Shin Sekai Yori (a.k.a Desde el Nuevo Mundo)

jueves, 1 de diciembre de 2016 , 0 Comments

AÑO 3




En el día de hoy vuelvo al baúl de los animes para recuperar a una de las series que me habían llamado la atención en su día y que, por pitos y flautas, había acabado por olvidárme de no ser por nuestro amigo MACC. Así pues ir preparando el bloc de notas porque nos metemos de lleno en...


Shin Sekai Yori (a.k.a Desde el Nuevo Mundo) (A-1 Pictures, 2012, 25 CAPS)


"Fantasía de primer orden con un desorden de primer grado"



Al igual que ocurre con una gran cantidad de animes, en esta ocasión nos encontramos ante una obra que adapta la novela de Yusuke Kishi que salía a la luz en el año 2008 y por tanto ante la sempiterna cuestión de si estamos ante un trabajo que es fiel al original o no. Aunque como también deberíais saber bien en este blog NO se entra en esas cuestiones, por lo que nos centraremos únicamente en el anime que se emitía en tierras niponas ente el 29 de septiembre de 2012 y el 23 de marzo de 2013.

Dirigido por Masashi Ishihama y con la participación de Masashi Sogo como compositor de la serie, el anime que nos ocupa alcanza una duración de 25 episodios. Algo realmente llamativo por esas fechas a la vista de la tendencia a recortarlo todo y que, presupongo, pasaba tan desapercibido como su otro aspecto destacable: la clasificación de edad. Y es que nos encontramos ante una
obra que tiene impuesta una clasificación de edad para mayores de 17. 

Englosada dentro de los géneros de la fantasía, el suspense y el misterio, (os recomiendo pasar olímpicamente del listado de géneros que se pueden ver en MAL o ANN) la historia que nos cuenta Shin Sekai Yori gira en torno a la vida de Saki Watanabe. Una chica que vive en una época distante del futuro y de la que no os diré nada más para no caer en más spoilers de los que vienen a continuación XD. Y es que por raro que parezca, la mayoría de las sinopsis que os encontraréis en internet no son más que eso, revelaciones de la trama que os van a destripar el comienzo de la serie. Por lo que en vez de hacer eso voy a optar por presentaros a los personajes que toman parte de esta historia. Que buena falta os va a hacer, ya veréis XD

Saki Watanabe es la protagonista de esta historia. Cuando comienza el anime Saki tiene 12 años (que ya me diréis a mí de dónde sacan este dato), discute siempre con su amigo Satoru y se siente atraída, si es que se me permite la expresión, por otro chico de su grupo de amigos: Shun.

Satoru Asahina es el coprotagonista de la historia y un chico enérgico y travieso en el momento en el que lo conocemos.

Shun Aonuma es el chico más inteligente y sereno del grupo. Capaz de resolver todo tipo de situaciones que se le presente, el muchacho puede presumir también de ser el joven que mejor maneja el poder de su generación.

Maria Akizuki. La pelirroja del grupo se nos presenta como una chica popular entre los niños de su clase. Algo que no causaría mayor controversia de no ser por el hecho de que su pareja es Saki (OMAIGAR, creo que acabo de dejar a algún lector loco sin pretenderlo XD).

Mamoru Ito es el chico más tímido, reservado y con menos talento del grupo. Factores que, junto a su peculiar personalidad harán de su meta, el conquistar a Maria, un verdadero reto difícil de superar.

Reiko Amano. A la par de Mamoru en lo que a habilidades se refiere, esta indecisa chica será la primera en mostrarnos el lado oscuro de la trama a pesar de ser la que menos cuota de pantalla tiene de los chicos. Por lo que yo de vosotros no le quitaba el ojo de encima :P


Tras uno de los arranques más desconcertantes que recuerdo haber visto, por no decir que es un autentico WTF, la historia cambia de escenario para mostrarnos a un grupo de niños jugando al anochecer. Avanzando para ello ni más ni menos que 1000 años en el tiempo (que a mí no me miréis, cualquier queja al respecto decírsela a PuyaSubs) para dejarnos en la ciudad de Ibaraki 66. Siendo este un lugar completamente remoto y rural que nos lleva a pensar en que hemos hecho justamente lo contrario. Osea, retroceder en el tiempo.

No obstante, lo primero que nos llamará la atención de este giro en los acontecimientos no es tanto que los protagonistas pasen a ser niños como el hecho de que estos tengan poderes. O más bien parezcan ser "poseídos" por los espíritus que se los dan en este hipotético nuevo mundo en el que la religión, cualquiera que ésta sea, sigue contando con un papel determinante en la parte fantástica de esta historia. Y así es como conocemos a Saki Watanabe durante su ceremonia para cambiar de espíritu (ya os he dicho que a mí no me miréis) que tiene lugar fuera de la Barrera Sagrada. Una delimitación que, como sabremos más adelante, busca proteger a las gentes de este pueblo del mal que habita en el exterior.

Superado este trámite, la trama pasa a presentarnos el primer día de Saki en su nueva escuela, así como el reencuentro con sus viejos amigos. Los cuáles nos permiten entrever que este mundo no es tan amable y alegre como aparente a primera vista. Aunque claro, como tampoco se profundizará mucho más en este aspecto será mejor endosarle este marrón a los chicos de Expediente X. Dejando esto a un lado y volviendo al colegio donde estaban los chicos, cabe destacar que éste parece tener como único fin el de enseñarles a manejar sus poderes. Puesto que a pesar de contar con unas habilidades increíbles no todos son capaces de manejarlos bien, como nos permite comprobar de primera mano Reika Amano. La compañera de estos chicos y la misma chica que tendrá un papel reseñable en la trama varios días después de los acontecimientos que vemos en pantalla.

Como me parece haberos descubierto ya, el ambiente que se respira en este mundo futurista resulta más sombrío de lo esperado. Siendo incluso los mismos chicos quienes nos confirmen nuestras suposiciones por medio de leyendas y rumores que parecen ser bastante reales. Y así, con el miedo metido en el cuerpo, es como llegamos a la casa de Saki para descubrir el cariz más oscuro de esta historia por medio de unos acontecimientos que juegan con los recuerdos del pasado y la conversación que están teniendo sus padres, para dejarnos aún más perdidos de lo que estábamos al comienzo. O al menos esto es lo que pasaría si hubiéramos cometido el error de no tener en cuenta la extraña mezcla de sucesos que se da durante el desarrollo de esta conversación. Por lo que habrá que esta bien atentos para ver por donde nos salen los chicos de A-1 Pictures y si no la pifian nada más empezar.

No se que os parecerá a vosotros, pero a mí me da que algún trabajador de Gainax cambió de empresa XD

Después de un comienzo de episodio que rivaliza con el del anterior en lo que a WTF se refiere, y mientras más de uno nos seguimos preguntando a santo de qué viene lo de avanzar años en el futuro cuando parece claro que es el pasado, e incluso nos da tiempo a teorizar sobre una trama que gire entorno a universos paralelos, el segundo capítulo del anime se centra en enseñarnos la vida de nuestra protagonista como alumna de la Escuela Unificada y como ésta ha de superar, junto a sus compañeros y con la ayuda de sus poderes, las pruebas a las que los someten los profesores. Y todo ello sin descuidar ni el tema de las desapariciones de estudiantes que se producen en este pueblo ni el curioso mundo en el que transcurre la historia. Siendo éste el momento en el que se nos presentan a las ratas monstruo que habitan con las gentes de este lugar. Unos seres similares a las que su propio nombre indica que son capaces a hablar (ya os lo he dicho antes, a mí no me digáis nada. Hablad con el camello de A-1 Pictures) y que nuestros personajes se encontrarán de camino a la excursión obligatoria que les manda su profesor. Una sorpresa que viene acompañada a su vez por el que es el primer episodio que cuenta con partes narradas en pasado por una voz que parece ser la de la protagonista.

Partiendo de un comienzo similar al del episodio anterior y que, por tanto, parece querer contarnos parte de la historia a medida que avanzan los capítulos, el tercer episodio nos muestra la excursión de los chicos y como acaban saltándose ciertas normas debido en parte a su edad y al hecho de no contar con la supervisión de un adulto. Sin embargo, lo realmente curioso no tiene que ver con las historias que se cuentan entre ellos o la extraña fauna local que los rodea. Y es que por tener no tiene ni tan siquiera que ver con las ruinas del templo que se encuentran y que tienen unos 2000 años de antigüedad. Lo llamativo del asunto, y lo que hará que queramos saber más junto a los protagonistas es el extraño "robot" con el que se encuentran y el tesoro que custodia.

Saki saliendo de la boca del lobo :P

Retomando la historia exactamente en el punto donde la había dejado el anterior, el capítulo cuatro nos permite seguir descubriendo cosas gracias a la ayuda de este robot. No obstante, lo que ahora sí resulta curioso es el hecho de que los chicos de A-1 Pictures se den tanta prisa en ir atando cabos. No en vano, gracias a la conversación que mantienen con el robot podemos obtener un buen puñado de información que nos ayudará a poner cada pieza en su sitio (porque sí, lo de los 1000 años en el futuro iba en serio) y a descubrir el origen de este mundo futuro. Y quién sabe la de cosas que aun habríamos podido averiguar de no ser por el cambio de rumbo que sufren los acontecimientos. Un brusco golpe de timón que no hará más que sacar a los chicos de Guatemala para meterlos en Guatepeor. Aunque para descubrimiento el de constatar, de una vez por todas, el hecho de que esta serie no tiene Opening.

Mostrando una animación más descuidada y apurada que la que veíamos en los anteriores episodios, el capítulo cinco se desarrolla enteramente a partir de la complicada situación en la que se encuentran los chicos, para enseñarnos los avances que van haciendo en su intento por regresar a casa. Eso sí, espero que el dibujo que vemos en estos veinte minutos no se convierta en la tónica dominante del resto de la serie porque eso echaría por tierra el buen trabajo que había hecho A-1 Pictures hasta este momento.

Tras confirmarnos que los temores del capítulo anterior no eran más que una falsa alarma, el sexto episodio nos permite observar cómo los jóvenes pasan al ataque (bueno, al menos uno de ellos, ya que Saki sigue de vacaciones) contra los enemigos invasores. Sin embargo, este hecho que en un principio debería de ser positivo, por la acción que trae consigo, se convierte en un punto bastante raro de la historia por el desconcierto que rodea a todo lo que vemos en pantalla. O al menos ésa es la impresión que me ha dejado esta parte de la misma debido a la manera en la que se narra y al hecho de no resulta sencillo discernir si lo que vemos es real o fruto de la imaginación de los chicos.

Las escenas en barca serán algo recurrente en buena parte de la serie, sirviendo de punto de unión entre los diferentes giros que dará la misma.

En un mundo en el que la lucha por la supervivencia está a la orden del día y en el que sólo los adultos consiguen sobrevivir fuera de la aldea, ¿cómo se las arreglarán los chicos para superar el reto que tienen por delante cuando la desconfianza en el resto de razas nunca ha sido tan palpable? Pues bien, no os preocupéis mucho porque esta misma duda será la que nos resolverá el capítulo siete mientras volvemos a andar sobre los pasos que nos va narrando la voz en off.

Con un desarrollo más próximo al fanservice de todo tipo que a otra cosa, el octavo episodio nos deja ante unos sucesos que costará entender por el simple hecho de que entre los que veíamos en el capitulo anterior y estos han transcurrido dos años. No obstante, y si bien una vez que se sabe esto es más fácil ir atando los cabos que quedan sueltos, mantengo la esperanza de que estos chicos no vuelvan a tomarse otra licencia de este calibre. Pues ya es bastante complicada la historia de por sí como para que la anden adornando con florituras de este tipo.

Tras el desconcierto que nos creaban con los veinte minutos anteriores, el capítulo nueve nos revela todos los datos que desconocíamos y alguno más. Haciendo que todo cobre sentido mientras disfrutamos de un excelente apartado técnico tanto a nivel de animación como de post procesado 3D.

Si bien en el quinto episodio alzaba la voz para quejarme de la animación, en este décimo capítulo me veo cuasi obligado ha hacer todo lo contrario ya que el aspecto visual es sencillamente maravilloso. Aunque no será la única sorpresa que nos topemos en él, puesto que nos encontramos ante una de las partes más sencillas de seguir de esta historia. Y eso aun cuando la trama no pierde el tiempo y nos pone en la piel de esas personas que pierden el control de sus poderes para acabar convirtiéndose en los temidos monstruos kármicos. Eso sí, lo de explicarnos como Shun acaba en la situación en la que acaba después de ese salto de dos años que hacían en el episodio ocho ya si tal otro día XD.


¿Quién dijo que el futuro iba a ser un lugar horrible? No hay más que ver esa puesta de sol para convencerse de lo contrario.

Una vez más el misterio se cierne sobre nuestros protagonistas y con él la ansiada búsqueda de una verdad que no hace más que escapárseles de las manos cada vez que la alcanzan. Y por si la susodicha exploración no fuera suficientemente complicada de por sí, en el camino se meterá el comité de ética para dejarnos a las puertas del próximo episodio. El cuál se nos introduce de una manera tan fluída como la manera en la que PuyaSubs nos cuela el palabro "canotaje" en su traducción XD.

El episodio doce, por su parte, coloca otra de las piezas de este rompecabezas para explicarnos la relación existente entre el síndrome que da origen a los demonios kármicos y la modificación genética a la que fue sometida la humanidad con el fin de sobrevivir. Dejando de tal manera a la vista que la solución aplicada no era del todo perfecta y obviando entrar en detalles tales como cuándo y cómo fue aplicada esta solución genética. Y todo ello mientras se nos descubre el empleo que le espera a Saki cuando sea mayor. ¡Si es que no hay nada como nacer con el puesto de trabajo debajo del brazo! XD

Siguiendo la progresión descendente que veníamos advirtiendo desde el comienzo en lo que al número de personajes se refiere, el decimotercer capítulo nos deja ante la decisión que toman los chicos para ayudar a Mamoru y el giro inesperado que tomarán los acontecimientos en el momento en el que sepamos el motivo que lleva a este joven a actuar de la manera en que lo hace.

Pasito a pasito vamos sabiendo más acerca del mundo en el que viven tanto Saki como sus amigos y el decimocuarto episodio no es una excepción a este respecto, por lo que podremos seguir atando cabos a la vez que los chicos de A-1 Pictures nos sorprenden con el cambio de mentalidad que ahora muestra nuestra joven protagonista y la decisión que tomarán los adultos para arreglar la situación. Pero, ¿estarán aún a tiempo de arreglar el descosido?

Otra de las partes "raras" de la serie tiene que ver con la aparición en escena del personaje que está junto a Saki.

La nueva aventura en la que se embarcan tanto Saki como Satoru nos lleva, en el capítulo quince, a reencontrarnos con Squealer más de dos años después de que esta rata monstruo hiciese su primera aparición y, si en ese tiempo ha cambiado la vida de los chicos, no os digo nada de la de esta raza de monstruos y el parecido que guarda ahora su "civilización" con la de los humanos. Un acercamiento que incluso llegará a asustar a nuestros protagonistas mientras ven como su misión se va complicando cada vez más.

Por medio de Maria, el episodio dieciséis aprovecha su primera mitad para contarnos la historia de esta chica y Saki desde el mismo momento en el que se conocen. El motivo de ello, aunque pueda resultar en parte decepcionante para quien estuviera esperando otra cosa que no fuese un flashback, tiene que ver con la cimentación de la parte sentimental que explica el dolor que siente Saki por la falta de su amiga. Sin embargo, una vez superada esta primera mitad la trama da un salto para relatar los hechos que dan continuación a lo que estábamos viendo en el capítulo anterior. Dejándonos de paso ante unas palabras en off que malamente entenderemos, pues éstas hacen referencia a hechos que aún están por ocurrir, y ante una visión del mundo de Shin Sekai Yori que, visto con más calma, no difiere mucho del nuestro en cuanto echamos mano de la historia para saber cómo nos las gastamos los humanos cada vez que alcanzamos un poco más de poder que el resto.

Un capítulo después de haber trazado esta similitud entre fantasía y realidad, en el diecisiete, los chicos de A-1 Pictures aprovechan para darnos uno de esos palos que tanto les gustan al presentarnos unos acontecimientos que nada tienen que ver con el hilo que mantenían los episodios anteriores. No en vano durante el último capítulo han trascurrido unos cuanto años. Los suficientes como para tanto el nuevo oficio que desempeñan tanto Saki como Satoru como la manera en la que funciona este mundo futurista nos deje desconcertados. Por suerte no todo van a ser cosas malas y así, mientras esperamos por la explicación a lo que ha sucedido entremedias, encontremos la confirmación definitiva de que la voz que narraba ciertas partes de la trama pertenece a Saki.
Dicho lo cual, y sin atreverme a situarlo como algo favorable o no, aprovecho el momento para indicaros que este mismo capítulo será el escogido por A-1 Pictures para estrenar un nuevo ending.

Cuando el arte se mezcla con la animación tradicional da origen a escenas como ésta.

Atando los cabos que nos dejaban desconcertados en el episodio anterior, el episodio dieciocho nos muestra el fin de la paz para los humanos y no precisamente por el surgimiento de disputas o enemigos entre ellos mismos. Ante el nuevo panorama que se dibuja y con el descubrimiento de lo que le sucedió finalmente a Maria y Mamoru, la trama nos sitúa a las puertas de un futuro aún menos halagüeño del que cabría esperar para nuestros protagonistas.

Con el acertado título de Oscuridad, el capítulo diecinueve nos presenta al monstruo más temido por todos al tiempo que nuestros protagonistas se enfrentan, por si las cosas no fueran lo suficientemente interesantes, a la tesitura de lograr sobrevivir en medio de la situación de guerra en la que se encuentran. La cual los obligará a valerse por sí solos.

Superada la crisis inicial, el capítulo veinte nos enseña los estragos que la contienda ha ocasionado en el pueblo de Saki y como éste se intenta preparar para lo que aún está por llegar. Porque sí amigos, esta guerra aún no ha terminado y la pieza más decisiva de todas no pertenece a ningún bando, aunque sí unas claras preferencias a la hora de liquidar al personal. Y, si esto sería lo que sacaríamos en limpio de este episodio sin tocar ningún spoiler, no quiero dejar pasar la ocasión de invitaros a reflexionar en qué ha quedado finalmente el grupo de amigos de nuestra protagonista con el paso de los episodios de esta historia del fin del mundo con tintes de terror.

Aquí tenéis una muestra de la tan temida "animación experimental". Yo de vosotros salía corriendo y no paraba hasta llegar al polo norte XD

Tras alguna que otra sorpresa, el capítulo veintiuno continua de una forma asombrosa los acontecimientos del episodio anterior para dejarnos ante el verdadero plan del enemigo y los motivos que lo empujaron a actuar de esta manera. De tal forma que ahora, más que nunca, la humanidad se encuentra al borde la de una extinción que ella misma fomentó.

Como método de prevención, los humanos son modificados genéticamente para 
evitar que se ataquen entre sí. De manera que quién lo haga sufrirá la llamada "muerte por venganza" sin poder hacer nada para evitarlo. Pero entonces, ¿cómo se las han ingeniado los monstruos rata para que sus "hijos adoptados" no sufran el fatal desenlace? Ésta es, sin lugar a dudas, la gran pregunta que plantea el episodio veintidós mientras nos muestra el viaje que emprenden nuestros protagonistas en la búsqueda de la solución que detenga los planes del enemigo. Un singular viaje que nos llevará, literalmente, al desierto de Tokyo, ya que tras la guerra la última capital de Japón quedó reducida a un árido desierto más propio de otras zonas geográficas. No obstante, entre las ruinas de este desolador lugar aún se encuentra la Psycho Buster, una arma capaz de eliminar a los humanos con poderes y que no es otra cosa que ántrax manipulado en los laboratorios de Estados Unidos para tal fin. Ahora bien, yo de vosotros tampoco me hacía muchas ilusiones al respecto, y menos después de ver hacia qué bando se inclinó la balanza de la victoria en esa lejana guerra. Aunque como el lógico tocará esperar al próximo episodio para salir de dudas XD

Los peligros que se esconden tras la aparente calma del desierto de Tokyo, así como los temores y las desconfianzas que surgen a medida que se acercan a su meta serán la tónica dominante del capítulo veintitrés hasta el punto de hacer que Saki recupere sus recuerdos antes de volver a casa con el Psycho Buster.

Tras un giro en los acontecimientos tan inesperado como inteligente, el episodio veinticuatro nos permite vislumbrar cómo el trabajo de A-1 Pictures se dirige a su final prometiendo escapar de las rarezas que nos suelen colar los nipones en sus trabajos al llegar a este punto. Y aunque la sombra de éstas es difícil de disipar, yo ya espero con ganas saber qué nos deparan los últimos veinte minutos de este anime único.

"T-SP-SPTA-6000" Cuando veáis ese nombre en un robot echar a correr. En serio XD

Tal y como intuía en el anterior episodio, el final de la serie nos deja ante un cierre realmente sorprendente. Escapando de la tendencia que tanto gusta en el país del sol naciente a presentarnos unos desenlaces que, sinceramente, sólo los ha de entender el guionista que los crea, Shin Sekai Yori hace gala de un broche que ya le gustaría a muchos otros animes. Y por si esto no fuera suficiente motivo para alegrar al espectador, los chicos de A-1 Pictures se permiten el lujo de explicarnos, de la manera más natural que os podáis imaginar, los últimos detalles que quedaban en el aire y, por extensión, a toda la serie. Logrando con ello que este trabajo se convierta en una obra a tener en cuenta por los amantes de la fantasía y las buenas historias. Pero ojo, porque si pensabais que esta historia ya no daba para más esperar a ver esa guinda, en forma de frase, que nos dejan los chicos de A-1 Pictures en el mismo final: "la imaginación tiene el poder de cambiar todo". Un claro resumen de una serie que se convierte en un claro aviso que, por nuestro propio bien, no deberíamos de dejar pasar por alto los que vivimos en el siglo XXI.

Rozando la perfección. Así es como se toman los chicos de A-1 Pictures la animación en no pocas escenas de este anime.

Lejos de entrar en la "controversia" de la animación experimental, que ya sabéis mi opinión al respecto de ésta (La isla de Giovanni, Rinne no Lagrange Season 2), la técnica empleada por los chicos de A-1 Pictures consigue sobresalir de entre el resto de los trabajos que la rodean hasta el punto de lograr que resulte llamativa incluso a día de hoy. Un punto a favor de la serie que se puede extender al sobresaliente uso del 3D a lo largo de la serie. Aunque llegados a este punto siempre podemos echar la vista atrás y acordarnos del quinto episodio para darnos cuenta de lo fácil que es mandar al traste con todo el trabajo hecho. Y para dar por finalizado este apartado aprovecho para remarcar una vez más la peculiaridad de esta obra, ya que nos encontramos ante un anime que carece de opening.

Repartida a lo largo de ni más ni menos que tres recopilatorios y compuesta en su inmensa mayoría por temas instrumentales, la banda sonora de este anime depara una sorpresa al espectador con la inclusión, en la segunda soundtrack, de temas de corte electrónico y roquero que no pasan precisamente desapercibidos durante los episodios en los que aparecen. Y no lo digo porque queden fuera de lugar, sino más bien por todo lo contrario. Puesto que nos encontramos ante un trabajo que, lejos de meter la musica a lo loco, sabe hacer un uso acertado de este recurso. De tal manera que ningún ritmo desentona con la acción que tenemos en pantalla.

Y si esto es lo que cabe decir de la música que acompaña a Shin Sekai Yori, poco más tengo que añadir de la que escuchamos durante el opening y el ending. El primero porque no existe y el segundo porque sólo recurre a dos temas para servir a los 25 capítulos. Escapándose así de la nefasta tendencia de incluir canciones como si no hubiera un mañana. Una normalidad que, por otra parte, no exime el hecho de que me decante más por un tema que por el otro. Y es que el "Wareta Ringo" de Risa Taneda está a años luz del "Yuki ni Saku Hana" de Kana Hanazawa. ¿No os parece? :P

Una de las mejores escenas realizadas en 3D que podemos encontrar en el anime.

LA NOTA:

Que Shin Sekai Yori es un anime diferente que todo seguidor del anime no debería dejar escapar, es algo en lo que todos deberíamos estar de acuerdo. Sin embargo, esta carta de presentación no está carente de ciertos puntos negativos que alejan a este trabajo de la nota que le debería de corresponder si todo estuviese en su lugar. Por lo que me dispongo a repasar cuáles son los lastres de esta serie antes de que a alguno le dé un ataque de tontería XD

Los saltos temporales. Si bien los saltos temporales que se producen durante el desarrollo de este anime pueden verse como un recurso narrativo completamente válido, la forma en la que han sido implementados, junto con el desconcierto que terminan ocasionando en el espectador, llegan a crear situaciones tan incomprensibles como la que nos encontramos al principio del capítulo 17. Y es que no conformes con lo que venían ofreciendo hasta el momento, a los chicos de A-1 Pictures no se les ocurrió nada mejor que mostrarnos por primera vez en la serie el año en el que nos encontramos (min 01:13). Algo que pasaría completamente desapercibida de no ser porque, al juntarse con el salto temporal, nos deja ante una situación en la que ya no sabemos si estamos viendo el presente de historia o una parte de su pasado. 

Los personajes. Lejos de encontrarnos ante un trabajo en el que los personajes logren quedarse adheridos a la mente del espectador desde el primer momento, en el anime que nos ocupa estos quedan relegados a un papel más secundario para el espectador del que en realidad deberían tener. Sin embargo el verdadero problema surge en cuanto se produce un salto temporal, ya que a la falta de carisma inicial y al desconcierto que estos generan, le debemos de sumar aún el esfuerzo que supone seguirles los pasos. Convirtiéndose de esta manera algo tan nimio como el hecho de conocer bien a los protagonistas de la historia en un gran suplicio para el espectador.

La sociedad del amor. Si bien la trama nos explica con bastante detalle los motivos que llevaron a la humanidad a modificarse genéticamente y los cambios que ello traía consigo, el hecho de incorporar un cambio que favorezca la creación de lo que dan en llamar como "la sociedad del amor" no tiene sentido alguno. O la menos este no existe fuera del archiconocido fanservice.


Venga, que no pare la fiesta! XD

Por si esto no fuera poco, la enmarañada historia que se nos narra en Shin Sekai Yori nos deja ante verdaderos misterios que tendrá que despejar el espectador con su imaginación, en un ejercicio más lógico de la estadounidense Lost que de un trabajo tan bien cuidado como aparenta ser éste. Y con ello me refiero, por si alguien se ha perdido por el camino, a qué fue de las ratas monstruo invasoras que veíamos al comienzo, cómo pudo acabar Shun de esa manera, porqué en el capítulo 17 se nos dice que estamos en el año 237 cuando la buena de Tomiko Asahina ya tiene más edad que está (aquí intuyo algún fallo en la traducción. Pero bueno, la cuestión está ahí) o el más claro de todos cuantos los que se nos presentan. Pues alguien sabe exactamente desde qué año nos está narrando Saki todos los acontecimientos. Curioso, ¿verdad? XD
Y si estos eran los enigmas que nos presenta la serie, mención a parte merece el mundo onírico que se nos presenta en la misma por medio de Saki. No en vano, esta constatación de los temores y terrores a los que se ve sometida la humanidad durante su infancia, debido al poco o nada amigable mundo en el que se encuentra, nos deja ante verdaderos quebraderos de cabeza en el que tendremos que hacer malabarismos para discernir la realidad de las pesadillas (véase y explíquese mismamente el capítulo seis). Aunque si pensabais que ya estaba todo dicho la lleváis clara, porque el trabajo de A-1 Pictures no está exento de ciertas interferencias con otras obras que alejan a este de quedarse con esa frescura que presentan los trabajos originales. De tal manera que los nombres de las aldeas en las que habita la humanidad nos recuerda (ojo, solo recuerda) a las que se veían en Naruto, los poderes que vemos guardan un parecido más que razonable con los de S-cry-ed o Towa No Quon o la presencia en la trama de este futuro involucionado nos lleva inmediatamente a pensar en el que nos mostraba el remake del 2002 de la película La máquina del tiempo.

Por norma general y casi a título personal, encontrarse con el nombre de A-1 Pictures es sinónimo de sentir escalofríos o pedir clemencia al torturador que lo ha nombrado (y lo digo por animes como Vividred Operation o Sword Art Online). Sin embargo en esta ocasión, y visto el buen historial de trabajos que tienen a sus espaldas (Ano Hi Mita Hana no NamaeSEIKIMATSU OCCULT GAKUIN, Welcome to the Space Show!, Sora no Woto, FRACTALE) en esta ocasión nos encontramos ante un trabajo que tiene toda las cartas para convertirse, por méritos propios, en la obra maestra de este estudio de animación. Y eso es mucho decir para un anime, Shin Sekai Yori, que no pasa de la B de nuestro sistema de valoraciones.


0 comentarios: