ante sentimientos encontrados puesto que, si por un lado nos encontramos con unos entornos sumamente cuidados y un uso del 3D, por parte de la gente de IKIF+, digno de mención, por el otro nos topamos con un diseño de personajes muy cuestionable. No en vano en esta ocasión el aspecto chibi al que se recurre sobrepasa la definición de este término para caer en el terreno de lo terrorífico. Y por si esto no fuera suficiente, en momentos muy puntuales (eso sí) a los dibujantes no se les ocurrirá nada mejor que deformar las proporciones de las protagonistas porque sí. Ahora bien, dejando a un lado esto no estaría de más pensar en el motivo real por el que se decidió recurrir al estilo chibi para dibujar a unos personajes que, aun siendo niñas, no dejan de ser humanas. Y es que, si bien puedo entender que series como Hakumei and Mikochi recurran a este diseño por la naturaleza de sus personajes, no logro encontrar una razón coherente que explique la decisión de los chicos de White Fox. Quedando así lastrada la buena labor que estos chicos habían realizado en el resto de los apartados que dan forma a la animación de esta serie.

No obstante y si bien no suele ser lo habitual en la inmensa mayoría de animes, el apartado sonoro de este nos deja ante uno de los mejores que me he encontrado tanto a nivel musical, donde Kenichiro Suehiro lo borda a la hora de dar con los temas apropiados para acompañar a esta historia, como de ambientación. Siendo este último el aspecto que, a mi juicio, brilla con más intensidad en este trabajo. Y es que yo no sé a vosotros, pero a mí se me van a tardar en olvidar los sonidos que acompañan al proceso de disparar una bala desde el rifle de Yuuri. Y, por si esto no fuera poco, la banda sonora aún nos oculta otra sorpresa al recurrir a las seiyus de las protagonistas para poner voz a los temas que acompañan a opening y ending. Siendo esta una similitud que, aunque en parte, me lleva a pesar nuevamente en Hakumei and Michiko. Por lo que una vez dicho esto tan solo me resta indicaros que "Ugoku, ugoku" de Inori Minase & Yurika Kubo es el tema que suena durante el opening mientras que los endings recaen sobre "More One Night" de Inori Minase & Yurika Kubo y "Amadare no Uta" de Inori Minase & Yurika Kubo (episodios 5 y 12). Un tema este último que también podremos escuchar durante el episodio 5 y que pone el punto y final a este apartado no sin antes preguntaros si a vosotros os han parecido tan correctos como a mí :P

A ver si lo de la elección del diseño de las protagonistas va a ser una vendetta de alguien contra las mujeres... XD


LA NOTA:

Metidos ya de lleno en el último apartado de ese análisis y continuando con las referencias que he hecho a Hakumei and Michiko (un anime que he nombrado simplemente por haberlo visto antes que este y, por tanto, sin tener en cuenta en ningún momento las fechas en las que tanto uno como otro vieron la luz), voy a aprovechar el momento para indicaros el que sin duda alguna es el aspecto más destacable de este trabajo; su historia. Y es que, además de contarla, o mejor dicho, de estructurarla de una manera que recuerda a la que descubríamos en el trabajo de Lerche, esta resulta ser tan clara y sólida que en ningún momento tendremos esa sensación de estar perdidos por culpa de no entender lo que ocurre. Como si ocurre en otras series (hola Kemurikusa!) que recurren a un mundo tan desolado, deprimente e incluso extraño como este para desarrollar su trama. Un punto sumamente positivo para el trabajo de los chicos de White Fox pero que no está exento de tropezar en algunas piedras. Y esto último no lo digo por el slice of life que se nos presenta y que una vez más vuelve a recordar al que abanderaba el anime de Lerche por su planteamiento, por lo que a este respecto no tengo queja alguna, sino por la inclusión de esas escenas cómicas con las que obviamente se le intenta sacar hierro al asunto. Puesto que, al menos en mi opinión, estas resultan quedar demasiado artificiales o forzadas durante buena parte de la serie. Lo cual nos acaba dejando ante momentos muy concretos, como los que observamos al final del anime, en las que estas encontrarían su lugar dentro del contexto de esta historia.

Dicho esto y antes de pasar a desvelaros la valoración de este trabajo, me gustaría tomar un momento para hablar de esos aspectos que, sin estar enmarcados dentro del terreno de lo positivo o lo negativo, sí que nos dejan ante algunas curiosidades que no está de más recordar. Siendo la primera de ellas y la más fácil de reconocer, la que tiene que ver con el vehículo en el que viajan nuestras protagonistas. Y es que si nos encontramos en el futuro, ¿cómo es posible que tengan un Kettenkrad alemán de la segunda guerra mundial? Aunque nos cueste caer en ello en un principio, sobre todo si no tenemos emplazado la época en la que existió este método de transporte, resulta sumamente evidente que este artilugio está fuera de lugar. A no ser, claro está, que la intención original haya sido la de presentarnos una historia cíclica en lo que a guerras se refiere. Como buenamente podemos concluir después de ver la sorpresa que nos depara el final de la serie en forma de información. Una teoría que no pasa de ser eso y que nos lleva de cabeza a la siguiente parada de esta excursión.


Y es que, si bien es cierto que nos encontramos ante un escenario de lo más apocalíptico en el que prácticamente todos los sitios se convirtieron en un campo de batalla, ¿cómo es posible que no encontremos rastro alguno de cadáveres en toda la serie? ¿Acaso se debe esto a que, como creo yo, la serie está enfocada a una horquilla de edad más amplia donde tendría cabría el público infantil? ¿O tal vez esta ausencia sea debida a lo que nos dejan entrever, al final de la serie, los compañeros de Nuko aún y cuando nos dejan bien claro que solo se alimentaban de una cosa muy concreta? Misterios, misterios everywhere y suerte tremenda para Iker Jimenez. Quien nunca tuvo tan fácil dedicarle un programa de los suyos a los "dibujos japoneses" y menos después de comentaros el último aspecto que tengo en la recámara. Puesto que el hecho de que entre las ruinas de la ciudad se encuentren estatuas de los seres como Nuko, e incluso existan templos en su honor, nos lleva a pensar en que estas entidades llegaron al lugar cuando aún había humanos residiendo en ella.

Y llegados aquí tan solo me queda por deciros que, a mi juicio, la presencia en la trama de Nuko y compañía sobra, ya que si bien es cierto que gracias a ellos resolvemos algunas dudas también lo es el hecho de que nos regalaran algunas otras todavía peores XD, y que, por increíble que pudiese parecer en un principio, la historia que se nos narra es la más alegre que se podría contar en un escenario como el que nos encontramos. Siendo este el punto que me lleva a recordar lo que os decía al comienzo de este apartado y a ratificar el buen trabajo realizado por los chicos de White Fox. Lo cual, para lo que a vosotros os interesa, se traduce en que Shojo Shumatsu Ryoko se haga con la B de nuestro Sistema de Valoraciones.

-No pipes, no party

0 comentarios: