Musekinin Kanchou Tylor (a.k.a El irresponsable capitán Tylor)

jueves, 15 de septiembre de 2016 , , 2 Comments

AÑO 3



Esta semana comprobaremos la teoría de la ley de la incompetencia de Peter con…

Musekinin Kanchou Tylor 
(a.k.a El irresponsable capitán Tylor) (Tatsunoko Production1993, 26 CAPS)


Seguimos borrando series del listado personal. Series que estaban pendientes por una u otra razón. En esta ocasión, este anime acabó en mis manos por dar un poco más de luz a cierto estudio que mencionamos en el segundo pseudo-podcast el pasado mes de agosto.

Este estudio, como bien habéis podido leer en la cabecera de este análisis, es Tatsunoko Production, encargado de producir la segunda parte de la famosa Psycho-Pass. Pero no todo es oro lo que reluce y es que este estudio dedica algunos de sus trabajos al público infantil, con series del estilo de Beyblade: Metal Fusion o Pripara, aunque también de experimentos como Gatchaman Crowds o Pretty Rhythm Aurora Dream. Digo experimentos por no decir series que no he oído en la vida. Es por eso que quise rebuscar y encontrar algo llamativo y no vomitivo para poder ver y analizar. Del saco de series salió El irresponsable capitán Tylor.

Ambientada en un futuro muy lejano, este anime se centra en Tylor, un muchacho vago e interesado al que no le gusta otra cosa que la vida cómoda sin más complicaciones que las de tener techo, comida y sueldo. Visto esto en primer lugar, podemos pensar que el protagonista no llegará a ningún lugar con tan pocos anhelos que demuestra, es más, toda la gente que lo conoce en persona comprueba que sus acciones no tienen ningún fundamento lógico, pero a ojos del resto de la gente (la que no le conoce personalmente), este chico es un superdotado. Imaginaos un inspector Gadget sin aparataje, pero que tiene una forma de pensar paralela, aparentemente. Pues así es Tylor, alguien que muestra una actitud despreocupada y casi inconsciente de lo que se hace, aunque con el paso del tiempo nos surgirán las dudas de que no es así y sólo lo finge.

Este será el patrón común en toda la historia, sin embargo, el anime lo podemos dividir en dos partes. La primera abarcaría los dos primeros episodios dando a conocer el protagonista y la segunda parte sería lo importante de la serie en sí, porque es dónde veremos la gran mayoría de personajes que participan en este anime.


-Anda, si ahora la bandeja de Japón es un tomate-

En esta segunda parte veremos todo este comportamiento de Tylor dirigiendo la nave espacial Soyokaze (nave Brisa en la versión doblada al español latino), un buque de la Armada de los Planetas Aliados (o Unidos según el momento del doblaje), una confederación de los ejércitos de los planetas/sistemas en dónde los humanos habitan. Porque esa será otra, no hay otra raza que esté formando esta armada.

Como podéis suponer, Tylor hará sacar de sus casillas a más de un@ en esta nave, además de a sus superiores, causando extrañeza y asombro en las flotas enemigas. Sí, efectivamente, también hay enemigos y se trata del Imperio Sagrado de Raalgon (aquí parece que hay más consenso con el nombre... o no, porque en la versión latina lo tradujeron como “Largon” en vez de utilizar su forma fonética escrita. Para que veáis que entonces también se metía la pata al traducir y no existía la excusa del Google Translate).

Sin embargo, no os equivoquéis al creer que la historia es por la batalla entre estas dos civilizaciones, en este anime el guión ronda a Tylor continuamente, con el consecuente manojo de situaciones secundarias que añaden. Es por esto que los capítulos que siguen desde el episodio 3 hasta el final se centran en estos puntos, aunque lamentando situaciones aburridas en contadas ocasiones. Sin embargo, el estudio evita que se alarguen gracias a la variedad de acontecimientos. Este aglomerado es el que determina el final de la serie, abierto de por sí al tratarse, como dije, de las peripecias de un despreocupado.

Después de todas estas indicaciones, más de algún@ llegó a la conclusión de que la serie baila con la comedia, además de la ciencia ficción. Sumemos también cierto romance platónico y la mezcla estará hecha. No obstante, aparecen trazas de cierta repetición cansina o de falta de evolución en los personajes, empezando a lastrar la serie a los pocos episodios de comenzar y continuando la tónica de estos primeros a lo largo del resto del anime. Este hecho no llega a ser crucial para apagar y mandar a Tatsunoko a freír espárragos, pero el regusto de serie rancia se palpa en el ambiente, al estar acostumbrado más que de sobra a estos detalles gracias a la basura que voy consumiendo desde Japón, por no mencionar lo que aparece en la televisión.


-Jason, de Tokyo Ghoul, tuvo sus primeros pinitos como actor en esta serie-

Dejando atrás el protagonismo absoluto de Justy Ueki Tylor y su verborrea al estilo de los sacacuartos futurólogos de la TV (así se salva de tantas), pasamos a hablar del resto de personajes:

Subcapitán Makoto Yamamoto. Militar ejemplar, no tanto por sus logros, sino por su comportamiento, además de ser dogmático y también algo entrometido. Con Tylor, sus nervios y tensión arterial subirá a niveles alarmantes.

Comandante Yuriko Star. Es parecida a Yamamoto, con la salvedad de que es una mujer (y muy capaz) a la que no le afecta tanto el comportamiento de Tylor, ya que suele desahogarse con él cruzándole la cara de vez en cuando con un bofetón.

Sargento Mickey Cryburn. De carácter fuerte, este miembro de infantería suele tener enfrentamientos con varios miembros de la tripulación, sobre todo con Yuriko, Yamamoto y Kojiro. Con Tylor suele llevarse bien porque le deja hacer lo que le apetezca.

Segundo teniente Kojiro Sakai. Este piloto espacial vive por su pasión de pilotar naves de combate. Tiene unas grandes habilidades de pilotaje y tendrá que soportar a dos jovenzuelas siempre tras él. Además, este muchacho se parece de forma preocupante al ninja de One Punch-Man, ya que tengo a esta serie fresca.

Emi y Yumi Hanner. Son las hijas del almirante retirado Robert J. Hanner. Son dos de los personajes más sobrantes y extraños de la serie. No se les ve utilidad hasta pasados muchos capítulos, quizá por su juventud. Éste es el detalle extraño ya que con 17 años cada una, estas gemelas son las hijas de un caballero de 69 años, es decir, que el poder de la Viagra hizo el milagro a los 52 añazos. Cuidadito ahí.

Vicealmirante Mifune. Este militar obsesionado con su katana tiene muy mal carácter y no duda en empuñar la espada para dar más “validez” a sus órdenes y opiniones. Suele estar acompañado por…

Vicealmirante Fuji. Junto a Mifune se la tienen jurada a Tylor, ya que consigue éxitos a pesar de ser un incompetente con suerte. Es uno de los personajes con menos carisma del anime, notándose que es una sombra de su homólogo.

Hidezaburo Kitaguchi. Éste es el doctor de la nave. Aficionado a la bebida de forma destacable (yo hasta diría profesional) y peligrosa. Sin embargo, jamás lo veremos beber mientras está curando o interviniendo, sí cuando no ejerza (que será la mayoría del tiempo).

Harumi Nakagawa. Es un androide espía del Imperio Raalgon. Acabará por cogerle cariño al capitán, aunque no sabe cómo, ya que no fue programada para tener sentimientos (debe ser un agujero de seguridad). Su tapadera será ser la enfermera ayudante del Dr. Kitaguchi.

Azalyn Goza. Gran apellido, sí señora. Es la emperatriz heredera del trono del Imperio Raalgon. De carácter dulce y hasta pacífico, comenzará a sentir curiosidad y luego algo más por nuestro irresponsable capitán.

Naka Ra Wang. Es el primer ministro del Imperio Raalgon. No coincide con los pensamientos de la emperatriz y tratará de guiarla por los caminos que cree correctos, incluso ir en contra de lo que sería lógico para conseguir ser el emperador.

Ru Baraba Dom. Os lo juro, me encantan estos nombre y creo que ya sé de dónde salen. Es un capitán de la armada del Imperio Raalgon que poco a poco cogerá confianza con Azalyn para pasar a convertirse en un gran aliado. Sus ideas coinciden en gran medida con las de la emperatriz.

Shia Has. Es otra capitana del Imperio Raalgon y gran aliada de Dom (Pérignon), tanto que llegará a parecer una subordinada en algunos momentos de la serie.

Además de este enorme listado de personajes, existen otros más que por su escasa o nula importancia los ignoro. En el anime el listado es tan grande que agradezco esta variedad para que no se note que la mayoría de la serie cursa dentro de una nave espacial y así no se convierta en una monotonía las caras que aparecen en pantalla. No obstante, la poca, escasa o nula evolución de los personajes hará que aparezca, tal y como comentaba unos cuantos párrafos más arriba. El comportamiento de cada uno se va repitiendo al dedillo con cada capítulo nuevo, tirando a la basura las posibles evoluciones.


-Anda, mira, un Tentacruel-

Como último punto a relatar en este conjunto de guión+personajes, tenemos una percepción mía (quizá le pase esto a alguien más cuando vea la serie) y es que en los episodios finales, el guión/historia va dando zambombazos de un lado a otro, no obstante, llega a un final acorde con el comportamiento general, no defraudando en absoluto y sorprendiendo quizás un poco.

Cambiamos de tema y pasamos ahora a hablar de los zascas, ya que tengo hambre y quiero picar antes del dibujo y la música. Cierto es que en una serie de humor como ésta, hay que ignorar ciertos aspectos, como que algunos personajes van cambiando de forma de parecer ante Tylor, por ejemplo, pero existen otros que no hay quién los trague. Aquí viene el carretillo lleno:

> En el primer episodio vemos que una máquina virtual que está haciendo un test psicológico se desconecta del servidor principal y se pone cachonda por cuatro palabras bonitas. Parece que está sacado de Monster Musume.

> Al igual que pasó con Tytania, el futuro está lleno de armas de fuego a pesar de que esté hipertecnificado, tal y como se ve en el capítulo 2.

> Año 6998 de la era espacial, las banderas pueden ondear en el espacio exterior, pero la gente sigue saliendo con escafandra para no perder esa costumbre milenaria. Además, seguro que no se puede mear desde la proa de la nave. Confirmado en el episodio3, lo del ondeo de la bandera, no lo de la proa. Guarretes.

> En el capítulo 6 vemos que la tecnología avanzó tanto que hay chips que transmiten ondas supersónicas en el espacio. Y la NASA perdiendo el tiempo con ondas de radio que viajan a la velocidad de la luz.

> En el séptimo episodio vemos uno de los grandes fails de la serie. Parece que hacen limpieza general en la nave y este hecho no tendría que salir de la tripulación de la Soyokaze. Pues el enemigo sí lo sabe, se lo dice al capitán con todos lo del puente de mando presentes y nadie se extraña. Eso sin contar otro fail: parece que pueden hacer sonar una sirena en el espacio exterior.

> Dos episodios después, en el noveno, Yuriko se seca unas lágrimas que no existen y ni siquiera tenía los ojos vidriosos. Seguro que se le metió algo en el ojo.

> Una percepción. ¿Existen bares que sirvan alcohol en instancias militares? Efectivamente, qué gran logro de la sociedad del futuro.

> Jeringuillas normales y corrientes que se lanzan, no rompen la aguja y automáticamente inoculan el contenido. Ya no hablo de lo extraño de quedar inconsciente a los pocos segundos de esto, sino del porqué la enfermera guarda algo así encima si no tiene dónde. ¿Una liga para jeringuillas al igual que con las pistolas?

> En el mismo episodio 12 vemos salir corriendo a Yamamoto y perder al momento lo que llevaba encima: linternas atadas al cuerpo, cananas de escopeta que cruzaban el torso, la escopeta (de perdigones, las armas láser sólo en las películas de ciencia-ficción de Hollywood).

> Al siguiente capítulo vemos que Yamamoto tiene el remedio para que se le pase una borrachera épica cuando salta la alarma por cercanía del enemigo.

> En el episodio 14 tenemos a un lumbreras (otra explicación no hay) que dice que la batalla fue cerca de un planeta incandescente. La realidad es que fue cerca de una estrella. Me iba a ir a Japón a mostrarles las estrellas a los guionistas de esta serie, pero voy a ahorrarme los euros, mejor.

> En el mismo episodio vemos que los japos siguen erre que erre con lo de las ondas sonoras en el espacio. Ahora el radar enemigo puede detectar las voces de los tripulantes de una nave enemiga.

> Hablan de la posibilidad de crear una vacuna (tened en cuenta que las vacunas son para prevenir, no para curar) para un virus que infectó a la tripulación. Seguro que tienen también vacunas para reanimar a los muertos.

> Lo que me dejó por los suelos fue la respuesta que le dieron a un enemigo que los interceptó cuando tenían problemas en la nave. “Tenemos problemas y no podemos atenderte”. Guay, no me molestes, mosquito, a pesar de que estamos en guerra.

> En el episodio 17 veremos otro logro de la evolución de 6998 años: motores de combustión. Y luego decían que el petróleo se acababa. ¡Malditos hippies ecologistas!

> Seguimos en el 17. Es hora de las estrategias militares. No sé si las balas (las de las armas de fuego) son inteligentes y evitan el fuego amigo, pero poner a dos filas de soldados a disparar a un objetivo que pasa por en medio de ambas no es muy inteligente que digamos.

> Lo del capítulo 18 sí que es ciencia-ficción: bombas de humo en el espacio. Y seguro que vemos también a un indio cherokee comunicarse con señales de este tipo entre planetas, satélites, naves o su puñetera madre.

> Capítulo 23. Todo está tranquilo, pero eso sí, a finales del episodio anterior ya había naves batallando, siendo la misma escena y además están más lejos unos de otros. ¿Se habrá estirado el espacio-tiempo?

Dejando atrás las tonterías creadas por Tatsunoko en la serie, pasamos al dibujo. Tengamos en cuenta el año en el que se estrenó al serie, 1993, y todas las creaciones niponas de la época. Este anime llegó con una fuerza animada notable, con grandes escenarios, un buen detalle de fondos y unas destacables animaciones. Puede que, comparada con series actuales, no llegue a sobresalir, pero no me tiré de los pelos al verla. Desde luego, toda sorpresa por este “logro” que confirma que la animación y el dibujo no envejeció tan mal.


-Ay, señor, señor-

Lo que sí ha podido envejecer y no de buenas formas es el apartado sonoro, bastante limitado, notándose una repetición de los mismos temas en las mismas situaciones. Parece que estos de Tatsunoko también les gustaba comprarse 20 calzoncillos iguales para no variar. Siguiendo con los temas musicales, no aburren por ser malos, en absoluto, al principio llegan a encajar a la perfección, pero tras repetir una y otra vez la misma cantinela, la acabas “odiando” como los hit del verano, que llega septiembre, el frío y se les coge tirria. Es normal.

Y hablando de odiar, pasamos a los dos temas más importantes en la serie: el opening y el ending. Del primero podemos destacar su ritmo en las animaciones y quizás el buen hacer con el piano y su mezcla con el Pop-Rock de los noventa. Además, como todos somos hijos de nuestro tiempo, en la animación veremos corazoncitos esporádicos y una chica bailando con ropas que, ahora mismo, son el uniforme de los adictos a la heroína, bueno, y de los hipster también. La chica bailando, si alguno se lo preguntaba, es la típica superposición de los 80 y 90, con sombreado de colores llamativos, incluso, con distorsiones cromáticas sobre el propio cuerpo de la chica. Añadamos también a la mezcla unos auriculares grandes y ese “sentir y disfrute” de la música al bailar y tendremos nuestro viaje al pasado, a nuestro vergonzoso pasado. Puto chándal. El tema de apertura se llama “Just Think of Tomorrow” y está interpretado por Mari Sasaki.

El “odio” del que hablaba al principio del párrafo anterior es por el ending. Técnicamente es un cierre, de eso no cabe ninguna duda. Lo malo del mismo no es la canción en sí, que puede gustar más o menos, pero lo que no tiene perdón es que sólo sea una imagen estática con una única animación: un movimiento de brazo. Ya está, no hay más. Podríamos comprar este final “estático” con las imágenes del ending de Tokyo Ghoul, aunque Musekinin Kanchou Tylor saldría perdiendo, primero por ser una imagen estática, dos si contamos el fanservice de la imagen de la pantalla gigante, pero al fin y al cabo se trata de la imagen que se muestra en la global. Segundo y último, las imágenes de Tokyo Ghoul muestran a sus personajes en escenas cotidianas, dando un plus de percepción de cómo son. En el anime que hoy analizamos, la imagen es de una escena global con todos los personajes con sus momento típicos basados en su personalidad. Nada más.



LA NOTA:

Han pasado 23 años desde que este anime hiciera su aparición. Seguro que algún@ de los que está leyendo estas líneas ni siquiera nació, pero lo bueno del blog es que vamos trayendo alguna que otra obra del pasado para saber qué pasos recorrió el anime japonés hasta llegar hasta aquí.

Visto Musekinin Kanchou Tylor puedo confirmar que casi nada cambió y seguimos con las mismas tonterías de siempre, las que nos gustan. En este caso un humor sencillo, entretenido sin más objetivo que el de entretener y no querer convertirse en una obra de culto. La buena mano con la que introducen la historia nos ayuda a comprender un poco más el comportamiento de los personajes durante el grueso de los acontecimientos. Aunque pequen de fallos garrafales a nivel de conocimientos técnicos y científicos del espacio, se les “puede” llegar a perdonar por crear un universo paralelo en un futuro muy muy lejano. Por todos estos motivos, el anime de hoy se lleva la D.



-¿Qué te parece Bolita?-

-A mí no me vuelves a meter en un cohete ni loco-









Toca rematar la faena espacial con...

Musekinin Kanchou Tylor (Studio DEEN1994, 10 OVAs)



Si alguna vez necesitáis un ejemplo de lo que NO se debe realizar, pensad en estas OVAs. En serio, no sólo por el trabajo del estudio, sino también en el lumbreras que puso a disposición esta serie desordenada para montarme un caos de mucho cuidado. Gracias, SEBA_767, cada vez que encuentre un post tuyo, huiré como una loca.

Pero no nos vayamos por las ramas, que el árbol no es muy grande. Este árbol o serie, para desvelar el “símil”, de corta duración lo tomó el Studio DEEN entre sus manos para continuar la historia y atar los cabos que quedaron sueltos en la serie original. No obstante, la forma en que se publicaron las OVAs me deja desconcertado. Es cierto que tomaron las riendas muy pronto tras finalizar la emisión de la serie, no obstante, este camino se vio alargado hasta el año 1996. Que digo yo que diez episodios en dos años dan para poco, sobre todo si hay bastantes meses de separación entre algunos capítulos.

Esto podría sorprender, pero recordemos que estamos hablando de un estudio nipón de animación, vamos, que tienen barra libre para poder hacer lo que les dé la real gana. Sin embargo, estamos hablando del Studio DEEN, creador de DNA2Fate/Stay Night (la original), Initial D Third StageRead or Die (las Ovas) o You’re Under Arrest, por lo que algo de buen hacer se podría prever. Esto es así, vistas las OVAs sin la tardanza que sucedió el siglo pasado. Así que respiremos tranquilos, ya que continúan la pauta general de la serie (más literal de que nunca, ya veréis).

Además de seguir igual, tenemos un buen añadido como es la profundización en los personajes más importantes de la serie original, cosa que es de agradecer, porque profundizaremos en el porqué de algunos de sus comportamientos y actitudes. Esto lo conoceremos entre los episodios 3 y 8 gracias a lo que denomino yo como capítulos especiales. A continuación os dejo una guía:

> OVA 3. Se centra en Azalyn.

> OVA 4. Se centra en Kojiro Sakai.

> OVA 5. Se centra en Karl Byorn Andressen, Mickey Cryburn y el resto de marines.

> OVA 6. Se centra en Yuriko Star, el capitán Tylor y un poco en Yamamoto.

> OVA 7. Se centra en Yuriko Star y un poco en Yamamoto.

> OVA 8. Se centra en Yamamoto.


-M16 súper modernas. Se les cambió el muelle del gatillo-

Esta octava OVA da pie para enlazar a las dos últimas que “dan por finalizada” la historia con un final tan abierto que los creadores de SAW estarían orgullosos. A mí, personalmente, no me gusta en absoluto y supongo que al resto de espectadores tampoco y es normal. Cortan la historia de una forma tajante y seca, dando la sensación de que el trabajo está inacabado, quedando 2 OVAs a mayores, quizás una sola si es concentrada, pero aun así no cabe duda que lo dejaron a medias cuando la cosa se ponía interesante. Sopapo en la cara que recibimos los que vimos la serie.

Técnicamente hablando no encontraremos diferencias con las OVAs y la serie de TV, ya que tenemos el mismo dibujo y misma OST. En donde sí habrá diferencias es en el opening y en el ending. El primero es un tema tranquilo y cantado por una hija de vecina porque no aparecen datos sobre la intérprete. Sí aparecen, por el contrario, datos del compositor, Kenji Kawai… Kawai, no había otro apellido. Tiene cojones la cosa. Bien, el tal Kawaii (permitidme que le añada una “i”, lo está pidiendo) compuso la música de 009 Re:CyborgBarakamon (un buen slice of life), algunas live-action movies de Death NoteFate/Stay Night (la de 2005) y algunas OVAs de series de renombre como GundamPatablor o Ranma ½.

Paso al ending antes de que me hierva la sangre con esa paloma que vuela por el espacio exterior. Tanto aire hay que no me extraña que a la nave le pusieran el nombre de Brisa. No obstante, centrémonos un poco en el ending, que es lo que tenemos entre manos. Es el típico tema de cierre de películas de animación. Sí, ese tema para ver pasar los créditos sobre un fondo negro. Y no hay más. Como diría algún niño cuando coge un libro como puede ser el Premio Planeta: “no me gusta, no hay un solo dibujo”.


-Hola, somos del CQC y tenemos unas preguntas para usted-

Y finalizamos la autopsia de este cadáver con las curiosidades y fails, que al paso que vamos, sólo habrá de lo segundo. Comienzo:

> OVA5. Me encanta que un robot experimental (y carísimo) quede fuera de control y ataque a todo lo que se mueva. Me gusta más si el ejército le dispara con todo lo que tiene, no le hace nada y luego lleguen cuatro “jamaos” a golpearlos con bates, llaves “inglesas” o motosierras y que el ejército les llame la atención no vaya a ser que lo rompan. ¡Claro que sí! Porque el Ejército de los Planetas Unidos sólo dispara bolas de plastilina.

> Pero eso no es lo mejor. Lo maravilloso es que utilizan gasolina en sus vehículos. ¡Otro logro tecnológico del año 6998 de la era espacial! Y aquí nos tenemos que conformar con coches eléctricos.

> En la OVA 6 quieren colar una “bomba” en un edificio. Una bomba que hace “tic tac” (también ha de funcionar con gasolina), aunque lo mejor de todo es que los artificieros se ponen a desactivarla con todo el mundo al lado, hasta con el apuntador.

> Ya empezamos súper bien cuando Dom, del imperio Raalgon, dice ahora que los Raalgon son humanos. Y en la serie de TV decían lo contrario. ¿Qué eran? Gilipollas como poco.

> Y para rematar, en la OVA 10 tenemos naves espaciales con radar meteorológico. Seguro que para no salir sin paraguas, no vaya a ser que llueva, nieve, haga viento (que hay mucho aire) o le cague a uno encima la paloma del opening.


LA NOTA:

Desde luego, el Studio DEEN ha hecho méritos para que esta serie de OVAs sean una tomadura de pelo por no finalizar la historia y dejar a los espectadores a medias. Por lo tanto, sólo puede optar a la F de nuestro sistema de valoraciones. Si tenéis alguna duda, se la podéis preguntar a Bolita.



-¿Qué opinas, Bolita?-

-A los del estudio, que les Deen-

2 comentarios:

  1. En cuanto a la serie, clasificarla con "D" me parece extremo, a mi parecer una "B" (un 7.5/10) estaria mejor. Claro todo depende de la opinion de cada quien. Para mi es una de las series entretenidas de los 90's, con dibujo y animacion mejores que la media para la epoca.
    Mas alla de los errores tecnicos en lo cientifico al ver los capitulos, estamos frente a una serie de humor en donde esto es justamento lo importante y la serie cala muy bien en este aspecto.



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola dalmagro79,

      antes de nada, gracias por comentar. Respecto al sistema de valoraciones, en este blog ya no damos las notas según un baremo de puntuación del 0 al 10, sino respecto a la calidad global, es decir, si un anime es bueno, malo, regular, etc. En un principio aplicábamos ese sistema de puntuación decimal que suele ser el estándar en muchas webs, pero al final decidimos utilizar letras porque nos resulta más cómodo etiquetarlas y más fácil mostrar a los lectores el grupo en el que van.

      Hablando ahora de la clasificación de Musekinin Kanchou Tylor nos podemos hacer la siguiente pregunta: ¿es un anime malo? En absoluto. Es una serie con 23 años de existencia, con unos efectos de animación destacables para la época (sobre todo en las batallas espaciales), una OST bastante decente y unos personajes muy bien definidos. ¿Qué lastra a este anime para no obtener una mejor nota? La repetición. Si se repite una animación buena, todos estarán contentos y lloverán las felicitaciones sobre el estudio, pero ¿y si se repite la misma canción para el mismo tipo de situaciones? ¿Y si se repite el comportamiento de los personajes ante situaciones anteriores muy similares? Obtenemos monotonía y la monotonía conlleva aburrimiento. En el episodio 10 estaba aburrido porque sabía cómo se comportarían los personajes llegada una escena nueva, aunque la situación realmente no lo fuera. No hay evolución de los personajes, no “aprenden” de lo acontecido anteriormente y no aportan nada nuevo porque van a repetir comportamiento. Si tuviera que poner un culpable, sin duda sería la música, no por su calidad, sino por encuadrar las escenas y dar información de qué va a suceder, vistas antes unas cuantas situaciones similares.

      Esto respecto a la serie. Si hablo de las OVAs, el gran problema que existe es ese final, si se le puede llamar así. Van hacia la gran batalla, tras crear una situación de tensión previa y se acaba el anime. En ese momento me pregunté si había extraviado algún episodio o si existía un error en la información que había por internet, pero no, todo estaba correcto, todo excepto el guion. Por eso se le etiquetó con la F, porque necesita volver al proceso de producción del estudio, al ser un producto inacabado. Toda historia que se relate debe tener tres partes básicas: presentación, nudo y desenlace. Es posible que en alguna historia de ficción no haya una parte lo suficientemente diferenciada del resto y nos encontraremos, por ejemplo, con una presentación que ya está dentro del nudo. Sin embargo, en estas OVAs de Musekinin Kanchou Tylor no hay desenlace. Por mucho que se busque no lo hay y da la sensación de que faltan dos OVAs mínimo para que termine la historia.

      Espero haberte aclarado el porqué se etiquetó este anime en esas clasificaciones.

      Un saludo.

      Eliminar