KIDDY GRADE

jueves, 2 de junio de 2016 , , 0 Comments

AÑO 3




Aunque nadie parezca reconocerlo, y ni se le dediquen documentales al respecto como estos (Los 80 y Los 90) el comienzo de este siglo también tuvo sus buenos años. El peligroso efecto 2000 había pasado de largo sin causar ningún tipo de daño, las crisis económicas comenzaban a quedar en el olvido y en el campo de la animación los estudios nipones estaban a punto de presentarnos animes que pondrían el listón más alto que nunca. Pero eso todo ya lo sabéis bien, así que hoy vamos a retroceder catorce años para detenernos en una de las operas primas de una compañía, GONZO, que por aquella época era un referente en el sector. Por lo que yo de vosotros me iba a por las palomitas para disfrutar de lo lindo con...


> KIDDY GRADE (GONZO DIGIMATION, 2002, 24 CAPS)


"Cuando la animación nipona no parece estar hecha en Japón"




Si bien el anime que hoy nos ocupa es achacado al estudio GONZO en no pocos sitios sí que habría que hacer una importante aclaración, puesto que el concepto que dio origen a esta obra no es fruto exclusivo de GONZO, sino de la colaboración de esta compañía con Gimik. Una compañía, esta última, que bien podríamos calificar de misteriosa puesto que a lo largo de su carrera solo ha estado involucrada en tres animes: Uta-KataKiddy Girl-and y el que nos ocupa. Siendo esta una de las principales causas por las que la creación de este trabajo recae sobre el más conocido estudio GONZO. Quién además de quedarse con toda la fama, se haría cargo de gran parte de la animación de esta serie.

Claro que llegados a este punto tampoco estaría de más el hecho de destacar que no nos encontramos ante la GONZO original, sino ante GONZO DIGIMATION, una de las múltiples evoluciones de una compañía de la que ya habíamos hablado en la entrada de Speed Grapher y uno de los nombres que cualquier espectador de anime esperaba ver plasmado en la pantalla a fin de asegurase que estaba ante un buena buena serie. Y prueba de ello son SaikanoLast Exile o la propia Kiddy Grade. Tres series que pueden parecer poco hasta que nos damos cuenta que el sello de GONZO DIGIMATION tan solo duró dos años.

Ya de vuelta ya en el anime que nos ocupa, nos encontramos con el hecho de que estamos ante una obra original (esto es, sin manga ni novela de la que adaptar nada) dirigido por Keiji Gotoh y con la participación de Hidefumi Kimura como el compositor de la serie. Dos nombres que no está de más nombrar aunque nos digan más bien poco antes de descubrir el verdadero pastel de este anime. Y es que, mientras el script del mismo corre de la mano de cinco personas, el storyboard lo hace de la mano de quince. Por lo que sin duda alguna nos encontramos ante una se esas obras a las que le puedes pegar directamente al responsable de la gambada de turno sin que tenga que cargar el director con todas las culpas XD

Cosa que no tendremos tan fácil a la hora de depurar responsabilidades en lo que al endosamiento de géneros se refiere. Y es que, aquí donde la veis, Kiddy Grade se engloba bien dentro de la acción, el misterio, de la acción, el ecchi, el de mechas, la ciencia ficción y superpoderes con los que en este caso relleno el apartado el tonto de turno de Myanimelist. Lo cual no deja de ser motivo suficiente como para darle el premio Darwin al tipo más creativo de este portal. Puesto que el hecho de nombrar al ecchi, cuando este ni tan siquiera existía tal y como lo conocemos hoy en día, equivale a calzarle el sello de pornografía a todas las películas de hollywood que tenga una escena de cama. Vamos, que estamos ante una subnormalidad como la copa de un pino. Y si esto es lo que tengo que decir de esta categorización, que ya va siendo hora de que la gente aprenda a diferenciar una serie para adultos de la lacra del ecchi porque sino mal vamos, mejor que no sepáis mi opinión al respecto del misterio (que yo aún estoy buscándoselo entre los fotogramas del anime), los mechas (que en este caso equivale a decir que puede contener trazas de ello, ¡ojo!) y los superpoderes, que quedarían perfectamente englobados dentro del género de la ciencia ficción sin necesidad de andar a rellenar espacio XD
Así pues y sin miedo a la equivocación, os puedo confirmar que nos encontramos ante un anime de ciencia ficción cargado de acción que está acompañado por una de las mejores parejas protagonistas que podemos encontrar en el mundo de la animación. Y punto pelota, literalmente. Porque no os voy a desvelar nada más al respecto de una serie de la que ya me he tomado la molestia de evitar todo spoiler posible en los párrafos que siguen más abajo. Y mira que la inútil sinopsis que hacen en Frozen-Layer me lo pone a huevo, pero prefiero mirar a otro lado. Concretamente al de las secuelas, ya que la obra de GONZO DIGIMATION Gimik contó con una primera secuela, realizada por el estudio Asread en el 2007 como una OVA de seis minutos que lleva por titulo Kiddy GiRL-AND Pilot (y de la que por cierto yo no tenía ni idea hasta la fecha) y una segunda conocida como Kiddy GiRL-AND y cuyos 24 capítulos verían la luz en el año 2009 gracias al trabajo realizado por el estudio de animación Satelight

Como ya os he dejado caer al comienzo de este apartado, Kiddy Grade no es obra de un solo estudio, sino de la colaboración entre GONZO DIGIMATION (estudio que corre con la animación) y Gimik, una pequeña compañía que está completamente implicada tanto en este anime como en la secuela que pudimos ver en el 2009. No obstante y como todos deberíais de saber perfectamente a estas alturas, son muy pocos los trabajos que logran salir adelante sin la ayuda de otras compañías que aporten su granito de arena (esto es, el dinero) como productores. Y en este caso nos encontramos que en este apartado figuran, ademas de las dos compañías ya mencionas, nombres tan conocidos como Fuji Television NetworkKyoto Animation. Un estudio de animación, este último, que curiosamente no participa en el ninguna de las etapas que dan vida a la animación de esta serie. Lo cual no deja de sorprender sabiendo del buen hacer al que nos tienen acostumbrados en este apartado los chicos de Kyoto

Pero dejemos esto de lado para centrarnos durante un segundo en la pregunta del millón. O lo que es lo mismo, ¿en qué diablos estuvo ocupado GONZO tras su época dorada para no seguir exprimiendo esta serie? Porque visto lo visto tampoco es que el resumen de las compañías implicadas en este trabajo nos aporte muchos datos al respeto. Y ni lo harán nunca, en mi opinión, porque a menos que nos dé respuesta algún responsable de esta empresa mucho me da que nos tendremos que conformar con lo que sabemos. Que GONZO estuvo perdiendo el tiempo con remakes en vez de ponerse manos a la obra con la secuela o, en su defecto, con sacar un anime intermedio. Como dan buena cuenta de ello las películas Kiddy Grade: IgnitionKiddy Grade: MaelstromKiddy Grade: Truth Dawn. Tres filmes que aparecieron en el año 2007 y que, lejos de levantar el hype, se limitaron a recopilar todos los episodios de la serie en tres bloques de una hora y media de duración. Sin apreciarse en ellos ninguna mejora visual con respeto al anime original. Una lastima, la verdad.
Una de las incontables imágenes que nos acompañaran durante el espacio para los anuncios publicitarios.

"Como todo el mundo sabe, hace 162 años, en el año Centurión de las estrellas 0165, se crearon la Unión Galáctica y la Organización Galáctica del Comercio y las Tarifas, conocida como GOTT. En aquel momento el trabajo de los cuarteles ubicados en la Tierra era..." Con esta breve introducción arranca el primer capítulo de la serie antes de pasar a centrar su atención en Eclair y Lumiere, las dos protagonistas de este anime, de una manera bastante natural. Y ya no solo por la transición con la que esto se produce, sino porque la, tal vez para algunos, sorpresiva batalla que se producirá nada más comenzar nos mostrará de un plumazo las cartas de este anime, de forma que la acción no nos pille luego por sorpresa. No obstante y por si alguien se creía que ya se había puesto toda la carne en el asador, esta amable presentación esconde los entresijos de una trama a la que deberemos de seguir de cerca para no perdernos por el camino. Constatándose así el dicho de que las apariencias, en ocasiones, engañan.

Pero no adelantemos acontecimientos, que tiempo habrá para ello y volvamos a centrarnos en las dos protagonistas para comprender su medida y eficaz actuación en estos primeros minutos. Y es que, como todo parecía indicar, no nos encontramos ante dos simples azafatas, sino ante dos expertos agentes de la GOTT. Una organización que, lejos de encargarse únicamente de velar por el comercio galáctico como se podría suponer por su nombre, también se encarga de velar por la seguridad de los planetas. Deteniendo a los malhechores y resolviendo todo tipo de situaciones. 

Visto así, uno podría pensar que nos encontramos ante una agencia secreta al uso. Sin embargo, las escenas que hemos podido observar durante esta "batalla de iniciación" dejan claro que no lo es, pues tanto Eclair como Lumiere poseen poderes que, al menos de momento, les ofrecen una considerable ventaja sobre los malhechores. Aunque como en este capítulo no se profundiza en ellos más que en el hecho de verlos en acción será mejor dejarlos por el momento a un lado mientras aprovechamos para continuar con las presentaciones. Conociendo de esta manera a Mercredi, una joven que parece ser la secretaria personal/mayordomo de la jefa de la GOTT y a la propia jefa, Eclipse. Una mujer educada y paciente que les indicará a nuestras protagonistas su próxima misión mientras les presenta a su nuevo cliente, Armbrust. Un apuesto joven que trabaja para la Unión Galáctica y al cual Eclair parece conocer bastante bien. Hecho que, por otra parte, no evitará que las chicas se embarquen en su nueva misión en compañía de Armbrust. Quién para más inri jugará su papel en este episodio cerca del mismo final y después de haber dejado que las chicas se encargasen de toda la acción.

Como curiosidades o datos de relevancia este episodio nos deja los siguientes:
-> Los malos de turno son enviados a un vórtice sin salida al que solo se tiene acceso mediante una tarjeta de acceso.
-> Lumiere cuenta con la ayuda de una inteligencia artificial llamada Wirdelwind que le ayuda a expandir sus poderes. Aunque la gracia del asunto está en oír como la llama ella y el poco parecido que esto tiene con el nombre escrito XD.
-> Los agentes especiales de mayor rango de la GOTT reciben el nombre de ex-members. Para diferenciar la fuerza de estos poseen se hace una distinción por clases.
-> En el momento en el que tienen lugar los acontecimientos que vemos en este capítulo han pasado tres siglos desde que la humanidad comenzase su andadura por el espacio, como nos revela la periodista que podemos escuchar al final del episodio.
Lumiere y Eclair en su trabajo tapadera como azafatas.

Si el primer episodio no se molestaba en ocultar las cartas de lo que será esta serie, el segundo no se anda con rodeos y nos muestra un comienzo lleno de acción que sirve de presentación para Alv y Dvergr, otra pareja de ex-members de la GOTT que se destacan de nuestras protagonistas por su rango. Siendo esta muy probablemente la causa por las que estas dos chicas no sean del agrado de Eclair. Así las cosas y con el terreno abonado para todo tipo de rifirrafes, la trama opta por enviar a las cuatro chicas junto con Armbrust, el agente de la U.G. (Unión Galáctica) a una misión que les deparará una no muy agradable sorpresa. Y por si esto no fuera poco, las desavenencias existentes entre ambos equipos de ex-members se harán más patentes que nunca justo en el momento más delicado. 

Un hecho, este último, que para más inri coincide con el instante en el que empezaremos a sospechar realmente acerca de las verdaderas intenciones de Armbrust. Elevándose de este modo una intriga que nos acompañará hasta el mismo final del capítulo y, por extensión, del caso que nos ocupa mientras nos hacemos una idea más clara de los poderes de Eclair y Lumiere. Así como de la adicción que la primera muestra hacia los disfraces (la cual por otra parte ya podíamos entrever en el primer episodio) y como ambas chicas son perfectamente capaces de dejar a un lado sus problemas personales para concluir con éxito la misión
Armbrust será todo lo que queráis, pero de tonto no tiene un pelo XD

Con las chicas inmersas en la misión de escoltar a un importante estafador a la cárcel, la trama del tercer capítulo aprovecha para enseñarnos el aspecto más humano de nuestras protagonistas y dejarnos bien claro que todavía son unas niñas. Niñas con recursos y coraje, eso sí, pero jóvenes al fin y al cabo en comparación con el resto de policías que a los que tendrán que dar apoyo en esta nueva aventura.

Por otra parte y como aspectos destacables de este episodio, cabe reseñar el trabajo que lleva a cabo Lumier junto con la fantástica y a la vez letal I.A. Wirdelwind, así como el aspecto que concierne al cuerpo de Eclair y la ternura que esta nos acaba descubriendo al final del mismo. Y ya dentro de los aspectos que conciernen a las licencias que GONZO se toma en este trabajo, ¿qué me decís del sistema que usan las naves para despegar y aterrizar en los planetas? Porque viéndolo funcionar me río yo del ascensor espacial ese XD.

El cuarto capítulo de la serie nos deja ante una nueva misión de nuestras ex-members, la cual nos llevará a una estación espacial de forma cúbica en la que se hace de todo menos seguir la ley. En este lugar conocemos a Foxy Fox (no no es la hermana de este otro Fox). Una esbelta rubia que modifica su cuerpo con el fin de ganarse un nombre en el mundo de la lucha profesional con el que ayudar a su pueblo y que más tarde será conocida como Silver Red. No obstante, esta buenas intenciones nos dejan ante una muy buena dosis de tortas y acción. Algo que por otra parte era previsible viendo la ratonera en la que se encuentran tanto esta chica como Eclair mientras Lumiere se ve obligada a permanecer en la nave junto con el supervisor de la U.G. por no contar con la edad adecuada para acceder a este lugar. Una apreciación que cualquiera podría hacer a simple vista con tan solo tener en cuenta su aspecto físico pero que choca directamente con los refinados modales de los que hace halago y su afición al buen vino. Dos aspectos que obviamente entran en conflicto con la juventud que nos vendían en el capítulo anterior. Pero no nos vayamos por las ramas, puesto que la importancia de este episodio recae en el descubrimiento que nos hacen, de manera un tanto indirecta, con respecto a la enorme fuerza física de Eclair. Resolviendo así bastantes dudas al respecto.
Eclair con uno de sus incontables disfraces se convierte en un rival para Mortadelo.

El primer día libre de las chicas nos deja ante un quinto capítulo cuya historia no tiene nada que ver con lo que nos encontrábamos en otros animes (me refiero al fanservice gratuito). Sino que en su lugar se nos muestran unos acontecimientos, que acabaran por coger sentido a medida que avancen los minutos, y una ración de acción que a estas alturas ya parece el sello inconfundible de este anime. Una muestra del buen hacer al que los estudios de animación nos tenían acostumbrados en el pasado y que ahora parece haber pasado definitivamente a mejor vida. Lo cual no deja de ser una verdadera lástima.

Un episodio después, en el sexto, conocemos a la primera pareja de ex-members masculina de la serie, Dextera y Sinistra, además de saber que el nombre completo de Eclair es Eclair Montague. En lo que concierne a la misión, esta consistirá en poner fin a la ola de robos misteriosos que tienen lugar durante la entrada de las naves en el planeta SATYROS. Para ello la GOTT desplegará sobre el terreno a dos unidades, la de los chicos y la de nuestras protagonistas, con la peculiaridad de que en esta ocasión Eclair contará con la "ayuda" de la señora Padushka. Un miembro de la GOTT de menor rango que ella pero que vivirá el trabajo por todo lo alto debido al secretismo que la rodea. No obstante y a pesar de que este es el punto cómico del capítulo, la curiosidad del mismo está en el marido de esta mujer, Gluck. Un militar que veremos al final del episodio y que, por su forma de actuar, asemeja ser el joven militar que acompañaba al capitán del capítulo tres. Aunque esto no deja de ser una conjetura, ya que por desgracia el color del cabello de ambos secundarios no coincide :(

La llegada del séptimo capítulo y el caso de sucesión que nos presenta, sirve de excusa para la presentación de otros dos nuevos ex-membres de GOTT, Viola y Cesareo, además de revelarnos que esta organización no es la única que cuenta con ex-members en sus filas. Un descubrimiento que no estará exento de de cierto peligro a raíz de una carrera de deslizadores que hoy en día nos recordará a Last Exile. Aun cuando es cierto que este anime no vería la luz hasta un año más tarde, por lo que estaríamos ante una premonición del que sería el próximo gran trabajo del estudio GONZO. Y por cierto, antes de que se me olvide, en este episodio se confirma el hecho de que todos los ex-members tienen poderes.
No sé a vosotros, pero a mí tanta comodidad en una nave espacial me sigue sin
cuadrar por muy en el futuro que nos encontremos XD



En el capítulo ocho, la misión para acabar con la ruta de venta ilegal de una potentemente arma capaz de destruir planetas enteros nos sirve de excusa para conocer a Tweedledee y Tweedledum, dos hermanos que forman parte de los ex-member de la GOTT y que también se encuentran por encima de Eclair y Lumiere en lo que a rango se refiere. Aunque esto poco o nada importará en el momento en el que la misión se vaya al traste y la vida de ambos hermanos se encuentre en peligro. Momento en el que volverán a entrar en escena Alv y Dvergr para poner un final feliz a la situación. O al menos eso es lo que se podría decir de no ser por la forma en la que actúa Eclipse, al dejar de lado a Eclair. Lo cual permite abrir nuevamente las puertas de la desconfianza que a duras penas habíamos logrado cerrar tras las primeras intervenciones de Armbrust y darle un giro a la trama la mar de interesante.

Superada la misión anterior, la investigación de campo que llevará a cabo Eclair en el planeta Dardanos un episodio después nos desvelará una versión revisada del mundo creado por George Orwell para su novela 1984, al presentarnos un planeta entero al que se le ha lavado el cerebro. No obstante y a pesar de que somos testigos de como Eclair consigue completar la misión con la ayuda de Lumiere y Armbrust, este final no nos mostrará al responsable de todo lo ocurrido, sino que en su lugar nos aportará valiosos datos de la vida de Eclair al tiempo que esta recupera esa parte de la memoria que parecía haber perdido. Y eso no es lo más raro, pues la gran curiosidad de este capítulo nos llegara por medio de la frase que le dice la propia Lumiere: "No quiero perderte de nuevo". Así pues solo queda preguntarse, ¿qué otras sorpresas nos depara esta serie?

La continuación del episodio anterior nos deja ante un capítulo, el décimo, en el que se ahonda más en el pasado de Eclair para revelarnos que este está ligado a la demoledora bomba que nos mostraban en el octavo episodio, además de al menos uno de los delincuentes a los que se enfrentaban en los episodios anteriores, por lo que la trama va perdiendo esa apariencia de estar conformada por misiones más o menos sueltas y personajes "invencibles" para mostrarnos una perspectiva mucho más oscura y humana. Aportando con ello un toque de intriga a la historia que hasta ahora no habíamos visto por ningún lado.

Por su parte, la misión que tendrán que afrontar las chicas nos presentará a A-ou y Un-ou. Otro grupo de los ex-members de la GOTT al que deberán de ayudar en una tarea que se podría considerar como de rescate. Dicho lo cual voy a aprovechar para hacer dos matizaciones. La primera de ellas, más propia de los ZASCAS, tiene que ver con la presencia de los sempiternos ruidos en el espacio mientras que la segunda tiene que ver con la propia trama. Y es que llegados a este punto resulta cuanto menos curioso que Eclipse mandase a Eclair tras la peligrosa bomba cuando sabía perfectamente que este artefacto formaba parte de su pasado. Por lo que la pregunta ha hacernos es bastante obvia, ¿qué motivo la llevo a enviarla allí a sabiendas de que podía recordar lo sucedido y que esto iba a crear conflictos a corto plazo?
Lumiere mostrándonos uno de sus mejores trucos: los mini-yos autónomos.

Siguiendo la senda del anterior, el capítulo once nos acerca a una misión para acabar con las revueltas del planeta Aure. Una tarea que hará que Eclair, tras ver las injusticias que cometen los nobles con la población, despierte de su letargo. Sin embargo, este cambio de actitud propiciado por su propio pasado tendrá duras consecuencias tanto para ella como para una Lumiere que nuevamente nos presenta su faceta más misteriosa, al darnos a entender que estaba al tanto de la vida de su compañera. Y ahora, destituidas como ex-members de la GOTT por la propia Eclipse, las chicas se tendrán que enfrentar a un panorama desconocido sin que sepamos cul será finalmente el destino de un Armbrust que ha seguido de primera mano todos los acontecimientos que derivaron en este final.

La nueva situación de Eclair y Lumier nos deja, un episodio despuÉs, ante una primera jugada de la GOTT que nos permitirá seguir reuniendo piezas del rompecabezas que es Eclair y, de paso, escuchar la primera excusa que da Eclipse a su forma de actuar. La cual, por cierto, no deja de semejar a esa "una de cal y otra de arena" que dice el refrán ahora que ya la teníamos por la mala. En cuanto al capítulo en sí no puedo más que quitarme el sombrero y cuestionarme el hecho de que estemos ante una trama japonesa.

"El pasado siempre te persigue" y "en las dificultades se forjan las alianzas" son las dos conclusiones que extraemos de un episodio, el trece, que para nada resulta pausado.

Ya en el capítulo catorce y emulando a los verdaderos héroes, Eclair y Lumiere se levantarán de su momento más bajo para enfrentarse con antiguos amigos y despedir a dos buenos compañeros. El contraataque de las chicas es ahora más real que nunca y las sensaciones al respeto no podían ser mejores.

Y pregunto yo, ¿que país invadiremos ahora?

¿Cómo llegan las protagonistas a la central de la GOTT? Esa y no otra es la pregunta que nos deberíamos hacer al comienzo de episodio quince. Un capítulo que por otro lado nos deja ante el "uno para todos y todos para uno" que decían los franceses, aunque en esta ocasión sería más correcto gritar el todos contra Eclair y Lumiere. De tal manera que ante nosotros nos encontramos con veinte minutos de acción que acabarán con otra enorme torre que colapsa a consecuencia de las explosiones (las primeras serían estas) y con un final del que poco o nada hay que decir si habéis estado atentos hasta ahora. Porque si algo hay que agradecer a GONZO DIGIMATION es el hecho de que no hayan hecho los juegos malabares que se ven en otros animes para que todo cuadre a posteriori. Lo cual por otra parte no explica, ni explicará, los sucesos que tienen lugar entremedias :( . Y con esto, como bien dice Tweedledee se acaba un primer acto que abarcaría la vida de Eclair como ex-member de la GOTT hasta la recuperación de su memoria.
El primer capítulo del segundo acto (osea, el dieciséis) viene a mostrarnos como Eclair comenzó a trabajar en la GOTT por medio de un breve resumen de los hechos que nos aporta valiosa información sobre los mismos además de descubrirnos la persona para la que trabaja el hombre del maletín (no, no me refiero al G-man. Aunque podría pasar por el perfectamente, ojo!). Quedando claro con ello que siempre hubo alguien moviendo los hilos.
Un capítulo más tarde se muestra no solo el renacimiento de la GOTT, sino también sus verdaderas intenciones sin ningún tipo de disfraz. Mostrándonos así el nuevo ejército que se ha formado mientras se hacía una purga con los antiguos ex-members. Por suerte aún no parece estar todo perdido, ya que en la ceremonia de inauguración de la nueva GOTT hacen acto de presencia dos desconocidas que no dudarán un segundo en alzarse contra esta renovada organización.

El momento más épico de la serie es, sin dudas, el derrumbe del edificio-símbolo de la GOTT

Tras un breve resumen del capítulo anterior, el episodio 18 nos deja ante la caza que la GOTT lleva a cabo de las rebeldes del episodio anterior. Actuación esta que la llevará a meterse en un callejón sin salida que se saldará con la liberación de todas sus nuevas ex-members al tiempo que entran en escena Eclair y Lumiere. Las cuales no solo no estaban muertas, estaban de parranda, sino que puede llegar a costar identificar en un primer momento debido a su cambio de aspecto. Una circunstancia que, si la vemos con detenimiento, encuentra su sentido ante tanto personaje similar. Al igual que lo hace la actuación de un Armbrust que se sigue perfilando como el hombre que sigue de primera mano todos los acontecimientos sin llegarse a poner en excesivo riesgo.

Partiendo de un resumen como el episodio anterior, al decimonoveno capítulo se le debería de conocer tanto por su batalla en el bosque como por ser el primero que nos deja ante los fails de la serie. Siendo los ejemplares más destacables de estos la presencia de esa nave escondida bajo tierra, la posición cambiante de unos personajes que deberían de estar a refugio en todo momento y no en primera línea de fuego o el hecho de que nuestras protagonistas corran más que la nave aerodeslizadora que las persigue. Un importante desliz que viene a empañar el buen trabajo que GONZO DIGIMATION había hecho hasta el momento. Claro que estos veinte minutos también nos dejan cosas más interesantes desde el punto de vista de la trama, como el nuevo giro que toma la misma o mismamente las reconciliaciones un tanto incoherentes de las que somos testigos.

Un capítulo después y mientras me sigo cuestionando si realmente estamos ante un episodio de relleno, la trama que da forma al capítulo veinte nos muestra, por primera vez, la vida de Lumiere y, por ende, la de la propia Eclair mientras la pequeña pasa por uno de los momentos más delicados de todo el anime. Circunstancia esta que no pasaría más allá del drama de no ser porque en el se nombran a las tres leyes de la robótica cuando no hace mucho eramos testigos de como los robots se podían programar para matar personas. Anda que menudo FAIL de campeonato se han marcado estos. O al menos así me lo parece a mi.
Estos clones si son todos iguales, no como otros que yo me se.

Superada la crisis del capítulo anterior, la trama del veintiuno nos presenta al fin la nave espacial isla Atlas type Deucalio (o Deucalion para los amigos). Una nave de la que, por cierto, ya se nos había hablado con anterioridad. Y mientras esto ocurre de fondo llegó el momento de poner las cartas encima de la mesa y mostrar a la persona que estaba manejando a la GOTT desde las sombras (o al menos eso hacía antes de su re-fundación). No en vano este personaje jugará un factor determinante en la trama al quedare para sí mismo la joya de la corona. Lo cual termina por derivar en una nueva situación de emergencia a la que nuestras protagonistas se tendrán que enfrentar tarde o temprano. Pero dejando esto a un lado, el episodio también es capaz de mostrarnos lo entrelazada que esta toda la historia, al tomarse un momento para enfocar su atención en personajes de anteriores capítulos para dejarnos entrever que, lejos de limitarse a ser simples secundarios, estos también tienen su correspondiente peso en la trama.

Con un pequeño resumen de inicio da comienzo un capítulo, el 22, en el que los líos familiares podrían resumir gran parte del mismo, quedando eso sí fuera de todo lugar la transformación a lo Transformers que hace la Deucalion. Por lo demás cabe decir que este episodio nos deja ante una nueva y desconocida parte de la vida de Eclair (cielos santo, esta chica es un pozo sin fondo!), nos descubre el plan de los nobles y nos muestra que los ex-members pueden seguir siendo un problema incluso después de muertos.

En el capítulo 23 y bajo un escenario que a medio episodio se aproximará al de Campo de batalla: La Tierra (lo sé, no viene a cuento pero queda bien) Alv lleva a cabo su venganza. Y con ello se tendrá que enfrentar a todos los ex-membres de la GOTT en un intento de estos por pararle los pies justo cuando todo parece estar más perdido que nunca. Sin embargo y como tanto gusta a los japoneses, la cosa torna hasta el punto de mostrarnos nuevamente a Eclair, Donner (el robot de combate de las chicas) y a una Lumiere que ha pegado un buen estirón. Literalmente hablando. Y dicho esto tan solo me resta destacar que como punto negativo de esta lucha épica, nos encontramos con detalles que fácilmente escapan a nuestra comprensión, como lo que pasa con Eclipse o mismamente con nuestras protagonistas, y a la de los propios guionistas de este anime. Anda que menudo tirón de orejas querían estos XD.

Con la imprevista explicación del cuanto menos raro final del capítulo anterior, el último episodio de la serie nos presenta una acción en la que nuestras protagonistas se lo jugarán todo a una carta mientras sus compañeros nos dan una lección de lo que es trabajar en equipo. Y eso por un lado, porque por el otro, el de los ZASCAS, nos toparemos con estructuras que se desprenden tal y como lo harían en un entorno de gravedad a pesar de estar en el vacío del espacio ¡OMAIGAR!
Por suerte, la segunda parte del episodio nos presenta una narración de los acontecimientos posteriores a lo que veíamos en estos primeros doce minutos, realizada desde un futuro en el que las cosas parecen haber cambiado para mejor. Aunque no se pueda decir lo mismo de los ZASCAS con ese paseo a pelo por una nave espacial destruida y, por tanto, sin oxígeno. Dicho lo cual y como ya viene siendo habitual, el capítulo concluye mostrándonos a los demás personajes que hemos conocido a lo largo de la serie de una manera bastante natural y dejándonos ante un final tan abierto que en aquel lejano 2003 clamaba por el regreso de nuestra heroínas. Cosa que, a toro pasado y para decepción de quién escribe esta novela, ya sabemos que nunca ocurrirá tras haber visto Kiddy Girl-and, su secuela. Pero no nos pongamos tristes y tomemos unos segundos para centrar nuestra atención en el misterio que rodea, en forma de bebé, a este último capítulo. Un pequeño al que vemos como visitan los compañeros de Eclair y Lumiere sin que se nos de más información al respeto.
Esta es, muy probablemente, la IMAGEN de toda la serie

Como todo anime de gran envergadura que se precie, el universo creado para Kiddy Grade nos deja ante detalles que merecen la pena ser mencionados a parte al sobrepasar los límites establecidos por la trama. Como es el caso de la terraformación que nos presentan en esta obra. Un concepto ya más teórico que ficticio a día de hoy y que se nos presenta aquí no como una solución, sino como un parche a medias que necesita ser aplicado con cierta frecuencia a fin de mantener las condiciones de vida creadas por medio de este proceso. Toda una declaración de intenciones que sin duda dará pie a más de un debate, ya que esta idea dista mucho de parecer una locura.

Por otro lado y como cabría esperar viendo el entorno en el que nos movemos, aparece el tema de la moda. Un elemento que, a pesar de no ser más que ficticio dado el enfoque de la obra, encaja como anillo al dedo en la misma para mostrarnos algo bastante alejado de esos vestidos plásticos con los que se tiende a regar el futuro en tantas obras al tiempo que nos presenta ciertas excentricidades no muy descabelladas con respeto a las que vemos hoy en día. Como son esos pantalones de una sola pernera o los juegos de medias para una sola pierna XD

Si bien los anteriores eran temas de los que podríamos hablar abiertamente en cualquier lugar, el que sigue a continuación es uno de los que más controversia ha causado, tanto literaria como históricamente, y lo seguirá causando. Me refiero, por si alguien no ha visto aún la serie, a la vida eterna. Argumento jugoso donde los haya y que aquí es dejado en un segundo plano, por no decir que es cuasi maltratado, de una manera que nos llevaría a pensar en su desperdicio. No obstante, esta decisión de pasar de puntillas por él es, al menos en mi opinión, algo completamente premeditado. Quién sabe si para no volver a avivar unas llamas que ya parecían extintas. Por mi parte y mientras espero a que os animéis a dejar vuestro comentario al respeto, os dejo este enlace, para todo aquel que quiera profundizar en el tema o simplemente no se haya enterado de que va la política, y paso página XD

Y ya para terminar nos encontramos con dos aspectos que, aunque algo más alejados de los comentados anteriormente, no dejan de estar intrínsecamente relacionados con uno de los recursos más utilizados en todo el anime: los viajes espaciales. Un terreno en el que la animación nipona esta sobradamente curtida y en el que este anime tampoco nos muestra nada que sea completamente inverosímil o absurdo. Sino que más bien recurre a elementos que actualmente damos por hechos a pesar de la ficción que los rodea, como es el caso de los vórtices o portales que permiten a las naves recorrer grandes distancias espaciales mediante el pago de un peaje o mismamente de esos "dispositivos de cambio de fase" que les permiten a las más afortunadas teletransportarse a las coordenadas que deseen. Vamos, que nada que no se haya visto ya en series de hace 50 años como Star Trek :P
¿¡Alguien me puede decir quien fue el chapucero que puso ese recortable de la luna en esta escena!? XD

Sacando detalles puntuales, como el que apreciamos en la imagen anterior o la de a día de hoy lamentable resolución y calidad del anime (recordemos que estamos en la época pre-HD), lo cierto es que la animación de Kiddy Grade consigue aprobar con nota aun cuando salta a la vista que este apartado técnico fue realizado pensando en una cosa: el bolsillo. Sin embargo y a pesar de las limitaciones a las que siempre se hay que enfrentar cuando el grifo del dinero está cerrado (sí, por desgracia esto no era Final Fantasy), el trabajo de GONZO DIGIMATION consigue salir del paso para mostrarnos unas escenas llenas de detalles y unos personajes que se alejan de los que un año antes mirábamos en s-CRY-ed como si la vida les fuera en ello. Lo cual, por otro lado, es de agradecer. Y si bien es cierto que el tiempo ha pasado por esta animación como la que más (no, esto tampoco es DIEBUSTER) pero el empeño puesto en ella y la perfecta incorporaron de las contadas escenas en 3D que posee la lleva a situarse a años luz de otros trabajos mucho más recientes, como es el caso de Mirai Nikki.

En lo tocante a la banda sonora el trabajo de GONZO DIGIMATION aprueba con nota y no podía ser menos, ya que nos encontramos ante uno de esos raros casos en los que la música no solo sabe acompañar a las escenas que vemos en pantalla, sino que los temas escogidos para ello no podrían ser mejores. Aunque, todo sea dicho, en este apartado los chicos de este estudio hacen trampa, pero ya volveremos a ello en un rato. La canción de apertura y quizá el sello más inconfundible de toda la serie por saber mezclar correctamente frases que están en inglés con las que están en japonés además de contar con un ritmo muy noventero, pertenece a Yuka y se titula "Mirai no Kioku". Por su parte, el ending de Little Viking titulado "Future" no resulta tan efectivo como el anterior, tal vez por recurrir a esas notas más pausadas que directamente nos hacen pensar en un tema más triste que el anterior.

Y llegados a este punto cabe hacer un paréntesis para indicar que, mientras estas canciones no cambian a lo largo de los 24 capítulos (la risa floja me da sabiendo como se las gastaba Trinity Seven en este apartado), sí lo hace la animación que las acompaña. Quedando repartida en dos para el opening (episodios 1-15 para el primero de ellos y del 16-24 para el segundo) y una única para el ending. La cuál será eliminada en el último capítulo de la serie en favor de la aparición de escenas que, tras las letras de título, dan continuación al episodio.

Dicho esto, y volviendo a la trampa antes mencionada, o mejor dicho media trampa, llegó el momento de desvelar el misterio. O lo que es lo mismo, a una compañía llamada Victor Entertainment (en Europa más conocida como la mítica JVC). Puesto que es esta y no otra quien se encarga de la producción musical. Y se nota, para que mentir, aunque esto no es nada nuevo, ni mucho menos, como descubríamos en Dears y la colaboración que en este anime había entre Daume, el estudio de animación, y Lantis, la productora musical que se hacia cargo del apartado sonoro de la serie. Y con esto que quiero decir, pues que así como GONZO DIGIMATION
Gimik fueron a llamar a la puerta de JVC también lo podrían haber hecho otras muchas compañías. Siendo esta tal vez la mayor moraleja que nos deja Kiddy Grade de cara a animes más recientes y la forma en la que se esta tratando este apartado a día de hoy.


LA NOTA:

A la vista de lo dicho hasta el momento más de uno pensará que estamos ante un anime perfecto cuando lo cierto es que el trabajo de Keiji Gotoh dista mucho de serlo. Detalles como el de unos clones que no se sabe de dónde salen o la misteriosa joven que acompaña a Armbrust en la última parte del anime nos muestran un trabajo que, tras el cierre del primer acto, ha sido hecho a todo correr. Lo cual rompe con los marcados tiempos que se presentaban en los episodios anteriores y da la sensación de que este trabajo podría haber dado para más. Sensación esta que se justifica con la desaprovechada presencia de un personaje, Armbrust, en el que se debería de haber profundizado algo más tanto en su vida personal como en la de la gente a la que sirve a fin de limar las asperezas que ahora presenta. Aunque tal vez esto no sea tanto culpa del planteamiento de la trama como del hecho de crear un mundo a su alrededor. Algo que siempre es de agradecer pero que a la hora de la verdad puede dejarnos ante vacíos de este calibre. Y es que pocos animes logran cubrir todos los huecos de la manera en la que lo hace Eureka Seven.

No obstante y si estos son detalles que claramente claman al cielo, lo que a mí particularmente me saca de quicio es el papel que tiene Eclipse a lo largo de todo el anime. Y es que, aún vista toda la serie no deja de chocar la actuación que esta mujer tiene en ella y la falta, o mejor dicho omisión, de explicaciones que nos ayude a entender qué es lo que está pasando. Porque una cosa es que a los japoneses les guste enredar las cosas y buscar finales imposibles, en el sentido más amplio de la palabra, y otra muy distinta es tejer un trama en base a sinsentidos como el que tenemos entre manos. Algo que lamentablemente y como ocurre en tantas otras veces, llevará al espectador a olvidarse de este aspecto para poder disfrutar de una obra que no debería de haber cometido nunca este fallo. Y no lo digo solo porque sea mi opinión, que la es, sino porque la cuidada trama que explota Kiddy Grade no permite tonterías de este calibre. Siendo por tanto este el último aspecto negativo de la serie, ya que todo lo que tiene que ver con los poderes que se nos presentan en el anime no puede ser puesto en este lado de la balanza por muy inverosímiles que nos parezcan. Y si alguien sigue empeñado en que esto no es así pues que los meta, pero que no se olvide de hacer lo propio con las obras de la Marvel (Spider-Man, X-Men, Los cuatro fantásticos...) y las de DC Comics (Superman, Flash, Linterna Verde...). Que de bocachanclas ya está el mundo lleno XD

Dicho esto y ahora que tenemos claro por donde cojea el anime, merece la pena tener en cuenta el hecho de que nos encontramos ante un trabajo que no deja de coger elementos que ya encontramos en otros animes, como puede ser el caso de Cowboy Bebop o s-CRY-ed, para utilizarlos de una forma muy inteligente sobre una trama ficticia bastante solida a la que, a mayores, se le suma una buena dosis de acción. Algo que ya se podía apreciar en su día, a pesar de la cantidad de buenos animes que lo rodeaban, pero que, a día de hoy, lo hace destacar holgadamente de entre todas las series que han visto la luz en el 2015. Lo cual, señores y señoras, solo puede decir una cosa. Que estamos ante un anime que, con fallos y todo, sigue siendo muy bueno. Y esto, a la hora de ubicarlo en nuestro ranking, se traduce en que Kiddy Grade se alza con una A.

0 comentarios: