TRIGUN

jueves, 31 de octubre de 2013 , 0 Comments

AÑO 0, MES 6



El hombre de los 60 millardos de dólares hace su aparición en este blog, pero tranquilos, que no pasará nada. Aunque le ponga la nota más baja, no matará a nadie. Su filosofía es muy loable, pero poco práctica: ‘todo ser vivo merece vivir’.


Adaptado del manga en 1998, consta de una temporada de 26 episodios. En esta serie no se guarda una correlación exacta con el manga, ya que empiezan de una forma parecida, pero para seguir la tradición de tantos animes, el argumento se va por las ramas y difiere bastante de la edición impresa. Indicar también que, a mayores, se realizó un OVA de 90 minutos en 2010, de la cuál hablaremos después del análisis de la serie.


> Trigun (Yasuhiro NightowSatoshi NishimuraMadhouse1998, 26 CAPS)

Al igual que en el OVA, la serie se ambienta en un planeta árido, alejado de la Tierra, cuya dureza se hace patente tras cada episodio. Toda la estética guarda una enorme semejanza con las películas del western americano. Y no me refiero a la escenografía, sino a innumerables detalles como el guión, el estilo del relato o el vestuario entre otros tantos. En esta situación, los habitantes del planeta intentan sobrevivir como buenamente pueden, al igual que lo harían los personajes de las películas del oeste. No obstante, habrá detalles que echaremos de menos de este género, como los rebaños de ganado, los búfalos, los indios, las praderas o los ríos. Poco a poco iremos viendo cómo irá encaminada la serie, que no difiere casi en su totalidad desde principio a fin. Y me refiero a la base del argumento.

En esta base aparecen los personajes principales. Vash, más conocido como el ‘Tifón humanoide’, es un pistolero sobresaliente, pero que se comporta como un botarate para ocultar las consecuencias de una filosofía de vida bastante peculiar, por no decir compleja. Le acompaña siempre su característico revólver y una mala suerte que provoca a su alrededor que las cosas vayan siempre de mal en peor. Meryl Stryfe y Milly Thompson son dos empleadas de la agencia de seguros ‘Bernardelli’, empresa responsable de pagar los destrozos que suceden al paso del protagonista. Tienen como objetivo seguir a Vash y evitar, en la medida de lo posible, que los daños materiales asciendan a cifras mucho mayores. Nos guardarán sorpresas, pero no tantas como con Vash. Knives, no hablaré mucho de este personaje, ya que podría destripar el argumento y dar al traste con las sorpresas de la serie, pero veremos que está presente en una gran parte de la misma, sea directa o indirectamente. Es el ‘enemigo’ de Vash (ojo a las comillas, no digo más). Sé que tendría que indicar más personajes y que teóricamente son principales, pero acabaría con las sorpresas, así que mejor los adivináis vosotros.
-¿Te gustan las pistolitas? ¡Te cansarás de verlas!-

En cuanto al guión, como ya dije anteriormente, sigue el esquema de personajes inspirado en el estilo western. Los personajes dan un toque diferenciador y que nos dejará con una sensación distinta a la explicada aquí, pero eliminando tramas, nos queda esta buena base. Éste es un buen truco, dando así más profundidad a la historia. Las múltiples tramas que se entrelazan crean un tejido firme y no dejan rotos a primera vista, pero existen detalles que a más de uno le llamarán la atención. Y son detalles negativos. Cosas como la cantidad de comida que existe a pesar de la aridez del planeta; una evolución de las urbes demasiado grande para los pocos años de colonización; escenas imposibles con alguno de los protagonistas en el suelo y acto seguido, tras un disparo, está de pie empuñando el arma con el cañón humeante; hechos imposibles con los datos indicados por los personajes, principales o secundarios. Y así podría seguir.

Sin embargo, para que sirva de precedente, el final de esta serie alejado del final del manga, que tuvo que desarrollarse antes de la terminación de la historia impresa, no forma parte del numeroso grupo de series con finales estrepitosos. Sí, ya sabéis, estas series ‘fantásticas’ que acaban etiquetadas en la estantería por un final incoherente, absurdo y hecho con tan poco entusiasmo, que denota dejadez por parte de un autor que debe a sus seguidores un trabajo bien hecho. Afortunadamente, como ya indiqué antes, éste no es el caso. El final de la serie de Trigun es acorde a la caracterización de los personajes, aunque también es un final abierto. Habrá algunos que hubiesen preferido uno mucho más cerrado, como si faltase ‘un poco de sal en la comida’. Para quienes tengan ganas de más y esperen que el OVA resuelva algo... tendrán que ver la reseña de la misma tras la nota de la serie XD
-Aunque lo parezca, no es Gohan disparando-

Le toca ahora al dibujo. Tratándose de una serie de 1998, no está nada mal, aunque tampoco echemos cohetes. Tiene buenos colores, sombras marcadas, los personajes están bien definidos y poseen gran cantidad de detalles en los escenarios. Los ‘efectos especiales’ en los momentos de acción son fantásticos, algo exagerados con el impacto de las balas a mi parecer, pero dotan de gran intensidad cada duelo. Incluso los paisajes con excelentes, pero en ocasiones, debido al toque cómico de la serie, veremos trazos simples exentos de la exquisita dedicación con la que los dibujantes nos mimaron segundos antes. Sí, digo bien, segundos antes. El cambio es, en ocasiones, tan brusco que nos pueden dejar sin palabras y con un extraño sabor de boca. No obstante, este cambio sólo tiene como finalidad intentar dar un toque más informal a la serie.

¿Es correcto este enfoque tragicómico en la serie? Eso depende de lo que el autor y el director quisieron dar. Podríamos comparar, hipotéticamente hablando, con un supuesto Trigun mucho más serio y rudo. ¿Tendría tanto éxito como el original? Es difícil de adivinar, aunque, personalmente, yo prefiero el que todos conocemos. Con una serie más rigurosa hubiésemos echado en falta algo y los disparates de Vash marcan la diferencia.

En el apartado sonoro nos encontraremos temas acordes al western, pero que nadie se eche las manos a la cabeza. Los temas propios de este género cinematográfico (me refiero con los instrumentos clásicos) son los menos. Hay muchos, eso sí, inspirados en él, pero con guitarras eléctricas, bajos o con un toque fantástico de saxo. Saxo, señores y señoras, S-A-X-O. No me seáis mal pensados. De todas formas, como dato curioso para los mal pensados como yo, en la segunda OST, ‘The 2nd Donut’, existe una canción llamada ‘Love And Peace’ con un gran ‘momento teniente’ a partir del segundo 30 en el que entenderemos con muy poco margen de error ‘lavando pis’, gracias a la pronunciación nipona del idioma de Shakespeare.
-¡Qué horror! ¡Ya está aquí la calificación!-
La nota:

Sé que el protagonista no me matará, aunque sí lo haga algún seguidor acérrimo de la serie, pero hay que ser lo más objetivo posible. Perfecta no es. No lo fue Akira y esta lo será menos, pero tampoco hay que despreciar el gran trabajo de Yasuhiro Nightow y de Satoshi Nishimura. La serie se merece un B, sin olvidar, claro está, el sello de RECOMENDABLE.






> Trigun: Badlands Rumble (Yasuhiro NightowSatoshi NishimuraMadhouse, 2010, 1 OVA)
Si esperabas algo interesante de este OVA, mejor olvídate. Para quienes, como yo, querían algo más, lo han obtenido: más de lo mismo.

Este OVA arranca con una escena 20 años atrás del tiempo actual y que serán los antecedentes para entender bien el resto del film. Un atraco frustrado en el cuál Vash, que para variar estaba por ahí, evita derramamientos de sangre con su peculiar forma de actuar. El líder de la banda, Gasback, sigue sediento de venganza a pesar del paso de los años y, tras dos décadas a la espera, decide actuar. Éste es el guión, no hay más. Un concepto sencillo.
-Meryl y Milly no faltarán en esta ocasión-

La película no añade nada más que no fuera otro episodio a la serie. Es más, no se corresponde con los hechos que pudieran pasar después de la serie, han de pasar en el medio de la misma. Cuándo la veáis sabréis el porqué. Tranquilos, que spoilers del argumento no voy a filtrar.

La base de esta película se parece bastante a la de la serie, con varias excepciones. Knives no aparece por ninguna parte, ni lo nombran (pobrecito), por lo que uno de los argumentos de la serie queda aquí descartado. Sólo se centran en la parte de los hechos que relatan al principio y de la venganza en el resto del film, por lo que no quieren vincularse con la serie. Los personajes principales serán los mismos con la excepción de Knives, como señalé anteriormente. Su caracterización no cambia nada en absoluto, por lo que no nos sorprenderemos al carecer de comportamientos diferentes.
-No es una bombilla de bajo consumo, es una planta de energía-

Del dibujo podemos esperar tonalidades un poco diferentes. Antes había más saturación de color en trajes, cabellos o paisajes. En cambio ahora son tonos ligeramente más apagados. El perfilado del dibujo y de las sombras son excelentes. El tratamiento digital es increíble, un buen trabajo realizado. Pienso que una reedición digital con esta técnica (no confundir con remasterización) de la serie original la llevaría a otra etapa dorada, sobre todo teniendo en cuenta la horda moe que tenemos en estos días. Aún así, me pesa decir que en ocasiones tendremos efectos 3D, pero tranquilos, que casi no se apreciarán. Guardan las mismas tonalidades, colores y esquemas que el resto del dibujo plano. No obstante, ese ‘casi’ ya avisa de que, en alguna ocasión, el 3D no pegará ni con cola.

Seguimos el análisis con el sonido. He aquí uno de los puntos que más cambia con respecto a la serie. Si antes el sonido estaba relacionado con el western y encajaba como anillo al dedo, en el OVA torna a un sonido más latino, más mexicano. Hay canciones de la serie, por supuesto, pero algunos nuevos que llamarán la atención por tener una base diferente. Personalmente, el tema del final de la película no encaja mucho, con un sonido más sudamericano, por lo menos visto desde la órbita de un ibérico como yo. Aunque nuestros amigos americanos podrán señalar si estoy en lo cierto o no y en alguna zona del gran México tocan de forma parecida.
-Pero... ¡Pero esto qué es!-

Hasta este momento he destacado los puntos mayoritariamente buenos y también alguno malo, sin embargo, ahora vienen los estropicios. Hay un error, fallo, cagada... definidlo como queráis, pero que es tan grande como una catedral. Como si a Link le cambiamos la Espada Maestra por un sable de luz. ¿A qué viene todo esto? Al pobre de Vash le cambiaron su pistola por otra diferente. Todo un ícono de la serie lo convierten en un bloque uniforme a partir del tambor del revólver. Si fuese un episodio posterior al final de la serie lo podría entender, pero cuando tiene que cuadrar en el medio de la misma, no hay forma de encajarlo.

La nota:

A pesar de la calidad técnica que tiene y del guión sencillo sin agujeros, la falta de relación con el argumento de la serie, el cambio de músicas que no tienen relación con el western americano en el que se inspira la serie y el cambio del arma del protagonista, hacen mella en la nota final. Podría merecer algo más, pero no aporta nada, nos quedamos igual que cuando terminamos la serie. Su calificación es de una D.

0 comentarios: