Kuzu no Honkai

jueves, 19 de abril de 2018 , 0 Comments


AÑO 5



Esta semana "dame veneno que me quiero morir, dame veneeenooooo" con…


Kuzu no Honkai (Lerche, 2017, 12 CAPS)



No sé por qué estoy haciendo esto. No sé por qué me meto a veces en berenjenales. No sé por qué me pongo a ver algo de Lerche tras Monster Musume, aunque mi compañero Jorge García tiene una respuesta clara y definitiva: porque soy gil**ollas. Bueno, aunque visto el resultado, quizás solo me quede en inconsciente. 

En fin, antes de sacar las armas de analizar, quisiera poner sobre la palestra varios detalles que son llamativos, al menos para mí lo fueron. El primero de ellos es que es un anime con el sello de "noitaminA" y, si mal no recuerdo, la última serie que pasó por el blog con este sello fue "Kabaneri of the Iron Fortress". Visto cómo va la cosa, rezo porque este sello no acabe como BONES, creando pánico allá por donde pase.

El segundo detalle va un poco sobre el argumento de la serie que tenemos entre manos y es aquí donde lanzo una advertencia (no sé si será la primera de este análisis): este anime podría considerarse NSFW (Note Safe For Work), NSFH (Not Safe For Home) y NSWP (Not Safe With Parienta), así que luego no quiero lloros, la cabeza abierta a causa de una plancha voladora o demandas de divorcio, más tras dejar claro qué tipo de series crea Lerche. La siguiente advertencia (mira, sí había más XD) se basa en el guion y la narrativa. Lo enredan y complican más de la cuenta. ¿Podrían haberlo hecho más sencillo? Seguramente, pero no les salió de las "bowlings". Así que, si os parecen complicadas películas con una narrativa parecida a "Pulp Fiction", ya sabéis, aquí no caigáis. Porque sí, existen personas a las que esta película de Tarantino, al igual que con otras similares, les confunde como la noche a Dinio (no me hago responsable de los daños cerebrales si pinchais en el último enlace).


A pesar de las advertencias que lancé (si se les puede llamar así) resulta que la serie es del todo recomendable. No lo digo por ser buena, sino porque es completamente distinta al tipo de historia ambientada en un instituto de preparatoria a las que estamos habituados. Os ofrezco un pequeño resumen: Hanabi y Mugi son dos jóvenes que estudian preparatoria y que tienen un amargo punto en común: están enamorados de otras dos personas cuyo amor correspondido es imposible de hacerse realidad, además parece que estas otras dos personas están enamoradas entre sí, con lo que se complica aún más la cosa. Tras este "descubrimiento", Hanabi y Mugi deciden salir juntos para mitigar el dolor, a pesar de no estar interesados el uno en la otra (y viceversa) y a la espera de que alguno de sus amores platónicos se convierta en amor correspondido.

-Sí, son los ojos que te faltan en la cara-

Esto es el resumen del comienzo. Lo que sucederá después es, simplemente, una locura porque no tiene nada que ver con lo que nos imaginamos al principio. La historia gira y gira en una espiral tóxica hasta que los dos protagonistas terminan por madurar, pero eso sí, "envenenándose" mutuamente y a su círculo más cercano. Es curioso que suceda así, pero resulta poco creíble que no haya nadie que se niegue y pare este "contagio". Quizás en otras partes de la sociedad pueda suceder, pero mi experiencia me indica que ni de coña. Es poco creíble y ésta será una de las pegas que se le pueden lanzar a este anime, porque esta espiral a la que me refiero es a confundir el sexo con algo parecido a una consolación por un amor frustrado.

Tranquilos que no sale un pezón, un culo o un pelo de ahí abajo, los de Lerche se han currado muy bien las escenas para que no se vea nada que tuviese que estar emborronado. Eso sí, habrá mucho fileteo. ¡Madre mía! ¡Si parece una carnicería! Para quién no me comprenda, me refiero a besos con pasión, con la lengua por delante, besos muy húmedos que ponen tenso al más avezado en xvideos. Si es que aquí es donde se nota la mano de Lerche, porque la otra la tienen dando "zambombás". No sé si algun@ de vosotr@s cayó en una relación de este estilo, que es como la droga, en donde estás por conveniencia con alguien que no te gusta y lo único que te consuela es el cuerpo a cuerpo con él/ella, su compañía en el día a día y la sombra del deseo de huir de esa situación como sea. He aquí el germen para que esta situación desagradable se traspase a terceras personas casi en la misma situación.

A pesar de que esto hace que la historia parezca que vaya a peor para los personajes, se convertirá en la base para que maduren todos los afectados. Como cuando dicen que una guerra ayuda a avanzar tecnológicamente al mundo, vamos, un proceso innecesario ya que hay otras vías para llegar al mismo destino sin tanto daño colateral, pero gracias a esto, descubriremos las inquietudes de los personajes, sus anhelos, sus miedos y sus lloros. Porque también habrá de esto: arrepentimientos, frustraciones, rabia, celos… una amalgama de sentimientos que no están controlados al 100%. He aquí otra pega del guión, porque la sensación es que se podría hacer más por mejorarlos, pero es solo eso, porque la realización está bien hecha, más el siguiente aspecto negativo es lo que la remata por completo.


¿Cuál es este aspecto que mortifica la serie?

Tan sencillo que todavía no me explico cómo han sido capaces de no haberlo hecho mejor. Tenemos cerca de seis personajes principales (que no protagonistas) y nos vamos centrando de manera absoluta en dos de ellos, olvidándonos casi de los demás. Literalmente estoy hablando de casi no darnos cuenta de la existencia de los demás si no fuera porque se nombran por los protagonistas de las escenas que vemos en ese mismo momento en la pantalla. Perdemos completamente el hilo con ellos y nos veremos obligados a concentrarnos y recordar cosas de ellos cuando vuelvan a pantalla, perdiendo parte del contenido de lo que sucede en esos instantes. Es bastante frustrante, en serio, más con algunas caracterizaciones realmente asombrosas que dejamos de disfrutar por culpa de esta mala praxis.

-Y esto, en una serie de Lerche, puede acabar muy mal-

Sin embargo, no todo van a ser malas noticias. El néctar está en esa mezcla de sentimientos a flor de piel, con mucha erótica, una música instrumental excelente e innumerables susurros. La serie está llena de voces bajas y suaves, como si nos confesasen lo que estuviese sucediendo en ese mismo momento. Todo este conjunto nos pondrá los pelos como escarpias al ver sufrir a todo el mundo, porque lo extraño es que todo el mundo utiliza a todo el mundo, como si el planeta estuviese repleto de sociópatas en búsqueda del propio placer, ignorando el daño que causan. P
or triste que parezca, la tónica general parece mostrar que todos los amores están basados en el odio. 

Respecto a los personajes principales, he aquí el listado:

>Hanabi Yasuraoka. Es la protagonista de este anime. Está enamorada de su tutor en secundaria, pero se encuentra con él en la preparatoria ya como profesor de literatura. Con ella llevamos la voz narrativa de la historia. Es bastante posesiva y sensible, aunque esto último intenta dominarlo, siempre acaba sufriendo por dentro.

>Mugi Awaya. Es el protagonista de la historia, aunque en un escalón por debajo de Hanabi. Con él empieza la falsa relación entre ambos para tener una compañía mientras no consigan a su amor verdadero. Aunque las ganas de sexo le pueden, siempre intenta pararse para que Hanabi no se sienta forzada. Al igual que ella, tiene un amor platónico imposible: su profesora de música.

>Akane Minagawa. Es la susodicha profesora de música. Guapa, joven, amable y una tortura para el joven Mugi, que ve como Akane "se le escapa" poco a poco. Akane es una sociópata de manual, la mejor que he visto en un anime.

>Narumi Kanai. Es el profesor de literatura del que está profundamente enamorada Hanabi, cuyos ríos de lágrimas por no tener su amor todavía no ahogaron a nadie hasta el momento. Parece que el bueno de Narumi bebe los vientos por la atractiva Akane y son mutuas las sonrisas y miradas con ella. Nos sorprenderá su pasividad, incluso a Akane.

>Sanae Ebato. Es una buena amiga de Hanabi, aunque por su actitud, parece abocada a la depresión por desamor. Sanae entrará en este conglomerado amoroso para complicar todavía más las cosas dentro de la caótica cabeza de la protagonista.

>Noriko "Moka" Kamomebata. Es una compañera de primaria de Hanabi, y ya por entonces guerreaban un poco. Ahora lo seguirán haciendo por amor, ya que Moka está perdidamente enamorada de Mugi. Lo triste es que intuye que ellos dos no lo están mutuamente, pero Mugi sigue con Hanabi. La personalidad de Moka es de las típicas repelentes en los animes: baja estatura, aspecto infantil y comportamiento odioso, vamos, un cliché con patas.

>Kirishima Atsuya. Es el primo de Ecchan (me refiero a Sanae) y parece que este chaval pierde el culo por su familiar. Debe de pensar eso de mejor los temas carnales con la familia, igual que los monarcas europeos. Kirishima es, quizás, el personaje que menos interfiere en la trama, aunque tendrá su papel destacado, pero en términos generales se podría hasta prescindir de él.


-Solo quiere "analizar" y después poll... ¡digo podcast!-

A nivel general, los personajes son muy buenos. Están bien caracterizados y sentiremos empatía por ellos (quizás algun@ le pique la envidia), pero probablemente no nos identificaremos con ellos al 100%. Esto será la pega más achacable a este apartado, pudiéndose gestionar de otra manera. Aunque eso sí, acabaríamos con una historia muy diferente para las mismas sensaciones, además de no contar con el "sello" de Lerche. Todo no se puede tener, eso está claro. Si tuviera que quedarme con un personaje, sería el de Akane. Decir que es brutal sería quedarse corto. Mirad que hay villanos y no "tan villanos" que dejan marca ya sea en el cine o en las series, pero esa maldad de hacer daño por placer y echarlo en cara sabiendo que la otra parte no puede hacer nada al respecto es de ser muy hija de la gran pu*a. La caracterización de esta mujer me ha enamorado, con un clímax en los episodios 4 y 5 que no olvidaré fácilmente.

La animación de este anime está bastante bien, sin ser muy detallista. La estética de los personajes es bastante femenina con la salvedad que siempre los dibujan como si lo estuvieran haciendo encima de bocetos, con trazos que a veces se remarcan unas pocas veces, sobre todo se ve en los primeros planos de los ojos. Además, hay otro aspecto genial que le sienta estupendo al desarrollo de las escenas y son esas ventanas que aparecen sobre la escena con detalles de los personajes en pantalla, principalmente sus rostros con los sentimientos que reflejan. También quiero destacar otro detalle que me llamó la atención y que le queda fenomenal a la estética general de los personajes: el dibujo del cabello. Dejan siempre algún pelo suelto que destaca sobre los demás, con un color más claro. Y por pelo me refiero a eso, un pelo, no a las típicas "antenas".

Ahora quiero pararme en el apartado del sonido
. Me encanta esta OST instrumental. Es grandiosa, de verdad. Tiene toques que me recuerdan un poco a Golden Time con el tema "Sukideshita" o a la formidable OST de "Life is Strange" gracias a varias canciones. Masaru Yokoyama ha tenido muy buena mano y consiguió potenciar los sentimientos que transmiten los personajes. El tema que más me gusta es el que tiene el mismo nombre de la serie, ya que gracias a ese piano se me pusieron los pelos de punta, hasta los de las cejas, todo porque debajo del mismo suena un violín que va "in crescendo" y termina tapando al piano hasta darnos el bofetón y así suspirar de emoción. Aunque lo mejor son las voces de los personajes y es que normalmente hablarán bajo como si nos confesasen lo que ocurre y lo que se les pasa por la cabeza, tal y como indiqué antes. Sobre todo, esas frases susurradas al oído. 

-Y aquí terminamos con "las verdades como puños"-

El tema de apertura se titula "Uso no hibana" y está interpretado por "96Neko", una cantante llamada Hibiki Natsume, de 24 años, que ha hecho trabajos para Flying Witch y Kawewani II. La canción es de estilo J-Pop puro y duro, con bastante electrónica, aunque muy oriental para mi gusto. La animación es una secuencia de escenas, bastante rápidas, con los personajes del anime y también con algunos momentos tórridos enseñando carne. ¡Hey! También hay flores y pétalos a gogó.

El ending también es un tema animado, con buenos cambios de ritmo, aunque lo que llamará la atención será su animación con efecto "flip" en la que aparecen los dos protagonistas con sus amores imposibles. El tema está interpretado por Sayuri, una cantante que a Jorge García de debería de sonar por cantar el ending de "Boku dake ga inai Machi". En esta ocasión canta "Heikousen", que me gusta bastante, aunque el comienzo es un poco estridente.



LA NOTA:

Llegamos al final del análisis con un montón de datos y sensaciones de esta serie que, seguro, no dejará a nadie indiferente. Por esa misma razón la recomendaba al inicio, porque es distinta a lo habitual y, quizás, un poco "radical", pero potente, sentimentalmente hablando. ¿Qué haríais si descubrierais que esa persona a la que le gustas atesora recuerdos de la primera vez que os conocisteis? Sí, ese mismo momento cuando te das cuenta de que no es un simple flechazo, sino algo mucho más profundo e intenso. Pues situaciones como ésa se muestran y juegan con ellas en una historia que nos hace ver que las debilidades en el amor se pagan caras. No obstante, es un anime difícil por la narrativa entrecortada con personajes casi abandonados entre capítulos. A esto hay que sumar situaciones forzadas y poco creíbles, además de un comportamiento similar entre personajes que vuelve ligeramente monótonas algunas escenas concatenadas. Es por esto que, por mal que me pese, debe quedar con la D, pero no me olvido del sello de RECOMENDABLE antes mencionado.


-Mira como le relamo la punta a la pipa-

0 comentarios: