Deca-Dence

jueves, 9 de junio de 2022 , 0 Comments

AÑO 9



Esta semana nos acordaremos de Steven Seagal con…


>Deca-Dence (NUT, 2020, 12 CAPS)


Menuda referencia, verdad. ¿Qué pinta el bueno de Steven en todo esto? ¿Se trata de una serie basada en el aikido? ¿O directamente hay hostias a cascoporro? Os daré una pista a los cinéfilos: Decisión crítica. Y sí, tampoco voy a enlazar nada, cada uno que esfuerce las neuronas, que para eso están.

A parte de las riñas que pueda haber en las películas de acción de Steven, en el blog tuvimos una mucho más ligera para ver quién se apropiaba del análisis de esta serie, más si cabe cuando nos llamó poderosamente la atención por igual. Aquí, al igual que en el resto de Galicia, el primero que llega se lleva el premio. Sucede con todo. ¿Quién pasa primero por un puente estrecho? El primero que llegue. ¿A quién atienden primero cuando abren una nueva caja en el supermercado y dicen que mantengamos el mismo orden? El primero que llegue. ¿Quién se queda con el chico guapo que fue a pedir una copa mientras sus amigos van a bailar? La primera que… ¡MENTIRA! Eso jamás sucederá.

Quitándonos de tonterías, me pasan una notificación (mis neuronas vagas, quiénes si no) de que tenemos el estreno en este blog del estudio NUT. Creado en 2017, este estudio tiene en su haber bastantes más animes de los que me hubiese imaginado. Hay que tener en cuenta que este pequeño estudio a día de hoy, mientras escribo estas líneas, tiene unos pocos animes, pero suficientes como para ver que empiezan fuerte en este mundillo. A parte del que estamos analizando hoy, existe una coproducción en FLCL Alternative y una serie titulada Youjo Senki: Saga of Tanya the Evil que igual cae próximamente en el blog. Quién sabe.

De todas formas, ante la tesitura de estrenar sensaciones frente a un estudio, acerca del trabajo realizado, quiero calmarme algo más de lo normal. Básicamente para no dar un paso en falso y aplicar una etiqueta injusta, ni por buena ni por mala. Eso lo comprobaremos con el avance de las líneas.

Y sin más dilación, procedemos con la…


>Sinopsis

Natsume es una joven que creció sin madre, al menos no sabemos nada de ella en la serie (ni se le menciona) y cuyo padre lo vemos morir nada más empezar el anime, cuando la protagonista permanece herida de gravedad.

-Oh, no, es el monstruo de los testigos de humedad-

Con el paso de los años, esta joven crece ilusionada con alcanzar el nivel al que llegó su padre, convirtiéndose en un soldado para luchar contra el enemigo venido desde las profundidades de la galaxia. Sin embargo, por muchas ganas que tenga de conseguir un puesto, eso no garantiza que lo consiga. Por eso la designan para un puesto de reparación del blindaje de la fortaleza donde viven.

Con el paso del tiempo, a pesar de que no le guste su función, hace buenas migas con su patrón, Kaburagi. Aunque se trate de un adulto algo aburrido y parece que rompedor de sueños, Natsume descubre que hay algo más detrás de esa cara seria que solo busca tranquilidad.


>Guion y narrativa

Posiblemente empiece a desmembrar el guion sin piedad, empezando fuerte con las diferentes partes, pero esto no quiere decir que tenga ganas de hundirla en el lodo para que no levante cabeza, no, más bien porque hay mucha tela que cortar.

La historia que nos relatan en Deca-Dence es, visto el primer episodio, la de un anime de acción en un mundo postapocalíptico, donde el ser humano tiene que sobrevivir en un ambiente hostil y casi desértico, encontrando alimento y sobreviviendo a los ataques de una raza alienígena. Vamos, lo que suele ser casi habitual en los animes de acción del montón donde la fantasía y ciencia-ficción se entremezclan hasta que esta última acaba desapareciendo para que la imaginación desbordante de un borracho de sake acabe dictaminando la última palabra.

No obstante, aquí tenemos un giro de guion inesperado a finales del primer capítulo que nos dejará fuera de lugar, algo que no entenderemos de buenas a primeras y que, con el paso de los episodios, comprenderemos mejor: robots. Sí, estas máquinas con inteligencia artificial estarán por medio y, si bien no sabremos qué pintan ahí, porque hasta el dibujo cambia radicalmente, poco a poco entenderemos el porqué. Yo no lo voy a decir, deberéis ser vosotros quienes encontreis la respuesta sin que os destripe nada.

-Qué mal acabó el expresidente de Francia-

El guion va jugando con ambas bandas, relatando los cambios entre diferentes mundos hasta que ambos convergen poco antes del final, causando una reacción que acelerará la tensión del relato hasta llegar al clímax en el episodio final.

La narrativa, en este caso, tiene un patrón claro: es sencilla, ofrece suficientes datos para comprender qué sucede (aunque al principio nos confunda por ese cambio inesperado) y evoluciona favorablemente. No tiene traspiés ni pasos en falso a nivel general, aunque sí alguna tontería que otra convertida en gazapo, como que máquinas diminutas sean capaces de conducir un vehículo 4x4 sin el inconveniente de no llegar a los pedales o de coger un volante que casi es tan grande como ellos. Pero son insignificantes comparado con el buen resultado general.

¿Y sabéis qué es lo mejor de todo? Que tiene un final. Sí, acojonante que una serie tenga un cierre y no continúen con una nueva temporada en espera de sacar tajada financiera. Habrá que darles un premio a los de NUT, la verdad.

Sin embargo, hay voces discordantes dentro de mi cabeza que quieren tener su hueco en este análisis o, al menos, en esta parte. En algunos momentos parece que hayan abierto la caja de pandora de clichés de los animes malos de ciencia-ficción y acción. Hablo de las escenas de acción sin sentido donde todo son peripecias, golpes mortales y una fortaleza rodante que solo le falta convertirse en Optimus Prime. Por no mencionar del factor "todo salió a pedir de Milhouse" que se repite alguna vez que otra, sobre todo al final, y que nos hace replantear que igual todo está demasiado guionizado y no dejan a la realidad hacer su trabajo. O por lo menos, a la ley de Murphy para que todo falle alguna vez. Es que parece que haya bajado la virgen para arreglar los problemas.


>Personajes

Uno de los pilares principales en una serie son los personajes, cómo están desarrollados y cómo evolucionan con el paso del tiempo. Si con la historia la cosa pintaba bien, aquí nos quedamos con ganas de más. Los dos personajes principales están bien desarrollados y evolucionan con los capítulos, volviéndose más maduros. En cambio, el resto del elenco solo está de manera presencial con el desarrollo inicial. No cojean en sus actitudes, pero sí que los veremos pasar por la pantalla sin pena ni gloria.

-También está la Heineken-

Si bien algunos tienen su protagonismo al comienzo, eso cambiará luego para dejarlos casi abandonados y centrar el objetivo en otros que poca diferencia tienen con respecto a los primeros. Esto no quiere decir que sean más simples que el mecanismo de una cuchara, pero no esperemos un giro que nos haga asombrar. Eso corresponderá a los protagonistas, si lo consiguen con cada uno de vosotros, claro.

Os dejo, a continuación, con el listado de personajes:

>Kaburagi. Es el protagonista. En un comienzo lo veremos con el avatar humano que tiene, sin embargo, su aspecto robótico será el que aparezca más tiempo contra el final de la serie. Tiene un comportamiento serio y, en ocasiones, algo huraño, pero eso es porque la vida no le trató bien.

>Natsume. Esta joven entra en la vida de Kaburagi como un elefante en una cacharrería. Lo pone todo patas arriba, incluidas sus ideas y prejuicios. Sin embargo, esta joven perspicaz y enérgica (sobre todo esto último) dará un nuevo punto de vista acerca de la realidad que no llegó a imaginar. Natsume podría definirse como la personificación del caos, no por los problemas y destrozos que pueda ocasionar, si no por el giro a la forma de pensar que podamos tener.

>Kurenai. Es la waifu de la serie. Sí, no hay duda que lo han intentado con ella. Esta joven luchadora de mirada ardiente, va perfectamente maquillada a pesar de los combates, por no mencionar el cuerpo escultural que posee. Sin embargo, el papel que tiene es el de fumar cuando no está combatiendo y el de luchar encarnizadamente.

>Pipe. Si queréis una excusa para empuñar un lanzallamas y quemarlo todo, Pipe es vuestro engendro. Cosa más fea no he visto jamás. Solo le falta babear por allá por donde pase.

>Minato. Es el comandante de la Deca-Dence, la fortaleza rodante donde se refugian los humanos. Tendrá un papel testimonial hasta que nos vamos acercando hacia el final. Parece bastante dogmático, aunque termina siendo convencido por Kaburagi. Tampoco es que vea muy difícil ese hecho, parece que solo hacía falta una excusa para dar un giro a sus convicciones.

-¿¡Otra vez aquí!? ¡Joder, qué puto asco!-

>Fei. Es la mejor amiga de Natsume. Por lo menos al comienzo de la serie. Luego, de la noche a la mañana, no quiere saber nada de ella. También desaparece de la recurrencia en el plano repentinamente. No indican razón por este cambio de comportamiento o, si lo indican, resultó ser tan irrelevante y estúpido que lo ignoré.

>Jill. Robot que se encuentra con Kaburagi en el correccional de errores. Esta ingeniera de sistemas ayudará con sus conocimientos informáticos. Aunque pueda parecer esponjosa y super-kawaii con esa melena rizada, puede mostrar su mala uva sin problema alguno.

>Hugin. Yo preferí bautizarlo como Florentino, igual alguien se dará cuenta de por qué. Siempre va junto a Munin, el cuervo (o esfera) y ambos dictan sentencia acerca de los errores que se encuentran en el sistema. Y no me refiero a errores informáticos capaces de plagiar un libro, sino a entidades físicas.

>Sarkozy. Es la viva imagen del expresidente de la república francesa: pequeño y con cierto atractivo. Podríamos pedir la opinión a Carla Bruni, pero hace tiempo que no me responde a las llamadas, así que nos quedaremos con las ganas (yo sobre todo). Este pequeñajo es más tonto que las piedras, aunque tiene buen corazón. Quizás sea eso lo que lo haya convertido en un personaje algo idiota, comparado a Tow Mate.

>Donatello. Este grandullón del grupo de robots. De carácter algo belicoso, le gusta la batalla como el que más. No puede estar quieto sin montar jaleo. Eso sí, tiene un fuerte sentido de la justicia.

>Turkey. Si te dicen que es el primo del robot demonio de Futurama, te lo crees porque el parecido razonable está más que justificado. Por hijo de puta, tampoco se queda atrás.

-Nuevas condiciones de Whatsapp-


>Animación


Entramos en uno de los apartados que más rascan. Yo seré el primero en lanzar la piedra o el saco de ellas que tengo justo al lado. No lo dudaré. Vale que, desde el primer momento, comprobamos que el dibujo es bastante sencillo, sobre todo en un primer plano donde estamos habituados a un cuidado en esmero. Las series que tienen semejante característica son de la década de los 90 o alguna más puntual y que a día de hoy sigue emitiéndose, como es Shin-Chan.

Las escenas de acción tampoco ayudan. Se echa en falta más piruetas teniendo en cuenta el nivel de meadas por fuera del tiesto que muestran en la historia. No digo esto último por necesidad, sino por sarcasmo. En serio, está bien así como está con las florituras básicas en cada combate. En los momentos de "calma" y con ello me refiero a las escenas de comida o dentro de la Deca-Dence reparando la coraza, por ejemplo, se nota en demasía el contraste entre detalle de los personajes y el escenario en el que se encuentran. Ya no comento nada de los fondos porque es más exagerado todavía, pero los escenarios están demasiado cuidados respecto a lo demás. Pensándolo detenidamente, las series antiguas tenían este defecto, sobre todo cuando había algún aspecto móvil que estaba más remarcado de los demás.

Sin embargo, la cosa que más nos cruzará los cables será el diseño del mundo de los robots. Si la calidad del dibujo está por debajo de lo que estamos acostumbrados a día de hoy, ni os cuento el bofetón a cada lado de la cara que nos causa ver semejante contraste. Por poneros un ejemplo, es como si voy al cine a ver una película de Makoto Shinkai y, en medio de la reproducción, me cuelan un capítulo de Manzana y Cebolleta. Exactamente igual.


>Sonido

El sonido es el segundo apartado técnico. Sí, parece mentira que existe porque ni se nota que está. Esto lo digo en el buen y mal sentido de la palabra. En el buen sentido porque si una OST no se nota es porque hace un gran trabajo ambientando las escenas, con una gran mezcla en la edición para que las voces y los efectos especiales no rasquen. Y, cuando lo digo en el mal sentido de la palabra, es porque tuvieron la oportunidad de hacer un trabajo destacable. No digo que llegase a ser sobresaliente, pero podrían, al menos, mejorar las músicas cuando llegasen al clímax o los momentos de tensión. Les falta garra, fuerza o como queráis llamarlo.

-Augurio para que los abogados de Disney entren por la puerta en 3, 2, 1...-

Konomi Suzuki se encarga de poner voz a la apertura, que lleva como título Theater of Life. Konomi ya tiene pasado por este blog por haber colaborado en No Game, No Life, tanto en la serie de TV como en la película Zero. Del ending se encarga Kashitaro Ito, con una sola colaboración en el mundo del anime. Obviamente me estoy refiriendo a la propia serie que analizamos hoy. El título de la canción que interpreta es Kioku no Hakobune.


LA NOTA

Terminamos esta reseña de una serie, ante todo, curiosa y llamativa. No va a dejar a nadie indiferente, ya sea por su argumento, historia o animación. Sin embargo, para la ecuación que tenemos entre manos, la cosa se simplifica, como ya sabréis. Así que solo tendremos en cuenta la parte del guion y del tratamiento de los personajes.

Me hubiese gustado profundizar mucho más en el desarrollo de la historia, pero eso me llevaría de manera inequívoca a desvelar partes y giros que le quitaría las sorpresas que la historia ofrece. Vale que podría estar mucho mejor gestionada, pero es lo que NUT nos ofrece. Lamentablemente, se queda en una trama ligera, con aspiraciones a más, pero que está bien. En eso no tengamos dudas.

Lo que nos puede echar atrás es el cambio entre estilos de animación. El primero que vemos no es muy detallado, al menos en lo que se refiere a personajes y acción de los mismos, pero sí que están trabajados los escenarios. Sin embargo, el otro mundo, el de los robots, se ve demasiado infantil, muy simplificado y con un cambio entre mundos demasiado drástico. Sé que a muchos no les gustará, pero dadle una oportunidad porque puede merecer la pena.

De todas formas, la calidad general, quitando apartados técnicos, está algo justo para las excelentes notas que he visto por ahí. Ya sabéis la cantinela que siempre cuento de que no importan las notas, si la serie te gusta, bien, pero no hay que imponer las preferencias o gustos sobre los demás como si fueran la verdad absoluta. A mí me gustan series a las que le he puesto una nota baja y no pasa nada. Por cierto, antes de terminar el análisis indicaros que la que Deca-Dence consigue y es una D. Eso sí, no quiero olvidarme de algo que, probablemente, les choque a algunos despues de lo que os he contado: el sello de recomendable. Aunque sea una historia que me sepa a poco, que se note simple o que los personajes no evolucionen ni a la de tres, a excepción de los dos protagonistas claro está, tengo claro que hay que darle una oportunidad. Porque llamará la atención de más de uno. 

0 comentarios: