True Tears

jueves, 28 de julio de 2022 , 0 Comments

AÑO 9



Esta semana nos va a apetecer un pollo al horno con


>True Tears (P.A.Works, 2008, 13 CAPS)


Sí, en serio, después de ver esta serie os van a entrar unas ganas tremendísimas de un guiso de pollo (personalmente prefiero el pollo al horno por las patatas). Otros, en cambio, tirarán por el convenio del metal en su vertiente del papel de aluminio. Ahí ya no me voy a meter, cada uno que haga con el yeso lo que quiera, como si mereciese la pena pagar 60€ por un gramo cuando tienes el saco de 17Kg a euro y medio. Así de claro.

Pero claro, los problemas con los tabiques hay que saberlos resolver bien. Si no se tiene experiencia con la albañilería, mejor llamar a un profesional que te haga el arreglo como dios manda y no poco a poco (y mal) como los gilipollas. Así como lo digo.

Sin embargo, no estoy aquí para hablar de las chapucillas que podamos hacer por casa o del yonki de turno que merece estar muerto, estoy aquí para hablaros del anime de esta semana.

-Muy bien, Dani, y ¿por qué tanta insistencia con los pollos?-

Por culpa del argumento de la serie. De todas formas, no quiero desvelar nada antes de tiempo. Lo que toca, ahora mismo, es hablar de la causa de por qué esta serie está aquí y no otra de, por ejemplo J.C.Staff.

True Tears es un romance que acabó en mis manos por cosas del destino, el resultado caprichoso de un algoritmo que pasaba por ahí y acabó recomendándome este anime de 2008. ¿Por qué piqué en él? Bueno, era un romance y, lo más curioso es que indicaban que era un "cuadrado" amoroso y solo aparecían tres de las chicas en la imagen promocional de la serie. ¿Es que acaso el chico no pintaba nada ahí y la historia importante está en las chicas de la imagen? Eso es lo que he venido a desvelaros.


>Sinopsis

Shinichirou es el típico estudiante de Japón que cursa preparatoria (no, por dios, otra vez no). Ya sabéis de sobra que ésta es una etapa bastante crucial en el crecimiento emocional de cualquier joven, ya sea japonés o de la bella Chile. No es que prefiera Chile por encima de cualquier país que esté al sur de USA, me encantan todos, pero es el primero que me vino a la cabeza. Quizás otro día nombre a otro, no os pongáis celosos XD.

-Albert Rivera está interesado-

El bueno de Shinichirou tiene aficiones, como el dibujo y también ensaya para el baile del festival local de este año. Sin embargo, en la vida de este chaval hay un detalle que a muchos de nosotros nos pondría los pelos de punta, no por mal, si no por la emoción. En su casa, con sus padres, vive una joven amiga de la familia que perdió a sus progenitores recientemente y, como ellos eran amigos de los padres de Shinichirou, se ofrecieron en ayuda de la chica. Cosa que es de agradecer.

No obstante, no todo es tan bonito como lo pintan. La joven, llamada Hiromi, luce un rostro que siempre está triste. Además, nuestro protagonista también se encuentra con otra joven del mismo instituto que es un poco peculiar, vamos que está loca de atar y que un día empieza una amistad con Shin-chan que podríamos definir tóxica por lo rara y pesada que es.

A partir de ese momento, los personajes de la serie verán que la vida no siempre suele salir como uno desea y acaban ocurriendo hechos que, o bien están fuera de su responsabilidad o bien no han sabido gestionar.


>Guion y narrativa

Parece que estoy relatando la sinopsis de un slice of life y quizás alguna lumbreras calce este género en la serie, pero sería un error. Aquí el peso se lo lleva el drama y el romance. Ya que lo he mencionado, me gustaría aclararlo, porque no es el típico y gastado romance que todos conocemos. Aquí han decidido darle un giro a la perspectiva de este género y nos muestran algo que suele ser poco habitual: los desamores.

Va a ser la tónica global de la serie: no vamos a tener un amor intenso entre los cuatro personajes principales. Aquí nos mostrarán diferentes formas de desamor, de situaciones que nos pueden amargar el día o el mes y que deberán convivir con ellas hasta solucionar el problema, si es que llega a tener arreglo. Es así durante los 13 episodios. Si esperáis a que la serie pegue un acelerón respecto al amor y nos enganche como pocas, siento deciros que no va a ser así. A mí me pasó y luego me quedé con cara de tonto. Bueno, con la cara de un tonto más tonto que yo.

-Cariño, nuestro hijo es idiota-

De todas formas, esto no es un concepto malo en una historia de amor. En vez de contarse por las "victorias" en ellas, el guion la cuenta por las desgracias. Por ese amago diciendo que no le gustas, sino que es otro el que te atrae, cuando en realidad es mentira. No darse cuenta de que la amistad curiosa que surge entre dos personas que se acaban de conocer puede ser un claro ejemplo de "flechazo" y, cuando se dan cuenta, ya es demasiado tarde. O la de resolver cuentas pendientes y pensar que han dejado de lado a ese personaje para escapar por el otro. Cosas así, malentendidos que, si bien no ofrecen un clímax poderoso, sí que nos mantienen pegados a la pantalla para saber qué continúa después.

La historia juega con esos desencuentros con pequeñas píldoras en la intimidad. Besos y caricias furtivas que dudarán un instante y que no supondrán más que un nuevo lío en unas cabezas suficientemente locas a esas edades. Resulta llamativo que lo gestionen así y es posible que surja en los espectadores un sentimiento de frustración, de quiero y no puedo para poder ver avanzar la serie como nos gustaría. No es fácil, pero se le acaba cogiendo el gusto. Eso sí, la sensación que nos queda al terminar la serie es la de que el mundo sigue rodando pase lo que pase, por mucho que no nos agrade el resultado.

De todas formas, esta manera de relatar tiene un punto bueno, yo diría excelente. Me refiero a la indeterminación. Va a ser muy jodido poder acertar por dónde va a tirar el guion. Por ejemplo, si en ese momento continúa con el ritmo o cambia la historia tras algo que no nos esperábamos como los mencionados besos robados. Sí que notamos la frustración de los personajes en la historia, pero no podremos adivinar con qué sorpresas nos saldrán por mucho que tengamos presente las intenciones de cada uno de ellos. La trama evolucionará de manera independiente como si tuviera vida propia.

-follar-

Eso sí, a partir de la segunda mitad de la serie, el guion empezará a centrarse en la relación entre tres de los personajes, con el descarte de una de las pretendientas, para quedar como un triángulo amoroso hasta el cierre, donde el amor solo será algo de dos. No os esperéis que, tras estas palabras, la trama suba a un clímax en el romance, no, siguen con la base de relatar los desamores hasta el final. Hasta el episodio final.

De esto ya os quiero hablar, del cierre a la historia. Como dije antes, solo quedarán dos de los protagonistas para poder disfrutar de un sentimiento mutuo como es el amor correspondido. Eso sí, ya en este último capítulo, la trama se vuelve previsible y solo nos queda confirmarlo con el paso de los minutos. Nada malo, por cierto, pero es normal mientras se vayan atando cabos y completando las tareas pendientes.


>Personajes

Respecto a los personajes, la sensación general es que son bastante depresivos. Esto debemos asimilarlo teniendo en cuenta que fueron desarrollados así a propósito. Todo el mundo tiene cosas buenas y cosas malas y aquí parece que, por mucho que se esfuercen, solo nos enteramos de las calamidades, sobre todo las amorosas.

Me gustaría seguir enlazando el final que comenté antes con la sección de los personajes. Esto que voy a decir va a ser a título personal como apreciación mía. No sé si os pasará lo mismo a vosotros, ya si visteis la serie hace tiempo, recientemente o si la veréis después de terminar de leer este análisis. Una vez terminada nos damos cuenta que casi no conocemos a los personajes. Sabemos por lo que han pasado en estas semanas, pero muy poco. La narrativa solo se centra en ellos cuando la historia lo requiere y en este caso es para el amor. Sin embargo, la profundización en ellos es escasa. Por triste que parezca.

Por amplia mayoría (no, no hubo votación), la evolución es satisfactoria, además del comportamiento acorde a cada personaje. Eso no quiere decir que, de manera puntual, tengamos algún WTF de manual. Detalles como resolver un problema familiar de manera mágica en un abrir y cerrar de ojos. Un problema que llevaba enquistado bastante tiempo atrás y que no se tendría que arreglar de buenas a primeras como si no hubiese pasado nada. Hay algo que se llama rencor y eso es difícil de quitar. Como las manchas de grasa.

A continuación, os dejo con el listado de personajes principales:

>Shinichirou Nakagami. Es el protagonista de la historia, el chico de este polígono amoroso. Aparenta ser alguien normal de este pueblo costero, con sus aficiones y sus anhelos. Entre ellos está el de Hiromi, una amiga de la infancia. Sin embargo, la vida siempre guarda sorpresas y él no será una excepción para ellas. Deberá abrir el corazón a otras personas.

-Justino, quién ha ganado la partida-

>Hiromi Yuasa. Vive en casa de Shinichirou con los padres de él. Los suyos fallecieron y ahora debe convivir con nuevas normas. No debería ser un problema, pero la pobre Hiromi siempre tiene una cara seria y triste.

>Noe Isurugi. Es la loca del instituto. Cuando digo que está loca es que tiene la cabeza en otra dimensión: sube a los árboles, espera que los pollos vuelen o le da bayas rojas al protagonista en sustitución de uno de los pollos.

>Aiko Andou. Es la más frustrada de las tres. Por dejarlo claro, todos hemos tenido la sensación de aguantar estoicamente nuestro amor platónico, pero llega el día en el que no podemos más y nos cansa la vida por culpa de la frustración. Es, quizás para mí, la chica más completa y la más desaprovechada. Es la típica joven que conocemos en la vida y, pasados unos años, nos arrepentimos de haberla tratado mal.

>Miyokichi Nobuse. Es el novio de Aiko. Empezó a salir con Aiko por recomendación de Shinichirou y ahí está. Es buen chaval y se esforzará en continuar con la relación estando el máximo de tiempo cerca de su chica. Aiko trabaja en una cafetería de la zona y Miyokichi pasará por allí habitualmente.

>Munehiro Nakagami. Es el padre de Shinichirou. Este reservado caballero estará a cargo de las bodegas de sake de la casa. No estoy diciendo que sea el borracho del pueblo y que no quiera compartir su tesoro, sino que tiene una marca de sake y vende su licor entre los vecinos. Poco sabremos de él aparte de esto, estando pegado a una carpeta comprobando valores y verificando su producto.

>Shiori Nakagami. Es la madre de Shinichirou. Esta joven ama de casa cuidará de los chicos, además de encargarse de las tareas de la casa. Sin embargo, tiene una fijación tóxica con Hiromi y no pasa día sin que le amargue la existencia.

>Tomoyo Kurobe. Es la mejor amiga de Hiromi. Con ella juega al baloncesto en el club del instituto, compitiendo con los equipos de los otros institutos de la zona.

>Jun Isurugi. Es el hermano de Noe. Es alto, guapo y juega fenomenal al baloncesto. No obstante, esta apariencia contrasta con el sufrimiento familiar, habiendo perdido a su padre, a su abuela y teniendo a su madre trabajando fuera, por lo que se ocupa de las tareas de casa, de estudiar y de trabajar a tiempo parcial en un taller mecánico de motos.

-Dani, que te olvidas de los pollos-

Cierto, la anécdota del comienzo de nuestros amigos con plumas o dentro de papelinas, aunque en este caso es de los primeros. En la serie hay un tema ciertamente extraño acerca de los pollos. En el instituto donde cursan los protagonistas, hay un pequeño corral con dos pollos. Estas aves son alimentadas principalmente por el personal del centro, aunque también por los alumnos. ¿Qué pasa con ellos? Pues que al comienzo de la serie, un tanuki acaba matando a uno de ellos y uno de los personajes, concretamente Noe, acaba buscando sustituto a ese amigo alado en Shinichirou, dándole de comer bayas y haciendo metáforas acerca de volar. De verdad os juro que son los pollos con plumas, no gramos de coca. Ojalá fuera lo segundo, se entendería mejor.


>Animación

Antes de nada debemos tener en cuenta que se trata de una serie de 2008. Hace 14 años de su estreno y, técnicamente, no va a estar al mismo nivel que las series de hoy en día. Sin embargo, debemos tener en cuenta la época en la que apareció. El dibujo está a muy buen nivel, ya no solo por la calidad el detalle, sino por otros aspectos llamativos que no suelen aparecer en otros animes. Me estoy refiriendo al vestuario. Los personajes cambian su ropa cada poco. Sí, parece mentira, pero es una rara avis esto que os cuento. Entre uniformes, ropa de estar por casa, uniformes de trabajo, chaquetones, abrigos, bufandas, etc. Una variedad del todo agradecida.

-Puedo fijar el fotograma exacto en el que le hiciste trizas el corazón-

Los escenarios están genial. El aspecto de los mismos está muy logrado. Los escenarios de día tendrán una luz muy diferente a los de noche. Sí, de noche no se ve mucho y aquí se muestra. También las estancias interiores están conseguidas, logrando en algunos momentos una profundidad que me sorprendió.

Aunque lo que más me ha gustado fue el CGI. La animación por ordenador que utilizan está tan bien integrada que va a ser difícil diferenciarla de la dibujada a mano. Color, movimiento, detalle y luminosidad están cuidadosamente aplicadas para que nos deje asombrados de lo bien que está para la edad que tiene.


>Sonido

El sonido es uno de esos apartados tan cuidados que merecen un punto aparte. Vale que, si estuviera mal también lo tendría, pero hoy no hablaré mal. Bueno, quizás un poco. Notaremos que las músicas solo aparecen en momentos concretos. Esto no es malo per se, sino que refuerza las sensaciones que la serie nos crea en esas escenas. En el resto tendremos un sonido de ambiente más que correcto, con unas voces integradas a la perfección.

Respecto al opening y ending, eufonius será quién nos traiga dos de los temas. Puede que a mi compañero Jorge García le suene porque se encargó del opening de Noein. A mí también me debería sonar porque se encargó del opening de Konohana Kitan. El tema de apertura se titula Reflectier y el ending especial del último capítulo, Reflectia. Ahí no se esforzó con el título. Si hablamos del cierre que ocupa desde el primer episodio hasta el duodécimo, Aira Yuki es la artista que nos trae Sekai no Namida. Nos sonará de colaborar en Violet Evergarden y en Space Battleship Yamato 2199.

-¡Venéreas!-


LA NOTA:

Y se acabó lo que se daba. Hemos llegado al final del análisis con las sensaciones de que la serie es un soplo de aire nuevo, pero no quiere decir que sea fresco ni huela a hierbabuena. Fijarse en los desamores y en los conflictos por culpa del amor no suele ser plato de buen gusto, más si cabe que los personajes no evolucionan como deberían.

Sin embargo, el conjunto está bien gestionado y nos quedará la espinita de saber cómo conviven ahora con las relaciones tal y como terminaron. Vale que tenemos un especial justo después del ending, de unos pocos minutos en el que, solo con una música como acompañamiento, veremos el nuevo día a día de los protagonistas. A mí me sigue sabiendo a poco, pero teniendo en cuenta la forma en que relataron la historia, igual mejor dejarlo tal y como está.

De todas formas, es otro punto de vista y es muy probable que a alguien le guste, ahí ya no me voy a meter. A mí personalmente, tras terminarla, me hubiese gustado tener algo más, pero no va a ser posible. También me habría encantado un desarrollo más profundo de los personajes, en vez de quedarnos en la superficie de la historia de amor de estos chicos. Posiblemente, si la duración superase los 20 capítulos, estaríamos ante una de las joyas del anime romántico. Sin embargo esto no es así, quedándose en una C que, si bien puede saber a poco,
es fruto de las pegas en el desarrollo de la historia.

0 comentarios: