Read or Die -The TV-

jueves, 15 de febrero de 2018 , , 0 Comments

AÑO 4



Esta semana terminamos el ciclo de lectura con...


> Read or Die -The TV- (Studio DEEN, J.C.Staff, 2003, 26 CAPS)



Después del análisis de las OVAs de R.O.D. pasamos a la acción con la serie de TV, que hizo su aparición casi dos años después de que Yomiko y compañía asomaran por las pantallas en forma de las tres OVAs analizadas la semana pasada.

Como bien conocen algunos, Jorge García el primero aunque también los que oyeron el primer pseudo-podcast, la serie de TV de Read or Die no era de mi agrado debido al tratamiento general tras el buen sabor de boca que nos dejó en 2001. No obstante, quise hacer de tripas corazón y volver a verla con la esperanza que algo cambiase. Cómo nos gusta recurrir a ella, debe ser porque tiene culito…

Sin embargo, quitándonos de políticas y de posibles avances de mi opinión sobre la serie una vez visualizada, voy a pasar por los típicos puntos técnicos que ya recorro siempre para que podáis observar de antemano qué os encontraréis al verla. Y así, de paso, os vais haciendo una idea de lo que opino.

Bien, empezamos por el punto principal del meollo y lo que puede causar más reticencias: el argumento/guión. En esta temporada (permitidme que la llame así) no continuamos justo con los acontecimientos con los que finalizan las OVAs, sino que avanzamos cuatro años para centrarnos en un principio en Nenene Sumiregawa, una escritora en vías de extinción a causa de no publicar más libros que su ópera prima (y por la que ganó un concurso). Esta muchacha, ya podría decirse mujer adulta, viaja a Hong Kong para presentar su único libro del que van a presentar una película. Por fortuna, se encuentra con unas guías que son algo más que acompañantes a los actos públicos de presentación cuando ve que su vida peligra por amenazas de muerte que intentan cumplir a base de bombas.

Si ya de primeras choca bastante, por no decir que tiene cierto tufillo (o directamente que apesta) ese despliegue de medios por una excusa tan barata e intragable como la que muestran (no voy a decir cuál, paso de espoilear), nuestros sentidos se centrarán en que las acompañantes tienen una cualidad bastante peculiar y que a tod@s nos resulta familiar: son manipuladoras de papel al igual que Yomiko.


-Sí, hablé hace un momento de ella. ¿O es que acaso no te estás enterando de nada?-

A partir de estos acontecimientos, ya desde el episodio 2 en adelante, nuestras protagonistas convivirán para que Nenene publique su esperada segunda novela, cosa que no sucederá nunca porque el estudio se dedica a rellenar de tocino, como los chorizos malos, hasta decir basta. Y digo tocino por no decir basura, porque un slice of life es mucho más entretenido.

No exagero, de verdad, los primeros capítulos son relleno puro de historias pre-adolescentes en instituto y el anime comienza a mostrarse algo interesante a partir del episodio 11, cuyo nivel va oscilando como los parqués bursátiles hasta llegar al episodio 17, cuya acción y emoción van “in crescendo” augurando emociones moderadas, al igual que el viento en Estaca de Bares.

Sinceramente, esta historia o anime bien podría gestionarse en 12-13 capítulos y tendríamos un anime bastante bueno, sin duda alguna. Sin embargo, esta temporada tan larga se nota y se va perdiendo el interés en espera de que ocurra algo, perdiéndose la emoción que guarda en sus episodios.

Aunque no sólo podemos achacar este handicap al guión, sino que existen más detalles que provocan sensaciones contrariadas. Una de estas sensaciones se encuentra en la empatía hacia los personajes. Si en las OVAs teníamos una diferenciación clara y unos sentimientos a los personajes al mismo nivel, aquí la cosa cambia porque habrá personajes que, o directamente no traguemos, o sus comportamientos y actitudes son tan diferentes que no nos llamarán la atención para bien, sólo nos crearán dudas y cuestiones de por qué ahora actúan así cuando antes lo hicieron de otra forma. Esto sucede con los cuatro personajes a los que di mayor importancia en las OVAs: Yomiko, Nancy, Yoker y Wendy. Y si a esto le sumamos tres personajes que guardan bastante parecido a Yomiko, tendremos una ensalada poco apetecible, que no desagradable, sólo monótona. Bueno, ahora que me acuerdo, el único que mantiene su esencia es Drake, el pobre Drake, que me sigue recordando físicamente a Edward Elric, pero más “fuertecito”, como dice Cartman.


-Es hora de llamar a Íker Jiménez para que revise este "OVNI" y, de paso, las extrañezas de la trama-

A continuación, haré una pequeña disección de los personajes, pero dejando atrás a los heredados de las OVAs, ya que, si los incluyo, os destripo todo lo interesante del anime:

> Nenene Sumiregawa. Es la protagonista de la historia. Como ya comenté antes, esta escritora dejó de escribir años atrás tras la desaparición de una persona muy querida para ella. Podría decirse que su musa desapareció entonces. Tiene un carácter fuerte y es muy independiente, aunque esto no quita que tenga su corazoncito y sea amable con su gente cercana.

> Maggie Mui. Nombre muy lógico para una china. Es la más alta de las tres hermanas y también es la más rara. Muy calmada y serena, esta variante de Bender (ya que le gusta dormir y estar en sitios estrecho como los armarios) es la más inteligente de las hermanas, aunque a veces no lo parezca.

> Michelle Cheung. Otra con un nombre cojonudo para ser china. Esta rubia atractiva es la que más desvaría de las hermanas. Llega casi a estar como un cencerro, quedándose sólo en bicho raro. Suele ser la voz cantante (o líder, según se vea) de las tres, aunque en ocasiones sus planes tienen poca lógica o mucho interés personal.

> Anita King. Es la más pequeña de las hermanas. Su juventud pesa bastante para tildarla de cría (o mal criada, según la situación) y quitarle la razón u obligarla a aceptar la decisión de los más adultos. Sin embargo, es la más madura de las tres. Además y al contrario que sus hermanas, a Anita no le gusta leer libros.

> Junior, alias Ginia-kun. Es un chico, aunque en la serie lo pintan como un andrógino de cuidado. Es un agente especial de la Biblioteca Británica y su objetivo es recuperar los libros importantes que necesita la organización.

Existen otros personajes, pero ya con menos tiempo de aparición o importancia en el peso de la historia que nos cuentan, como pueden ser Lee Linho (el editor de Nenene), Hisami Hishiishii (la amiga de Anita en el instituto), John Woo (una paloma. Sí, una paloma que además es la mascota de las hermanas) o Kim (un agente de la agencia Dokusensha, que es la homónima china de la Biblioteca Británica). Respecto a estos personajes es bastante improbable empatizar por el poco tiempo en pantalla, aunque personalmente le cogí tirria al palomo, seguramente porque no soporto a las ratas voladoras.


-Zeruel, te noto cambiado. ¿Te cortaste el pelo? ¿Gafas nuevas?-

Dejando el tema de los personajes atrás, ponemos encima de la mesa el apartado de la animación/dibujo. Sigue con el mismo estilo de las OVAs, maltratando en varias ocasiones (para mí demasiadas) el aspecto de los personajes, deformando alguna extremidad como ocurre con las animaciones de Overwatch. Además, hay situaciones o momentos que, junto con el apartado sonoro de efectos especiales, consiguen una hilaridad bastante importante. Pongo varios ejemplos:

> En el capítulo 9 tenemos una animación que parece una caricia, se oye como un bofetón y dejan inconsciente a la víctima.

> En el mismo episodio hay gritos a todo pulmón con la boca pequeña.

> En el capítulo 12 se entrega un maletín (se entiende que está lleno de dinero), pero está repleto de papeles blancos. Esto me recuerda al timo nigeriano para lavar cartulinas negras y convertirlo en dinero. Seguimos con el maletín de dinero mágico, porque en un cambio de escena ¡plof! ¡Se convirtieron en Chocapic… digo en billetes de 100$! Sin embargo, en los siguientes cambios de escena, este “dinero” va cambiando a tonos azulados, pierde detalles y trazos, además de todo color, para volver al papel blanco de un inicio.

> En el episodio 13 un personaje (no recuerdo cuál) mueve la boca como si hablase, pero sólo se oye un grito cortito. Un “¡Aaaah!”.

> En el capítulo siguiente, en el 14, Wendy camina a saltitos, como si fuera Chiquito de la Calzada. Jaaar… Fail-torpedo sesuaaaaaar…

Y después de este mejunje de salmonelosis, pasamos al apartado sonoro, aunque lo nombré anteriormente, ahora lo diseccionamos. La OST es la misma que en las OVAs, con la salvedad de pocos temas nuevos, como el opening y el ending.

El primero de ellos tiene el mismo tema musical, aunque no la misma animación (se ve que pagaron una vez al compositor y luego no querían darle más). La primera versión del opening va entre los episodios 2 y 4 y es una concatenación de escenas del episodio anterior a cámara rápida y en blanco y negro. Da la sensación que el tema musical encaja perfectamente en las gimkanas de los concursos de TV. En cambio, la segunda versión es a color y no un resumen. Coge algo del estilo del opening de las OVAs, con una muchacha desnuda con tatuajes y en esta ocasión dejan el desnudo artístico de lado para hacerlo algo más provocativo.

El ending sufre también de varios cambios en esta serie. El primero de ellos lo encontramos en el primer episodio, imitando la marquesina de créditos de una película sobre fondo negro. A partir del segundo episodio pasamos a un tema musical estilo reggae con una imagen estática a excepción de una animación sobre un marcapáginas. A partir del capítulo 21 aparece la penúltima versión que tiene como base musical un tema J-Pop bastante agradable sobre otra imagen casi fija, dónde dos chicas leen a la sombra de un árbol, sentadas en un banco. La última versión del ending es una variante del anterior, confirmando con metraje extra hasta saber quiénes son las dos chicas sentadas en el banco.

Llegados a este punto, sólo nos queda pisar en las dos tierras proscritas: la de curiosidades y la de zascas. Empezamos por la primera:

> Llega a cansar algunas adicciones de los personajes, como la de Maggie y Michelle con los libros o la de Anita con las ranas.

> Llegados al episodio 10 completamos un año en la historia del anime.

> Existe metraje adicional después del ending del capítulo 13.

> En el episodio 14, Wendy nos contará datos importantes como el origen de los... (¡venga a ver la serie! ¡Vagos, que sois unos vagos! XD).

> Hay metraje extra tras el ending en el último episodio hasta un final definitivo.

Ahora, id preparándoos que vienen los fails, los megazascas en algún momento concreto. Nuestro simio ya se ha caído con sólo oírlo:



> En el episodio 7 tenemos un calabozo molón con pomos en los dos lados de la puerta. Qué comodidad, así un prisionero puede ir al baño sin cagar en un agujero llamado guión.

> En el capítulo 9 los protagonistas se adentrarán en las profundidades de una cueva. Lo fantástico de esta situación es que pueden ver sin antorchas ni linternas ni ná. Igual que Papi en Monster Musume.

> En el mismo episodio me preguntaré cuán profundo ha de ser un corte para causar una muerte por hemorragia. Drake parece que va en plan Terminator.

> En el episodio 13 dos personajes se pasan la tecnología por el forro de las webs transmitiendo información por una parabólica dentro de una habitación cerrada en el interior de un edificio con paredes y paredes alrededor. Y media España con problemas con la WiFi a 5 metros del router.

> En el mismo episodio disparan a una persona, ésta sangra como un cerdo en el matadero y las ropas están intactas y sin manchas de sangre. ¡Gracias Wipp Express!

> En el capítulo 17 me encuentro una situación que no logro explicar de una forma lógica. Describo para que lo entendáis: tenemos a un grupo de “rebeldes” que está arrinconado contra la fachada de un edificio por otro grupo de (pongamos) “paramilitares”. Hacia esa ubicación de los dos grupos se dirige una persona “corriendo” (ya sabemos cómo es la animación en esta serie) y alguien por detrás le dispara, con la fortuna (o no) de que sólo le roza. Mis dudas son: ¿por qué cae al suelo como si el disparo fuera a la cabeza? ¿Por qué sangra como otro cerdo en el matadero (éste debió de ser el siguiente en el gancho) si es un roce? ¿Por qué la bala que también iba en la misma dirección de los otros dos grupos no afecta a nadie más? ¿Por qué? Voy a preguntarle a Mourinho.

> En el mismo episodio tenemos un bote de humo que estalla, inundando un cruce hasta casi la parte alta de los edificios y luego se puede ver bien a varios metros, diría que bastantes. Supongo que sería humo marca ACME o marca DEEN, que también son buenos en ello. De la marca J.C.Staffa no quedaban.

> Y seguimos con el mismo capítulo. ¡Qué maravilla el concentrado de fails que metieron aquí! Tenemos a Anita que le da un ataque de pánico (a mí lo que me está dando ahora es uno de risa) y su hermana Michelle la calma. Viendo la escena, da la sensación que se desmaya porque los brazos pierden tensión al momento, pero ¿cerrar los ojos cuando le sueltan la cabeza? ¿Es que funciona como las muñecas? Lo más raro es que segundos después, Anita está despierta como si nada. ¿Qué fue? ¿Inconsciencia? ¿Resignación? ¿Cagada? Quién sabe. Habrá que preguntarle a Aoi por si es un nuevo método de interpretación.

> Adivinan dónde estamos. ¡Efectivamente! Seguimos en el mismo episodio 17. Volvemos a nombrar las inconsistencias de Coppelion cuando alegan a hechos históricos del pasado que no es bueno tomar las ciudades por la fuerza para evitar revueltas. Pues que me expliquen por qué encañonan a todo lo que se mueve para conseguir lo que se proponen.

> Que sí, que ¡seguimos en el mismo episodio! Esto parece el día de la marmota, ni tirándome por un precipicio consigo avanzar. Me asombra ver generadores eléctricos a gasolina para una casa que llevan 6 años inactivos y que arrancan a la primera. ¡Qué maravilla la marca Yamda! Si dejo el coche tanto tiempo parado sólo lo mueve la grúa y no porque me hayan robado las ruedas…

> Al fin cambiamos de capítulo para admirar que los helicópteros estallan en el aire cuando se quedan sin piloto. Al igual que en la película San Andrés. Por el estrés debió ser. Ya no hablo de las personas que se caen justo antes y no se ven. Todo en el episodio 21.

> Repetimos capítulo para ver excavadoras con motor diesel que estallan como si fueran con un depósito de gasolina o TNT. No coments.

> Repetimos one more time con un familiar de Drácula que tiene un aspecto físico determinado y en el espejo otro. Y no me sirve la excusa de que iba disfrazado, que la luz reflejada en un objeto es la misma que se ve en un espejo y la que vemos nosotros. Los del Studio DEEN y J.C.Staff lo llamarán física, magia potagia o me salió de ahí. Yo lo llamo gilipollez.


> Cambiamos de capítulo para caer en el 24 y admirar otra lógica al estilo Coppelion. No puedo relatar mucho de este fail porque os desvelaría una parte "crucial" del final, pero intentaré ser lo más claro posible. Resulta que en este episodio continúan unos hechos que se descubrieron en el episodio anterior tras una confesión. Parte de esa información se sabe desde el primer episodio y lo confirman los propios personajes afectados en el capítulo 1, sin embargo la otra parte no. Teóricamente, cualquier persona se sorprendería por la información nueva, no obstante, estos personajes toman la información que ya sabían ellos mismos como la importante, descartando lo demás. Si a ello le sumamos una reacción emocional desproporcionada, tenemos el sinsentido que borda los episodios finales del anime.

> En el mismo episodio (de verdad, que esto ya cansa) las protagonistas viajan entre continentes en un pájaro gigante de papel, al igual que en el primer episodio. Si ya de aquella “no pasaba nada” porque había otro avión y un transpondedor activo, ahora ya no existe esa excusa, por lo que no entiendo cómo los radares militares primarios no detectan este posible eco no identificado con lo que eso supone: una interceptación por cazas en una maniobra conocida como scramble, un misilazo y el pájaro de papel a tomar por c...

> Avanzamos de episodio para caer en el 25 y observar, alucinados, que el dinero actual sirve en una época pasada del siglo XIX. ¡Y dinero de otro país! Como las pesetas en el Brasil de Excel Saga.

> Por último sólo quiero traeros un detalle que fui observando a lo largo de la serie. Un detalle muy sonoro. Me flipa el sonido de las pistolas cuando apuntan a un objetivo porque parece que están cargando un arma más grande, como un subfusil, un rifle de asalto o los cañones de Nakasone. Y sin pararme mucho en que ese ruido es el de meter una nueva bala en la recámara.


LA NOTA:

Desde luego mi opinión no ha cambiado en absoluto al encontrarme con un engendro cuyos errores echan por tierra la buena historia que se encuentra detrás. Errores que no son simples tonterías, sino que descuadran la historia o la contradicen. Si a esto le sumamos aberraciones en la animación y una OST reciclada, obtenemos un producto mediocre, quedando en una patética E.


-Claro, claro, claro... En cuanto dejan de aparecer mofletes en pantalla, te enfadas. No te preocupes, que me meto una zanahoria y se te pasa la decepción.

0 comentarios: