CHOBITS

jueves, 19 de noviembre de 2015 , 0 Comments

AÑO 2



Diez años antes de que Eve no Jikan, o Time of Eve, irrumpiese en el mundo de Isaac Asimov (el de los robots) cual elefante en una cacharrería, hubo otro anime que se atrevió a explorar las relaciones entre humanos y máquinas. Así pues hoy nos vamos a subir a la máquina del tiempo para revisitar una de esas series que, presupongo, ya es de sobra conocida por todos, con la intención de determinar si era merecedora de la difusión que tuvo en su día.

> CHOBITS (MADHOUSE, 2002, 24 CAPS *)

Basada en el manga homónimo del colectivo CLAMP, y adaptada al anime por el estudio de animación Madhouse (responsables de D・N・A²TrigunGalaxy AngelGunslinger GirlTenjō TengeDeath NoteChaos;Head entre muchos otros), Chobits es un anime dirigido por Morio Asaka que cuenta con un total de 26 episodios en su versión original. Y es que, si se nos da por visionar la versión que se puso a la venta en España, y que por tanto está doblada al español, descubriremos que esta esta formada por tan solo 24 episodios y de ahí que aparezca un asterisco junto al "título" de la entrada. El motivo de esta discrepancia no es otro que la vagancia de Jonu Media (compañía que contaba con los derechos para explotar comercialmente la obra), al optar por eliminar de la ecuación a los dos "episodios resumen" que se corresponden con los capítulos 9 y 18 de la edición original. Sorteando de esta manera lo que se podría considerar como una estrategia de relleno por parte de Madhouse, puesto que dichos episodios (y al contrario de lo que ocurría con s-CRY-ed) no solo no tienen impacto en la trama sino que nos muestran la cara más oscura de un recurso que era bastante habitual por aquel entonces.

Volviendo a la serie, y antes de empezar a profundizar en la misma, cabe destacar que nos encontramos ante una historia que utiliza la ciencia ficción como escusa para desarrollar la típica comedia romántica que tanto gusta producir por la tierra de Chuck Norris. Siendo este un dato del que no nos debemos olvidar ya que jugará un papel importante a la hora de valorar a este anime. Así pues, y mientras dejamos este punto subrayado, echémonosle un vistazo al resumen del anime. 

La trama de Chobits comienza presentándonos a Hideki Motosuwa, un joven granjero de Hokkaido que entre labor y labor sueña con poder acceder a la universidad de Tokio. Pero como los sueños raras veces se hacen realidad, y mucho menos si vives en la alocada nube que se ha creado este personaje (ya sabéis eso de que la pubertad es una época bastante jodidilla), un buen día Hideki recibirá una carta con los resultados de la prueba de acceso a dicha universidad. Sorprendido por la nefasta nota que ha obtenido en la prueba, y sin preámbulos de ningún tipo ya que el joven parece vivir completamente solo, Hideki toma la decisión de dejar a las vacas atrás (y quién sabe si también a la novia, como decía DR Ferro en nuestro primer Pseudo-Podcast para mudarse a Tokio con el objetivo de inscribirse en una academia de preparatoria donde pueda adquirir los conocimientos necesarios para entrar en la universidad. Y sí, soy consciente de que más de uno se puede estar preguntando si era realmente necesario mudarse a la capital para poder estudiar, pero resulta que es en este tipo de locuras donde radica la parte cómica de la historia. Así que hagamos la vista gorda por un momento para poder disfrutar como se merece de la sarta de tonterías que inundan los primeros compases de Chobits

Ya en la gran ciudad, y tras dejarnos claro que su cuenta bancaria no es tan boyante como la de cierto rato español (tranquilos que si no lo veis muy claro aún el tema económico quedará sumamente claro un poco más adelante) el bueno de Hideki logra llegar a su residencia después de montar algún que otro numerito y mostrarnos a los persocons, el elemento que sin duda alguna le da el toque ficticio a esta trama. A medio camino entre los robots y las computadoras, los persocons vienen a ser una especie de asistentes personales capaces de realizar un amplio abanico de tareas, ya sean estas de carácter laboral, personal o las funciones más propias de un ordenador (buscar en internet, uso de aplicaciones, realizar llamadas...). Vamos, que para el caso podríamos definirlos como una especie de esclavos modernos, ya que estas máquinas viven por y para sus amos humanos sin poner ningún tipo de reparo en ello. Y sí, Hideki se subirá nuevamente a su nube para dejarnos ver las enormes ganas que tiene por comprarse una de estas máquinas, si su cuenta bancaria se lo permitiese, claro está. Pero como no es el caso, el joven lo tendrá que dejar todo en manos de la señora fortuna. La cual, ni corta ni perezosa, le obsequiará a nuestro chiflado protagonista con Chii, uno de los persocons más singulares de cuantos existen en el mundo de Chobits. Vaya por dios, que casualidad.
Chobits es, sin duda alguna, el anime de los recortables XD

Si alguien ha llegado en algún momento a pensar que este anime no contaría con muchos personajes lamento decirle que está totalmente equivocado. Y es que, con el fin de alcanzar cierta profundidad, la historia se vale de ellos para mostrarnos un significativo grupo de ejemplos de las diferentes relaciones (no os olvidéis de la parte romántica de esta comedia) que las personas pueden llegar a tener con los persocons. Los cuales a su vez, y ya sea de una manera más o menos directa, acabaran por servir de base para la delicada decisión que le espera a nuestro protagonista al final de esta aventura. Y dicho esto os dejo con la chuleta de los personajes que me han parecido más destacables para que no se os escape ninguno.


Hideki Motosuwa es el protagonista de la historia y el loco de turno. De caracter amable, tal vez por eso de ser de campo, el joven tiende a montarse sus propias películas en público y sin reparar en que los demás le puedan escuchar hasta que ya sea tarde. Una manía que ya arrastra de la granja y que le hará pasar por más de una situación embarazosa en la gran ciudad. Durante su estancia en Japón, Hideki se intentará preparar (y nunca mejor dicho) para acceder a la universidad de Tokyo, dejando de paso bien claro que su desconocimiento va mucho más allá de los estudios. Y es que más que en una granja parece haber pasado su vida debajo de una piedra.

Chii es la Persocon que encuentra Hideki en la basura. Al contrario que el resto de Persocons, Chii no posee un programa completo, por lo que debe aprender las cosas desde cero. Cosa que nos puede darnos una ligera idea equivocada del motivo por el que estaba en la basura, puesto que la pequeña guarda más de un secreto en su interior.

Hiromu Shimbo es el nuevo amigo, y compañero de clases, que Hideki hará en su nueva residencia. Y suerte la de Hideki, ya que Shimbo aportará su experiencia y el sentido común en más de una ocasión. Además de ayudar a nuestro protagonista con su persocon portátil, Sumomo, el joven aportará la parte polémica del anime con su ¿tórrida? relación amorosa. ¡Ay! Japón, Japón. Quién de ha visto y quién te ve XD

Sumomo es la persocon portátil de Shinbo. De 16 centímetros de altura, la diminuta Sumomo resulta ser más inquieta y escandalosa de lo esperado gracias a la programación de su dueño. Una incomodidad que pasa rápidamente a un segundo plano debido a lo muy es muy útil que resulta, puesto que Shimbo también la ha sabido configurar para otros menesteres como la traducción de idiomas o el uso de un GPS que le permite desplazarse con facilidad por toda la ciudad.

Chitose Hibiya es la casera de la pensión Gabu Jougasaki donde viven Hideki. Por lo poco que nos cuenta ella misma en un primer momento, Hibiya heredó la pensión tras la muerte de su esposo. De corte amable y generoso, especialmente con Hideki (lo que ya da que sospechar desde un principio), la joven intentará ayudar en todo lo posible a Hideki. Siempre y cuando, claro está, se encuentre cerca cuando se le requiera XD. Ah, y estar atentos a este personaje, ya que no resulta difícil confundirla con Takako Shimizu.
Chii en una de las escenas más chulas de este anime.

Takako Shimizu es la profesora que se encargará (a medias) de preparar a Hideki en su examen de acceso a la universidad. Como persona, Shimizu ha sufrido la dura experiencia de ver como su marido se enamoraba del persocon que poseía hasta abandonarla por completo. Ocasionándole con ello un trauma del cual a duras penas se ha recuperado por mucho que lo disimule en su vida cotidiana. Por su parte, en su papel de profesora Shimizu destaca por la dedicación que muestra a sus alumnos, a los cuales trata como si de niños pequeños se tratase debido a las ganas que tiene de ser una profesora de primaria.

Minoru Kokubunji. Estudiante de secundaria, Minoru es el personaje listo y millonario de la trama. Lo cual dado el escenario en el que nos movemos lo lleva a ser un verdadero experto en los Persocons y la persona a la que Hideki acudirá, por indicación de Shimbo, con el fin de conocer los entresijos de Chii. No obstante, la vida de Minoru no es tan placentera como cabría imaginar, ya que su infancia se vio marcada por la muerte de su hermana mayor. Un acontecimiento que lo marca hasta el punto de construir una persocon idéntica a su hermana en la cual almacenar los recuerdos de esta con el fin de tenerla siempre a su lado.

Yuzuki es la persocon que Minoru construye manualmente a imagen y semejanza de su hermana. Como persocon modificado sus capacidades técnicas superan con creces al resto de los persocons comunes. Lo cual no le permite acercarse ni tan siquiera lo más mínimo a las de Chii.

Yumi OmuraAmiga y compañera de trabajo de Hideki, Yumi es la hija del dueño del restaurante "Yorokonde!". De caracter alegre y extrovertido, la chica no desaprovecha ninguna ocasión para sacarle los colores a Hideki, ya sea por su aspecto físico o por el simple hecho de entrar en escena en el momento adecuado. Sin embargo, esta actitud choca bruscamente con un lado oscuro que la lleva misteriosamente a mostrar rechazo hacia los persocons. Y es que no será hasta los últimos compases de la serie cuando se nos explique el motivo de este comportamiento.

Hiroyasu Ueda es el dueño de la pastelería en la que Chii empieza a trabajar y uno de los engranajes más importantes de la historia puesto que, además de mostrarnos que es posible amar a persocons y a humanos, será una pieza importante para resolver el misterio de Yumi ^^
Este chico tiene cara de ahora he roto un plato. Bueno, más bien una persocon XD


Más allá de los típicos fails que nos solemos encontrar en los animes, Chobits plantea verdaderos misterios como el hecho de que Chii pese menos estando en funcionamiento que apagada, que se pueda colgar sin dificultad de la lampara del apartamento cual vampiro ¿¿WTF?? o el que los persocons se puedan recargar aprovechando la energía solar que reciben cuando están en el exterior. Cosa cuanto menos chocante ya que yo no he logrado apreciar en toda la santa serie ni un solo panel solar XD. Un regero de sinsentidos que llega al máximo exponente de los absurdos cuando en el capítulo doce se ponen a jugar online CON UN REPRODUCTOR de DVD!!!!!!

Pero cuidado, porque aún hay más. Y así, en otro capítulo podemos ver como el subconsciente de Chii (vamos a llamarlo así para escapar de los SPOILER, que como se caiga alguno la armamos) le dice que no debe dejar que nadie toque su botón, ya que de lo contrario se resetearía de nuevo y perdería todos sus recuerdos. Lo cual no deja de resultar simpático, ya que estamos hablando del mismo botón que oprimió para encenderla el protagonista. ¿Que pasa, es que acaso fue diseñada por el mismo tipo de lumbreras a los que se les ocurría hace algunos años (y aún hoy en día) eliminar el botón de reset de los PC? En fin.

Y ya que estamos con las tonterías, solo me queda deciros que la preocupación de Hideki por la diferencia de edad que tiene con Yumi de cara a establecer cualquier tipo de relación amorosa se va a tomar viento cuando en el capítulo 22 conocemos al novio de la chica.

Aunque para verdadero ZASCA el que nos deja Chii y su capacidad de volar. Sí, no es ninguna una errata, este androide de peso oscilante es capaz de volar cual personaje de Dragon Ball que se precie y sin necesidad de entrenamiento alguno. En definitiva, que podríamos decir que la niña se "olvidó" de lo que le interesaba XD
No obstante, y dejando las tonterías a un lado, uno de los puntos más criticables de esta obra es la que tiene que ver con el funcionamiento de estas máquinas, ya que si bien no se hace en ningún momento mención a las leyes de Asimov, en el episodio 19 podemos ver como se cumple una de ellas cuando Hiroyasu nos cuenta como su persocon le salvó la vida. Y este, señores, es el talón de Aquiles de la trama, ya que por toda explicación se nos indica que los persocons dependen de uno central, el cual hace las funciones de servidor y se encarga de almacenar todos sus datos. Eso sí, con el fin de contar con un cierto grado de protección, este persocon especial cuenta con la ayuda de una compañera que realiza las funciones de firewall y eso es todo. Con la consiguiente cascada de interrogantes que ello ocasiona, puesto que a la ausencia de las leyes Asimov le debemos de sumar el riesgo de que se arme el petate padre. Una posibilidad que no resulta muy descabellada si tenemos en cuenta que la propia trama permite la existencia de los persocons modificados y que no son otra cosa que personcons ensamblados a espaldas del cauce normal de fabricación por personas que tan solo han de contar con un cierto nivel adquisitivo y ciertos conocimientos en la materia como todo requisito. Vamos, que Skynet nunca estuvo tan cerca de hacerse real XD
Mucho antes de que Eureka Seven los pusiese de moda y de que Kannazuki no Miko me descubriese que no eran novedad, Chobits estrenó de tapadillo los "pilares de luz". O al menos esa es la certeza que tengo en este momento mientras espero que algún anime más viejuno me corrija XD

En cuanto a la trama de este anime tan solo me queda puntualizar dos cosas. La primera, que en el capítulo 23 se revela por fin a los trabajadores del "proyecto Chobits" y la verdadera historia historia que se oculta detrás de Chii. Aunque la gracia de todo esto no está en la explicación en sí, sino en ver como es la propia la científica quién, tras deshacerse de su creación en el primer montón de basura que encuentra, se auto convence de que ha hecho lo correcto tras ver como Hideki se acaba haciendo cargo de su muerto a pesar de sus nulos conocimientos en la materia XD

Por su banda, la segunda puntualización que quiero hacer resulta mucho más tajante que la anterior y pone en entredicho la duración de la propia serie. Y es que, para la historia romántica que narra, los veinticuatro capítulos que la componen se hacen excesivos. Y más si tenemos en cuenta que la mayoría del metraje es simple relleno que a la hora de la verdad carece de cualquier peso argumental. Por lo que no me cabe la menor duda de que si Madhouse se lo hubiese propuesto, podría haber condensado perfectamente toda la serie en unos doce episodios. Pero claro, esta adaptación fue realizada a comienzos del siglo XXI y por aquel entonces aún no había aterrizado en la animación nipona la "moda del recorte".

Adentrándonos ya en los apartados técnicos de la obra, cabe destacar el hecho de que la animación, que en un principio puede asquear debido al aspecto blanquecino que esta muestra en sus versiones ripeadas (quiero pensar que la edición en DVD cuenta con una mayor profundidad en el color), resulta bastante sobresaliente y detallada para la época en la que fue creada (fastídiate s-CRY-ed). Aunque ello no le quita que sea infalible puesto que tambien nos podremos encontrar con algunas escenas en las que la calidad del dibujo dejará mucho que desear. Sin embargo, lo que más me ha llamado la atención de todo el conjunto es el correctísimo uso que se ha hecho del 3D. El cual, y a pesar de ser todavía minoritario en cuanto a su uso (estamos hablando de unas pocas pinceladas), es suficiente para pegarle una buena patada en la entrepierna a obras más recientes, como Mirai Nikki, o para que la gente de Gonzo se ponga a pensar muy seriamente en ese experimento llamado Gantz.

Y si la animación que luce Chobits es acertada, su banda sonora no se quiere quedar atrás. Y así nos encontramos con sorpresas tan gratas como la que yo me llevé al descubrir que el opening, que en este caso es único, corre de la mano de ROUND TABLE feat. Nino. Quienes a su vez, y por si alguien no se acuerda, son el mismo grupo que le iba a poner ritmo un año más tarde a la inigualable DIEBUSTER. Siendo "Let me be with youel tema escogido para esta ocasión. No obstante, la contraposición a este único opening la encontramos en los tres temas de Rie Tanaka que se turnan para acompañar a la invariable animación del ending: "Raison d'Être" (episodios 1 al 14), "Ningyohime" (episodios 15 al 23) y "Katakoto no Koi". Un tema que es cantado a dueto con Tomokazu Sugita y que solo oiremos en el ending del episodio 24. Y nombro a las tres canciones para detenerme en Ningyohime, mi ending preferido y el que cuenta con una mejor transición, como podéis descubrir en el episodio catorce.

Aunque si tengo que escoger un tema de toda la B.S.O., ese será, sin lugar a dudas, el conocido como "Dark Chii Theme" de Keitaro Takanami. En la que no deja de ser una elección completamente previsible para los lectores más veteranos del blog :P
En el capítulo 22 Hideki entra en la por muchos temida friendzone XD


LA NOTA:

Después de pasar por algunas valoraciones complicadas, la de Chobits se presenta sumamente sencilla, ya que si pretendemos dar con la nota de este trabajo lo primero que debemos de hacer es situarlo en su genero correcto. Y aquí es donde se descarta la pobre ciencia ficción que gasta para quedar en pie la comedia romántica. Por lo que ahora que ya la tenemos situada es hora de mirar la chuleta, no sin antes hacer una pequeña parada. Y así, mientras algunos se preguntan por el motivo de esta parada yo voy a aprovechar para darle la estacada final a este anime.

Uno de los sucesos más "extraños" de toda la historia es el que tiene al lugar de la misma y sus posibles consecuencias. Porque si tomamos las circunstancias por lo que realmente parecen, y los persocons acaban aprendiendo el sentimiento del amor, se abre ante nosotros un escenario de mucho cuidadito. Y es que, si ha bastado uno solo de ellos lo experimente para que todos lo aprendan no quiero ni imaginar en lo que puede pasar si a otro científico, o a alguien, se le da por enseñarles sentimientos menos amables. Y aquí, señores y señoras, es donde volvemos a la leyes Asimov (y las pongo una y otra vez como simple ejemplo) y al epic fail que esconde tras la poco cuidada ciencia ficción que explota esta trama.

Como habéis podido comprobar, si Chobits fuera un anime de ciencia ficción la nota ya estaría echando un olor capaz de tumbar al más grande de los dinosaurios (sí, me gusta exagerar. ¿Y qué?). Peor por suerte (para Madhouse, claro está) nos encontramos ante una comedia romántica. Y no será la más destacable ni memorable de todas, porque sin duda las hay mucho mejores que esta, pero por lo menos cuenta con la gracia suficiente para conseguir una D y nuestro sello de RECOMENDABLE.

0 comentarios: