Mob Psycho 100

jueves, 14 de septiembre de 2017 , 0 Comments

AÑO 4



Esta semana veremos algunos parecidos razonables con…

> Mob Psycho 100 (Bones, 2016, 12 CAPS)



Ya estamos con la cantinela de siempre. ¡Todos contra Bones! Si se va a convertir en una eterna asociación como la corrupción y el PP o Venezuela y Podemos. Pero os juro que ni el presidente (excelentísimo) ni yo estamos haciendo piña contra este estudio. Ellos solitos se están encargando de cavar un pozo negro para acabar enterrados ahí. Al final haremos algo parecido como en este 2017 con J.C.Staff, que no tocaremos nada de ellos, aunque quizás durante una buena temporada. O de por vida, quién sabe.

La causa de que este anime aparezca por el blog se la debemos a los seguidores de la historia creada por ONE, el mismito que creó One Punch-Man. Esta mole de fans, me refiero en España, se alegró el 13 de octubre de 2016 porque Ivrea anunciaba que empezaría a vender los tomos de manga traducidos (cómo no) al español. Esta alegría se tradujo en un “trending topic” en Twitter tal y como muestro en la captura de pantalla de más abajo. Lo cual provocó un ataque de curiosidad en mi interior y tuve que agregarla a la lista de visualización de forma inmediata. Si os soy sincero, no me había llamado la atención lo más mínimo, sobre todo por ese parecido razonable con Saitama, el protagonista de la otra serie de ONE. Sin embargo, como había que llenar huecos por ciertos acontecimientos en el calendario, no me preocupó demasiado. Hasta agradecí este acontecimiento. Ayuda divina lo denominan algunos. Karma prefiero decir.



Antes de lanzarme al anime, quería centrarme en el estudio. Ya por muchos conocido gracias a una maravilla como es Eureka Seven, analizada en este blog en parte A y parte B, quería hacer un pequeño repaso de los últimos trabajos que aparecieron de manos de estos creadores y, ya de paso, recordar los análisis que hicimos en este blog. En 2011 aparecieron dos animes bastante decentes llamados “Nº6” y “Towa no Quon”. En el 2011 llegó la esperadísima Astral Ocean, ambientada en la historia de Eureka Seven, pero confirmándonos algunas sospechas que teníamos tiempo atrás respecto a la calidad de las obras de este estudio. A partir de 2014 confirmamos el fiasco con “Space Dandy” y “Noragami”. También analizamos “Captain Earth”, pero fue uno de los últimos coletazos de “calidad” que tuvo Bones. En este año 2017 tanto Jorge como yo decidimos analizar dos series de este estudio. “Concrete Revolutio” se convirtió en un horror para el presidente (excelentísimo) y el anime que voy a analizar ahora tampoco ayudó a levantar el nivel, más sí las expectativas. Ahora veréis por qué.


-¡Pokèdison! ¡Te elijo a ti!-

ONE, el autor de una magnífica historia llamada One Punch-Man (mira que soy pesado, pero es que la serie merece la pena), tuvo sus inicios en el anime de mano de Madhouse y parece que no le fue mal. Sin embargo, esta última obra suya de manos de Bones resulta bien diferente, tanto que hasta parece de otro autor. Ni hay humor, ni hay acción y la historia tampoco remonta las caídas al precipicio. Empiezo por la sinopsis. En una realidad como la nuestra existen ciertas personas que tienen poderes psíquicos, pero de verdad, no en plan Rappel, que tiene el poder de llevar las gafas del revés, ponerse bañadores de leopardo y que no lo echen a los leones; de Aramis Fuster, cuyo color de pelo es desconocido para la humanidad; o de Octavio Aceves, capaz de hacer frente a Rappel en un concurso de bañadores. Algunos de estos psíquicos, me refiero en el anime, utilizan sus poderes para el bien, otros para el mal y otros consiguen dinero y poder trabajando con estas “herramientas”. Dentro de este mundillo hay un chico llamado Shigeo, que tiene un gran poder psíquico, pero también una cualidad importante: no sabe gestionar su frustración. Esto conlleva que, cuando estalla de rabia, de miedo o de tristeza, se desate todo su poder y que casi no sea capaz de controlarlo. Hasta aquí, la sinopsis promete, hasta que nos la mete en dirección Detroit. Y lo que introduce no son grandes dotes en el manejo de la historia, meten la pata hasta el fondo (vaya, hombre, siendo mal pensado habría acertado a la primera). Esta historia que tiene que hacer gracia o que nos tiene que emocionar con los combates, nos deja ante el desierto de la indiferencia. ¡Hasta el episodio 3 no sonreí! Ojo, sonreír, que no reír ni llorar por las carcajadas. Esto, lamentablemente, se mantiene durante toda la serie, a pesar de que en algunos momentos parezca que remonta al haber más calidad y, sobre todo, por las sorpresas que nos asaltarán gracias a esta narrativa tan caótica. Estas sorpresas no serán muchas ni constantes, sólo muy puntuales, pero lo suficientemente importantes para mantenernos un poco más de tiempo delante de la pantalla. No obstante, contra el final anoté la siguiente definición que va como anillo al dedo: "esto parece un anime de intentos: intento de humor, intento de acción, intento de fantasía, intento de homicidio…” Espera, no, que ésta última se me coló XD

Respecto a los personajes, el tratamiento es el adecuado. Me explico. Están bien definidos y estructurados. Las reacciones y evolución de los mismos son correctas, aunque en algún momento puntual patinen y no se justifiquen de ninguna forma, pero es perdonable. La única pega es que esta buena gestión de los protagonistas y secundarios se ve apagada por una narrativa y un guion que están muy por debajo de la calidad que se presuponía. Es una lástima. A continuación, os dejo con la lista de los personajes más destacables:

> Shigeo “Mob” Kageyama. Es el protagonista de esta historia. Tiene un gran poder psíquico como decía antes, pero está limitado por su forma de ser. Sólo muestra su gran poder cuando llega al límite de estrés en un baremo del 1 a 100.

> Arataka Reigen. Es, según algún medio escrito que leyó (quizás en un rollo de papel higiénico) el psíquico más joven y destacable de este mundillo, aunque no es más que un charlatán, un estafador de poca monta que no es descubierto por Mob gracias a su verborrea (ya que el protagonista es tonto de co***es). Eso sí, Arataka, además de ser el maestro de Mob, también da unos masajes de cuidado. Debería replantearse su profesión.

> Ritsu Kageyama. Es el hermano de Mob. Aunque no quiera confesarlo, siente una gran envidia de él por sus poderes, pero, al contrario de lo que pensáis, él no los tiene. Por esa misma razón, compensa esa carencia con unas grandes notas en los estudios y unos resultados fantásticos en los deportes. Si a eso le sumamos una buena presencia, ya tenemos al ídolo de las chicas.

> Teruki Hanazawa. Es el “líder secreto” de un instituto cercano y que también tiene poderes psíquicos. Tras un enfrentamiento inicial, pasará a ser un aliado y amigo de Mob en los descubrimientos que hagan una vez avanzada la serie.

> El grupo de frikis. Meto en este saco al grupo de psíquicos de pacotilla (si se me permite la expresión… y si no también XD) de un laboratorio que investiga los poderes psíquicos para poder aplicarlos sobre una persona en concreto: el mecenas de este proyecto.

> Ekubo (alias Hoyuelo, por el fansub). Es el “Slimer” de la serie. Se trata de un espíritu que Mob intentó eliminar, pero que se salvó por los pelos y ahora ayuda al protagonista para obtener algún beneficio. Si por mí fuera, lo metía en el saco de mascotas inútiles de los animes, pero tiene un papel importante en la historia, por lo que no queda más remedio que dejarlo libre.

> El club de telepatía. Éste es otro saco de bichos raros, pero al contrario que el primero, no tienen poderes mentales y su club es la excusa para no dar un palo al agua.

> Club de culturismo. Otro saco más. En este club se apunta Mob para mejorar sus condiciones físicas (bastante lamentables, por cierto) y ser popular. Nunca tendrá éxito en un lugar en dónde los integrantes son seguidores acérrimos del culto al cuerpo.

Existen más personajes que integran la serie, pero quedan relegados como muy secundarios o, incluso, figurantes. Es el caso del amor platónico de Mob, de los padres de éste, de la amiga fotógrafa o del montón de víctimas constantes de Arataka y de sus estafas espirituales.


-Al moco verde ése le gustan las setas con forma de... o directamente le gustan las... Y después chupa un limón para que no le quede mal sabor de boc...-

Dejando los personajes atrás, nos metemos de lleno en la OST y ambientación sonora. Hoy me apetece empezar por esta parte antes, pero nos quedaremos con hambre porque el análisis de esta parte será breve. No es una OST de la que nos enamoraremos de primeras, aunque su opening “99” intente ganar nuestra amistad gracias a sus toques metaleros. La letra no va con mis gustos, al igual que el estilo del dibujo de esta apertura. El ending, en cambio, tiene un estilo más J-Pop y el dibujo es en blanco y negro, pasando a color en el final de este cierre.

Respecto al dibujo, seré claro: no dejará indiferente. Habrá algunos detalles en los que se parecerá a One Punch-Man, como los rasgos del personaje, en otros momentos recordaremos a Kill la Kill con esos trazos gruesos y extraños en los momentos de acción y en otros, por lo menos a mí me lo parece, me recordaban a cuando tenía diarrea y tiraba de la cadena. Termino con esta parte haciendo mención a una frase que me decía una buena amiga respecto al dibujo de los personajes femeninos en el manga y en el anime: “no hay chicas feas”. Madre mía, pues de no haberlas, juntaron las pocas que había aquí. Y no me pongo a hablar de los chicos que me entran ganas de vomitar.


LA NOTA:

Desde luego, seguimos con las notas sin sentido por parte de los visitantes de páginas como ANN o MAL en series en las que el estudio tendría que dar dos o tres repasos antes de sacar la luz su trabajo. La causante de este descalabro no es otra que la narrativa de la historia, además del guion de la misma, que con parsimonia y pocas ganas, no consigue nada de lo que intenta. Es por eso que Mob Psycho 100 queda en una E y Bones castigado hasta que aparezca algo decente.

-¿Qué te pareció, Bolita?
-Tanto poder psíquico y no vi a Íker en ninguna parte.

0 comentarios: