Tokyo ESP

jueves, 24 de septiembre de 2015 , 0 Comments

AÑO 2



Esta semana los nipones presumirán de control de estabilidad con...

> Tokyo ESP (Xebec2014, 12 CAPS)


Tras muchas semanas sin tocar el anime gracias a cierto presidente viciado a los zombies, esta semana vuelvo a la carga con una de mis series anunciadas en nuestro maravilloso podcast de principios de año. Si más de uno se pregunta ahora qué semanas desaparecido ni que niño muerto, solo decir que  censurado en pro de la continuación del blog 

Sin más dilación, nos adentramos ahora en el mundo de los estudios secundarios, más concretamente en Xebec, un estudio casi inexistente en nuestro blog sino es gracias a los animes de Love Hina y de la reciente incorporación de Uchuu Senkan Yamato 2199, sí la que tiene enamorado a Jorge García. Ya sabemos, o deberíamos saber, que Xebec es un estudio alternativo/secundario de la gran compañía de animación japonesa Production I.G y que, de vez en cuando, sobre todo cuando la compañía principal está ocupada en animes románticos o de voleibol con más o menos éxito como en este 2014, las compañías subsidiarias salen a relucir con algunos proyectos que nos parecen de mayor calado al habitual.

Pero hoy no estoy aquí para hablar de éxito, ya que si lo quisiera hacer, estaría hablando de Akira y no de una mezcolanza extraña, tanto que podría estar entre los platos de Masterchef de este año. Esta mezcla alucinógena está causada por una sobredosis de homenajes, hechos de tal forma que rozan el ridículo como poco. Si bien es conocido que en innumerables series los dibujantes o guionistas, por poner dos ejemplos de homicidas, quieren hacer algún homenaje a un personaje famoso, a un acontecimiento histórico o a su madre (a saber), aquí se se han pasado siete pueblos de la raya. No voy a poner ejemplos a vuela pluma, aquí traigo pruebas:
-Inspector Bobobo, no le reconozco con ese nuevo look, ¿va de incógnito?-


> Tenemos a un sujeto A, que regenta una tasca a la japonesa (llamada Se Gal), llena de humo y cuyo parecido con Steven Seagal dista tanto como dos gotas de agua entre sí. A este primo-hermano de Seagal le gustan los culebrones, es un sensiblero y no sabe nada de artes marciales. Empezamos bien.

> Tenemos a otro sujeto, llamémosle B, que es mafioso, tiene barba y abre mucho la boca, como si gritara. Seguro que cena en el infierno o con su hermano gemelo Leónidas, pero a este nipón le gustan los kimonos y es coleccionista de objetos de famosos. Yo voy cogiendo la recortada para practicar deporte.

> Tenemos a otro sujeto, C debería ser, sacado del Tekken 1, porque es más cuadrado que los bloques de hormigón del Minecraft. No pega ni con cola con el diseño general de los personajes. Para más inri, al ser un personaje importante, le bañan con más homenaje pur homme. Cuando activa sus super-poderes el pelo se le vuelve amarillo brillante como un puñetero super-saijayin (Vegeta debe de estar cagándose en todo lo alto), pero las cejas deben de ser postizas, porque se quedan sin cambiar la coloración. Además tiene como arma secundaria tres porras extensibles de acero que usa como garras al más estilo Wolverine, remarcando este punto un peinado y una camiseta ajustada, similar a las que usa Hugh Jackman en las películas de X-Men. A los japos no les enseñaron a hacer chocapic usando pólvora.

> Tenemos a un sujeto que en vez de llamarlo D, lo vamos a llamar J, de baja estatura, pervertido (por lo menos en un episodio, para el resto seguro que le dieron Depo Provera), es maestro en artes marciales y le llaman Roshi, el Muten se lo ahorraron. ¿El problema? Es un panda, un puñetero panda con una cremallera a la espalda. Obviamente es un disfraz porque no mueve la boca en toda la serie, pero ¿a qué cojones viene lo de homenajear a Mutenroshi disfrazado de panda? ¡Ah! Es verdad, ahora que lo recuerdo al clon de Leónidas lo pusieron dentro de un cadilac rojo de mediados del siglo pasado como si fuera una Stacy Malibu. Aunque ahora que lo pienso, mejor que se quede dentro del traje antes de que utilice la fuerza.
-Cuánta razón tiene Fernando Esteso-


Podría seguir con más homenajes ridículos, pero esta parte no puede durar más que la propia serie y aún faltan los zascas (que voy cargado). Eso sí, tampoco vamos a echar a los leones a todos los de Xebec, porque algún homenaje lo han hecho bien. En el capítulo 3 nos encontramos con tres sujetos, buscadores del misterio, que son calcados a los caza-fantasmas.

¿Por qué este último homenaje sí está bien hecho?

Por la simple razón que su aparición es corta en la serie (unos minutos), no vuelven a aparecer en otros episodios, los personajes de la serie guardan cierto parecido, no solo físico, sino, y este dato es muy importante, cierto comportamiento o actitud similar a los originales. En los cuatro primeros no se cumple este último requisito, causando un esperpento de primera categoría en vez de ese querido homenaje. Dios, a este paso con tanta referencia a los homenajes, monto un cine de barrio.

Pero dejémonos de bondades al estilo Excel Saga y pongámonos serios. La serie, a pesar de lo que he relatado hasta ahora, tiene una historia bastante jugosa, con ciertos parecidos a otras series como s-CRY-ed (analizada aquí), X-Men o Héroes, aunque esta última no se trate de un anime, pero para el caso sirve bien de ejemplo.

Tokyo ESP es una serie de superpoderes en el ámbito metropolitano, sucediendo solo en la capital de Japón. Como relaté en el podcast, una muchacha, en este caso la protagonista, llamada Rinka Urushiba descubre un pingüino volador y decide ir tras él para venderlo y quitarse de pobre, por lo menos para poder comer carne en unas cantidades normales, vamos, como lo haríamos cualquiera de nosotros. Mientras sigue a ese pingüino, descubre un banco de peces voladores brillantes "nadando" alrededor de una gran torre, hasta que cambian sorpresivamente de rumbo y se cruzan con ella. Es obvio que al ir contra ella, Rinka se tapa los ojos ante el choque (anotad este dato, que más adelante nos vamos a reír) y uno de los peces la atraviesa, quedando en su interior.
-Heidi con sus padres antes de enviarla a Suiza y pegarse ellos dos la vidorra-


A partir de ese momento, casi siempre en compañía de otro protagonista de esta historia, Kyotaro Azuma, va descubriendo que tiene superpoderes y cómo controlarlos, además de utilizarlos para el bien. En su camino se encontrarán con otros espers o personas con poderes ESP (así los llaman en la serie) que irán en contra de la ley e intentarán detenerlos. Y también otras personas sin tanta maldad que se aliarán con ellos para vencer a un enemigo mayor.

A pesar de lo poco que me llegó a entretener (yo soy muy aburrido), la serie no es tan desagradable, aunque desearía otros aspectos en la misma en lugar de los que presentaron. Uno de los puntos que más enfrentamientos saca es el del fanservice, siendo en este anime bastante descarado a pesar de no tener una temática ecchi. Si ya en algunas escenas, la temperatura sube en demasía por exhibiciones que casi no vienen al caso, del ending ni os cuento.

No obstante, la historia está bien hilada. A algunos puede que le sea extraño ese comienzo con un suceso futuro para relatar a partir del segundo episodio lo que sucedió en un principio, desde el momento en que Rinka fue atravesada por el pez hasta llegar al punto que se relata en el capítulo 1. Esto lo digo para que no os extrañéis si empezáis a verla y no os cuadra la sinopsis dada, ya que a mí me pasó.

Si antes decía lo poco que me entretuvo la serie (quizá por los homenajes), sí voy a remarcar que me gustó la forma en que se mostraron los personajes, cómo avanzan y maduran en la trama y cómo se adentran en su pasado para mostrar cómo eran para que podamos ver esa evolución. Grata sorpresa encontrarme detalles así de buenos en una serie de animación, dentro de un apartado que suele estar olvidado por los estudios.

Seguimos con los personajes, por lo menos nombrando también a los que faltan, que no son pocos. Además de los dos protagonistas anteriores, tenemos a varios más montando jarana, aún así, explicaremos un poco más los dos anteriores:
-Jefe, no encontrábamos las medias y nos colocamos un cubo en la cabeza-


> Rinka Urushiba: alias "la chica blanca", llamada así porque su pelo se vuelve blanco cuando activa sus superpoderes. Como ya dije antes, esta joven es una estudiante de secundaria que también tiene que trabajar para poder ayudar en la economía familiar (recordemos que su padre es el "Wolverine super-saijayin"). Tras el encuentro con el pez, obtiene los poderes para poder atravesar la materia inerte, pero no la orgánica. Empezará a enamorarse de...

Kyotaro Azuma: alias "Cabeza de Cuervo". Un joven estudiante del mismo instituto que Rinka. Admira a esta muchacha por haberle salvado de una paliza tiempo atrás. Tiene poderes ESP, concretamente el de teletransportarse a otras zonas, pero con ciertas limitaciones, tal y como veremos en la serie. Formará equipo con Rinka para eliminar los malechores de la ciudad. Sentirá un "tilín" por la chica blanca.

> Murasaki Edoyama: es la hija del famoso "Leónidas". Con cierta timidez, esta muchacha intentará ayudar a Rinka y a Kyotaro con sus poderes psicométricos, capaces de descubrir los recuerdos de las personas gracias a los objetos que utilizaron. Hará buenas migas con...

> Ayumu Oozora: es el hijo de una diputada del parlamento japonés que hace campaña en contra de los espers. Creo que ya podéis adivinar el conflicto de estos dos cuando se descubra el pastel (que sí, que se descubre). Ayumu ayudará a la pandilla de superhéroes con sus poderes precognitivos. En la serie me gustó cómo han desarrollado las habilidades de Ayumu y cómo lo explican. 

> Kuboshi Kuroi: esta pelirroja de buen ver se dedicaba a robar en museos gracias a sus poderes de invisibilidad dejando KO a los guardias que se interpusieran en su camino gracias a sus conocimientos en artes marciales. Cambia de bando cuando conoce al tigretón. Ya podéis adivinar quién es. Os doy una pista, tiene "garras" y el pelo amarillo.

> Peggi: es el pingüino volador y la mascota de Murasaki. Realmente llegué a odiar a este "pollo" por la poca consistencia argumental que tenía hasta que vi que le encanta comer los peces brillantes que están en el interior de las personas y que dan poderes ESP. Aún así, sigo prefiriendo mil veces a Pen-Pen.

-Robex, patrocinador de la Fórmuba 1-


Bien, acabamos con los personajes... que hacen de buenos o acaban en ese bando. Podría haber metido alguno más, como al sujeto E, un clon de Space Dandy con poderes telekinéticos que será de vital importancia en los últimos episodios, pero no saldrá de un mero papel secundario. Por lo que pasamos ahora a los del bando malvado, los que dan picante (y explicación) a la historia.

> Minami Azuma: tiene una relación especial con Kyotaro. ¡Qué listos son hermanos! Pues no, el chico es adoptado, ya que sus padres murieron en una guerra civil en un país extranjero. Lo que nos deja una historia extrañamente cariñosa al más estilo "Los Serrano", pero solo por parte de Minami. El chico únicamente la toma como una hermana o quizás la haya metido en el catálogo de la "friendzone". Quién sabe. Los poderes de la chica son los mismos que los de Kyotaro, aunque mucho más desarrollados. Aquí lo importante es que Minami sigue con fuerza a...

> Hokusai Azuma: es el padre de Minami. Tras varios acontecimientos en el país que estalló en guerra y donde murieron los padres de Kyotaro y también su mujer, Hokusai busca venganza para acabar con la injusticia de dichos sucesos. Para ello, crea un grupo de malhechores que le ayudarán a conseguirlo, de los cuales solo voy a nombrar levemente a la hermana de Kuboshi, una rubia también de buen ver con poderes de teletransportación remota de objetos. Hokusai en cambio, tiene el don de crear ilusiones que sienten como reales sus víctimas. Quizás es el esper más poderoso de todos cuantos haya en la serie.

Terminando aquí con el resumen de personajes, continuamos con la historia del anime. Ya antes os relaté un poco la sinopsis general, pero no la historia que sucede en sí. Quitando la explicación de cómo consiguen los poderes ESP y cómo se van conociendo todos los personajes entre sí, algo que ocupa la mayor parte de episodios, la historia comienza con una ciudad de Tokyo invadida de militares para proteger a los ciudadanos. Tras un ataque generalizado en diversos puntos de la ciudad por espers, el parlamento japonés acaba por salir volando, literalmente, con los parlamentarios dentro. Tras este primer y potente episodio, se empieza a relatar el comienzo de todo hasta que llegan al mismo punto del primer capítulo para terminar la historia.
-Pobre Bruce Lee, le han robado los nunchakus y el chándal-


Este concepto de flashfoward puede ser algo extraño, pero da variedad al extenso catálogo de animes que existen, cosa que es de agradecer. Ofrece un punto interesante a la historia, porque crean cuestiones que se resuelven a lo largo de los episodios y nos mantienen enganchados. No obstante no todo son buenas noticias, ya que las buenas intenciones con el relato y el guión estructurado se ven lastradas por malas artes en el resto de apartados. Si la historia tiene que ser buena para que enganche al público, no debemos olvidar que los personajes son otro punto vital. Lamentablemente en Tokyo ESP no llegan a buen nivel. No hay empatía con casi ninguno y eso que sus vidas están explicadas hasta cierto punto, cosa que no ocurre en todas las series, pero el esperpento de personajes "homenajeados" hace que en vez de tomárnoslo en serio, pasemos un poco de ellos.

Además de este handicap, tenemos otro muy importante y que finiquita las pocas ganas que existieron a la hora de poder ver la serie con un mínimo interés: la animación y el dibujo. Realmente, esta serie me dejó asombrado con sus altibajos en la calidad. En algunos momentos tendremos un dibujo muy detallado, con proporciones exactas, colores magníficos y trazos realmente deliciosos. Sin embargo, en otras escenas podremos ver justo lo contrario, garabatos con un resultado más o menos deplorable. Esto pasa, sobre todo, con el padre de Rinka, pero no solo por su aberrante aspecto físico, sino también por unos ojos completamente blancos, aunque también hay otros personajes con los ojos negros y que parecen aliens, moscas o cualquier bicho estival que acaba aplastado bajo una zapatilla. Este detalle de los ojos es extraño, ya que la mayoría de personajes tienen unos ojos normales, como en cualquier anime, pero aquí se sacaron de la manga esta "mutación" que solo a nosotros nos extraña, a los personajes ni les resulta llamativo. Así entiendo lo del maestro disfrazado de oso panda...

Fijándonos en el apartado sonoro, no encontraremos sobresaltos, todo estará encajado de la mejor manera posible. Cierto es que algunos temas estarán con un volumen demasiado alto, sobre todo en el primer episodio, que nos impedirán oír los diálogos con claridad, pero en la inmensa mayoría de escenas con música no tendremos esa sensación desagradable. De las canciones, muchas son con temática j-pop y rock, aunque también aparecerán temas electrónicos. Rise of the Espers es uno de los temas que más me han gustado y me recuerdan un poco a la increíble OST de Kill la Kill. No sucede así con el opening y el ending. El primero por ser demasiado j-pop y el segundo por pasarse de heavy, además del fanservice sin sentido. Os los dejo a continuación para vuestro disfrute, si os entra por el oído y por los ojos.


Llegados a este punto, antes de finiquitar el análisis con la nota correspondiente al sistema de valores que tenemos en vigor, quisiera sacar el saco de nitrato de Chile y la vara para ir a crujir un poco a nuestros amigos de Xebec, que va siendo hora de soltar todos los demonios que tenía dentro. El infierno parecerá que está vacío al lado.

Empezamos con un breve recordatorio. Avanzado el análisis, os pedí recordar cuando Rinka era atravesada por un pez y nuestra protagonista tenía los ojos cerrados. Bien, pues cuando le toca identificar dicho pez, lo adivina a la primera. ¡Madre mía, si son todos iguales! Si alguien empieza a echar espuma por la boca, que se prepare, que aquí viene la lista de los 40 principales con Fernandisco a la cabeza:

> A ver que me aclare. En el capítulo 1 tenemos bastantes espers que están atacando la ciudad. De pronto aparece un pequeño grupo dirigiéndose a un control militar con soldados rifle en mano. ¿Disparan? No, esperan a que se acerquen y presenten las credenciales de identificación como ciudadanos modelo. También en este primer episodio tenemos un maravilloso combate en el que Minami corta el casco de un motorista por la mitad y no le hace ningún daño a la cabeza ¡y más tratándose de un enemigo!
> En el episodio 3 los "cazafantasmas" cogen a una chica de 40Kg (aprox.) con una red para truchas. Hasta aquí todo normal, la pega es que esa chica caía desde varios metros de altura y la recogen como sin nada, sin inmutarse. Guay, Hulk tiene un amigo.
> En el episodio 5 desenvainan una espada larga en menos de un nanosegundo. Por no preguntar cómo se puede sacar una espada clavada en la mano y a su vez sobre una superficie de acero, cuyo filo es transversal a los huesos metacarpos.
> Lo del capítulo 6 es de traca. Llegué a dejar de anotar burradas sin sentido. Igual que en Coppelion. Lo que más me gustó fue la actitud de protección civil ante una catástrofe. Indican que hay heridos en una zona y nos la refanflinfla. Que hace un calor que te torras, tranqui, que lavo la cabeza con agua caliente, no vaya a ser que me resfríe. ¿Recordáis la mano cortada del episodio 5? Adivinad a quién no se le mancha el vendaje. Apuesto que ni siquiera le cosieron la herida, ya no hablo de antibióticos o morfina para calmar el dolor.
> En el episodio 7 vemos que la mano la puede apoyar sin ningún problema. Ni duele.
> Captan la imagen de un esper “desconocido” en el capítulo 8 y no se investiga (ni siquiera se especula) el parecido razonable con el hijo de la candidata política que atacan en esa misma escena, sobre todo teniendo en cuenta la de teorías conspiranoicas que se crean alrededor del mundo por internet a día de hoy.
> En el episodio 10 conoceremos la forma de sobrevivir a la explosión de una granada en una habitación cerrada. ¡Ah! Espera, que eso no es posible. Aunque lo que me trastocó fue lo de llevar encima un puñal sin razón aparente y alguien me obliga a matarme con él sin tener esa intención. Eso si, no contamos con lo de tener el poder de curación y no curarse a sí mismo cuando se está a punto de morir. Fuck logic.

> La última, antes de pegarme un tiro, ocurrió en el capítulo 11. Bear Grills echaría espuma por la boca al descubrir que "un pollo" (lo digo por el alias de Cabeza de Cuervo) se haga una balsa en una isla desierta con un machete que no hay forma de explicar cómo lo pudo conseguir.


LA NOTA:



Desde luego, Tokyo ESP no me dejó indiferente. De una anhelada historia decente, en la que el argumento lo tenía a favor, igual que el desarrollo de la historia y la evolución de los personajes, nos encontramos con esperpénticos homenajes, fanservice que no encaja muy bien, poca empatización con los protagonistas, un dibujo que deja mucho que desear, además del montón de fails que acompañan a la mayoría de capítulos. Todos estos ingredientes hacen que la nota baje y mucho para un anime que prometía y que se quedó casi en agua de borrajas. La E es lo que mejor se le puede ofrecer, porque no tengo la escopeta a mano.

0 comentarios: