Narutaru (a.k.a Shadow Star)

jueves, 1 de febrero de 2018 , 0 Comments

AÑO 4




Descubierta por un servidor no hace muchos meses, de pura chiripa y enamorado de ella al instante, en el día de hoy viajaremos al lejano 2003 para adentrarnos en uno de los animes que mejor han sabido ocultarse de cuantos llevo visto. Una obra puramente creada para el público adulto y que escapa de las tetas y el lenguaje obsceno con el que otras logran llegar a esta categoría para mostrarnos el verdadero significado de esta clase. Haciendo uso para ello de uno de los binomios más consistentes de la historia: el de mezclar a los niños con el terror. Siendo por este mismo motivo por lo que aprovecho para hacer una pequeña pausa en el camino y os advertiros de que estamos ante un anime para mayores de 18 años. Por lo que si hay algún menor leyendo esta entrada es buen momento para que deje de hacerlo en este instante y se ponga a hacer cosas más provechosas y educativas, como encender la play y "matar" a gente 
en el Battlefield 1, por ejemplo :P



Narutaru (a.k.a Shadow Star) (Planet, 2003, 13 CAPS)

"La crueldad en todo su esplendor"


Emitida entre los meses de julio y septiembre de 2003 en la cadena de televisión infantil Kids Station (quedaos con este nombre porque en breve volveremos a hablar de él) y producido por el estudio de animación Planet (muy conocido en su casa, por cierto), Narutaru es un anime de 13 episodios que fue dirigido por Toshiaki Iino y compuesto por Chiaki J. Konaka. Los cuales a su vez basarían su trabajo en la obra del mangaka Mohiro Kitoh, ya que una vez más nos encontramos ante una adaptación. Un arreglo que va a dar que hablar como descubriréis a lo largo de este análisis, pero que no por ello deja de serlo. Por lo que no está de más conocer un poco más a este creador de manga.

Nacido en la ciudad de Nagoya el 8 de agosto de 1966 y graduado en el Instituto tecnológico de Nagoya, Mohiro Kitoh es un creador que se caracteriza por el enfoque y guion únicos que plasma en sus obras. Soliendo estar centradas éstas en la tragedia, la vulnerabilidad y la crueldad del ser humano. Elementos que suele plasmar en sus obras mediante niños y que serían suficientes para identificar a sus creaciones de no ser porque, ya puestos, el autor aprovecha para mostramos unos personajes que por lo general suelen ser delgados, altos y carentes de los atributos que cabría esperar encontrar en un hombre o a una mujer con el fin de completar su carta de presentación.

Estamos por tanto ante unos ingredientes que ya nos dan una ligera idea de los derroteros por los que se mueven las obras de Mohiro sin necesidad de ver la ficha del anime para conocer su género principal: el terror. El cual en esta ocasión viene acompañado por el drama y la ciencia ficción para poner los cimientos sobre los que se apoya la trama de este anime. Pero no avancemos más y echemos la vista atrás. ¿Os habéis fijado en la cadena de televisión que compró los derechos? En efecto, estamos ante una cadena de televisión enfocada al público infantil. La cual para más inri emite algún que otro anime para adultos en horario nocturno (solo faltaría que lo echaran a las 7 de la mañana, en lugar de Shin-chan, no te jode) entre los que se encuentran el anime que hoy nos ocupa y Distrito Comercial Mágico Abenobashi. Santa madre de dios, ¿esto es en serio? Porque lo de Narutaru se entiende pero lo de la obra de humor de Gainax resulta cuanto menos llamativo. Pero un momento, ¿pensabas que con emitir Narutaru en horario nocturno ya estaba todo listo? No amigo, no.

Al igual que ocurriría con la publicación del manga en algunos países Europeos, la historia de Narutaru esta tremendamente ligada a la de las tijeras de la censura. Dando así lugar a verdaderas cerceraciones en la historia o retoques cuanto menos curiosos como los que nos encontramos en la serie de animación. ¿El culpable? La cabeza tan bien amueblada del censor de turno que, al ver a niños de por medio, creyó que tenía entre manos una historia alegre y divertida que calzar a la juventud. Un craso error del que en Europa al parecer se darían cuenta un pelín tarde, quitando hojas como quien deshoja una margarita, mientras que en Japón, conscientes de la obra que tenían entre manos desde un primer momento, se dedicarían a adaptarla de una manera que encajase dentro de lo políticamente correcto. Eso sí, sea como fuere lo cierto es que en ambos casos se estaba perdiendo la esencia misma de la historia, ya fuera por omisión, como es el caso de la versión que llegó a Europa, o por prudencia como fue el caso de la serie de televisión y que nos dejó ante una historia inacabada. Y aquí es a dónde quería llegar, ya que al ser preguntado por la adaptación que estaban haciendo para la televisión el bueno de Mohiro Kitoh respondió que estaba muy contento por ello. Supongo que no había visto aun el resultado final de dicha adaptación. 


 

Vaya! hoy si que empezó este pronto a repartir tortazos. A poco más no me da tiempo a sentarme :P

Dicho esto y columpiándome totalmente en lo que a la sinopsis se refiere, porque excuso hablaros de un argumento que os va a introducir en lo que pasa en el manga y no lo que vemos en el anime, el cual por fortuna deja las cosas bastante claras para que lo podamos seguir sin recurrir a guías o explicaciones foráneas como ocurre en algunos animes actuales, voy a aprovechar este párrafo para hablaros de las referencias que podemos encontrar en la obra de Mohiro Kitoh. Y es que a parte de la evidente influencia de Neon Genesis Evangelion que tanto se comenta en algunas webs y que ciertamente está ahí, este anime también cuenta con otras, como puede ser ese diseño de "monstruos" que recuerdan al que veíamos en Figure 17 o el parecido más que razonable que tienen las "princesas" de esta obra con las pintas que se gastaban las chicas de Neo Ranga. Anime éste que, al igual que los otros dos comentados, verían la luz unos años antes que él.

> Personajes:

Otra de las partes "conflictivas" de esta obra es la que tiene que ver con la descripción de los personajes. Y lo es gracias a lo que podemos leer en la sección dedicada para tal fin en la version en español que este anime tiene en la Wikipedia. Un autentico spoiler digital que causó pavor en mí nada más encontrármelo y eso que estaba leyendo por encima (saltándome párrafos enteros, para ser más exactos). Por lo que voy a adentrarme en este apartado procurando no cometer un FAIL de semejante magnitud :P

> Shiina Tamai es la protagonista de esta historia. De carácter alegre esta joven será testigo de como su vida cambiará radicalmente tras encontrarse con un extraño ser (Hoshimaru) durante la semana de vacaciones que pasa con sus abuelos.

> Shunji Tamai es el padre Shiina. Piloto de profesión, este hombre de mediana edad, que intenta compaginar como buenamente puede su faceta de padre, se convierte en el personaje que nos descubrirá la cara más oscura de los monstruos que pululan por esta historia.

> Akira Sakura es la chica que conoce Shiina durante sus clases de Kendo. Al igual que Shiina, Akira también cuenta con un pariente de Hoshimaru aunque no le da mucho uso, ya que su personalidad tímida y asustadiza la llevará a renunciar de él. Lo cual tendrá cierto sentido al ver el trato que con ella tienen el resto de sus compañeros de colegio. Presentándose así Shiina en su vida como un tabla de salvación. 

> Hiroko Kaizuka (Hiro-chan) es la inteligente amiga de la infancia de nuestra protagonista y, aunque de ella sabremos en muy pocas ocasiones y siempre a voluntad de la trama, su papel en ésta no deja de ser importante mientras que su historia personal nos recordará bastante a la de Akira.

> Akinori Komori es el primer enemigo que se encontrará Shiina tras tener a Hoshimaru. Loco de remate, este creído y maleducado niño servirá a la trama para mostrarnos el trasfondo más oscura de la misma. El cual se hará evidente en cuanto descubramos a sus "amigos".

> Bungo Takano al igual que los tres personajes que le siguen en este listado, Bungo forma parte del grupo de los malos de esta historia. Aun y cuando muy probablemente sea el que menos maldad tenga de todos. Pero claro, como el amor mueve montañas pues ahí está. Y no es poco, ojo, porque ahí donde lo veis 
cuenta con uno de los parientes de Hoshimaru más poderosos que veremos. 

> Satomi ozawa es la presumida chica con la que Shiina tendrá un encontronazo durante la pequeña excursión que hace con Hiro-chan. Lo cual ya hará que nos caiga mal por como actúa en ese momento, en un juicio de valor que se podría calificar de subjetivo de de no ser porque el anime no tarda en mostrarnos que pertenece al grupo de los malos. Por lo que a este respecto solo cabe decir que el trabajo que tenemos entre manos es bastante franco a la hora de poner a cada personaje en su correspondiente bando.

> Naozumi Sudo (Sudo) es el tercero de los personajes que forman parte del "lado oscuro" de este anime. Con unas intenciones bastante parecidas a las que tenía Akinori en su retorcida mente y una determinación bastante firme, Sudo se muestra como el líder de este grupo, organizando las actividades de éste y dando las ordenes que crea precisas para alcanzar los objetivos sin mostrar ningún interés por los daños colaterales.

> Takeo Tsurumaru, o el chico de pelo negro que se cruza con Shiina en el hospital, es uno de los personajes más extraños que nos encontraremos en el anime por como parece cambiar de un bando a otro de un capítulo para el siguiente, literalmente. Y no es para menos (lo de ponerle la etiqueta de raro, me refiero) ya que este personaje no se corresponde lo más mínimo con el del manga. Estando el motivo de este "cambio de registro" en las manos de nuestra querida Dame Zensur censura. Por lo que solo os recomiendo leer la descripción del mismo que se hace en la Wikipedia si no le teméis a los spoilers.

Una de las escenas del manga original que no veremos por ningún lado en este anime.

El primer episodio comienza presentándonos, tras unas escenas un tanto misteriosas, a Shiina. Una niña dicharachera, alegre y bastante alta que viaja en avión a la isla en la que residen sus abuelos para pasar una semana con ellos. Dejándonos de paso una escena, la de la chica entrando en la cabina del avión, que a día de hoy sería imposible de replicar. Pero volviendo a la historia y centrándonos más concretamente en la primera noche que pasa con sus abuelos, en seguida somos testigos de que sucede algo raro en ella. Aunque como la chica no le presta más atención a ello tendremos que aguardar una noche más para corroborar nuestras sospechas- Y es que, a pesar de ser testigo de lo que pasa, Shiina continuará haciendo vida normal. Lo que nos lleva derechos a la irresponsable reto que se marca en la playa y a la aparición de Hoshimaru. Un extraño ser de color amarillo que tiene forma de estrella y que vive en el fondo del mar (si, como Bob Esponja). Y en este instante preciso es donde se nos plantean misterios tales como el hecho de que Shiina haya sobrevivido a su estúpida exhibición o que no dude en arrimarse a Hoshimaru como si de un amigo se tratase. Y no, en este caso no me vale eso de que los niños son más propensos a relacionarse. Dos piezas de un rompecabezas a las que le sumaremos la extraña chica que aparece en escena en la recta final del episodio y el hecho de que nuestra protagonista se lleve consigo a Hoshimaru como quien lleva encima un peluche. Lo cual, a su vez, me hace pensar en que o bien la gente no es capaz de verlo o es que son realmente tontos XD.

Con Shiina ya incorporada a su vida normal, el segundo capítulo nos muestra como la chica se encarga de los quehaceres diarios bajo la "supervisión" de su padre. Quedando así en evidencia la inteligencia de unos adultos a los que la presencia de Hoshimaru no les importa lo más mínimo. Y mira que es fácil sospechar de él viendo que se puede transformar en mochila :P Pero bueno, como éste no es el objetivo del episodio será mejor que pasemos a hablar del que sí lo es. O lo que es lo mismo, de Sakura Akira. Una chica mayor que nuestra protagonista y que se nos presenta como alguien sumamente tímida a quien le cuesta relacionarse con los demás. Lo cual tampoco es que sea de extrañar, viendo a los compañeros de clase que tiene, a la vez que no deja de resultar curioso, ya que esta chica tiene a un pariente de Hoshimaru en su habitación. Y aquí reside el quid de la cuestión, pues lejos de ayudarle a superar sus miedos, este ser parece incrementarlos hasta el punto de que en cuanto descubra a Hoshimaru lo pasará realmente mal. Un temor infundado, eso sí, pero que ya nos permite entrever el cáliz que está a punto de tomar la trama. Y para terminar os dejo con la curiosidad que se nos presenta al desvelarnos que estos seres poseen habilidades diferentes y que, a su vez, esta diversidad parece derivar en que los "dueños" tienen una relación diferente con ellos.

Tras la primera toma de contacto que suponen los dos episodios anteriores, el tercer capítulo significa el paso más grande que ha dado la trama. La cual para más inri aprovechará el momento para dejarnos ante el primer "combate" de nuestra protagonista. Pero como aquí nada se deja al azar, la historia comenzará mostrándonos el escenario donde tendrán lugar los hechos para, justo a continuación, presentarnos al peor temor de Akira. O lo que es lo mismo, al dueño de un dragonet (no me preguntéis a cuento de qué se le da este nombre a la "especie" de Hoshimaru), con forma de espada, que le pondrá las cosas realmente difíciles a Shiina mientras el chico se abre a Akira en un intento por hacerla partícipe de su desquiciado sueño. Hecho éste que nos permitirá ver el trasfondo adulto de una historia que, desgraciadamente, no escapó de las manos de la censura. Dicho lo cual y como tampoco tengo la intención de descubriros todo el episodio, voy a aprovechar el momento para dejaros un apunte que puede resultar crucial para el desarrollo de la trama. Y es que, por lo que nos muestra este niño chiflado, Hoshimaru no es un dragonet al uso, como lo pueden ser el de Akira o el suyo, y por ello Shiina no está unida a él a un nivel mental. Aunque visto lo visto tampoco es que necesitásemos saber todo esto para llegar a la conclusión de que la mascota de Shiina es especial :P
Y a todo esto, ¿cómo sabía tanto de los dragonets este crío? ¿Y de Shiina? Ay, ya empezamos con los misterios que tanto gustan a Íker.

Shiina irrumpiendo en la cabina del avión en una época en la que eso aún era normal :P

Después de lo visto en el episodio anterior, el cuarto capítulo levanta el pie del acelerador para mostrarnos el estado en el que se encuentran las dos chicas. Aunque no será por mucho tiempo, ya que la presentación de Hiro-chan, una amiga de Shiina, nos llevará a conocer, sin Hoshimaru por medio y menos mal, a la fría y creída de Satomi de la manera menos oportuna de cuantas se podían dar. Encontrándonos así con uno de los personajes más interesantes, a la vista de los conocimientos que tanto ella como sus amigos tienen de los dragonet y de los planes que tiene en mente. Dos buenos motivos que se unen a un tercero, el de conocer al chico que peleaba con Shiina en el capítulo anterior, para crear unas buenas expectativas. Aunque no serán las únicas, ya que por parte de nuestra protagonista también conoceremos a la que parece ser su madre. Una mujer que no muestra apego alguno por ella ni parece tener un interés especial en apoyarla. Lo cual la convierte ipso facto en la peor madre del mundo y, al mismo tiempo, en el personaje que hará de puente para que los adultos tomen parte en esta historia, por medio de la presentación que hace de los dragonet a un grupo de personas entre las que se encuentran mandos militares. Eso sí, ni pajolera idea de cómo sabe tanto del tema y ni falta que hace, la verdad, pues el hecho de incluir a adultos y menores de una forma tan seria es un plus que malamente se puede ensombrecer :D
Y ya para terminar deciros que el final de este episodio nos deja ver como Akira parece estar cambiando como persona.

Tras enseñarnos el día a día de Shiina, el capítulo cinco pasa a centrar su atención en el padre de la joven para mostrarnos su trabajo como piloto de cazas en una empresa privada. En un escenario que no tardará en tornarse trágico para poner nuevamente a la pequeña Shiina a prueba. Cosa que tiene parte de coincidencia, ya que los propietarios de este "ángel" (dragonet) solo intentaban probar su potencial con el primero que se pusiera a tiro. Por lo que sí, podemos dar por hecho que la trama no se corta lo más mínimo a la hora de hacérselas pasar canutas a la protagonista. De igual manera que tampoco parece no preocuparse por el sinsentido de ver como un caza para en seco por a ausencia de aire. ¡LOL! Y así será como avancemos en la historia hasta encontrarnos con sucesos extraños, como el de ese joven de cabello negro que se cruza con Shiina, o con perspectivas poco halagüeñas para la chica, por medio del mensaje que le entregará Akira mientras le pide ayuda. Por fortuna para nosotros, la chica parece haber vuelto a congeniar con Hoshimaru después del mal trago que pasó en el colegio. Y dicho esto solo me queda advertiros del toque de atención que este episodio supone tanto para Shiina como para el espectador.

Esta cosita tan adorable es Hoshimaru

Con la misteriosa nota en sus manos y la incógnita de saber quien era el joven que se cruzó con ella en el hospital en mente, para saber si pudo ser él quien la escribió, las dos amigas se ponen manos a la obra en el capítulo seis con el fin de resolver este misterio. Iniciando así un trabajo de detectives que las llevará a conocer a Tsurumaru Takeo y a Koga Morio no sin antes haber pasado por una situación bastante tensa. No obstante y aunque las pistas parecían ser buenas, el hecho de no dar con el autor de la nota lleva a Shiina y a Akira de vuelta a sus casas para que, una vez allí y por medio de la primera, seamos testigos de la noticia que está dando la televisión y la abismal diferencia que existe entre parte de lo que se nos cuenta en ella y lo que sabíamos de ante manos gracias a la propia serie. Para que luego digan que la manipulación de los medios es una mentira XD. Pero a pesar de ello y en contra de lo que dicta el sentido común, Akira se verá afectada por ésta hasta el punto de viajar a la casa del chico loco para depositar un ramo de flores. En un viaje que pasará a ser determinante para lo que va a pasar después, pues allí mismo se encontrará y conocerá a Sudo Naozumi. Uno de los amigos de Satomi. Por lo que ya os podéis hacer una idea del rumbo que tomarán las cosas. Y más viendo como este chico no le tiembla el pulso a la hora de eliminar a la policía si la situación lo requiere :P


Siguiendo lo visto al final del episodio anterior y contra todo pronóstico, pues yo no apostaba ni un duro por Akira :P, el capítulo siete nos permite ver la evolución de la situación en la que se encontraba la chica y como Satomi no era más que una pelele en las manos de Sudo. Eso para que presuma, seguro XD. Centrándose el resto del episodio en el "plan de entrenamiento" que estos llevarán a cabo con el dragonet de Satomi aprovechando la presencia en el lugar de las fuerzas de autodefensa. Las cuales aparecen muy convenientemente en la historia, pues hasta ahora no habíamos sabido de ellas. Aunque en mi opinión el mayor WTF de todos es la intervención casi milagrosa que hacen cuando Shiina estaba luchando contra el dragonet de Satomi. Porque esa es otra, nuestra protagonista no dudará ni un segundo en luchar contra lo que sea para salvar a su amiga :O ¿Y qué nos depara el resto del episodio? Pues la entrada en escena del ángel que casi acaba con la vida del padre de Shiina (y cuyo dueño creo saber quien es, por no decir que apostaría a que puede "disfrazarse") y el descubrimiento de Hoshimaru ante el resto de los humanos que lo rodean. Una jugada un tanto complicada que se ve favorecida por el hecho de que Satomi no nos dará lecciones morales en un buen rato XD

Sakura Akira junto a su "mascota". La cual, por cierto, se parece bastante a Hoshimaru :P

Después de andar más de media serie a bandazos y cuando digo bandazos me refiero a que todo el mundo parecía ir en contra de Shiina, el capítulo ocho insufla un soplo de aire fresco por medio de Takeo (sí, el mismo Takeo que dos episodios antes nos parecía el malo de la película). Aunque eso sí, no contéis con mucho respiro porque estamos ante los veinte minutos más dramáticos de cuanto llevamos visto y ante unos acontecimientos que marcarán a Shiina de por vida. Y ahora que sabemos lo efectivas que son las armas humanas contra los dragonet solo nos queda por ver la progresión de una Akira que, la verdad, no levanta cabeza y despejar la duda de si no estamos ante un simple juego de niños mimados. Y dicho esto tan solo me queda reconocer el error que cometía en el pronóstico del episodio anterior, hacer hincapié en la bonita manera que encontró el autor de eliminar testigos y desvelaros las ganas que tengo de saber quién es en realidad la exhibicionista que vive con Sudo :P 

A raíz de lo visto en el anterior episodio y con Shiina enfrascada en la búsqueda de más poder para no sentirse impotente, el capítulo nueve pega un brusco giro de volante para llevarnos a una de las partes más fangosas de la historia. Y lo es tanto por la nueva chica que nos presentan, Kawamura, y que logrará que aun tardemos un tiempo en caer en la cuenta de con quien está hablando, como por el hecho de que esta ramificación de la historia queda completamente en el aire tras el encuentro que la joven tiene con lo que parece ser una muñeca sin piernas. Claro que la parte increíble del episodio vendrá de la mano de Shiina a raíz de la visita que hace a Akira. Una chica que sigue aislándose del mundo y a la que ahora le ha salido un nuevo amigo: Sudo, con quien ambas chicas se irán de viaje después de habernos mostrado esa reticencia inicial. Y ojo que no es lo único que llama la atención, ya que para terminar el pastel veremos como es la propia Akira quien parece aceptar la proposición que la hace Sudo incluso sabiendo que no es alguien de quien se debería de fiar.

Está visto que lo de Akira no es de cuidar a mascotas. Pobre Hoshimaru XD

Lejos del enfoque principal de la trama, el décimo capítulo nos muestra la cara más filosófica o espiritual de la historia por medio de un nuevo personaje: Ezumi Jun. Una chica con la que Shiina se topará durante los entrenamientos que parece estar realizando durante las noches para mejorar su conexión con Hoshimaru. No obstante y aunque a simple vista no lo parezca, el desarrollo de esta parte de la historia resultará de lo más lioso, por lo que yo de vosotros no le perdería ojo ni a lo que Jun nos tiene que contar ni a la relación que esta desconocida tiene con Kyouji-kun y Shouko-san. Más que nada porque, por si la complicada relación que mantienen no fuera suficiente, la buena de Jun nos contará una historia de lo más inverosímil. Y no porque sea imposible, sino porque las formas empleadas para contárnosla no son de lo más adecuadas, como nos deja entrever el hecho de incluir términos como "Nendo" que no habíamos oído hasta el momento. Y por si esto no fuera suficiente, el episodio también no deja ante el combo de los dragones, el cual no es otro que la forma en la que nacen los seres que había visto Shiina cuando encontró a Hoshimaru. Unos individuos tan misteriosos como los propios dragonet y que parecen surgir a raíz de la muerte del humano que posee un dragonet. Como una forma de extender su existencia más allá de la muerte aunque sin un motivo u objetivo aparente. Por lo que la pregunta es más que obvia, ¿acaban así todos los humanos que poseen un dragonet?

Si bien en los anteriores episodios ya se nos deja sin tapujos, el capítulo once va un paso más al centrarse totalmente en el bullying. El cual, para ir en consonancia con el resto de la serie, se muestra con toda su crudeza para llevar a espectador a la reflexión. Cosa que consigue tanto por medio de Akira, de cuyo problema ya sabíamos por anteriores episodios, como de Hiro-chan, la compañera de clase de Shiina y una de las chicas más listas de su aula. Lo cual no le salvará de ser acosada y humillada por sus propias compañeras en un vía crucis que llega a su cúspide en su propio domicilio por medio de un estricto padre que solo quiere que su hija saque las mejores notas sin importarle ni los sacrificios que tenga que hacer para ello ni su opinión al respecto. Por lo que podemos concluir que estamos ante dos claros ejemplos de abuso infantil cuyo denominador común, como nos dejan ver al final, es la alegre Shiina.

Sabiendo la censura que sufrió este anime no entiendo como se les pudo escapar esta escena, en serio :O

Por increíble que parezca, el penúltimo capítulo comienza siendo pura felicidad y alegría. Algo tan inusual en la serie que hasta resultará chocante de no ser porque esta situación no tarda en ser resuelta, devolviendo al anime su aspecto más duro mediante el que para mí es el mayor contraste que hemos visto hasta la fecha por cómo empieza y cómo acaban estos veinte minutos. Pero como tampoco voy a fastidiaros la sorpresa prefiero aprovechar para señalar la cuestión que se mantiene entre bambalinas durante estos veinte minutos: ¿quién es el mayor villano, el que actúa como tal desde el principio o el que, harto de ocupar su papel de víctima, toma la justicia por su mano? Ojo por ojo, como dicen en La Biblia, es la frase que sin duda alguna mejor resume el duodécimo episodio.

No os podéis imaginar lo mucho que se pueden torcer las cosas. Ésta y no otra ha sido la mejor frase que se me ha ocurrido para resumiros lo que ocurre en el capítulo que pone fin a este anime. El cual nos muestra una concatenación de sucesos que, si bien es cierto que ponen punto y final a lo que se nos contaba en estos tres últimos episodios, no deja de ser insuficiente para cerrar la historia en sí. Y es que por mucho que nos duela, esta adaptación no abarca toda la historia que se narra en el manga. Por lo que para saber que ocurre con el resto de los dragonet y con esos humanos que estaban dispuestos a enfrentarse a ellos mucho me temo que habrá que recurrir a la obra original. Pero no a la que llegó a Europa, que esa también sufrió la censura, sino a la japonesa. Pues ésta es la única esperanza que nos queda para resolver tanto estas dudas como otras muchas como por ejemplo el porqué Shiina no se pudo conectar con Hoshimaru o por qué motivo nos dejaron ver como la protagonista reflexionaba sobre la muerte en al menos dos veces mientras su silueta aparecía en color rosa. Aunque volviendo al episodio y más concretamente a ese final que se gasta, cabe la pena pensar en dos posibles soluciones. Que o bien Shiina acabe ingresando en la prestigiosa academia a la que quería entrar Hiro-chan y que la voz que la llame sea la de Akira o la de la chica de su clase que sobrevivió o que este final no sea más que un sueño de Shiina, cosa que tampoco sería descartable por cómo se va a blanco la escena antes de llegar al final :P

Dios mío la definición de principios de siglo! No os podéis imaginar lo bien que le vino la alta definición al anime :D

> Animación y música:

Lo primero que debemos tener en cuenta al hablar de la animación de Narutaru es que estamos ante un anime de 2003. Por lo que de buenas a primeras ya nos encontramos con el handicap de la definición y la calidad de la imagen. Un problema totalmente evidente y que, sin mostrar demasiados altibajos en el conjunto total, sí que se ve todavía más perjudicado por el empleo del 3D que aquí se hace. Una técnica que por aquel entonces aún estaba en pañales y que se podía haber obviado completamente antes de dejarnos ante las carencias y dificultades que suponía. Siendo estos los mayores defectos que nos encontraremos en la obra ya que, aunque en un primer momento también se pueda achacar al estudio de animación, lo cierto es que ese diseño de personajes femeninos tan parecido y que nos llevará a la confusión en más de una ocasión, responde al estilo propio de Mohiro Kitoh.

Por su parte, la banda sonora cumple sobradamente con su cometido a pesar de su corte instrumental y de no tener ningún tema "fuerte". Lo cual no le impide acompañar a la acción que vemos en pantalla de una manera adecuada y, con ello, zafarse de toda crítica al respecto. En cuanto a opening y ending decir que, a parte del diseño infantil que muestra la animación del primero y que puede llevar a engaño por muy bonito que sea, se recurre a la canciones de The-Neutral "Nichiyobi no Taiyo" y de Biniou "Kairo" para "zanjar" este trámite.

La escenas "cantoné" del opening son de lejos lo más kawai que encontraremos en este anime.


LA NOTA:

Como habéis podido descubrir por vosotros mismos, Narutaru es una obra dura que está enfocada a un público adulto. Y por ello llega incluso al punto de "deleitarse" en las escenas de violencia que ponen al límite a sus personajes. No obstante y quitando la parte ficticia de la obra que le aporta Hoshimaru y compañía, cabe la pena señalar que esta violencia se aproxima más a la realidad de lo que nos habría gustado, mostrándonos así esa preferencia que tiene Mohiro Kitou por mostrar cuan cruel puede llegar a ser el ser humano. En un ejercicio que, en realidad, no viene nada mal ni para que reflexionemos sobre ello ni para hacer las veces de denuncia. Pues si bien a día de hoy se empiezan a tomar más en serio el problema del bullying, resulta evidente que en el año 2003 era un tema que pasaba completamente desapercibido para la sociedad.

Por su parte, la construcción de los personajes principales también está a la altura, de tal manera que no nos costará demasiado ponernos en la piel de Shiina para cagarnos en todo o querer pegar algún que otro puñetazo. Lo cual, a su vez, consigue crear un cierto grado de simpatía con el espectador que, en mi opinión, va más allá de lo que sería necesario para meternos en la historia. Quién sabe si de esta manera sea mayor la hostia que nos metan. Sea como fuere, lo cierto es que la serie consigue conectar con el espectador y eso, os guste o no, es algo de lo que muy pocos animes pueden presumir.

Y sí, he comenzado hablando bien de esta historia y, sin duda alguna, lo seguiría haciendo de no ser porque ésta queda descompensada a medida que avanzan los capítulos. Cosa que se ve sin necesidad de prestar demasiada atención y que nos permite observar los diferentes saltos que se van produciendo (para peor) en ella y que la dividirían en diferentes etapas. Siendo la primera de ellas y más notable, la que va desde el comienzo del anime hasta la aparición de Takeo, ya que a partir de ahí la trama comienza a describir una línea descendente que llega a pronunciarse todavía más con la aparición de Jun (la cual supongo que solo está en la trama para mostrarnos lo que pueden acabar siendo los propietarios de los dragonet) hasta estrellarse finalmente contra los tres últimos episodios de la serie :( 


Pero ¿a que se debe esta línea descendente de la que os hablo? ¿Acaso estamos ante un trabajo mal hecho? Ante esta disyuntiva y siempre desde mi punto de vista, os puedo asegurar que el causante de todo esto no es otro que las expectativas que nos habíamos creado al visionar la primera mitad del anime. Unas esperanzas que nos llevarán a creer que la trama se pone a dar vueltas en su recta final aún y cuando ésta no cuenta con un final verdaderamente espantoso, como es el caso de Gantz. Sino que en este caso nos encontramos ante un cierre que, si bien no concluye la historia, sí que finaliza lo que estábamos viendo. Por lo que en última instancia deberíamos de centrar nuestra atención en el protagonista del siguiente párrafo: la censura.

Que la censura es un elemento que jugó un papel importante en el resultado de Narutaru es algo más que evidente, pero ¿hasta qué punto afectó a este anime? La respuesta a esta pregunta la encontramos en seguida por medio de escenas retocadas, fotografías policiales en blanco y negro para ocultar el rojo de la sangre o siluetas de personas son algunos de los trucos que la gente de Planet empleó para eliminar el contenido violento de no pocas escenas. Por lo que, sin entrar en la parte que solo saldría a la luz al compararla con el manga, podemos decir que nos encontramos ante una obra que se vio bastante afectada por la censura. Lo cual no quita, o al menos no a mí, que queramos saber a quién cojones se le pudo ocurrir que era buena idea emitir Narutaru en un canal infantil o cómo habría sido este anime de no haber pasado por las manos de Kids Station? Porque, aunque no lo creáis, ésta es la primera vez en mi vida que lamento el hecho de no saber japonés para poder leer el manga de Mohiro Kitou :( Por fortuna y mira que ya hay que ser bastante rebuscado para sacar algo bueno de todo esto, los recortes que nos deja la Dame Zensur censura derivaron en una modificación de la historia que consigue evitar uno de mis mayores temores: el de que se hiciera realidad el spoiler que guardaba la Wikipedia en la descripción de los personajes.


Y así llegamos al final de este análisis, o más bien a la observación que precede al descubrimiento de la nota con la que se corona este anime: la muerte. Porque si como ya dije la violencia es uno de los pilares que soporta este anime, el otro lo es la muerte. La cual, para ser más precisos, está presente desde el primer capítulo, con esa referencia a la mala racha que está pasando la familia de Shiina, hasta el mismo final y aunque ésta no sea algo que se vea a simple vista sacando contadas excepciones. No obstante si hay una duda que me surge en cuanto a ella, y es la de saber a qué tragedia de la familia de Shiina se referían los habitantes de la isla en la que viven sus abuelos, ya que en ningún momento se da respuesta a esto. ¿Obra de la censura o descuido de los guionistas? A saber, pero fijo que en el manga lo explican.

Como habéis podido comprobar por vosotros mismos, Narutaru es un anime que no escapa de las críticas y los reproches por culpa de un mismo responsable: la censura. No obstante, decir que estamos ante una mala serie tampoco justo, pues la retocada adaptación que nos ofrece Planet cumple con las exigencias que se le pueden pedir a cualquier otro anime. De hecho yo me voy de esta serie con un buen sabor de boca. Algo agridulce, eso sí, pero ése es precisamente el sabor que sueles obtener cuando te quedas con ganas de más. Y por ese mismo motivo es por el que este anime queda emplazado en la B de nuestro Sistema de Valoraciones.

No pongas es mirada, Shiina, y vete a llamar en las oficinas de Planet XD

0 comentarios: