BEATLESS

jueves, 18 de abril de 2019 , 2 Comments

AÑO 6




Antes de pasar al anime de hoy quiero dejar claro que, en esta ocasión, su elección responde única y exclusivamente a un antojo mío. Así pues no corresponde echarle las culpas al cartel promocional, que te veo venir D.R. Ferro, sino al género en el que está basada (la ciencia ficción, cómo no) y al telegráfico resumen con el que era presentada al público general en los Estrenos anime Invierno 2017/18.


> BEATLESS (DIOMEDEA, 2018, 24 CAPS)


“Quien mucho abarca poco aprieta”


E
strenada el 13 de enero del pasado año, Beatless es una serie de animación del estudio Diomedea que está dirigida por Seiji Mizushima. Quien a su vez cuenta con la ayuda de redjuice para el diseño de los personajes (estos son los mismos que se encargaron de los de Guilty Crown), Go Zappa y Tatsuya Takahashi para la composición de la serie y Kaoru Asakusa y Tatsuya Takahashi para el guion. Quienes, a su vez, no hacen otra cosa que adaptar la novela de ciencia ficción creada por Satoshi Hase en 2012. Lo cual, al ver que este anime se cimienta sobre los géneros de la acción, el drama, el romance y la ciencia ficción ya nos hace pensar en que, o bien en la wikipedia tenían prisa por rellenar la entrada, o a los chicos de Diomedea se les fue la mano con el bote de los condimentos XD

No obstante y a pesar de que con esto podría dar por concluida la "presentación", voy a aprovechar el momento para hacer hincapié en un aspecto de este trabajo que puede dar pie a confusiones: su distribución. Y es que, como muchos sabréis, el anime que tenemos ante nosotros forma parte del catálogo de Amazon Prime Video. Lo que puede llevar a no pocos a creer que estamos ante un anime exclusivo de esta plataforma, como sí ocurre con B: The Beginning en el caso de Netflix. Y es que a este respecto la compañía estadounidense no ha tenido reparos en presentarla como un producto suyo cuanto esto no es del todo correcto. Y me explico. B: The Beginning es una ONA (Original Net Anime) porque, a parte de haber puesto Netflix la pasta encima de la mesa, cumple a raja tabla con la condición de emitirse única y exclusivamente vía online. Sin embargo, en el caso de Beatless nos encontramos con un trabajo que no solo cuenta con Amazon Prime Video como canal de distribución online exclusivo, sino que durante su estreno también pudo seguirse a través de la MBS o la TBS. Lo que la convierte automáticamente en una serie de televisión normal y corriente.


> Sinopsis:

Una IA ultra avanzada que supera a la inteligencia humana, lo que lleva a la creación de seres artificiales que ni siquiera sabemos bien cómo funcionan. Lacia es una hIE, un ser artificial en forma de preciosa chica con la que se encuentra Arato Endo, un joven de 17 años. Este encuentro llevará al descubrimiento del secreto de la creación de estos seres artificiales. (Fuente: Frozen-Layer)


Captura en la que podéis ver como el anime cuenta con 20 episodios y está finalizado.


> Personajes:

> Arato Endou es el joven protagonista de este anime. De su vida tan solo sabemos que vive junto a su hermana y que va al colegio. A parte de sentir cierta empatía hacia los hIE (androides) que no todo el mundo parece compartir. Poniéndolo así como el bicho raro de la sociedad.

> Yuka Endou es la hermana menor de Arato y una cabra loca de cuidado. Entre sus aficiones se encuentran los videojuegos, quedar con sus dos amigas para cotillear a espaldas de Arato y putear a su hermano a la mínima oportunidad.

> Lacia. Es una hIE experimental y súper avanzada que escapa, junto a cuatro más, del las instalaciones de la corporación Memeframe donde las mantenían recluidas. Al comienzo de la serie se encontrará con Arato y ya no se querrá separar de él. Lo cual no supone un grave problema en el domicilio del joven pues Lacia consigue ganarse enseguida el favor de Yuka.

Ryou Kaidai es uno de los amigos de Arato y el hijo del hombre que dirige la corporación Memeframe. Negocio del que parece no querer saber nada hasta que los acontecimientos, encauzados por las hIEs que crearon en la empresa de su padre, lo lleva a implicarse en el asunto y lo que es más importante, a tomar una posición bastante tajante en el mismo.

Shiori Kaidai es la hermana menor de Ryou y una de las amigas inseparables de Yuka. No obstante y a pesar de su corta edad, Shiori se ve obligada a entrar en el mundo de los adultos antes de lo que a ella le gustaría debido a su posición familiar. La cual la llevará a enfrentarse a un boda de conveniencia de la que preferiría no saber nada.

Kengo Suguri es último de los amigos de Arato y el único del grupo que tiene una posición de reticencia absoluta hacia los hIE. Lo cual, sumado a su particular situación familiar, le llevará a seguir la senda de un camino bastante peligroso para un chico de su edad y a establecer contacto con Kouka. Una de las hIEs que escaparon junto a Lacia. Su papel en la historia se hace evidente, ante todo, durante los primeros capítulos de la misma.

Olga Suguri es la hermana de Kengo y la segunda amiga de Yuka. Al contrario que Kengo, Olga no siente ese desprecio que tiene su hermano hacia la vida que le tocó vivir, sino que se nos presenta como una chica jovial y responsable. Por lo que a la hora de la verdad resultará actuar como la mayor.

Ginga Watarai es el científico chiflado de la serie. Empleado de la corporación Memeframe, este personaje adquiere su relevancia en la historia por tratarse de una de las personas que participó en la creación de las cinco hIEs ahora huidas. Claro que sus ambiciones e ideologías lo empujarán a participar en los acontecimientos de una manera directa. Motivo por el cual tendrá una gran importancia en la historia aun y cuando la trama juegue al despiste o, directamente, opte por dejarlo a un margen.

Erica Burrows es la bella durmiente de la serie o, dicho de otro modo, el único humano que se ha sometido a un proceso de criogenización con éxito. Claro que nos encontramos ante un personaje secundario, y por ello la trama se irá acordando de ella cuando le interese. Lo cual no quiere decir que le podáis perder de vista, sino más bien todo lo contrario. Ya que el giro que dará al final de la serie dejara descolocado a más de uno.

> Kouka es una de las hIEs que escaparon de las instalaciones de Memeframe. De actitud rebelde y mentalidad juvenil esta pelirroja no dudará en meterse en todo fregado cuanto haya.

> Methode. La "hermana" seria de Lacia resulta ser una hIE de las más manipuladoras. Llevando los acontecimientos al lugar que ella quiere. No obstante este hecho no es nada en comparación con la tendencia que tiene la gente de este mundo a dejarse manipular. Por lo que ya os podéis hacer una idea del espectáculo que nos dará en su tesón por borrar a Lacia del mapa.

> Saturnus. Otra de las hIE de la "familia" de Lacia y uno de los androides más desconcertantes de este experimento es Saturnus. Y es que no hay mas que ver la actitud que nos muestra desde el principio para darse cuenta de que este hIE no pinta nada en el grupo XD.

> Snowdrop es una de las primeras hIEs avanzadas que veremos en escena tras su huida de las instalaciones de Memeframe. De aspecto infantil, la chica no defrauda lo mas mínimo en cuanto a tópicos y nos muestra una actitud más propia de una niña pequeña que de una maquina súper avanzada. Eso sí, que nadie se fíe de las apariencias porque la pequeña cuenta con una de las armas mas peligrosas de todas y, ante todo, con unas ideas más claras que las que por ejemplo nos muestra la maid de Saturnus.

> Higgins es la súper computadora que diseña a Lacia, Kouka, Methode, Saturnus y Snowdrop y uno de los personajes más misteriosos de la historia gracias a lo "bien" planteada que está la trama. A pesar de delegar la fabricación de estos hIEs en los humanos, debido a la desconfianza de estos, Higgins cuenta con llevar a la humanidad a un nuevo nivel. O al menos ésa es la escusa que da origen a toda esta historia.

Kouka en una de sus primeras explosiones.

El primer episodio de la serie comienza mostrándonos a cinco "chicas" antes de traer a escena un brevísimo recuerdo nuestro protagonista. Y es que acto seguido la trama pegará otro salto para llevarnos al centro estudiantil de turno para conocer a Arato, el protagonista de esta historia, y a sus dos amigos: Kendo y Ryou. Los cuáles serán los encargados, junto al entorno que los rodea, de mostrarnos el futuro en el que nos encontramos. Empezando por revelarnos que el sistema educativo japonés se ha sincronizado con el occidental, en lo que la estructura de los trimestres se refiere. Aunque este guiño no deja de ser eso, un guiño, pues lo importante de estos primeros minutos está en el hecho de que nos familiaricemos con el tecnológico mundo de la serie. Un lugar en el que los coches ya circulan sin conductor y en el que la industria ha creado a los hIE. Androides de apariencia humana que se encargan de realizar diferentes tareas. Y lo que es más interesante, lejos de limitarse a deleitarse en las "maravillas", los guionistas también nos dejan ante la pista del malestar que estas máquinas están causando entre la población.

Y así es como llegamos a la noche y nos reencontramos con las "chicas" del comienzo y con la complicada situación que parecen haber ocasionado. Llevando incluso al ¿ejército? a tomar cartas en el asunto para detenerlas. Pero, ¿por qué se toman tantas molestias y porque vemos tanta explosión? Pues porque estas chicas son en realidad hIEs. Aunque no un modelo convencional, sino prototipos que sus creadores, la corporación Memeframe, definen como "humanoides de interfaz elemental de clase Lacia con propósitos indefinidos y equipados con aparatos computacionales Quantum que los hacen capaces de tomar decisiones complejas sin una red de apoyo". Vamos, que estamos ante lo último androides de combate y no hay manera de hacerles frente XD. Y aquí es donde entra en juego nuestro protagonista, a quien el destino lo llevará a encontrarse con estas máquinas sin que ello conlleve a un problema para su existencia. Y que lejos de eliminarlo en el acto, una de estas chicas, Lacia, optará por formalizar un contrato con el que lo convertirá en su dueño y le proporcionará la protección que necesita para mantenerlo a salvo de todo lo que ocurre. Lo cual, a pesar de ser un cliché como la copa de pino, conseguirá que este primer capítulo se gane nuestra confianza. Dejando como guinda los pocos minutos extras que veremos a su término y que nos ayudarán a asimilar la estrecha relación que empieza a ver entre Arato y Lacia.

Con las presentaciones ya hechas, el segundo capítulo pretende mostrarnos la rutina diaria de nuestro protagonista. Y digo que pretende porque lo que vemos en pantalla poco o nada tiene de normal, con una Lacia que ahora es modelo de una marca de ropa. No obstante, este "bache" en el camino busca un único objetivo, el de explicarnos que es el "hackeo analógico" mientras vamos conociendo las facetas de la servicial Lacia. Dejando tan solo para el final la parte oscura del episodio por medio, en primer lugar, del nuevo contacto que tenemos con la gente que se opone, o desprecia, a los hIE y, después, el de los sucesos que veremos durante los minutos extra y que servirán de entrada a Kouka en esta historia.

Lacia en una de sus poses :P

Al contrario de los dos capítulos anteriores, el tercer episodio resulta raro. Y no lo digo por el fanservice que se nos muestran al comienzo, qué va, sino por lo que sucede a partir de ahí. Con ese secuestro que no hay por dónde cogerlo, de lo inverosímil que resulta, y lo que trae consigo. Pues quitando la terminología que poco o nada no soporta, no nos podemos olvidar ni de la escenita en la que Lacia coge su arma ni del "combate" que entabla a continuación. Vamos, que si estuviéramos ante un concurso de incongruencias estos dos hechos ya habrían ganado el premio de lejos. Y ojo, porque la cosa amenaza con seguir por el mismo camino gracias a esos minutos extra que nos permiten entrever el papel de pintamonas que le parece aguardar le a Kouka en esta historia. Me muero de ganas por ver cómo los guionistas acaban encarrilando esta circunstancia a base de hacer borrón y cuenta nueva XD

Dando un golpe de timón que hecha por tierra todos mis pronósticos, o al menos lo parece, el capítulo cuatro gira en torno a Mikoto. Una hIE avanzada con la que se pretende mejorar el sistema político gracias a su capacidad para manejar las opiniones públicas. No obstante, lo verdaderamente interesante de estos 24 minutos transcurre por detrás. Dejándonos entrever las intenciones de la pelirroja Kouka y la vida paralela que lleva Kendo. Un importante secreto, este último, que explica las escenas más desconcertantes de este personaje y que nos dejará ante una pequeña dosis de acción gracias a los planes que pone en marcha la pelirroja. Por lo que al final la solución a este entuerto quedará en manos de Arato y Lacia. Eso sí, no contéis con ver el final de esta subtrama en este momento porque la cosa queda en el aire. Más o menos al igual que la proposición que Kouka le suelta de repente a Kendo XD

Si bien el episodio anterior parecía conducir la serie por el buen camino, el quinto capítulo echa por tierra cualquier esperanza de ello. Y no lo digo porque no sea capaz de cerrar la historia que se nos estaba contando, sino por la manera en que lo hace. Llevando la acción a un sinsentido en el que Snowdrop tomará parte, porque ya se sabe que todo mejora con una loli por medio, y el bueno de Arato tendrá su momento de heroicidad con ese rescate imposible que le hace a Kendo. ¿Y todo esto para qué? Pues para que Kouka y Snowdrop se diviertan con tonterías y los guionistas nos dejen con la "explicación" del motivo por el que fueron creadas estas chicas. Porque se ve que la trama fluía tan bien que una piedra más en el camino no le va a hacer ningún daño XD

Bueno. Pues si tenía dudas al respecto de lo visto hasta ahora, el capítulo seis me las despeja por completo. Por medio de un primer episodio de resumen (sí, habéis leído bien) que no aporta absolutamente nada. Gracias Diomedea por dejarnos está tremendísima mierda.

¿Publicidad? ¿¡DÓNDE!?

Tras lo visto en los cinco primeros episodios, el capítulo siete viene a cerrar el círculo de los seis personajes que toman parte en esta trama de una forma más activa. Esto es, de Arato, sus dos amigos y las hermanas de estos tres chicos. Pintándonos así el andamiaje de las relaciones que se establecen, a un nivel más profundo, para sustentar esta historia. O al menos es lo que se debería de pretender, pues no encuentro otro motivo al hecho de que Arato y su hermana sean hijos de uno de los científicos más importantes de la compañía tecnológica que está detrás de esto (por lo que parece), o que Shiori Kaidai, la hermana de Ryou, se tenga que enfrentar a una boda de conveniencia por ser la hija del dueño de susodicha compañía. Y así, mientras vamos recordando tiempos pasados gracias a esta "guinda", la trama aprovecha para presentarnos a Methode. Otra de las hIEs que salieron del complejo donde estaba Lacia y que cuenta con la particularidad, o al menos eso nos hace creer, de poder tener a más de un dueño al mismo tiempo. Algo de lo que sabemos debido a la atención que este androide pone en Shiori y del que, particularmente, espero que no siga por el mismo camino que Kouka para el bien de todos.

Haciendo borrón y cuenta nueva, el octavo episodio nos presenta a Saturnus, otra de las compañeras de Lacia y quien habría entrado en la casa de una chica adinerada para pedirle que fuera su dueña. Y como llegados este punto la cosa queda tan descolocada, los primeros minutos del capítulo estarán dedicados a presentarnos a esta chica rica de manera indirecta. Por medio de la reunión que Arato o tiene con la firma de moda para la que "trabaja" Lacia. Siendo de esta manera como no solo seguiremos la pista al resto del episodio, si no que obtendremos unas pinceladas de la historia de los hIE a la vez que conocemos a Erika Borrows. La chica que mirábamos al comienzo y que resulta ser la dueña absoluta de la firma de moda de marras XD. No obstante y para cortar de raíz el peligroso acercamiento al fanservice que estaba haciendo la trama, la segunda parte del episodio pasa a estar gobernada por la acción que origina Methode. La cual, una vez ha conseguido su objetivo, optar por dar un paso al frente que nos recuerda, sobremanera, a la buena de Kouka. Y para terminar con este repaso dejadme hacer hincapié en la falacia que, intencionada o no por parte de los guionistas, nos regala Lacia cuando dice que las hIEs no tienen sentimientos y acto seguido se ruboriza en clara alusión a que siente algo por nuestro protagonista. ¡VRA-BO!

Partiendo del contrato que tenía lugar en el capítulo anterior entre Shiori y Methode, y jugando al despiste con Erika, el noveno episodio nos presenta un desarrollo en el que el bueno de Arato se verá presionado por los hermanos Kaidai para renunciar a Lacia. Cosa que será interesante de ver, desde el punto de vista de los diferentes motivos que los empujan a cada uno, y que nos situará ante un escenario bastante concreto: el de ver a Arato presionado y a Lacia más próxima a él que nunca. Aunque a la vista de los acontecimientos que se avecinan, y después de ver el "plagio" que los chicos de Diomedea le hacen a Futurama por medio de Erika, yo me quedo con la lapidaria y premonitoria frase que le dice Ryou a Arato o en el minuto 14:12 "Arato, ¿a quién salvarás al final?".

La hermana de Kouka en una de sus habituales escenitas.

Continuando con lo visto en el episodio anterior, el décimo capítulo se centra en la carrera contrarreloj que inician Arato y Lacia para salvar a esta última. No obstante y dejando a un lado la acción que veremos en pantalla, lo que más me llama la atención de estos 23 minutos es la cantidad de sinsentidos que se nos muestran. Como es el caso de que, para llegar rápido al lugar donde se desarrollará la acción, Lacia tenga que dejar atrás su arma y que ésta aparezca en escena dos segundos después de ella, o la participación que Kouka tiene en todo el tinglado. Por no hablar, claro está, del absurdo papel que hace Shiori al no usar su teléfono para pedir ayuda o el cambio de parecer que toma Methode para que cualquier explicación previa de sus acciones pierda todo sentido. Maravilloso.

Y siendo breve os diré que el episodio once es el segundo capítulo basura de la serie. Porque eso es exactamente lo que son los episodios de resumen en este anime.

Después de perder un episodio con tonterías, la trama retoma historia donde la había dejado para que seamos testigos de las "consecuencias" que han tenido los actos de Arato. Siendo esto en realidad una excusa para que nuestro protagonista viaje, junto con su hermana, Lacia y Ryou a la ciudad donde su  padre está llevando a cabo un ambicioso experimento con hIEs. Y aquí termina lo bueno, pues llegados a este punto la trama aprovecha para meter a Snowdrop por medio junto o a Ginga Watarai, quien en esta ocasión nos revelará que él y el padre de Arato no trabajan juntos, e incluso rozará el ridículo más absoluto con esos hIEs que se "transforman" en zombies al final del episodio. Chapó, oiga.

Ridículo. Ese es el mejor resumen que se pueda hacer del capítulo trece. ¿Y por qué digo esto? Pues porque nuestros queridos guionistas nos dejan ante una buena ración de absurdos que empieza por esa "infección" que ataca a los hIE. Y que ahora resulta que se debe a un hecho en particular y no porque los androides atacaron al resto donde les dio la gana. Pero vamos, que esto no es más que el aperitivo de lo que sigue: mirar como Arato no sabe conducir. ¿¡Pero qué cojones fue entonces lo que hizo con tanta soltura en el décimo episodio!? Y así es cómo llegamos al típico centro comercial de las películas de zombies, que no falten los clichés, y más tarde al meollo del asunto. O lo que es lo mismo, a la sala de servidores donde transcurrirá la acción y en la que se encuentra Snowdrop para cumplir con su cuota. Porque ni su presencia aporta nada al desarrollo ni explica la aparición de los hIEs zombies. Dejando en manos del espectador el hecho de hacer esta correlación para sacarse de encima un problema que pertenece, única y exclusivamente, a los chicos de Diomedea. ¡VRA-BO! ¿Y con qué nos salen tras esto? Pues con la revelación del amor que Arato siente por Lacia (porque se ve que al joven la vida de su hermana se la suda. Cosa de la que no lo culpo, a la vista de lo chiflada que está), con una de las resoluciones más incongruentes que se han visto hasta la fecha, con la entrada en escena de Marina Saffron (una hIE a la que Lacia robó el identificador para pasar desapercibida y que no se sabe qué coño pinta aquí) y con Ryou. Quien por cierto parece haberse compinchado ahora con Methode. Jesús, ¡al que se le ocurra poner en una balanza las opiniones que nos ha dejado este personaje hasta ahora le va a dar un patatús por culpa de las incongruencias! Aunque bueno, ya me puedo imaginar la escusa que usarán los guionistas para explicarnos esto, -todo fue para ayudar a Arato-. Juas.

Kouka es otra de las hIEs que valía para el mundo de la moda. 

Continuando con lo visto en el episodio anterior y dando una sorpresa a propios y extraños, al poner ahora por medio a la policía (estos de Diomedea ya no saben con qué han de rellenar el metraje), el capítulo catorce devuelve las aguas a su cauce para explicarnos, por medio del fallecido Ginga Watarai, por qué liberó a las cinco hIEs y por qué fueron creadas, o más bien pensadas, por el bueno de Higgins. Un superordenador que parecía querer llevar a la humanidad un poco más allá por medio de estos sofisticados androides. ¿Y a dónde nos lleva esta "enrevesada" explicación? Pues a descubrir como Ryou acaba siguiendo el dueño de Methode y como Erika, la única que parece estar al corriente del experimento de Higgins y los planes de Watarai, organiza un convite "especial" para las cuatro hIEs de tipo Lacia que tiene a mano. Incluida la suya, obviamente. Lo cual, como os podéis imaginar, termina originando una situación tan tensa y casi se puede cortar con un cuchillo :P

Lejos de arrojar algo de luz acerca de la reunión organizada por Erika, para qué, el capítulo quince se pone a enredar con el amor de Lacia y Arato y a pensar en un futuro en el que éste se pueda materializar. Perdiendo así un tiempo de lo más valioso. Pero, ¿qué más da esto cuando la intención es precisamente la de que nadie se entera de nada? Y no penséis que estoy exagerando, ya que la forma en la que se nos da con cuentagotas la información en torno a los movimientos de Kouka, la policía o Ryou me respaldan más de lo que debieran. En fin, que ya veremos por donde acaba reventando todo esto.

Dieciséis capítulos después de comenzar la serie al fin se dignan a explicarnos en condiciones que es Higgins. ¿Tarde? Desde luego. Pero, ¿y el ridículo que supone esta explicación? Porque no me diréis que soy el único al que le parece absurdo el hecho de que los humanos ayuden a una I.A. que considera al ser humano como un cero la izquierda. Aunque claro, para disimular esta inconsistencia la trama aprovecha para meter bastante acción. No en vano estamos hablando del episodio en el que Kouka abandonará el reparto. Y aquí viene la segunda tontería de la jornada, pues la recta final del combate que veremos tiene menos sentido que muchas de las declaraciones de M. Rajoy. ¿Y qué hacen el resto de personajes mientras? Pues limitarse a ver los toros desde la barrera mientras narran lo que vemos en pantalla con el fin de evitar que nos surja la semilla de la duda. Dando con ello a las acciones de Kouka un aire casi heroico. Lo cual no deja de ser irónico, si tenemos en cuenta que el arma para destruir a la humanidad no solo se une a ella sino que no resulta ser un adversario para ésta. Y ojo, que lo verdaderamente desconcertante viene al final, cuando Lacia le deja caer a Arato la posibilidad de cambiar los acontecimientos como si de un sueño se tratase. Solo espero que toda esta historia no sea fruto de una simulación informática, porque el tortazo que se puede llevar la serie puede ser épico.


El capítulo diecisiete es el tercer episodio resumen, por lo que dejemos de perder el tiempo y saltemos al siguiente.

Retomando la historia en el punto donde había quedado antes de la llegada del resumen, el capítulo dieciocho da un golpe de timón de lo más desconcertante, al olvidarse de las hIEs para traer a escena tanto al grupo militar que mirábamos antes como a la policía. Dos entidades de las que poco o nada habíamos sabido hasta la fecha y que adquieren ahora un papel que lo más relevante. Como si se produjera entre medias el despido de algún guionista. No en vano, la historia toma ahora unos tintes de espionaje, por medio de Lacia y Arato, que no se habían visto en ningún momento. Y ojo, que la salida que tiene Kendo también es digna de recibir un premio como el que se llevaron en Coppelion XD. Aunque mucho me temo que tendremos que aplazar la entrega para otro momento, ya que Snowdrop hará su aparición en los minutos extra del episodio.

Siguiendo el camino de los sinsentidos que ya había tomado la serie hace tiempo, el capítulo diecinueve nos revela unas cuantas perlas para añadir a la lista. Como el hecho de saber, ahora, que en el mundo hay más superordenadores como Higgins y que estos son controlados por una organización internacional (la IAIA), de ver como Snowdrop pasa de ser algo sumamente peligroso (al comienzo del episodio) a convertirse en un simple cero a la izquierda a medida que transcurren los minutos, que Erika siempre tuviese las ideas tan claras o, mismamente, que nuestro protagonista se plantee ahora quién es Lacia en realidad. Dejando claro que si es más tonto no nace y que el papel de los demás, o cualesquiera que sean sus intenciones, son siempre bien recibidas por él. En fin, chapó para los guionistas por dejarnos ante una obra que, si no se inventa las cosas a medida que pasan los episodios, bien que lo parece.

En cuanto al capítulo veinte tan solo os diré que esconde el cuarto resumen de mierda. Así que, fiesta.

Tras el final del capítulo diecinueve, a la trama no le queda otra que hacer el mayor de los ridículos al aproximar las cosas a su situación anterior. Eso sí, no sin antes mostrarnos como Arato pasa a ser rehén de Ryou y como el ejército sigue moviendo fichas para detener a Snowdrop. Quien ahora vuelve a convertirse en un peón importante para la trama al ir en la procura de algo importante. Y hasta aquí puedo leer, pues el planteamiento de la trama resulta tan lamentable que en ningún momento nos dicen algo al respecto de eso. Más o menos como han hecho los guionistas con la infancia de Arato. De la cual solo se acuerdan cuando les interesa y para nada. Pero claro, antes de acabar el episodio aún nos quedaba pasar por el numerito de Shiori. No vaya a ser que la historia quedase poco sentimental. Eso sí, no contéis conmigo para buscarle una explicación a como Arato queda en libertad con tanta facilidad porque yo ya paso olímpicamente de esta basura XD.

Nunca dejará de asombrarme la altura que tienen los pasillos en los edificios en Japón XD

-Tranquilos, que hay para todos-. Dijo un churrero y seguramente repitió el zoquete que estaba al cargo de este guion cuando se disponía a llenar todo de absurdos. Porque eso es exactamente a lo que se resume el capítulo 22 de este anime. Un absurdo detrás de otro que empieza mostrándonos como Ryou organiza una resistencia (WADAFAAAA!) y como Arato se traslada en una bicicleta a pedales (porque se ve que al futuro solo llegaron a algunas cosas). Pero no os vayáis muy lejos, porque acto seguido veremos como Methode arrasa una buena parte de la ciudad sin hacerle daño ni a su objetivo, Snowdrop, ni a su séquito y como Ryou puede llamar por teléfono. Una cosa, esta última, que nos haría tirarnos de los pelos de no ser porque, unos minutos antes, nos habían dicho que los teléfonos no funcionaban en esa zona. VRA BO! Y toda esta gilipollez, ¿para qué? Pensara más de uno al ver la duración del anime. Pues para iniciar una guerra entre dos supercomputadoras, parece. Eso sí, no le busquéis mucho sentido porque no deja de ser otra de las muchas excusas que los chicos de Diomedea nos han ido soltando con el propósito de convencernos de que este anime vale la pena.

En un alarde de originalidad (irónicamente hablando, claro está) el capítulo 23 pega un salto en el tiempo para mostrarnos en que acabaron los sucesos del episodio anterior. ¿Y en qué acabaron? Pues en nada realmente, ya que Higgins, el superordenador que debían de eliminar, sigue vivito y coleando. Y no sólo eso, sino que ahora la IAIA, la organización internacional que supervisaba a los superordenadores, pasará a tomar cartas en el asunto. Dejando al ejército a un lado y lanzando una petición por televisión para entablar conversación con Lacia y Arato con el fin de saber de sus intenciones. Y aquí es donde se vislumbra el otro gran fail de la serie, pues hasta ahora se nos había ocultado el incidente que tuvo lugar hace 42 años y en el que estaba implicado un superordenador. ¿Explica esto algo? Pues no realmente, sino que se limita a poner, tarde, mal y a rastras, las bases sumamente necesarias para cimentar toda la historia. ¿Pero qué más da esto? Somos Diomedea y hacemos lo que nos da la gana. Como meter de nuevo en acción al ejército porque sí. ¿No veis que los chicos habían estado buscando con mucho esmero a nuestros protagonistas en durante el tiempo que ha transcurrido desde el show de Snowdrop? XDDD

Y así llegamos al "final" de la serie (no os preocupéis que enseguida sabéis a santo de qué vienen las comillas) o lo que es lo mismo, al capítulo 24. Pero antes de adentrarnos brevemente en él permitidme traer al frente dos cuestiones que están rondando por el aire y que necesitan ser plasmadas antes de que nos tapen el ZASCA con algún juego de malabares. Pues, ¿sabe alguien qué ha sido de Methode? ¿Y qué decís de Higgins? ¿A qué superordenador se le puede ocurrir crear una máquina que lo quiera destruir? Absurdo, ¿verdad? Pues agarraos bien que vienen curvas. Porque ahora los guionistas optarán por mostrarnos a las personas que manejan los hilos de Japón, tomándonos por completos estúpidos al no habernos mencionado hasta el momento. Y lo que es todavía mejor, metiendo en medio de estos a Erika. Una joven de la que ya empiezo a creer que sufre algún tipo de enfermedad mental. Por eso de estar en contra de Lacia en un momento y a favor en el otro. ¡NICE! Pero no nos paremos en pequeñeces y fijémonos en la conversación que el "terrorista" de Ryou mantiene con Higgins, para desvelarnos datos de su pasado que nos la traen muy floja, o como Lacia se las ha arreglado para crear clones de Kouka que no duda en enviar contra Higgins. Y hasta aquí os puedo decir, pues la escena amorosa que cierra el episodio deja la historia completamente inacabada. Lo cual nos lleva a las comillas de antes y al hecho de que se fijasen en 24 los capítulos de esta serie cuando la descargué (MAL indicaba que son 20). Claro que en estos 24 capítulos NO entran los cuatro de relleno, sino que se tienen en cuenta los que llegarían en septiembre de 2018. Porque sí, amigos, en esta ocasión los chicos de Diomedea no han optado por meter las tijeras y dividir de su trabajo en dos, sino que con sus santos cojones han decidido hacer una pausa desde el 30 de junio de 2018. No fuera ser que nos diera un infarto al ver la serie del tirón XD.

No, amigo, no. Esto es una MIERDA made in Japan.

Animación y música:

Si os digo la verdad la animación que presenta Beatless me dejo un poco indiferente, pues lejos de mostrar una continuidad en lo que al nivel de calidad se refiere, pasa a mostrarnos escenas notables a otras que cojean de lo lindo y escenarios de fondo que ya creía que la animación nipona había superado. Obteniéndose el mayor de los contrastes posibles cuando empezamos o acabamos los episodios gracias a unos openings y endings que parecen estar hechos por otro estudio de animación diferente, para que os hagáis una idea del percal que tenemos entre manos. Y es que, ¿tan difícil resulta aplicar un mínimo de calidad con las técnicas que existen hoy en día?

Por su parte, la OST nos sorprende con un tema de comienzo, me refiero al "Error" de GARNIDELiA más que al "Truth" de TrySail (aunque este último tampoco es que se quede atrás) que, por su estilo musical, le imprime una fuerza innecesaria al anime. Estando así pues ante un nuevo ejemplo de que la elección musical de poco o nada sirve cuando no va acompañada de todo lo demás. En cuanto al resto deciros que la obra recurre bastante a los sonidos ambientes y, en menor medida, a la musica instrumental. Aunque sacando estas pistas también nos podemos encontrar con canciones como "Resonator" de halca x kz"Trust" de Pa’s Lam System. Dos nuevos ejemplos de la vertiente electrónica de esta banda sonora. Y ya para terminar hacer mención a los dos temas que forman parte de los endings de esta serie: "PRIMALove" de ClariS"Shapeless" de Tokyo Performance Doll.



LA NOTA:

Por si no os habéis dado cuenta aún, Beatless es una de las mayores pérdidas de tiempo que ha dado la animación nipona y un candidato sumamente destacado para hacerse con el título de la peor serie de todo el 2018. Lo cual ya son palabras mayores a la vista del truño con el que un servidor estrenaba este mes. Porque como ya sabéis, cuando uno empieza tan fuerte el año corre el riesgo de superarse a sí mismo. Y yo que pensaba que GRISAIA NO KAJITSU era el peor anime que iba a ver en este 2019... Pero para no dejar la piedra tirada sin más vamos a dar un repaso a los factores que convierten a esta obra en una bazofia de primera categoría.

Y para empezar qué mejor que tocar uno de los palos mas importantes de cualquier obra: la estructura de la trama. Porque resulta evidente que si queremos construir una historia debemos de partir de una base lo relativamente sólida sobre la que cimentar nuestros pilares para que nuestro trabajo no se convierta en un castillo de naipes a punto de caer. ¿Y qué es lo que hace a este respecto el anime de Diomedea? Pues construir toda la trama a partir de un elemento clave: la huida de las cinco hIEs. Un punto de partida tan válido como cualquier otro y que se ve respaldado por la aparición de otros factores, como el bueno de Ginga, el ejército, Higgins o, mismamente, las alusiones al padre de nuestro protagonista. Levantando así unos pilares que, en vez de soportar el peso de la trama, se vendrán abajo a la mínima oportunidad. Y así nos encontramos con que el ejército toma parte en la historia siguiendo la técnica del intermitente (ahora sí, ahora no) y sin que en ningún momento sepamos con exactitud a qué responde esta actitud más allá del hecho de que son contratados por Memeframe. Y ya está, ésta es la carta mágica que todo lo arregla. Hasta que vemos como este organismo actúa por iniciativa propia, claro está. Acontecimiento éste que tendrá lugar lo más tarde posible, no fuera a ser que se nos distrajese contando los pasos que van dando entremedias cuando pueden meterlos de sopetón como quien no quiere la cosa. Aunque si pensáis que esto es lo que más daño hace a la trama es porque no os habéis fijado en la actuación que hace en ésta Ginga o la información que se nos aporta de Higgins. El primero porque, gracias a sus acciones, resulta una incongruencia con patas y con aires de divinidad (recordad que él solo quería ver en que acababa el tema de las hIEs y aprovechar para poner al lado su interesada forma de actuar con el fin de daros cuenta de que hay algo que no cuadra) y el segundo porque, debido a la forma en la que nos lo presenta la propia historia, tardaremos como media serie en descubrir quién es en realidad. Y alguno pensará que no pasa nada por ello, claro. Pena que el bueno de Higgins sea en realidad el punto de partida de toda la historia y no esa huida de las hIEs que nos colaron. ¿Veis por dónde van los tiros? Pues esperad porque aun hay más.

Porque una vez que nos ponemos a hacer el trabajo de los guionistas nos damos cuenta de que antes de Higgins aun esta el pasado de Arato y más atrás aun el incidente que tenía lugar hace 42 años. Y qué pensáis que nos explica la serie a este respecto. Efectivamente, nada de nada. Ya que en su lugar optará por hacer un penoso pase de diapositivas del pasado de Arato que ni siquiera sirve para explicar nada, más allá del trauma mental que esto le ocasionó a Ryou. Y mira que estamos hablando de un suceso que, por como se nos presenta, tiene que resultar crucial en el dichoso anime. Como crucial tiene que resultar a cojones el incidente de hace 42 años, pero, ¿cómo pensáis que nos lo introducen? Pues a escasos minutos de acabar el anime y de la peor manera posible. Limitándose a explicárnoslo con una evidente prisa (normal, se han pasado media serie haciendo el gilipollas y ahora se atragantan con todo) y a hacer referencia a que Arato ya lo había estudiado en el colegio. Maravilloso, oiga. ¿Y por qué no estudió en el colegio la animadversión de parte de la población hacia los hIEs o lo que su padre estaba investigando? Porque eso nos iba a ahorrar unas cinco horas de anime. La verdad. 


Y para terminar con este punto (sí, tan solo voy en el primero) voy a aprovechar para hablar de los capítulos. Porque sí, amigos, aunque a algún miembro de Diomedea no le guste esto también forma parte de la estructura de un anime. El cómo se organiza la trama es una cuestión primordial a la hora de producir una serie de animación, ya que en manos de ésta está el hecho de presentar unos capítulos que atraigan al espectador por medio de la acción que se va desarrollando en los mismos. Algo que, como ya habéis visto, no parecen saber por Diomedea a la hora de presentarnos un trabajo segmentado (esto es, que tiene subtramas completamente independientes por mucho que lo quieran evitar a base de remiendos) que bien podríamos ver por separado sin que ello cambiase en absoluto la valoración general del anime. Y no me digáis cómo, pero en eso hay que darles la enhorabuena. Lo han clavado de una manera increíble. Pero, porque siempre hay un pero, aquí también entran en juego los capítulos de resumen. Que en esta serie ascienden a cuatro, no nos olvidemos, y cuya opinión al respecto de ellos ya conocéis de sobra. Por lo que si los tiros no van por ahí, ¿por dónde pueden ir? Pues por el diminuto detalle de que estos cuatro episodios no están numerados dentro de la serie. Vamos, que no hablamos ni tan siquiera de unos capítulos basura que solo buscan alargar el metraje, sino de un añadido que los creadores metieron a posterior como quien no quiere la cosa. VRABO, chicos. VRA BO!

Saltando de punto, paso ahora a hablar, espero que más brevemente que lo anterior (si no es que me abordan demasiadas cosas), de los ZASCAS que oculta la propia trama. Porque como os podéis imaginar en una serie de estas características otra cosa no, pero ZASCAS tenemos para hartar. Y así nos encontramos con que los primeros compases de la historia van dedicados a apuntalar un término muy concreto, el del hackeo analógico. De tal manera que uno puede, o al menos debería, pensar que este aspecto será importante en el desarrollo de la historia. ¿Y sabéis qué? Nada más lejos de la realidad. Nos encontramos con uno de los recursos más inútiles que se han visto en la historia, o lo que es lo mismo, tanta tontería para nada. Eso sí, el discurso de Ryou a este respecto bien que nos lo hemos comido con patatas y con él, una hora de anime. Pero como el hombre no vive del discurso recurrente, la trama gusta de integrar elementos cuando a ella le parece bien. Y lo que es mejor de todo. Que estos elementos metidos al azar resultan tener una importancia crucial en el desarrollo de la trama. Como es el caso del personaje de Erika o el papel que juega a última hora la policía. La cual, a mi parecer, resulta ser uno de los epic fails de esta historia. Pues, si bien al principio no podían hacer nada porque los hIEs son considerados propiedades, ¿a santo de qué viene ese interés repentino que tienen por ellos al final del anime? Os lo formulo de otra manera para que lo entendáis, ¿por qué cojones no detienen al dueño del hIE y santas pascuas? Ah, claro. Es porque sino el desarrollo de la trama se les quedaría corto y por eso no dudan en contradecir a la propia trama. ¡Sublime, maravilloso, fantástico! Y ya puestos a dar ZASCAS a mano abierta permitidme detenerme en la historia que surge en torno a Higgins. La supercomputadora de la que nadie se fía (esto ya dice mucho de la calidad de esta trama) y que diseña cinco hIEs súper avanzadas para ayudar a la humanidad a evolucionar. O algo de eso. Claro que, como nadie se fía de él, los humanos intervendrán a la hora de crear estas hIEs para limitar sus capacidades o incluso eliminarlas. ¿Quién querría crear una bomba atómica autónoma que pudiese sentir animadversión hacia la raza humana, verdad? Pues me parece que esta misma gente al saber que Lacia sale de la fábrica con el arma más poderosa de todas bajo el brazo. ¡VIVAN LAS INCONGRUENCIAS!


Y para ir terminando con este repaso, que me huele que está quedando demasiado largo, paso ahora a tocar la última de las bombas que emplea este anime para inmolarse: los personajes. Y es que no hace falta ser una lumbreras, ni tan siquiera estar sumamente pendiente de lo que van haciendo, para darse cuenta de que la mayoría de ellos actúa en base a algún tipo de enfermedad mental. Porque sino ya me podéis explicar la evolución que tiene Ryou en la historia, la actuación de una Kouka que en base a su programación debería de exterminar a la humanidad y la acaba ayudando, la ridícula actuación que hace Ginga (el artífice de esta historia), la disyuntiva que se oculta tras las acciones de una Erika que personifica el "donde dije digo, digo Diego" o la importancia que se le llega a dar al trío que forman las amigas de la hermana de Arato aun y cuando éstas no contaron con la misma importancia en la historia. Y así podría seguir de no ser porque estos ejemplos son más que suficientes para mostrar la deficiencia del anime y porque la entrada se me está yendo de manos. Pero antes de pasar a descubrir la valoración dejadme deciros la decepción que me ocasionó Snowdrop. Una chica que copia una de las características de Célula (Dragon Ball Z) y que en esta ocasión no se aprovecha para mostrar ningún cambio físico, más allá del hecho de saciar su "¿hambre?" :(

Y así llegamos al final de esta entrada, que no del anime. Ya que la bazofia de BEATLESS no está ni tan siquiera completa. Pues estos 24 capítulos, que en realidad son 20 porque los resúmenes no se cuentan, quedan a la espera de la llegada de esos 4 últimos episodios que aterrizan en septiembre de 2018. No obstante no nos debemos olvidar de que el primer tropiezo que se encontrará el espectador está exactamente en la cifra de episodios que había a 30 de junio, pues estos concuerdan con los que habían sido anunciados en su día. Lo cual, en mi caso, tampoco es que me afecte en demasía, pues esos 20 primeros episodios ya fueron más que suficientes para sentenciar la serie y no quiero volver a saber nada más de la misma. Eso sí, a los fans les deseo que se produzca un efecto Gantz pero a la inversa y que los 4 últimos capítulos sean los mejores de la serie. Y por eso mismo creo que la nota nunca estuvo tan clara como ahora y que la G que le encasqueto a Beatless no cause úlceras de estómago a nadie. Pues no nos debemos olvidar de que el mejor resumen que podemos hacer de este anime sin sentido es el de que "pasan cosas". Un saludo a todos y hasta pronto.

He aquí la lista de personas a las que se les debe de prohibir participar en ningún otro anime con carácter inmediato.

2 comentarios:

  1. En conclusión, al estudio Diomedea, les quedó demasiado grande el proyecto y fracazaron irremediablemente.
    Ahora, la animación, es como dices era buena en ciertos momentos y decaia en otros, el diseño de oerpersona es excelente, ojo no tanto del Anime, más bien de la novela creo, las ilustraciones que ha hecho redjuice me refiero, el desarrollo de personajes fue pesimo eso si, en cuanto a la trama, esperar hasta los 12 capítulos para saber que sucede en la serie, como que no fue una buena idea, hasta ese momento, los personajes hablaban y hacian cosas pero porque?, Tan difícil era explicar en el segundo episodio de que ira el anime, para ahorrarnos 12 capitulos en los que no sabiamos que estaba pasando?
    Ahora la música, diría que es su punto fuerte, me han encantado todas las pistas que se han usado en este.
    Aunque apuntaba a ser bien cliché, no lo fue del todo, esperaba ver fanservice, uso de escenas ya vistas en otros animes como: La Chica va a la misma escuela, al mismo grado, que la hermana tenga un complejo con el prota, que haya entidades tsunderes, kunderes y así, el famoso capitulo de la playa, etc, pero gracias a Dios no fue así, bien en ese aspecto, nada mas que decir.

    Eso sí, aunque es uno de los más grandes fracasos, junto con Darling in the franxx.
    Hay algo que tiene ese anime que me atrae y me gusta, es más, es mi favorito y no entiendo porque
    Talvez sea la WAIFU, Lacia es mi waifu, dejando eso de lado, decepción total el anime, Diomedea arruinó una obra que podria haber sido el pilar en lo que a hIE se refiere, ya que se llevaron bastantes cosas mucho a la Realidad, no como obras de igual parentesco como guilty crown, plastic memories, y otros por ahí.
    Ahora sí nada más que decir.

    Quisiera ver una adaptación por otro estudio de esta obra, como se la merece, pero es imposible, aunque nada esta dicho

    ResponderEliminar
  2. Buenos días Unknown y gracias por tu comentario. Pues aún me he entretenido un buen rato descifrado lo que querías decir con tanta prisa, porque de lo contrario no entiendo cómo te has podido atropellar de esa manera. Pero en fin, dicho esto veo que estás de acuerdo con parte de lo que se comenta en el análisis, aun y cuando no puedes evitar hacer comparaciones entre el anime y la obra que adapta. Por lo que solo espero que estés al corriente de que cualquier anime se puede analizar de manera independiente. Esto es, olvidándonos por completo de la obra en la que se basa. Siempre y cuando parta de una, claro está.
    En cuanto a la petición que dejas después de plasmar tus opiniones personales te diré que veo bastante difícil, sino prácticamente imposible, que llegue una nueva adaptación de la novela de Satoshi Hase. Los remakes son algo bastante raro en el mundo de la animación nipona y tienden a recuperar obras con unos cuantos años a sus espaldas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar