Kiseijuu Sei no Kakuritsu (a.k.a Parasyte "the maxim")

jueves, 15 de junio de 2017 , 0 Comments

AÑO 4




A los lectores más habituales les ha de sonar mi opinión con respecto a la "occidentalización" de las tramas de los animes. Un tema bastante interesante bajo mi punto de vista y al que hoy volveremos, por primera vez en este año, para comprobar cómo tampoco está exento de cierta polémica gracias a...


Kiseijuu Sei no Kakuritsuu (a.k.a Parasyte "the maxim") (Madhouse, 2015, 24 CAPS)

"Nunca es tarde para darle una vuelta de tuerca a algo ya inventado"


Basado en el manga homónimo creado en 1988 por Hitoshi Iwaaki, Kiseijuu daría el salto a la pequeña pantalla el 8 de octubre de 2014 gracias al estudio de animación Madhouse (Kamisama no Inai Nichiyoubi, Btooom, Tetsuwan Birdy, CHOBITS, No Game, No Life, Maho Tsukai Tai TV (a.k.a Escuela de brujas TV)TRIGUN). Quien a su vez pondría al cargo de esta adaptación a Kenichi Shimizu y Shoji Yonemura como director y compositor de la serie respectivamente. 

No obstante, lo primero que llama la atención de este trabajo es la occidentalización de la trama que en él se percibe. Un término acuñado hace algún tiempo por quién escribe estas líneas y que en esta ocasión nos deja ante un caso realmente curioso, al coger prestadas ideas procedentes de la ciencia ficción norteamericana y de las cuales no voy a hablar más pues volveremos a ellas más adelante. Por lo que casi podría poner a Kiseijuu como el ejemplo más claro a la hora de explicar esta corriente. La cual en esta ocasión parece haber funcionado condenadamente bien en tierras niponas, pues al susodicho manga y a la adaptación que tenemos entre manos le han seguido dos películas de imagen real [Parásito Parte 1 (2014) Parásito Parte 2 (2015)] de las cuales destacaré, además del hecho de haber ganado ambas un premio en la sección oficial de largometrajes del Festival de Sitges de 2015, la rapidez con la que aparecieron en la gran pantalla e incluso han sido distribuidas a lo largo del mundo.

Pero dejando esto a un lado y evitando hablar de una sinopsis que sin duda alguna os va a spoilear el argumento de esta obra, ademas de chocar en gran medida con el resumen del primer capítulo, creo que es buen momento para presentaros a los personajes más destacables, a mí parecer, que forman parte de este anime tan particular.

> Shinichi Izumi el protagonista de la historia es un chico de lo más normalito y no es de extrañar, ya que su forma de ser ayudará a marcar el desarrollo de la trama.

> Migi. Bautizado como "brazo derecho" por Shinichi, Migi es el alien con el que se topará nuestro protagonista en los primeros compases de la invasión.

> Nobuko Izumi es la madre de nuestro protagonista y el personaje que lo llega a poner en evidencia en un primer momento. No en vano la progresión de esta sencilla y amable mujer marcará para siempre la vida del joven.

Kazuyuki Izumi es el padre de Shinichi y uno de los personajes que muestran un desarrollo más irregular con respecto a su importancia. Pasando del primer plano del comienzo de la serie a un abandono total que resulta bastante llamativo.

> Satomi Murano es la mejor amiga de Shinichi y el personaje que más lata le dará al chico. Por suerte las cosas cambiarán, y bastante, hacia el final del anime.

Kana Kimishima, o más conocida como la chica con poderes XD, es una joven bastante especial que poco a poco acabará sintiendo una atracción hacia nuestro protagonista con el consiguiente choque de trenes que ello supondrá en cuanto a Murano XD

> Yuko Tachikawa es la compañera tonta de Shinichi y un personaje del que no hablaría de no ser porque su nivel de estupidez alcanzará unas cotas realmente asombrosas a mitad de la serie.

> Shirou Kuramori es el detective privado de esta serie. 

> Uragami, que no Noragami, es el asesino en serie al que recurre el anime después de dar vía libre a Kana y uno de los personajes más prescindibles por mucha importancia que se le quiera dar en el guión.

> Reiko Tamura es la primera alien con la que Shinichi puede hablar con normalidad y uno de los personajes más importantes de la trama a pesar del final con el que se nos despide.

> Hideo Shimada es un alien que se nos presenta como aliado de Reiko para cumplir una sencilla misión: espiar a Shinichi. Por suerte su vertiente alienígena no tardará en pasar a un primer plano gracias a la buena de Yuko XD

>Gotou como en toda aventura que se precie tiene que haber un boss final y a este respecto Gotou cumple perfectamente su cometido.

En la imagen la ciudad donde se desarrollan los acontecimientos de esta historia.

Kiseijuu Sei no Kakuritsu nos plantea, desde su primer episodio, la llegada a la Tierra de unos seres alienigenas que, cual Los ladrones de cuerpos, intentarán controlar a los humanos sin que sepamos nada más al respecto de dónde proceden ni con qué finalidad lo hacen. Aunque a la vista de cómo suceden los acontecimientos tampoco es que haga mucha falta saberlo.
No obstante y a pesar de que el objetivo de estos seres es claro y y bastante visual, la historia pasa a centrarse en un joven quinceañero llamado Shinichi Izumi al que una buena noche le cambia la vida por completo gracias a uno de estos seres. Y no porque pase a ser una marioneta de estos, sino porque su "parásito" (termino empleado para referirse a estos aliens) tan solo logrará controlar su brazo derecho. Dejando al joven completa conciencia de lo que le esta ocurriendo y planteándole algún que otro quebradero de cabeza como consecuencia de los cambios que sufre en el proceso.
Pero si dejamos la trama a un lado, que tampoco es plan de spoilearlo todo, lo primero que llama la atención de este anime son los parecidos más que razonables con otras obras de la ciencia ficción. Como puede ser la ya mencionada Los ladrones de cuerpos o, por la estrecha similitud que existe entre ambas, La Cosa de John Carpenter

Con la historia a penas iniciada, el segundo capítulo nos muestra las cartas de lo que parece ser el resto de esta serie al mostrarnos como Shinichi se enfrentará, por decisión propia, a otros aliens con el fin de defender a los humanos. O al menos ésa es la conclusión a la que se podría llegar tras un rápido vistazo, ya que en realidad la decisión del joven también incluye a los demás seres del planeta con independencia de si el atacante es un humano o no. Convirtiéndose de esta manera en una especia de Capitan Planeta que no está exento de cierta controversia. Pues si tenemos en cuenta los acontecimientos de este episodio veremos como algunos aliens también parecen seguir este principio. Matando solo a los humanos que ponen en riesgo la vida de los demás. ¿Y esto dónde nos deja? Pues ante una buena dosis de acción que intenta tapar, como buenamente puede, el pequeño tinglado que se monta tras ver cómo otros seres, de los cuales no sabemos nada, pasan a seguir un patrón de comportamiento que a saber de dónde sale. De tal manera que, aunque este nuevo enfoque y la profundidad moral que le da a la historia la aparte de John Carpenter, tampoco tenemos claro que esta obra vaya a llegar a buen puerto.


Con Shinichi asimilando su nueva situación, o más bien intentando normalizarla, el capítulo tres nos presenta a dos nuevos aliens que, por su forma de actuar, abrirán una nueva línea de posibilidades en la paleta de colores que hasta ahora nuestro protagonista solo percibía como negro o blanco. Lo cual resulta interesante para el espectador, a la par que preocupante para el joven, y permite que se produzcan la sucesión de eventos que nos llevaran al tenso final con el que se despide este episodio tras habernos dejado un buen puñado de cuestiones a resolver.


Ya empezamos con las marcas raras XD

Lejos de conformarse con mostrarnos el desenlace de la acción con la que se despedía el episodio anterior, el cuarto capítulo nos presenta dos situaciones bastante interesantes: el nuevo rumbo que toma Ryouko Tamiya y el nuevo escenario que se presenta en la vida de nuestro protagonista. Y en esto último me voy a detener, pues además de darle una mayor profundidad a la historia y mostrarnos lo complicado que es para Shinichi el tener que mostrar sus sentimientos, este desarrollo argumental nos deja ante algo extremadamente raro en la animación nipona como es el hecho de que los padres del protagonista dejen la vivienda familiar de una manera coherente y no tirando de la manida y estúpida escusa que suele ser habitual. Por lo que a este respeto solo puedo decir que chapó para Madhouse.


Con un título que no le viene del todo mal, por la forma en que Shinichi y Murano caen en la trampa a mitad del episodio, el capítulo cinco comienza bastante fuerte mostrándonos el primer trasplante de cabeza ahora que esta tan de moda este tema XD. Y no solo eso, ya que a excepción del extraño que os acabo de indicar, el episodio supone un autentico bombazo tanto para el desarrollo de la trama como para la sorpresas que causará en un espectador que, habituado al enfoque tradicional que la animación nipona le da a los progenitores, no puede prever lo que los chicos de Madhouse le tienen preparado :P


De ritmo mucho más pausado que el anterior, debido a los acontecimientos que en éste tenían lugar, el sexto capítulo nos muestra la batalla que tiene consigo mismo nuestro protagonista para poder ordenar sus pensamientos y tomar una decisión. Algo que nos dejará ante una buena parrafada antes de que, justo al final del episodio, se nos enseñen las nuevas cartas que juegan a favor de Shinichi.


Shinichi y Migi en la típica pose de calendario XD

Un capítulo, un simple y triste capítulo es lo que tardan los guionistas en resolver todo el viaje de Shinichi a la isla donde estaba hospitalizado su padre y hacer que conozca a un nuevo personaje cuya relación con su parásito se aproxima tanto a la de él que enseguida se hacen amigos. Para que luego me digan que los buenos desarrollos llevan tiempo. Eso sí, habrá que ver si esta ejecución se mantiene en el resto de la serie o si por el contrario optan por estirar de más otras cosas. Y volviendo a este séptimo episodio y a todo lo que Shinichi aprenderá en el me voy a quedar con Kana. Un personaje que se nos presentaba en el capítulo cinco y que por sus características promete adquirir un papel más relevante a partir de ahora.


La vuelta a la "rutina habitual" nos deja ante la reaparición de Tamiya Ryouko y el plan que ésta ha trazado con ayuda de otros de sus congéneres para vigilar a Shiniki. El cual, por cierto, nos muestra su cambio más grande hasta la fecha haciendo que Murano le coja miedo. Y en medio de este episodio dedicado a mostrarnos los sentimientos del protagonista, con el fin de hacer más visible su cambio, nos topamos con la buena de Kana y su estrategia para acercarse a Shinichi como sea. En una decisión que le llevará a descubrirse ante nuestro protagonista y dará paso, al final del episodio, a la prueba más sólida que hemos obtenido de la farsa que mantiene el aliado de Tamiya. Siendo esta lo suficientemente contundente como para que desconfiemos incluso de la alien :P


Cuando menos me lo esperaba el capítulo nueve nos muestra los primeros pasos en firme que dan los humanos para enfrentarse a la amenaza alien. Los cuales aun siendo débiles y torpes resultan ser mucho más de lo que cabría esperar a la vista de la evolución y el enfoque de la serie. Pero dejando esto a un lado, el episodio también nos permite comprobar, por medio de una Tamiya que va por la vía de convertirse en una especie de reina o algo así, que estos seres invasores se plantean las mismas cuestiones que nosotros a la hora de encontrar el sentido de la vida (con la excepción, claro está, de que nosotros ya lo encontramos hace tiempo gracias a los Monty Phyton´s). Y entre un camino y otro nos topamos con Tachikawa, la compañera imbécil de Shinichi. Un mote que le pongo muy alegremente después de ver cómo, aún teniendo todas las pruebas necesarias opta por la maravillosa idea de reunirse con Shineda (el aliado de Tamiya) para decirle todo lo que a descubierto de él. ¡WTF!???

Ah, y antes de que se me olvide. Alguien sabe con quién habla la buena de Tamiya para que sepa tanto de su raza cuando la premisa misma de la serie es precisamente el que los aliens no saben nada de ellos mismos? LOL

Kana y Mitsuo poniendo distancia en sus sentimientos :P

El fin de Shineda, porque otra cosa no cabría esperar, nos enseña como Shinichi vuelve a tomar conciencia de la situación en la que se encuentra y a actuar en consecuencia para poner a salvo a Murano. Lo que a su vez le hará recuperar parte de esa humanidad que la chica tanto extrañaba. Claro que esto no es lo único interesante del décimo capítulo, puesto que gracias a él tendremos noticias de como los humanos cuentan ya con un método fiable para detectar a los invasores. Algo ciertamente interesante y que nos lleva a descubrir como los Estados Unidos están abordando la amenaza alien. Pero antes de saltar de episodio vamos a hacer un poco de memoria para recordar como Shinichi daba el cante absoluto al comienzo de éste y como nadie fue capaz de sospechar de su actitud después de que todo hubiese terminado. Maravilloso! XD


Con un comienzo que nos muestra las bondades del sistema para detectar aliens, el capítulo once se fija en el personaje de Kana con el fin de enseñarnos sus sentimientos hacia Shinichi y como estos se acabarán cruzando con la realidad. La misma realidad que desde otro ángulo nos permite ver los primeros pasos en firme de la infiltración alien en la sociedad humana. Algo que no es nuevo en el género de la ciencia ficción pero que en este caso nos sirve para abrir boca de cara a lo que esta por venir.


El segundo de los capítulos centrados en Kana, aunque esta vez con Shinichi como protagonista principal, nos descubre como la chica acaba cayendo en la trampa de su propio poder. Echando por tierra todas las esperanzas que había puesto en ella y descubriéndonos lo rápido que puede cambiar esta historia. La cual, por cierto, aprovecha este mismo episodio para revelarnos cómo sale adelante el plan que ponían en marcha los aliens en el capítulo anterior y como Shinichi da un paso más en la empresa de aceptarse tal y como ahora es. Y todo en un desarrollo cuya mayor particularidad reside en prescindir de la animación del ending.


¿Quién quiere a Google pudiendo probar suerte?

El capítulo posterior a la muerte de Kana trae consigo los pasos que está dando Tamiya de cara a descubrir más cosas sobre nuestro protagonista y la relación que éste tiene con su parásito. En una estrategia que, al igual que ha ocurrido en el pasado, acabará por chocar con Shinichi de tal manera que el joven se acabará por enfrentar a la situación más complicada por la que ha pasado hasta el momento en lo que a ocultar su identidad se refiere. Algo que se le acumulará al hecho de tener que hacer frente a la presión que ahora recibe tanto por parte de Murano como sus compañeros de colegio y que, para más inri, llega justo en el momento en que trataba de arreglar un poco las cosas poniendo fin a su evidente frialdad XD


Centrado en la caza al detective que comienza Shinichi junto a su aliado, el de
cimocuarto capítulo nos muestra como ambos jóvenes se descubren ante este detective, con no se sabe muy bien qué intención, para, acto seguido y de la misma manera chapucera que observábamos en el episodio cinco, traer a primera plana a la chiflada de Tamiya. Quien pondrá en un aprieto a nuestro protagonista con sus preguntas y hará que éste se la tenga jurada de una vez por todas. Y no quiero terminar este episodio sin hacer mención a la bruja que vemos a su final y a la reacción que causa en Shinichi XD.

Con la verdad revelada al detective, el capítulo quince nos enseña como éste, tras entender el percal en el que se esta metiendo, decide bajarse del carro dejando a Shinichi solo. Lo cual no es que le facilite las cosas al joven, la verdad, ya que en su última actuación ha acabado por despertar la curiosidad del clan en el que se encuentra Tamiya. Y esto, por si alguien no se dio cuenta, significa que han puesto precio a su cabeza. De tal manera que el cazador se convierte en presa mucho antes de lo que le habría gustado. Aunque eso sí, el nuevo escenario no estará exento de cierto humor y un enemigo ciertamente temible.


Por un momento pensé que cambiábamos de anime XD

Tras remontarse a lo sucedido el día anterior, con masacre incluida, el capítulo dieciseis vuelve al punto donde habíamos dejado la pelea de Shinichi para que veamos como este tendrá que buscar una salida a la misma después de que ésta hubiera dado un giro de 180º. Aunque para sorpresa la que nos dejan los dos transportistas al saber de su reacción ante el alien al que se enfrenta Shinichi. Porque mira que hay cosas estúpidas, pero esta se lleva la palma. Y mientras nuestro protagonista se las arregla como mejor puede en esta situación, Tamiya hará lo propio con la rebelión de tres de sus compatriotas sin darse cuenta de las acciones que lleva a cabo su antiguo detective y los efectos que éstas pueden tener en el futuro cercano de cara a pintar un panorama mucho más oscuro que el actual.

El comienzo del capítulo diecisiete nos permite ver el desarrollo de la lucha que tenía Tamiya a medias mientras aprendemos unos cuantos datos interesantes sobre el funcionamiento de estos seres vivos. No obstante, y a pesar de que la acción estará concentrada en esta lucha, en este episodio también habrá sitio para Murano, el cuerpo de policía y, en especial, para el detective Kuramori y la excelente interpretación que nos deja justo cuando creíamos que ya no iba a recuperar la cordura. Y es que más allá del motivo que lo impulsa a actuar y de la acción que tiene lugar, su aparición nos permite descubrir una nueva faceta de la inteligente Tamiya que ella misma no conocía.


A pesar de comprender perfectamente la finalidad del capítulo dieciocho, la forma en la que suceden los acontecimientos referidos a Tamiya me resultan completamente inverosímiles. Por el simple hecho de presentarme una situación que no tendría cabida en ningún otro momento de la serie. Pero dejando a un lado el "regreso" de Shinichi, lo mejor de este episodio, en cuanto a la comicidad se refiere, lo hayamos en su recta final gracias a la peculiar prueba a la que la policía someta a nuestro protagonista. Como para perdérsela, vamos XD


Por si no lo sabíais, cargarse a buenos personajes tiene sus consecuencias :P

Un asesino en serie, ése es el reemplazo que encuentran los guionistas para Kana. Y ni tan siquiera se le acerca a la altura de la rodilla. En fin. Y obviando este detalle el decimonoveno capítulo nos enseñará los "últimos" días de Shinichi en su escuela antes de su graduación así como el acercamiento que experimenta Murano hacia él ahora que sabe que ha vuelto. Y todo ello en el episodio en el que las fuerzas del orden al fin toman cartas en el asunto para acorralar a los aliens que se habían infiltrado en las esferas políticas. Vamos, que la cosa promete acción y algún que otro relleno en los cinco capítulos que aún faltan para llegar al final :D

Enfocado en la operación que comenzaba en el episodio anterior para limpiar el ayuntamiento de aliens (que ya me diréis cómo sabían los militares que este lugar estaba plagado de ellos) el capítulo veinte nos presenta veinte minutos de acción para ser testigos de cómo se desarrolla la estrategia de los humanos y como ésta se topa con dos seres capaces de neutralizarla. No obstante, la curiosidad de este episodio no está en el número de balas que se emplean ni en los "trucos" de los aliens, sino en esa voz desconocida que escucharemos en el minuto 15:15 y que parece que nos relata estos hechos desde un futuro posterior. Un misterio que espero que no se tarde en resolver, al igual que también espero a ver pronto en acción a Shinichi. Porque del otro gran misterio, el de saber a dónde diablos mandó el joven a su padre para no volver a saber de él, prefiero no saber nada XD

Como era de prever, la batalla contra Gotou, el alien súper fuerte, termina como el rosario de la aurora para dar paso a un desarrollo mucho más lento en el que Shinichi abrirá su corazón a Murano. Pero esta lentitud, a mi parecer, no es lo peor del capítulo veintiuno ni mucho menos, ya que la forma en la que se producen los cambios de situación siguen siendo tan bruscos como al principio. Y lo que todavía es peor: dan pie a que el espectador interprete las cosas de una manera que no son. Y si no me creéis fijaos en
 cómo despierta nuestro protagonista en este episodio y comparar este hecho con lo que, en iguales condiciones, sucedía en The Matrix.

Las escenas coloreadas a lápiz también tienen su cabida en esta obra.

La táctica que pone en practica Shinichi nos lleva, en el capítulo veintidós, a un punto en el que las cosas cambiarán radicalmente para él. Dejándonos así ante un panorama que evoca a la reflexión y el reposo que cabría esperar mucho antes. Y es que resulta sumamente curioso cómo se ha retrasado hasta tan tarde lo que se nos muestra en un episodio que, además de hacer mayor énfasis en el aspecto ecologista que hasta ahora se venía tocando de refilón, nos muestra a un Shinichi que está pasando por su momento más delicado justo cuando está a las puertas de enfrentarse al boss final. Aunque para cosas que están fuera de lugar me vais a permitir que subraye la escena nocturna que nos deja nuestro protagonistas. De traca XD


Si el anterior episodio ya era para estudiar con calma, el que le sigue va más allá, al pasar del combate final y la curiosa ayuda que encuentra Shinichi, a un monólogo reflexivo en el que nuestro protagonista tratará de tomar una decisión con respecto a si Gotou debe morir o no. Decisión ésta que para más inri resultará absurda pues tras muchas deliberaciones al final nos acaba saliendo por la tangente. Para mayor enaltecimiento del WTF que resulta ser este episodio. En fin, sin comentarios.


Aunque si creías que en el episodio anterior la serie perdía fuelle espera a ver el capítulo veinticuatro y el cierre que le han dado a la misma los chicos de Madhouse a su obra. Y es que, aún a pesar de haber prescindido del opening, este último episodio nos deja ante un final tan cargado de razonamientos que no es de extrañar que termine por aburrir a cualquiera. Aún a pesar de la acción que le meten con calzador y de rescatar para la ocasión a un personaje secundario con el fin de que los espectadores no se duerman por el camino.

Y es que, en mi opinión, el fallo se encuentra en la forma en la que ha sido estructurada este anime, pasando de unos episodios aceptables y en los que se nos iba dejando caer las cosas casi a cuenta gotas a un final en el que, tras la muerte de Tamiya, la historia prioriza de una manera tan desproporcionada el hecho de concentrar toda la información que ya sabíamos de antemano.

Os guste o no el 3D de algunas escenas me recordó al de SIDONIA NO KISHI.

Poseedora de una técnica de animación bastante notable (qué queréis, yo ya no cuento con encontrar gran cosa en este apartado) Kiseijuu Sei no Kakuritsu nos deja ante un producto no carente de cierta mejora. Y es que, aunque en gran parte de las escenas obtengan el aprobado, otras muchas, como la del coche de la segunda imagen o el 3D empleado dejan mucho que desear. Pasándose en el caso del 3DCGI de unas escenas buenas a otras realmente intrigantes como puede ser la que tenéis en la imagen de arriba. Lo cual me lleva a pensar a su vez en que o bien la tarea fue repartida entre distintos estudios auxiliares o bien se hicieron tras una buen ingesta de sake XD


Por suerte para mí, y espero que también para vosotros, el apartado sonoro de este anime sobresale de entre lo que estamos acostumbrados a oír, para dejarnos ante un opening "Let Me Hear" de Fear, and Loathing in Las Vegas que nuevamente recurre al rock (tras pasar por SHINGEKI NO BAHAMUT GENESIS 
empiezo a pensar que esto es a día de hoy sinónimo de un buen anime :P) y un tema central que brilla por sí solo. Me refiero, por si alguien se ha perdido, al "Next to you" de Ken Arai. Y en cuanto al ending... pues eso, un ending tristón de los que tanto gustan ahora "It's the Right Time" de Daichi Miura. Aunque como no todo van a ser alabanzas, voy a aprovechar el momento para dejar constancia de la mala elección sonora que se ha hecho a la hora de buscar un sonido para Migi, ¿o acaso soy yo al único que le chirría? XD


LA NOTA:

Y así llegamos al final del segundo anime de la lista de los recomendados por Rena y al momento de descubríos la valoración que obtiene este anime, pero antes de ello demos un repaso a los puntos que han pesado a la hora de ponerle nota.

Una de las cosas que más destacan en este trabajo, o al menos así me lo parece a mí, es el trato un tanto irregular y hasta casi descompensado que tiene la trama. Pasando de puntos álgidos, donde sin duda estaría enmarcado el momento de la muerte de los padres de Shinichi (que sí, que ya lo sé. Yo me estoy refiriendo únicamente al capítulo en concreto en el que sucede esto), a momentos mucho más pausados y cuasi empalagosos de una manera pasmosa. Y lo digo en serio. Seguro que si buscáis hacer algo así no os sale ni de coña. Siendo esto la evidencia más clara de que la persona al cargo de equilibrar el guión (ergo el compositor de la serie, supongo) estaba desgraciadamente de vacaciones ese día. Pues otra explicación no le veo yo a que el peso en la historia de los progenitores de Shinichi se esfume por completo una vez que el padre ha aceptado lo ocurrido, que el personaje de Kana se desaproveche de esta manera (las adaptaciones no tienen porque seguir a pies puntillas el manga en caso de que esto sea igual en la obra impresa) o que el colegio donde se suceden las masacres, el de Shinichi, vuelva a abrir sin tomarse ninguna medida al respecto. Una cosa, esta última, que sin duda daría para ocupar las dos horas del programa de Iker Jimenez. LOL

Obviamente no todo es malo en este anime y así, mientras descubrimos su vertiente ecologista primero de refilón y luego de tostón (la cual no puedo evitar relacionar con la que descubría en la fantástica Eureka Seven) comprendemos que estamos ante una obra tan fresca como interesante que, sin llegar a ocasionar la misma adicción por devorar los capítulos que Shingeki no Kyojin, logra ganarse la confianza del espectador. Y eso, viendo el percal actual, es algo a tener tan en cuenta como el hecho de nos hayamos ante un anime que, partiendo de la obra de John Carpenter "The Thing", crea (con mayor o menor fortuna, eso ya lo dirán los seguidores de este director) un trabajo completamente nuevo en cuanto a desarrollo. Que no en contenido. Y es que, además de la ya mencionada La Cosa, la serie de Madhouse también picotea de otros trabajos de la ciencia ficción para asentar sus bases. Lo cual no es malo, ni mucho menos. Puesto que al contrario de lo que ocurría con SAO, en esta ocasión no nos encontramos ante un burdo PLAGIO.

Pero a pesar de la buena idea de partida y de su "correcto" desarrollo, lo cierto es que Kiseijuu Sei no Kakuritsu se va poniendo zancadillas hasta llegar a su cúspide con un final que, sin duda alguna, hará las delicias de todos los amantes de Neon Genesis Evangelion mientras a mí me trae al recuerdo el de Gantz. Y por este motivo, junto a los puntos ya comentados, LA NOTA de de este anime no pasa de la C y el RECOMENDABLE de nuestro sistema de valoraciones.

0 comentarios: