Seihou Bukyou Outlaw Star

jueves, 17 de octubre de 2019 , 0 Comments

AÑO 6




Esta semana volveremos con otro western espacial ¡y con tetas! con…


Seihou Bukyou Outlaw Star (Sunrise, 1998, 26 CAPS)


Sí, hoy toca otra clásica. Es más, ésta es la última hasta el año que viene. En 2020 también vendrá cargado de series de antaño. En esta ocasión le toca a una de las más conocidas del estudio Sunrise, otro que tal baila hoy en día como Gainax o Gonzo, mismamente. De Sunrise hemos analizado Binbogami ga!, Accel World, s-CRY-ed o Cowboy Bebop, aunque hablaremos algo más delante de esta última, sobre todo en comparación con la que tenemos entre manos por razones obvias: otro western espacial con pistolas y razas alienígenas antropomorfas ¡y con tetas! Vamos, lo de casi siempre. Todo inculcado por otras space operas como Star Wars o Star Trek, pero eso es otro debate de por qué se hace a imagen y semejanza del ser humano.

Centrándome ya en la reseña que tenemos entre manos, Outlaw Star es una adaptación del manga de Itou Takehiko, cuya publicación va de 1996 a 1999, constando de 3 tomos. El director de anime, Mitsuru Hougo, no nos es conocido en el blog, pero tiene trabajos como director en World Trigger o en Shin-Chan, siendo el primer director (de tres) de esta serie casi interminable. Respecto a la sinopsis, cambiando un poco de tema, es la siguiente:

"Gene Starwind" es un guaperas (aunque podemos cambiar ese calificativo por un macarra de poca monta) en un planeta sin mucho interés como es Centinela III. Lleva un negocio de chapuzas a domicilio (otra definición no tiene) con un compañero llamado James Hawking. Todo va normal entre trabajos y peleas hasta que aparece un encargo de guardaespaldas para una atractiva joven rubia que al final resulta no ser casi ninguna de las anteriores, aunque sí una outlaw perseguida por temibles piratas espaciales. Si queréis una definición más clara de outlaw podría decir que es como los forasteros de las películas del oeste en dónde la ley la marca la pistola. Bien, pues tras varias peripecias en tierra y en el espacio exterior, Gene y James se ven con una nave espacial, perseguidos por piratas espaciales, con muchas preguntas y un montón de deudas". Así comienza la historia y cómo se desarrollará, porque intentarán dar solución a las dos causas pendientes con las que se encuentran.


-Cuidado con el sibarita del los selfies-

Y ésta es toda la sinopsis del anime. El desarrollo de la historia podría calificarse de bueno. Digo "podría" porque esto va según los gustos de cada uno, pero lo cierto es que en alguna parte de la serie cojea el argumento de forma notable, pero no en todo, tranquilos. Por una razón que desconozco, me quedaba dormido con los primeros capítulos. Lo extraño es que también me ocurrió con otras historias espaciales como Tytania (obvio) y con Musekinin Kanchou Tylor. Quizás por el miedo a encontrarme con otra tontería por el estilo, quizás por un comienzo algo denso o lleno de clichés de los westerns espaciales. La cuestión es que me dormí dos veces, pero esto no ocurrió pasados los cinco primeros capítulos, donde se pone toda la carne en el asador y nos mantendremos expectantes a ver qué sucede.

Esquemáticamente sigue un patrón muy parecido al de Cowboy Bebop o Trigun, con una presentación extraña, un montón de episodios con peripecias y alguna referencia a la historia principal y un final dividido en varios capítulos para desarrollarlo como es debido y sin prisas, aunque otra cosa es que lo entienda todo el mundo. Las peripecias son entretenidas (unas más que otras), pero en general son buenas, aunque yo y esto ya lo digo como opinión personal, me esperaba algo más de las mismas. No obstante, remarco lo entretenidas que son.

Hay una cosa de la que me gustaría hablar sin que se me quedase en el tintero. A mi entender, es algo imprescindible en este análisis que remarque la buena idea que es contar, a través de las historias de los capítulos, el estilo de vida de las diferentes poblaciones humanas, sea en planetas poco importantes como en los más bulliciosos, pasando por las estaciones espaciales en sus diferentes versiones: orbitales, en asteroides o itinerantes. Por poner unos pocos ejemplos: se necesita mucho dinero para el mantenimiento de una nave por las reparaciones, combustible, alquiler de la plataforma de aterrizaje/despegue, misiles, contramedidas, etc. También cómo hacen para enviar videomensajes de un sistema planetario a otro distinto. Las diferencias sociales entre razas, ciborgs y bio-androides. Y no nos olvidemos de cómo puede surgir el amor fugaz en las estaciones espaciales entre tanto viajero. Así podría seguir, pero tampoco quiero que esto se convierta en algo interminable, solo quiero dejar esto patente para que la gente que se deleita con estos aspectos sepa que aquí tiene una obra que les gustará.


-¡Que te has ido sin pagar, anormal!-

Otras cosa es ese final un poco extraño y hasta incomprensible, la ambientación o el desarrollo tecnológico que se ve en la serie, aunque lo que más pesa son algunas decisiones incomprensibles de los personajes. En un mundo (o galaxia más bien) en donde el dinero manda más que cualquier cosa, al igual que en nuestra sociedad, resulta extraño que se perdonen las deudas porque sí o incluso que se le "regale" el dinero al bueno de Gene. Es algo que no comprendo. Hay decisiones que, aunque puedan parecer algo extrañas, sí terminan teniendo una explicación lógica y aceptable. Tal es el caso de la integración de la asesina Suzuka en la tripulación de la Outlaw Star cuando la primera vez que se encontraron casi acaban muertos dos de los personajes, pero claro, a Gene se le perdona todo. Mis cojones, ni que fuera el rey.

A parte de Gene, hay otros personajes, porque si no… menudo monólogo. El listado de los más importantes es éste:

>Gene Starwind. Es el protagonista de la serie, siendo un guaperas y un macarra en un planeta sin interés. Aunque se crea alguien importante, veremos que es un poco prepotente, pero tiene buen corazón. Posee grandes dotes de lucha y consigo lleva una pistola especial llamada "caster". Además tiene una debilidad, casi como todos los hombres: las mujeres. Sí, es un mujeriego de mucho cuidado, pero como no tiene que rendir cuentas con nadie…

>James Hawking, alias "Jim". Es un chaval de 11 años de edad. Hijo de un famoso hacker, trabaja con Gene en su negocio de "chapuzas" capaces de arreglar cualquier cosa. ¡Hasta relaciones personales!. Jim podría denominarse como un escudero, ya que ayuda a su compañero en las peleas detectando los puntos débiles del contrincante.

>Hilda, alias "Hot ice", ¿por qué será? Quizás sea porque es una femme fatale que nos liquidaría a todos sin pensárselo dos veces. Con ella, el dúo de colegas se ve inmerso en una batalla con piratas espaciales para conseguir una nave y una pasajera muy especial.

>Melfina. Es esta pasajera especial. La conoceremos cuando salga en pelotas de un maletín de criogenizado, pero tiene una función más importante y es la de controlar los motores de la nave experimental para que se pueda pilotar más fácilmente. ¿Cómo los controla? Efectivamente, en pelotas.

>Aisha Clanclan. Esta híbrida entre tigre y humano (hola, Monster Musume) es una embajadora del beligerante imperio Ctarl-Ctarl. Aunque al principio busca el enfrentamiento con los protagonistas, terminará por acompañarlos y ayudarlos. También se caracteriza por tener una actitud ciertamente infantil, quizás buscando el humor fácil, aunque a mí poca gracia me hizo.

>Suzuka, alias "Twilight". Es una asesina que se topa con los protagonistas. Su arma es un bokken, es decir, una katana de madera. Al igual que Aisha, terminará siendo (casi) de la tripulación del Outlaw Star. Suzuka es, lamentablemente, un cliché con patas (¡y con tetas! No olvidemos en qué serie estamos) en donde se mostrarán todos los paradigmas japoneses, como beber té, disfrutar de unas buenas termas y luchar como un antiguo samurái, incluyendo la pose tras el ataque final.

>Ronald MacDougall, alias "Ron". No, no se trata del payaso de las hamburguesas. Es un peligroso mercenario que se topa con los protagonistas, primero por encargo de los piratas espaciales, más tarde por intereses personales. Poco sabremos de él, a excepción de contados detalles como unos buenos contactos a la hora de proporcionarle armas de categoría premium o drones-bestia.


-Cuando eres chica y tienes expectativas para un viaje...-

>Harry MacDougall. Es el hermano menor de Ron. De pelo verde y un aspecto más afeminado, suele mostrar una cara más amable y educada en público. Sin embargo, en realidad esto no es así, ya que es parte de su personalidad, siendo alguien bastante falso en sus afirmaciones, además de ser un fullero, ya que siempre está haciendo trampas.

>Fred Luo. Es un mercader, y como tal, también es contrabandista. Por alguna extraña razón, termina siendo un mecenas del proyecto de Gene con su nueva nave, primero prestado, luego a fondo perdido. Por "capricho" de algún guionista, se le caracteriza como alguien muy cariñoso y pegajoso con Gene, pero termina por ser un hombre al que le gustan las mujeres.

>Gwen Khan. Este asiático parece que estuvo a cargo del desarrollo de Melfina… uy, se me olvidó comentar que ella es una bio-androide. Eh… ¡sorpresa! El bueno de Gwen es el colmo de la pasividad y educación, aunque a veces tenga que jugársela a los protagonistas. Su único anhelo es el conocimiento absoluto, no le importa lo demás.

>Hazanko. Este personaje con nombre que podría encajar en un pokèmon, es un líder de los piratas espaciales Kei (sí, hay otro tipo de piratas por ahí, en el espacio), aunque no es el líder absoluto. Por encima de él parece que hay otros más poderosos que manejan la magia Tao. Ya de por sí, Hazanko la maneja con maestría, causando miedo con ella, pero él teme y desea llegar al nivel de sus superiores, por eso va detrás de Gene para conseguir su nave y a Melfina.

A mayores de esta tropa, cómo no, hay más personajes, pero ya muy secundarios, como maleantes de poca monta, asesinos enviados por los piratas Kei y alguna que otra sorpresa más, como la enamorada "mujer de Fred Luo". Todos ellos, tanto principales como secundarios, tienen una buena caracterización, con personalidades sólidas, a excepción de algunos donde existen contradicciones o una actitud poco creíble. Lamentablemente, esto sucede con los principales como Fred Luo, Aisha o Suzuka, haciendo que las sensaciones globales de calidad bajen algunos enteros.

También habrá opiniones sobre que la estructura de la serie desmerezca elogios, sobre todo por una historia principal bastante pausada, en donde las historias secundarias copan la mayoría del metraje. Sin embargo, si nos fijamos en otras series de la época con una temática parecida, nos encontramos exactamente lo mismo, por lo que no es algo a reprochar. Únicamente la podremos "atacar" por lo anterior.

Luego tenemos el detalle que he ido repitiendo a lo largo del análisis. En efecto, me refiero a los pechos. Ya no voy a hablar de si son más reales aquí que en cualquier serie de este año… bueno, sí, antes las hacían "más reales", ahora son tan grandes que tienen su campo gravitatorio, aunque eso no quita que en Outlaw Star la talla mínima sea una 100 copa C o D. No obstante y dejándome de pajas mentales, el destape de la serie resulta bastante curioso. En un principio sí se ve carne, vamos, un fanservice muy ligerito donde todo está más que tapado, sin embargo, las formas se intuyen. Aún así, llegando al final de la serie, el destape se desmadra con un episodio, el 23, en donde las tetas, digo termas, son las protagonistas. Bueno, eso y un comienzo en el episodio 25 donde a Melfina solo la falta mostrar el "número de bastidor". Pero bueno, allá cada uno con su tema, si no queréis ver unas peras en un anime, yo os aviso. Si es todo lo contrario, ya os adelanté trabajo para ir directos al grano y darle al "Red Bull". Todo esto me recuerda a aquel debate que tuvimos en el Pseudo-Podcast 4 (minuto 10:35), sobre todo a lo gradual en el despelote. Aunque en el podcast era a lo largo de los años, aquí sucede del comienzo al final.

-...cuando te topas con la realidad una vez allí-

Y terminando ya con este análisis del guion, personajes y cuatro chorradas más, me lanzo de cabeza al dibujo y animación, aunque viendo lo que hay, me parece que me voy a quedar en el sitio. El dibujo es bastante pocho, la verdad. Cierto es que un anime de 1998, pero tiene unos personajes con un estilo bastante raro: los chicos son muy musculosos y parece que le faltan bastantes costillas por esas cinturas tan estrechas; las chicas en cambio, están hechas con el mismo modelo de cuerpo, solo que la piel, el pelo y las ropas son diferentes. En donde sí disfrutaremos es en los combates espaciales. Las naves son originales y los diseños atractivos. Personalmente me choca esa forma de combatir, con misiles, balas y puños, pero también la movilidad que tienen está fuera de lo que estamos acostumbrados. Cuestión de gustos, pero eso no quita que sean atractivas y entretenidas. El colorido también está genial, muy variado y agradable. Sin embargo, insisto, no es la animación digital de hoy, no os asustéis.

El sonido y ambientación están por encima del dibujo. Si ya visualmente las batallas son una pasada, con los efectos alucinaremos más. De verdad, es una maravilla. En el resto de la serie no llegan a ese nivel, pero el resultado no es malo. Está claro que la chicha está fuera de la atmósfera.

El opening es un tema rockero. Aunque parezca atractivo, acaba aburriendo por repetición abusiva de acordes. Las escenas que aparecen dibujadas son muy cortas y se enlazan rápido unas con las otras. Veremos de todo, desde el protagonista delante de un espejo contando los dientes que le quedan, como el resto de personajes de la serie en otros momentos, además de escenas variadas con la nave espacial. Su título, Through the Night.

Aquí tenemos dos ending. El primero tiene música lenta, pero lo interesante son los dibujos estáticos que acompañan, ya que son diseños artísticos y monocromáticos con temáticas fantástica y espacial. El segundo cierre tiene un estilo similar con nuevos dibujos, pero el tema musical lleva un marcado ritmo de sintetizador. Ambos están cantados por Arai Akino, al igual que el opening. Los títulos de estos cierres son Hiru no tsuki y Tsuki no ie.


LA NOTA

Llegamos al final del recorrido (ya iba siendo hora) de esta serie no muy conocida, pero de buena calidad. En ella veremos detalles de la vida futura, sea ya en el espacio a través de la galaxia o enfrascados en un planeta. Tal y como explicaba antes, uno de los grandes logros de esta serie es la variedad de detalles "cotidianos" que nos encontraremos en la vida de los habitantes de la galaxia. Lamentablemente, tiene algunos aspectos negativos como son algunas caracterizaciones y comportamientos de los personajes principales. En los demás apartados técnicos no hay nada a destacar, es una serie de 1998 con los medios que disponían entonces. Por todo ello, Outlaw Star alcanza la D de nuestro ránking.



0 comentarios: